Día Internacional de los Pueblos Indígenas


————————————————————————————————————————–

La ONU recuerda el Día Internacional de los Pueblos Indígenas

(EFE)

Ginebra, 7 ago (EFE).- La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, urgió hoy a los Estados a aumentar sus esfuerzos para respetar los tratados que protegen a los pueblos indígenas.

“Incluso si los tratados fueron firmados o ratificados hace más de un siglo, éstos siguen siendo la piedra angular de la protección de la identidad, la tierra y las costumbres de estos pueblos”, dijo Pillay en un comunicado con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra este viernes.

La alta comisionada recordó que estos documentos a menudo permitieron poner fin a períodos de conflicto, explotación y expropiación, por lo que instó a los gobierno a honrarlos y respetarlos.

“Sin embargo, en demasiadas ocasiones las comunidades indígenas se ven obligadas a recurrir a los tribunales para forzar a los Estados a que cumplan sus promesas”, añadió.

Pillay aseguró que el hecho de que la explotación y la expropiación continúen hoy en día, “pone de manifiesto la necesidad de trabajar más para proteger los derechos de alrededor de 370 millones de personas indígenas en el mundo”.

“El mensaje para este Día Internacional de los Pueblos Indígenas es que se deben redoblar esfuerzos para construir una colaboración entre los Estados y los pueblos indígenas que esté basada en la confianza, el respeto mutuo, el estado de derecho y la afirmación de la cultura y las costumbres de los aborígenes”, sentenció Pillay.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Temas de tierras y pobreza centran el Día de los Pueblos Indígenas en Latinoamérica

(EFE)

Bogotá, 8 ago (EFE).- Latinoamérica celebra este viernes el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que constituyen el 10 % de la población de la región, en medio de una situación histórica de pobreza y también de nuevos conflictos generados por los proyectos de infraestructura, mineros y petroleros que afectan sus tierras.

Estas comunidades, que suman 50 millones de personas en América Latina y alrededor de 3,5 millones en EE.UU. y Canadá, protagonizarán mañana diversos actos, en los que primará el tema de la defensa de sus derechos y la preservación de las tierras que ocupan.

“El tema de políticas extractivas tenemos que debatirlo. Nosotros tenemos nuestro punto de vista y el Estado tiene el suyo”, dijo a Efe Humberto Cholango, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), una de las organizaciones sociales más importantes del país.

Por eso, según Cholango, los indígenas ecuatorianos celebrarán este viernes con la atención puesta en la posibilidad de un diálogo con el Gobierno sobre temas como la pobreza, pero también sobre minería y la industria petrolera.

En Chile, en tanto, persiste una grave situación en la zona de La Araucanía, donde la etnia mapuche, que suma unas 600.000 personas, mantiene desde los años noventa un conflicto con empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que considera ancestrales.

En Brasil, donde no hay previstos actos para este viernes, pues las grandes movilizaciones son el 19 de abril, cuando se celebra el Día Nacional del Indio, también se mantiene un conflicto entre aborígenes y grandes hacendados.

Según un informe del Consejo Indigenista Misionero, 43 indios brasileños fueron asesinados en 2011 en medio de esos conflictos en las reservas de tierras, donde además se registran pésimas condiciones de salud y pobreza.

El secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, de visita en Brasil, donde el 0,47 % de la población es indígena, abordó el tema de la tierra y la exigencia de consultar sobre temas como la hidroeléctrica que se construye en la Amazonía.

El asunto está latente también en Paraguay, donde Amnistía Internacional aseguró a Efe que el Gobierno “ha incumplido de manera íntegra” con las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que dictaminaron que tenía que devolver a tres comunidades indígenas sus “tierras ancestrales”.

Precisamente, la ONU ha centrado este año el Día Internacional de los Pueblos Indígenas en la importancia de los “tratados entre los Estados, los ciudadanos y los pueblos indígenas”, con el fin de “reconocer y defender sus derechos y sus tierras”.

Estos tratados “siguen siendo la piedra angular de la protección de la identidad, la tierra y las costumbres de estos pueblos”, afirmó la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, al recordar que “las comunidades indígenas se ven obligadas a recurrir a los tribunales para forzar a los Estados a que cumplan sus promesas”.

Sobre el avance al respecto, Perú, que registró en 2009 un violento conflicto en la región selvática de Bagua que dejó 35 muertos, promulgó hace casi dos años una ley de consulta previa a los indígenas sobre proyectos que afecten sus territorios, pero hasta el momento no ha sido aplicada.

En Bolivia, Evo Morales, primer presidente indígena del país, se sorprendió hace unos días con los datos del último censo, que revela que sólo un 40 % de los mayores de 15 años reafirma su pertenencia a una etnia aborigen, frente al 62 % de 2001.

En este país también se mantiene una confrontación con nativos de la Amazonía que rechazan el proyecto gubernamental de una carretera en el parque natural Tipnis.

El Gobierno de Panamá, otra nación en la que estos pueblos han realizado numerosas protestas en defensa de sus tierras frente a la minería, anunció esta semana que propondrá la creación del Viceministerio de Asuntos Indígenas.

La mayor queja de los indígenas costarricenses, que suman 64.000 personas y son la población más pobre del país, es la falta de aprobación de un proyecto de ley que ha estado en el Congreso por 18 años y que les daría mayor autonomía para la administración de sus tierras, las cuales serían inalienables e intransferibles.

Y en Argentina, donde apenas el 2,38 % de la población es indígena, se han intensificado sus movilizaciones en reclamo de derechos y el fin de las agresiones a sus pueblos, especialmente tras la muerte en mayo pasado de un miembro de la etnia qom en choques con la policía.

Estos serán algunos de los temas que centrarán las actividades de este viernes, cuando, por ejemplo, los indígenas de El Salvador harán una marcha y Amnistía Internacional realizará en Asunción un acto público llamado “Hacer Visible, lo Invisible”.

En Guatemala, donde el 42 % de la población se reconoce como indígena y el 75 % de esta vive en la pobreza, se realizarán manifestaciones para exigir políticas públicas en contra del racismo y a favor de la inclusión y el respeto de su identidad.

En México, cuya población autóctona está constituida por 15,7 millones de personas (14 % del total), miles de indígenas participan desde hoy en las celebraciones para conmemorar este día, en las que se ha recordado el rezago educativo y marginación que sufren.

En tanto, en Colombia, con 1,4 millones de indígenas (3,4 % de la población), unos 3.500 aborígenes marcharán en la capital como parte de un encuentro con el que se busca garantizar instancias propias de participación e interlocución.

Y en Venezuela, cuya población indígena es de 725.128 personas y donde diversas ONG denunciaron en septiembre de 2012 la matanza de 80 miembros de la etnia yanomami en una zona fronteriza con Brasil, algo que fue negado por el Gobierno, este viernes se condecorará a líderes indígenas con la Orden Miguel Ángel Jusayuu.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Por una institucionalidad pública con participación efectiva de pueblos indígenas

09.08.13. elmercuriodigital.es – Los pueblos indígenas demandan una institucionalidad estatal que permita su participación efectiva en la toma de decisiones para la creación de políticas públicas que garanticen sus derechos.

Indígenas asháninka, Brasil. ©Mike Goldwater

Catorce países de América Latina han ratificado el Convenio 169 sobre los pueblos indígenas y tribales de la Organización Internacional del Trabajo y, por tanto, se han comprometido a adecuar sus legislaciones nacionales al cumplimiento de esta norma internacional, que en su artículo 2 establece que los gobiernos deben asumir la responsabilidad de desarrollar,  con la participación de los pueblos interesados,  acciones sistemáticas y coordinadas para proteger sus derechos e integridad.

La institucionalidad que demandan los pueblos indígenas debe responder también al artículo 33 del Convenio 169 que indica que los gobiernos deben asegurarse que existen instituciones u otros mecanismos apropiados para administrar los programas que afecten a estos pueblos y que cuenten con los medios necesarios para el cabal desempeño de sus funciones.

En cumplimiento de ello, los gobiernos han creado distintas instancias encargadas de abordar asuntos relacionados con pueblos indígenas pero en la mayoría de los casos fueron creadas sin consultar a los pueblos mismos, no gozan de una real representatividad indígena, no tienen poder de decisión o sus competencias son limitadas, ni cuentan con presupuesto adecuado. Y si se trata de políticas públicas, no son interculturales, ni los incluyen.

Es larga la historia de abandono por parte del Estado, de ahí que los pueblos indígenas exijan una serie de condiciones para garantizar la creación de una institucionalidad estatal adecuada que permita realmente el cumplimiento y la realización de sus derechos.

Además de la educación básica, en las escuelas indígenas se transmiten conocimientos ancestrales. (Foto: Luis Angel Saavedra)

Entre las condiciones mínimas para una institucionalidad estatal indígena adecuada están:
• Que cuente con participación indígena en su creación y construcción.
• Que incorpore un enfoque de justicia de género e intergeneracional, que impulse la participación efectiva de jóvenes y mujeres indígenas, al igual que la de varones.
• Que esté en condiciones de incorporar el enfoque intercultural en el Estado.
• Que sea una entidad autónoma.
• Que se inserte dentro de la estructura del Estado a nivel del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
• Que esté en condiciones de transversalizar las demandas indígenas en el desarrollo de las políticas públicas.
• Que tenga poder de decisión.
• Que cuente con presupuesto suficiente.

En tanto la institucionalidad indígena no se implemente según lo establecido en el
Convenio 169, será muy difícil que derechos como la consulta previa, libre e informada, sean una realidad.

El artículo 7 del Convenio 169 dice que los pueblos tienen el derecho de participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente. Para que esto sea posible se requiere de una institucionalidad estatal sólida y realmente representativa de los pueblos indígenas.

Reconociendo la importancia que tiene una institucionalidad pública con participación efectiva de los pueblos indígenas, Noticias Aliadas, con el auspicio de American Jewish World Service (AJWS), ha elaborado este informe especial en el que aborda la situación de este derecho en ocho países de América Latina.

¿Cómo medir los avances en la institucionalidad estatal indígena?

Responder a las siguientes preguntas puede ayudar:

1 ¿Podemos ver cambios como la creación de las instancias y aprobación de las políticas señaladas a continuación?*

Ministerios, viceministerios, agencias estatales y comisiones especializadas en los asuntos indígenas.

Espacios institucionales, instancias y procedimientos de coordinación intersectorial de las políticas con incidencia en las poblaciones indígenas.

Políticas específicas dirigidas a los pueblos indígenas en materia de salud, educación, fomento productivo, habitabilidad, tierras, acceso y gestión de recursos naturales, entre otras.

Mecanismos de financiamiento de las políticas indígenas.

Nuevos enfoques conceptuales y metodológicos, y la creación y aplicación de procedimientos y estrategias de intervención más o menos pertinentes y particularizados a la realidad indígena, a través de la definición e implementación de planes, programas y/o proyectos de diverso alcance, naturaleza y contenidos.
*Declaración de Brasilia, primera reunión intergubernamental sobre institucionalidad y políticas públicas orientadas a pueblos indígenas, Fondo Indígena, 2004.

2 ¿La institucionalidad alcanzada cuenta con la jerarquía y recursos adecuados de modo que le permiten incidir en el conjunto de las políticas sectoriales que afectan directamente a los pueblos indígenas?

3 ¿Los Estados han puesto en funcionamiento instancias y mecanismos de coordinación intersectorial de las políticas públicas que tienen incidencia en los pueblos indígenas?

4 ¿Las demandas indígenas y el enfoque intercultural están siendo transversales en la planificación y gestión de toda la estructura del Estado?

5 ¿Se han flexibilizado los instrumentos a través de los cuales el Estado pone a disposición de los pueblos indígenas su oferta de bienes y servicios, adecuándola para hacerla pertinente a las realidades de estos pueblos? Especialmente en lo que refiere a administración de justicia y los sistemas de educación y salud.

6 ¿Se han fortalecido los espacios de concertación y de participación de los pueblos indígenas en la gestión de políticas públicas?

7 ¿Hay avances en el pleno ejercicio y goce de los derechos de los pueblos indígenas y, en particular, de las mujeres indígenas?

8 ¿En los 14 países de la región que han ratificado el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales de la Organización Internacional del Trabajo, está el Estado cumpliendo realmente y de buena fe con el derecho a la consulta previa a los pueblos indígenas sobre cualquier medida legislativa y administrativa susceptible de afectarles directamente (Art. 6)?

9 ¿Los Estados cumplen con el derecho de los pueblos indígenas de participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente, establecido en el artículo 7 del Convenio 169?

————————————————————————————————————————————————————————————-

09 DE AGOSTO DE 2013

Indígenas piden respeto

Líderes de cinco organizaciones indígenas y representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidieron a las autoridades respetar los acuerdos y tratados. Denunciaron un constante atropello de sus derechos.

Representantes de comunidades indígenas y autoridades de la ONU.

Representantes de comunidades indígenas y autoridades de la ONU. / Jorge Cañete, ABC Color

“Pedimos respetar la palabra y los acuerdos asumidos”, destacó Liliana Valiña, asesora en derechos humanos para Paraguay, en un evento realizado en conmemoración al Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo. Valiña recordó la vigencia de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada en 2007, y exhortó a las autoridades a velar por su cumplimiento.

En la exposición, representantes de cinco organizaciones indígenas denunciaron la discriminación a la que se enfrentan sus comunidades, al ser despojado de sus tierras y recursos y obligados a vivir en la pobreza.

“Como pueblo no estamos para festejar, sabiendo que existen cientos de problemas provocados que sufren en nuestras comunidades”, lamentó Ángel Vera, de la Federación de Asociaciones de Comunidades Indígenas de la Región Oriental. “Nuestra gente se siente muy adolorida”.

Vera recordó el reclamo de los pueblos ayoreo totobiegodose en el Chaco, que actualmente se enfrentan a la deforestación ilegal de sus territorios, violando el derecho ancestral de los pueblos indígenas y apeligrando el bienestar de las comunidades.

PIDEN AL GOBIERNO ENTRANTE A TRABAJAR POR INDÍGENAS

Los dirigentes exigieron también al gobierno entrante de Horacio Cartes a trabajar con las comunidades indígenas para mejorar la paupérrima situación en la que se encuentran.

“En Paraguay pasan los gobiernos y sentimos el incumplimiento de los tratados y acuerdos”, aseguró Hipólito Acevei, presidente de la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas, agregando que “el gobierno carece de sensibilidad incluyente”.

Reclamó que a pesar de las leyes, se continúa con el sistemático despojo de territorios de indígenas, así como la deforestación y la tala de madera en los mismos. “Se crea incertidumbre, alterando la tranquila y pacífica convivencia de las familias indígenas… y es muy triste”, acotó.

Realizó también un pedido al gobierno entrante a que “haga cumplir la constitución y las leyes… para nosotros constituye la única forma de desterrar esta práctica de discriminación y pobreza”.

—————————————————————————————————————————————————————————————

DENUNCIA LA DESIGUALDAD DE TRATO

La UE lamenta la “discriminación” que sufren los pueblos indígenas

BRUSELAS, 9 Ago. (EUROPA PRESS) –

   La Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha lamentado este viernes la “discriminación y desigualdad de trato” que sufren los pueblos indígenas, de los que ha destacado su “contribución” al patrimonio cultural mundial.

   “Rendimos homenaje a la contribución fundamental de sus tradiciones y conocimiento al patrimonio cultural mundial (…). Por desgracia, los pueblos indígenas de todo el mundo siguen siendo víctimas de la discriminación y la desigualdad de trato”, ha declarado la jefa de la diplomacia europea con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

La UE reafirma así su apoyo a estos pueblos en todo el mundo y se suma “a la celebración de su rico patrimonio cultural”, al tiempo que declara su firme apoyo a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos humanos. Esta declaración es “fundamental” para fomentar los derechos humanos, “pero la dificultad radica aún en su puesta en práctica”, advierte Ashton.

“La Unión Europea rinde homenaje a los defensores de los derechos de los pueblos indígenas, que están expuestos en muchos países a especiales riesgos y a una fuerte represión, como indican numerosos informes internacionales, incluidos los del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos”, ha dicho la Alta Representante.

Por ello, ha añadido, la UE plantea la cuestión en su diálogo con terceros países, organizaciones regionales y en foros internacionales, además de ofrecer ayuda económica a proyectos y organismos que los apoyan.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

Indígenas mexicanos mantienen su identidad pese a rezago y marginación

(EFE)

México, 8 ago (EFE).- Miles de indígenas mexicanos participan desde hoy en las celebraciones para conmemorar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y en defensa de su identidad y derechos, en medio del rezago que padecen sus comunidades en el país.

Diversas organizaciones mexicanas en numerosos estados del país han organizado reuniones para conmemorar este Día Internacional, que tiene como lema “Pueblos indígenas construyendo alianzas: En honor a los tratados, acuerdos, y otros arreglos constructivos”.

La población autóctona de México está constituida por 15,7 millones de personas, que suponen 14 % de la población total del país y de las cuales 6,6 millones son hablantes de lenguas indígenas, indicaron a Efe fuentes de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

La población indígena está presente en la mayor parte de las 32 entidades federativas mexicanas, y supera el millón de personas en los estados de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Puebla.

“Guerrero, Chiapas y Oaxaca son las entidades federativas que ocupan los primeros lugares de muy alta marginación y de mayor rezago social a nivel nacional”, señaló la CDI.

Carlos Zolla, del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sostuvo que para erradicar el rezago educativo, marginación, discriminación, pobreza y carencia de acceso a distintos servicios que padecen las poblaciones originarias, se requieren políticas públicas integrales basadas en la coordinación intersectorial.

Estas políticas deben considerar la participación y potencial de estas comunidades, a la par de información de calidad para atender sus problemas, indicó el investigador, citado en un boletín divulgado hoy por la UNAM.

En el país existen 68 pueblos indígenas que se corresponden con las 68 lenguas, las cuales tienen 364 variantes, lo que convierte a México en uno de los países de mayor diversidad lingüística del mundo.

Las lenguas indígenas con mayor número de hablantes son el náhuatl con 23,2 %, maya con 13,5 %, zapoteco con 6,9 %, mixteco con 6,9 %, y otomí con 5,6 %, seguidas del tzeltal, tzotzil, totonaca, mazateco y chol.

En mayo de 2003 fue creada la CDI como un organismo autónomo para promover políticas y acciones que impulsen el desarrollo de este sector.

La Comisión señala que ha trabajado en los últimos años en torno a la cooperación internacional para solucionar los problemas que enfrentan los pueblos indígenas en áreas como derechos humanos, medio ambiente, desarrollo, educación, cultura y salud, indicaron las fuentes.

El organismo indicó que los pueblos indígenas coexisten con otros sectores necesitados también de un cambio sustancial que les permita alcanzar mejores condiciones de vida.

La alianza entre todos ellos “forma parte del nuevo pacto social para hacer realidad el Estado justo, intercultural, incluyente, democrático y equitativo”.

Recordó que México es un país con una gran pluralidad por lo que se debe preservar el patrimonio cultural de estos pueblos, sus propiedades, sus sabidurías, sus esfuerzos en el trabajo, entre muchas otras cosas.

El CDI recordó que el 9 de agosto fue designado por la ONU Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, que suman unos 370 millones de personas en 90 países, y se celebra cada año desde 1995 para impulsar los esfuerzos orientados a afrontar los problemas de estas poblaciones.

———————————————————————————————————————————————————————————–

9 August, 2013

Pueblos Indígenas contra la mercantilización de la tierra

Jesus González Pazos, Miembro de Mugarik Gabe / Mapu Express

El 9 de agosto se celebra un año más el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, jornada que como la mayoría de estos días internacionales, así declarados generalmente por las Naciones Unidas, pasará prácticamente inadvertida. Posiblemente algún acto en algunas sedes del organismo internacional, quizá alguna declaración de algún alto funcionario y, puede que diversos actos, más o menos folklóricos, en no muchos países del mundo. Y el día pasará.

Aunque esta es, en gran medida, la tónica general de los días internacionales, en esta ocasión se hace necesario, junto a muchas organizaciones y pueblos indígenas del planeta, salirse del guión políticamente correcto (expresiones de parabienes y de buenas intenciones y deseos) y ejercer el derecho a la denuncia radical. Los pueblos indígenas, más de 350 millones de personas en el mundo, siguen un año más sufriendo la discriminación y el racismo; continúan siendo violados la práctica totalidad de sus derechos como personas y como pueblos; y se les persigue, detiene y asesina. Además, son criminalizados por sus justas protestas y demandas ante estas situaciones, dando lugar a nuevas persecuciones y a más represión por parte de gobiernos y poderes económicos que consideran, entre otras cuestiones, que la tierra está para ser explotada al máximo posible y sus recursos para ser comercializados sin control alguno. Y esto último conlleva la misma consideración para quienes la habitan y para quienes tienen otras concepciones sobre ella: se les explota, se les expulsa de sus territorios y se reconocen sus derechos solo en la retórica de los discursos. Si son un obstáculo para los intereses políticos y económicos dominantes, se les elimina.

No vamos a remontarnos en este día a los siglos de dominación, a la cantidad enorme de pueblos desaparecidos, a los millones de personas muertas en el pasado. Sin embargo, denunciamos con fuerza y determinación que esas situaciones no son casos únicamente del pasado, aunque la escasa memoria histórica de muchos tampoco quiera recordarlos. Al contrario, afirmamos que hoy, día internacional incluido, esas situaciones se siguen produciendo en demasiados puntos del planeta y que los gobiernos, en la inmensa mayoría de los casos, no solo no hacen nada para evitarlo, sino que son cómplices de los responsables últimos de estas actuaciones de violación continuada de los derechos.

Podríamos dejar esta denuncia en lo etéreo, sin señalar culpables. Esto, tal y como ocurre en la crisis actual que vivimos en los países periféricos europeos, donde sus verdaderos responsables tratan de hacernos creer, cuando aluden a los mercados, a las burbujas o a otros eufemismos, que no hay culpables identificables. Sin embargo, ocultan que esos mercados están dirigidos por los consejos de administración de las grandes empresas y entidades bancarias y financieras que, junto a la complicidad de la mayoría de la clase política, están usando la crisis como excusa para retrotraernos en el tiempo a sociedades sin derechos sociales, políticos, laborales, sin derecho, en suma, a una vida digna.

Pero esos poderes, los mismos que señalamos como responsables de la crisis, lo son también de la violación continuada de los derechos humanos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, como parte de un engranaje más del sistema dominante. Los mismos consejos de administración que presionan para el recorte y privatización de las pensiones, para el despido masivo de personas de sus puestos de trabajo, para la precarización de la vida laboral y de la propia existencia humana; esas élites económicas y financieras, son las que dictan las nuevas condiciones de mercados y explotación de la minería a cielo abierto con enorme daño a la naturaleza y a la salud de las personas, los mismos que dan cobertura para la explotación petrolera incontrolada en selvas y desiertos, los mismos que construyen hidroeléctricas allá donde la rentabilidad de la explotación posterior les reportará enormes beneficios aunque esto suponga la expulsión de comunidades de sus históricos territorios. Y todo esto y mucho más está ocurriendo hoy en día en las tierras indígenas.

Como decíamos anteriormente, esos poderes económicos, además cuentan con la complicidad de la mayoría de los sistemas políticos, ya hablemos de sus más directos servidores, como son los gobiernos locales o de las grandes estructuras internacionales.

Tanto unos como otros encuentran en la mercantilización de la tierra uno de los últimos paradigmas de la obtención rápida y fácil de grandes y jugosos beneficios. Por esta razón los últimos años han sido intensos en la entrada de intereses económicos y empresariales en los territorios indígenas. Por eso, es en este campo en el que se libran los últimos ataques al proceso de supervivencia de estos pueblos. Diariamente en las redes sociales (y en algunos pocos medios masivos de comunicación) circulan casos de violaciones de los derechos indígenas por parte de transnacionales que abren nuevos frentes de conflicto y represión. Y, por eso en este camino los pueblos y organizaciones indígenas se erigen, una vez más, en su mayor obstáculo por la defensa consciente de sus derechos a la tierra, al territorio y a su identidad como pueblos. Son conscientes de que ésta última no es más que una consecuencia natural de la vida en el territorio y, por tanto, la pérdida de éste acarrea la práctica desaparición física y cultural de su existencia como pueblos sobre este planeta.

Por lo tanto, resumiendo y uniendo la situación de épocas pasadas y de la actual, nos hacemos eco de las palabras de la socióloga argentina Maristella Svampa, cuando recientemente decía: “los indígenas son los primeros desaparecidos de nuestra historia, fueron invisibilizados bajo la generalización del mito de la nación blanca y es necesario quebrar con esa narrativa dominante. Sin embargo, la cuestión indígena en 2013 hay que leerla desde la memoria larga, la realidad del despojo, la confiscación de los territorios, la persecución y criminalización a través de la expansión de la frontera del extractivismo y la política de acaparamiento de tierras”.

Precisamente en este contexto, los pueblos y organizaciones indígenas llevan muchos años luchando, además de por sus derechos, por el ejercicio de los mismos. Pero también planteando la existencia de alternativas reales al modelo dominante; es decir, alternativas que son viables no solo para ellos, sino también para las sociedades no indígenas. Y si en la que hasta recientemente se identificaba como sociedad dominante, es decir la nuestra, la occidental, la misma que hoy está inmersa en la crisis civilizatoria (política, social, económica, ecológica, de valores…), dejáramos de mirarnos el ombligo, posiblemente tendríamos que reconocer que hay muchos elementos propios de otros pueblos que plantean la posibilidad verdadera de opciones al sistema dominante. A modo de ejemplo evidente, hoy en día en América Latina junto con los movimientos campesinos, urbanos, de mujeres, etc., estos pueblos demuestran que se pueden dar pasos más allá de la teoría, prácticos, que permiten avanzar hacia nuevas sociedades y muchos de los procesos políticos, económicos y sociales que allí se están originando nos prueban, en parte, esta afirmación.

Por todo lo anteriormente dicho, aprovechando la celebración de ese Día Internacional de los Pueblos Indígenas, señalamos que, al igual que a los poderes económicos y a la mayoría de la clase política dominante les une su interés por mantener y reforzar este sistema que garantiza sus privilegios, a los pueblos, indígenas y no indígenas, nos une el interés por acabar con él y construir, desde la diversidad, otras sociedades más justas y equitativas. Sociedades que respeten la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y también la igualdad de derechos entre pueblos, así como la relación armónica de éstos con la naturaleza. Al fin y al cabo, solo tenemos una tierra y el modelo capitalista dominante está acabando con ella; y luego, ¿qué dejaremos a las generaciones venideras?. Debemos pretender construir sociedades en las que la brecha de la desigualdad, que cada día se amplia más, se estreche hasta que pueda cerrarse; así no tendremos que sentir la vergüenza y la indignación como seres humanos por la constatación diaria del despilfarro de unos/as pocos/as a costa del empobrecimiento de las mayorías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: