Violencia creciente en Egipto desde el derrocamiento de Mursi


Directo: El Baradei deja el Gobierno tras la muerte de más de cien opositores en la violenta represión

————————————————————————————————————————

Obama cancela ejercicios militares con Egipto sin cortar la ayuda

Por Shaun TANDON (AFP)

CHILMARK, Estados Unidos — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este jueves la cancelación de ejercicios militares conjuntos entre su país y Egipto, tras condenar “enérgicamente” la brutal represión contra manifestantes opositores, pero sin llegar a cortar la ayuda a El Cairo.

“Aunque queremos mantener nuestra relación con Egipto, nuestra cooperación tradicional no puede perdurar como siempre cuando hay civiles que han sido asesinados en las calles y los derechos humanos retroceden”, aseguró Obama desde la isla de Martha’s Vineyard (noreste de EEUU) donde pasa una semana de vacaciones.

“En consecuencia, esta mañana anunciamos al gobierno egipcio que anulamos nuestras maniobras militares bienales que debían realizarse el mes próximo”, anunció, explicando que había participado previamente en una reunión con su equipo de Seguridad Nacional.

Los ejercicios militares conjuntos también fueron suspendidos en 2011, cuando Egipto se encontraba en plena Primavera Árabe, que dio pie a la caída del régimen de tres décadas de Hosni Mubarak, estrecho aliado de Estados Unidos.

Egipto vuelve a estar sumido en la inestabilidad desde que las Fuerzas Armadas derrocaran el 3 de julio en un golpe de Estado al presidente islámico Mohamed Mursi, el primer mandatario egipcio elegido democráticamente y perteneciente a los Hermanos Musulmanes.

Obama no llegó a anunciar la suspensión de la importante ayuda militar aportada a Egipto.

“La relación entre Estados Unidos y Egipto viene de décadas atrás. Está enraizada en nuestro respeto por Egipto como país, como antiguo centro de civilización y piedra angular de la paz en Medio Oriente, afirmó el mandatario estadounidense.

La suspensión de las maniobras tiene un valor solamente simbólico, visto el alcance de la cooperación militar: desde 1979 “Egipto es el mayor beneficiario, luego de Israel, de la ayuda bilateral estadounidense”, y hasta ahora ha recibido unos 68.000 millones de dólares, según el Servicio de investigación del Congreso (CRS).

Destinada a mantener a Egipto en paz con Israel y a hacer de El Cairo un eje de la política árabe de Washington, garantizando al mismo tiempo el derecho de pasaje para sus buques por el estratégico canal de Suez, esta ayuda es esencialmente militar: 1.300 millones de dólares anuales -el mismo monto desde 1987- contra 250 millones de ayuda económica.

Washington “es el garante del tratado de paz con Israel. Si Estados Unidos cesara su asistencia, los egipcios podrían decir: somos libres de reconsiderar este acuerdo, dado que el garante no mantiene su palabra”, explicó a la AFP Hussein Ibish, del grupo “American Task Force on Palestine”.

La importancia de la ayuda estadounidense es tal que cubre casi 80% de los gastos de equipamiento del ejército egipcio, según el CRS.

Más allá de las consideraciones políticas y militares, una anulación de la ayuda tendría consecuencias financieras importantes para Estados Unidos.

De hecho, la ayuda, canalizada a través del sistema de financiación militar extranjera (FMF, por su sigla en inglés), no es entregada a Egipto. Es Washington que pasa directamente los contratos a fabricantes de armamento estadounidenses para que provean los equipos militares solicitados por El Cairo.

Dicho de otra manera, en caso de anulación de la ayuda a Egipto, Washington continuaría comprometido con los industriales estadounidenses y debería pagar pesadas multas por rescindir contratos que en el sector se escalonan durante varios años.

Otro elemento importante aunque netamente menos costoso de la ayuda militar concierne a la formación de oficiales egipcios en las escuelas militares estadounidenses: entre 2000 y 2009, 11.500 de ellos pasaron por ellas, incluido el hombre fuerte del régimen egipcio actual, el general Abdel Fattah al-Sissi.

————————————————————————————————————————————————————————————

Obama suspende las maniobras militares con Egipto por la represión

El presidente afirma que las relaciones bilaterales no pueden permanecer inmutables cuando “se ejerce la violencia”

 Washington 15 AGO 2013 – El País.com (España)

FOTO: AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha condenado este jueves la violencia ejercida por el Gobierno interino y el Ejército egipcio contra los manifestantes islamistas y ha anunciado la cancelación de las prácticas militares conjuntas que cada dos años celebran ambos países. El mandatario exigió el cese de la represión y el levantamiento del Estado de emergencia pero no hizo ninguna mención a la ayuda militar anual de 1.500 millones de dólares que Washington envía a El Cairo y que ha sido puesta en entredicho por el Congreso.

Tras reconocer la importancia de la relación con Egipto, un pilar para la paz con Israel, el presidente ha advertido de que la “tradicional cooperación no puede continuar como antes mientras vemos cómo los civiles siguen siendo asesinados en las calles y los derechos humanos se pisotean”. La decisión de suspender las prácticas militares conjuntas, conocidas como Bright Star y que debían comenzar el mes que viene, se dejó entrever el miércoles por miembros del Pentágono. Se trata de la segunda medida, tras la orden a finales de julio de suspender el envío de varios F-16, que la Administración Obama ha adoptado en respuesta a la escalada de violencia en Egipto tras la salida del poder, forzada por el Ejército, del presidente Mohamed Morsi el pasado 3 de julio.

Obama ha enfatizado que la “colaboración con Egipto no puede seguir como antes cuando se ejerce la violencia” contra los civiles

EE UU lleva celebrando estas operaciones conjuntas desde 1981 y únicamente se interrumpieron en 2011 como consecuencia de las revueltas de la Primavera Árabe que se saldaron con el derrocamiento de Hosni Mubarak. Esta decisión es un mensaje claro para el Ejército egipcio, pero Obama, sin embargo, ha advertido de que no tiene intención de abandonar la colaboración militar. Se trata de una medida menor que sigue en la línea de la tibia respuesta que el Gobierno ha adoptado desde la deposición de Morsi y que ha dejado en evidencia la pérdida de influencia de Washington sobre el país africano.

En los últimos meses, EE UU ha tratado de mantener un difícil equilibrio, convenciendo a los generales egipcios de que eviten la violencia e instando al Gobierno interino a que no aísle a los Hermanos Musulmanes del proceso de transición hacia la democracia y a que libere al antiguo presidente. La Administración, sin embrago, ha eludido definir el derrocamiento de Morsi como un golpe de Estado para salvaguardar la ayuda económica y militar de 1.500 millones de dólares, que únicamente puede enviarse, de acuerdo con la legislación estadounidense, si no se define la situación del país destinatario como de alzamiento militar.

Este jueves, Obama ha aludido a la salida del poder de Morsi pero lo ha hecho en términos ambiguos. “Somos conscientes de la complejidad de esta situación. Morsi fue elegido democráticamente pero su Gobierno no fue inclusivo y muchos egipcios pidieron un cambio”, ha señalado. El presidente, no obstante, ha instado a las partes a trabajar por una transición democrática pacífica. “La violencia únicamente alimentará el ciclo de polarización que no lleva a nada”, ha sostenido.

Durante las protestas previas al golpe de Estado, la administración Obama trató de mantener la equidistancia y esta mañana el presidente ha insistido en la misma dirección, “EE UU no puede determinar el futuro de Egipto. Eso solo le corresponde a los egipcios”, ha dicho. Ese pretendido equilibrio ha desatado el malestar por parte de los seguidores de Morsi que entienden que, al no condenar abiertamente su salida del poder, estaba avalando un golpe antidemocrático, y las críticas por parte de del Ejército que considera que EE UU no está respaldando sus intereses. Obama también ha hecho alusión a esta circunstancia. “Hemos sido acusados por los seguidores de Morsi y por los de la otra parte”.

La alianza militar de Washington con El Cairo se sustenta en una ayuda de más de 40.000 millones de dólares desembolsada desde 1948, además de los ejercicios militares conjuntos y un largo intercambio de oficiales —el ministro de Defensa egipcio y principal responsable del derrocamiento de Morsi, Abdul Farah al-Sisi estudió en EE UU—. Washington considera esta cooperación clave y teme que la suspensión de la ayuda bianual de 1.500 millones de dólares contribuya a desestabilizar más a uno de los países más importantes del mundo Árabe, clave en su estrategia para garantizar la paz con Israel y en Oriente Próximo.

La Casa Blanca percibe también esta ayuda como el vínculo más importante para influir en los generales egipcios y quiere garantizarlo para evitar que El Cairo, ante la falta de fondos estadounidenses, se acerque más a Arabia Saudí, uno de los países de la región que, junto con Catar, se han mostrado más anhelantes por ver fuera del Gobierno egipcio a un partido islamista.

La brutalidad ejercida en las calles de Egipto ha obligado a Obama a interrumpir sus vacaciones en Martha’s Vineyard. No es la primera vez que la violencia en Oriente Próximo determina al presidente a hacer un parón en sus días de descanso. En 2011, también abordó con la prensa la situación en Libia, tras la toma de los rebeldes de la capital.

———————————————————————————————————————————————————————————–

EE.UU. urge a sus ciudadanos en Egipto a abandonar el país

(EFE) 

Washington, 15 ago (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos advirtió hoy a sus ciudadanos que no viajen a Egipto y urgió a los que se encuentran allí a abandonarlo de inmediato debido a la inestabilidad y la violencia en el país.

El Departamento de Estado emitió una alerta de viaje que “advierte a los ciudadanos estadounidenses que pospongan cualquier viaje a Egipto y a los que residen allí que abandonen el país en este momento debido a la inestabilidad política y social”.

No obstante, aclaró que “no hay planes de fletar aviones o llevar a cabo cualquier otra evacuación patrocinada por el Gobierno estadounidense”, por lo que los ciudadanos del país “son responsables de organizar sus propios planes de viaje”.

“El aeropuerto de El Cairo está abierto y los vuelos comerciales siguen funcionando, aunque se pueden producir cancelaciones”, apuntó.

La alerta sustituye a otra emitida el pasado 3 de julio, el mismo día en el que los militares depusieron a Mohamed Mursi de la Presidencia, dando inicio a un convulso periodo que culminó el miércoles con enfrentamientos que han dejado al menos 578 muertos y más de 4.200 heridos.

Estados Unidos instó a los ciudadanos que elijan permanecer en Egipto a “cumplir las regulaciones locales”, incluido el toque de queda impuesto por las autoridades egipcias en ciudades como El Cairo o Alejandría.

“La inestabilidad política se ha intensificado (…) tras el cambio de Gobierno en julio y hay pocas señales de que vaya a amainar”, señala la alerta de viaje.

El Departamento de Estado urgió “a los ciudadanos estadounidenses a evitar todas las manifestaciones en Egipto, dado que incluso las pacíficas pueden convertirse rápidamente en violentas y un extranjero podría convertirse en objeto de acoso o algo peor”.

El pasado 28 de junio, un estadounidense murió durante una protesta en Alejandría, recordó.

El 3 de julio, Estados Unidos ordenó la marcha de todo su personal no esencial en Egipto, pero la embajada en El Cairo sigue abierta, si bien su proximidad a la plaza Tahrir ha provocado su cierre temporal en varias ocasiones, explicó el Departamento de Estado.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

La violencia en Egipto tras el golpe pone a EE UU en la encrucijada

La tibia reacción de Washington evidencia la escasa influencia y la falta de alternativas para encauzar la crisis en un país clave para su estrategia en Oriente Próximo

 Washington 15 AGO 2013 – El País.com (España)
El presidente de EE UU, Barack Obama, tras la rueda de prensa sobre Egipto. / RICK FRIEDMAN / POOL (EFE)

El caos y la violencia en la que se ha sumido Egipto desde el derrocamiento de Mohamed Morsi ha evidenciado la escasa influencia y, sobre todo, la falta de alternativas políticas de Estados Unidos para tratar de encauzar la crisis del país africano. La matanza del pasado miércoles obligó este jueves a interrumpir sus vacaciones de verano al presidente Barack Obama quien condenó la brutalidad ejercida por el Gobierno interino y el Ejército egipcios y anunció la suspensión de las prácticas militares conjuntas que iban a comenzar el mes que viene.

Las de Obama fueron las palabrasmás duras vertidas por un miembro de su Administración desde que Morsi fuera depuesto el pasado 3 de julio. No obstante, el presidente procuró guardar la distancia respecto del enfrentamiento entre el Gobierno interino y los islamistas y trató de atajar cualquier critica contra la actitud de la Casa Blanca. “EE UU no puede decidir el futuro de Egipto. Sé que es tentador en Egipto culpar a EE UU por lo que está pasando allí pero eso no va ayudar a resolver la situación”, dijo el presidente.

A lo largo de estos meses, la posición de la Casa Blanca hacia la situación en Egipto ha sido deliberadamente ambigua. Aliviado por deshacerse de un interlocutor incómodo como Morsi, EE UU ha tratado de mantener un difícil equilibrio, intentando convencer a los generales egipcios de que eviten la violencia e instando al Gobierno interino a que no aísle a los Hermanos Musulmanes del proceso de transición hacia la democracia. Su fracaso en ambos empeños y la ausencia de reacciones más firmes han dejado aflorar la falta de autoridad de Washington. “No se podía hacer nada más, la influencia de EE UU en Egipto es limitada, quizás debería haber tratado de hacerlo en colaboración con la Unión Europea y los países de la región”, indica Nathan Brown, profesor de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la universidad de George Washington.

Obama procuró guardar la distancia respecto del enfrentamiento entre el Gobierno interino y los islamistas y trató de atajar cualquier critica contra la actitud de la Casa Blanca

La Administración ha eludido definir el derrocamiento de Morsi como un golpe de Estado para salvaguardar la ayuda económica y militar de 1.500 millones de dólares, que únicamente puede enviarse, de acuerdo con la legislación estadounidense, si no se define la situación del país destinatario como de alzamiento militar. Esta negativa ha molestado a la oposición egipcia, pero la ausencia de un apoyo abierto y total al jefe del facto del Gobierno actual, Abdul Fatah al Sisi, también ha incomodado a los generales egipcios, poniendo de manifiesto la encrucijada en la que se encuentra el Gobierno de EE UU y la complejidad de la relación entre ambos países.

Egipto es uno de los países árabes más poderosos de la región y su influencia en Oriente Próximo es un pilar esencial para garantizar la calma en la zona. “La principal prioridad de Washington es mantener la estabilidad política en Egipto, la segunda que se sostenga la paz con Israel y en tercer lugar la observancia de los derechos humanos. Todo eso quedó amenazado con la llegada al poder del Morsi, pero ahora la única de esas prioridades que parece a salvo es la seguridad de la relación con Tel Aviv”, señala Brown.

Para Washington la cooperación militar con El Cairo es clave para garantizar esa ansiada estabilidad y mantener su influencia en ese país

Para Washington la cooperación militar con El Cairo es clave para garantizar esa ansiada estabilidad y mantener su influencia en ese país. “Nosotros necesitamos más al Ejército egipcio que ellos a nosotros”, sostieneLawrence Korb, profesor de Georgetown y miembro del Center of American Progress. Ayer Obama, pese a anunciar la suspensión de las prácticas militares, advirtió de que no tenía intención de abandonar la colaboración militar con Egipto. “La suspensión de los ejercicios es la medida más leve que podía adoptar la Administración, pero la ayuda militar sigue siendo un pilar básico”, explica Brown. Israel y otros aliados como Arabia Saudí y Catar, opuestos a un Gobierno islamista en Egipto, han instado a la Casa Blanca para que no retire los fondos.

Sin embargo, la entrega de esos fondos ha sido cuestionada por varios miembros del Congreso. El senador John McCain sostuvo el miércoles que ese apoyo al Ejército convertía a EE UU “en cómplice de la carnicería” que se estaba perpetrando en Egipto. “Es importante sopesar qué es lo que conviene a nuestros intereses. Cortar de raíz la relación con un aliado y perder su ayuda cuando lo necesitemos para atender a otras crisis de la región como Siria, la paz en Oriente Próximo o la lucha contra Al Qaeda en la Península Arábiga o mantener el apoyo de un socio esencial. No es algo nuevo, es algo que este país ha venido haciendo desde siempre”, sostiene Korb. La Administración Obama, de momento, no se plantea revisar esa ayuda.

————————————————————————————————————————————————————————————

Obama: No tomaremos partido por ninguna de las partes en Egipto

Afirmó que Washington no puede determinar el futuro de esa nación.

“No tomamos partido por ningún partido político o figura política”, añadió el presidente.

Cooperativa.cl

EFE

En medio de sus vacaciones Obama se refirió a crisis en Egipto.

En medio de sus vacaciones Obama se refirió a crisis en Egipto.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró este jueves que su país “no puede determinar el futuro de Egipto” y “no toma partido” por ninguna de las partes en la crisis en ese país que ha dejado ya más de 500 muertos.

“EE.UU. no puede determinar el futuro de Egipto. Esa es una tarea para el pueblo egipcio”, afirmó Obama desde la isla de Martha’s Vineyard, Massachusetts, donde pasa sus vacaciones, a lo que añadió: “no tomamos partido por ningún partido político o figura política”.

“Sé que es tentador que dentro de Egipto se culpe a Estados Unidos u Occidente o algún otro actor externo sobre lo que salió mal. Hemos sido culpados por los seguidores de (Mohamed) Mursi, hemos sido culpados por el otro lado como si fuéramos seguidores de Mursi. Ese enfoque no ayudará a los egipcios a lograr el futuro que se merecen”, argumentó el presidente.

Como ya hiciera este martes el secretario de Estado John Kerry, Obama condenó los episodios de violencia que están azotando el país en las últimas horas e hizo un llamamiento a la calma.

“Deploramos la violencia contra los civiles. Apoyamos los derechos universales fundamentales para la dignidad humana, incluido el derecho a la protesta pacífica. Nos oponemos a la búsqueda de la ley marcial, que niega los derechos a los ciudadanos en el marco del principio de que la seguridad supera a la libertad individual, o que el poder hace el derecho”, dijo el mandatario.

Obama subrayó que Estados Unidos desea el éxito del país africano a través de una “solución pacífica, democrática y próspera”, pero insistió en que serán los egipcios quienes tengan que trabajar por ello.

“Reconocemos que el cambio lleva tiempo y que un proceso como éste nunca está garantizado. Hay ejemplos en la historia reciente de países en que los hay una transición de un gobierno militar a un gobierno democrático. Y no siempre va en línea recta, y el proceso no siempre fue fácil”, añadió.

————————————————————————————————————————————————————————————

Egipto asolado por la violencia

Un egpcio llorael jueves la muerte de un ser querido en la mezquita El Iman en Ciudad Nasr, El Cairo. Manu Brabo / AP

MAGGIE MICHAEL

AP

EL CAIRO — Mientras la cifra de muertos superaba el jueves los 600, familiares llorosos en busca de seres queridos cubrían los rostros de cadáveres ensangrentados en una mezquita de El Cairo cercana al aplastado epicentro del apoyo islamista al depuesto presidente Mohammed Morsi.

Además la violencia se extendió, con incendios de edificios gubernamentales cerca de las pirámides, policías abatidos a tiros y ataques a varias iglesias cristianas.

En medio de la agitación que asolaba el país, el Ministerio del Interior autorizó el uso de la fuerza letal contra manifestantes que atacaban a la policía e instituciones del Estado después que islamistas incendiaron edificios de gobierno, iglesias, estaciones de policía, y cerraron calles principales en venganza por las medidas de fuerza contra sus campamentos.

Los Hermanos Musulmanes, entre tanto, trataban de reagruparse después de que sus campamentos de protesta fueron arrasados el miércoles y muchos líderes arrestados, haciendo un llamado a una manifestación masiva el viernes en un desafío al estado de emergencia declarado por el en todo el país con duración de un mes y toque de queda del anochecer al amanecer.

Se confirmó que al menos 638 personas murieron y casi 4,000 resultaron heridas por la violencia desatada cuando la policía antimotines respaldada por vehículos blindados y máquinas excavadoras arrasaron los dos campamentos en El Cairo donde partidarios –en su mayoría islámicos– de Morsi permanecieron durante casi seis semanas para exigir su retorno al poder.

El miércoles fue el día con mayor número de víctimas desde que comenzó el levantamiento popular del 2011 que derivó en la renuncia del presidente Hosni Mubarak, un hito infame que no es buena señal para el futuro de una nación que ha estado convulsionada y dividida en los últimos dos años y medio.

El Ministerio de Salud dijo en un comunicado que 288 de las muertes ocurrieron en el campamento de manifestantes más grande, en el distrito Ciudad Nasr de El Cairo, mientras que 90 personas murieron en un campamento más pequeño en la Plaza al Nahda, cerca de la Universidad de El Cairo. Otros fallecieron en enfrentamientos entre partidarios de Morsi y fuerzas de seguridad en otras partes de la capital egipcia y otras ciudades.

Mohammed Fathalá, vocero del ministerio, dijo horas antes que los cadáveres ensangrentados colocados en fila en la mezquita El Imam en Ciudad Nasr no estaban incluidos en la cifra oficial de muertes. No quedó claro de inmediato si las cifras nuevas los incluyen.

Dentro del edificio, los nombres de los muertos fueron garabateados sobre las sábanas blancas que cubrían los cuerpos, algunos de ellos estaban quemados, y sobre una pared se colocó una lista con 265 nombres. El calor hacía que el hedor de los cadáveres fuera casi insoportable dentro de la mezquita, donde había carteles con la fotografía de Morsi apilados en un rincón.

Mucha gente se quejaba de que las autoridades estaban impidiéndoles obtener permisos para enterrar a sus muertos, aunque la Hermandad anunció que se habían realizado el jueves varios funerales de víctimas identificadas. Fathalá negó que se hayan negado tales permisos.

Omar Houzien, un voluntario que estaba ayudando a familias a buscar a sus seres queridos, dijo que los cadáveres fueron llevados a la mezquita desde un centro médico instalado en las últimas horas de la invasión policíaca del miércoles al campamento debido a temores de que fueran quemados.

Por otra parte, se realizó en El Cairo el funeral de 43 miembros de las fuerzas de seguridad que murieron durante los enfrentamientos del miércoles. El ministro del Interior, Mohammed Ibrahim, quien está a cargo de la policía, encabezó a los dolientes. Una banda interpretó música solemne mientras camiones de bomberos transportaban los ataúdes cubiertos con la bandera egipcia en una precesión funeral.

El grupo de los Hermanos Musulmanes de Morsi dijo que la cifra de muertos era de 2,600 y la de heridos de alrededor de 10.000, pero tales números parecen altos considerando las grabaciones de televisoras locales y regionales, así como de The Associated Press.

Las fatales medidas de fuerza provocaron una amplia condena del mundo musulmán y países de Occidente.

El presidente estadounidense Barack Obama canceló los ejercicios militares conjuntos entre ambas naciones programados para el próximo mes, aunque no dio indicios de que Estados Unidos tenga intención de cortar su ayuda militar de $1,300 millones anuales a Egipcio. El gobierno estadounidense ha evitado calificar el derrocamiento de Morsi como golpe de Estado, lo que le obligaría a suspender tal ayuda.

“Aunque queremos mantener nuestra relación con Egipto, nuestra cooperación tradicional no puede continuar como de costumbre cuando son asesinados civiles en las calles y se repelen los derechos”, dijo Obama hablando desde Massachusetts durante sus vacaciones de una semana.

————————————————————————————————————————————————————————————

El Gobierno egipcio disparará ante ‘cualquier ataque contra las fuerzas de seguridad’

Funeral por los soldados fallecidos en los enfrentamientos del miércoles.| Afp

Funeral por los soldados fallecidos en los enfrentamientos del miércoles.| Afp

Agencias | El Cairo

 jueves 15/08/2013 

El Gobierno de Egipto está dispuesto a enfrentarse a cualquier “acto terrorista” de los Hermanos Musulmanes, tal y como ha expresado en un comunicado.

Las autoridades creen en la existencia de “un plan criminal”destinado a “demoler los pilares del estado egipcio”.

Y han declarado que también se está trabajando en un “proceso político inclusivo” que estaría abierto a cualquiera que no se encuentre involucrado en los casos de violencia.

En este sentido, el ministro del Interior ha afirmado que se emplearámunición para combatir “cualquier ataque en las instalaciones gubernamentales o contra las fuerzas de seguridad del Estado”, según la cadena de televisión estatal.

El Ministerio apuntó que ha tomado esta decisión “a la luz de los ataques terroristas de los Hermanos Musulmanes contra instituciones y la policía, sus intentos de apoderarse de armas y el corte de caminos para sembrar el caos”.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Tras el desalojo de los campamentos pro Mursi

El Gobierno egipcio eleva la cifra de muertos a 638 y la de heridos a 3.994

Un hombre llora en medio de los cadáveres.| Efe

Un hombre llora en medio de los cadáveres.| Efe

Agencias | El Cairo

jueves 15/08/2013 

La cifra de víctimas mortales tras el violento desalojo de las acampadas de El Cairo y la posterior represión de las manifestaciones de los partidarios de Mohamed Mursi asciende ya a 638, según ha confirmado el Ministerio de Salud del país. Los heridos son 3.994. Sin embargo, los Hermanos Musulmanes hablan de más 2.000 muertos.

La violencia comenzó el miércoles al amanecer, cuando la policía y las fuerzas del orden egipcias entraron en los dos campamentos instalados -tras el derrocamiento de Mursi- en plazas de la capital. Lo hicieron a la fuerza y sin contemplaciones. De los 638 muertos, 288 fallecieron en estos campamentos. El resto en las distintas protestas violentas que se han sucedido a lo largo del país.

Se trata de los disturbios más graves en Egipto desde el inicio de la Primavera Árabe, que dejaron más de 570 muertos, y no se descartan nuevos enfrentamiento violentos después de que grupos islamistas hayan convocado para este viernes un nuevo “viernes de la ira” contra el gobierno de transición.

Pese a la gran cantidad de víctimas, la violencia continuó en la jornada de hoy: en el norte de la península de Sinaí, presuntos extremistas mataron a cinco soldados egipcios en Al Arish. En esa ciudad murió además un policía, cuando extremistas abrieron fuego contra el club de oficiales de la policía. En el barrio cairota de Gizacientos de islamistas asaltaron oficinas de la administración provincial. Según las fuerzas de seguridad, se desató un incendio.

El Ministerio del Interior ha instruido a la policía para que dispare, a partir de ahora, con munición pesada contra saqueadores y sabotedores. En un comunicado dice que la decisión se tomó tras los “ataques terroristas de la organización de los Hermanos Musulmanes contra diferentes instalaciones del gobierno y de la policía en varias provincias”. De esta manera se busca evitar que los edificios públicos sean incendiados y se roben armas de las comisarías.

Pese a las masivas críticas internacionales al violento proceder de las fuerzas de seguridad, el gobierno defiende su actuación. En varias regiones del país rige el estado de emergencia.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Presidencia de Egipto decreta estado de emergencia por un mes en todo el país por ola de violencia que deja al menos 95 muertos

La cifra de muertos es objeto de confusión, ya que mientras las autoridades egipcias informaron de 95 muertos, los Hermanos Musulmanes elevan el número a 200 fallecidos. Miles de islamistas tomaron las calles en distintas ciudades del país y atacaron edificios públicos.

por EFE – 14/08/2013 – Latercera

La Presidencia egipcia decretó hoy el Estado de Emergencia en todo el país durante un mes a partir de las 16.00 hora local, tras los disturbios de las últimas horas en distintas provincias, luego que las fuerzas de seguridad lanzaran una operación para desmantelar los campamentos de los islamistas en El Cairo.

Tras semanas de amenazas, la policía irrumpió en las plazas cairotas de Rabea al Adauiya y Al Nahda, los bastiones de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi.

El Ministerio de Sanidad confirmó 95 fallecidos y 840 heridos. Sin embargo, los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Morsi hasta asumir la presidencia, denunciaron la muerte de al menos 200 personas y miles de heridos entre sus simpatizantes.

La acampada del Nahda, en el distrito de Giza, ya fue desalojada por las fuerzas del orden, que persiguen a los manifestantes que huyeron por los alrededores de la plaza.

Helicópteros de las fuerzas del orden sobrevuelan la zona, donde se oyen disparos, mientras que las avenidas principales de las proximidades han sido cortadas con tanques del ejército y alambradas de espino.

Al conocerse lo ocurrido en El Cairo, los Hermanos Musulmanes llamaron a sus partidarios a manifestarse.

MANO DURA CONTRA ACTOS VANDÁLICOS
Miles de islamistas tomaron las calles en distintas ciudades del país, lo que ha derivado en disturbios con las fuerzas de seguridad y en ataques contra comisarías, edificios gubernamentales e iglesias.

Los manifestantes liberaron a los presos que se encontraban en la comisaría de Imbaba y, además, destruyeron el edificio de la gobernación provincial en Beheira (norte), entre otros ataques.

Ante esta escalada de la tensión, el Gobierno egipcio amenazó con hacer frente con “toda la dureza y firmeza” a los ataques contra propiedades públicas y comisarías.

En previsión a posibles ataques, las autoridades decidieron cerrar sitios turísticos en El Cairo y Alejandría, como las Pirámides de Giza y el Museo Egipcio.

La comunidad internacional ha sido unánime en su llamamiento a la contención de todas las partes, como también ha hecho el jeque de la prestigiosa institución suní de Al Azhar, con sede en El Cairo, Ahmed al Tayeb.

Al Tayeb instó a un diálogo “urgente y serio” para dar una salida a la crisis actual y destacó que “el uso de la violencia nunca será una alternativa a las soluciones políticas”.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Desalojo a campamentos islamistas adherentes a Morsi deja un centenar de muertos en Egipto

Los Hermanos Musulmanes informan de al menos 200 fallecidos, pese a que el gobierno no ha brindado información oficial. La violencia en el país norafricano se ha recrudecido desde el derrocamiento del ex mandatario egipcio.

por Agencias – 14/08/2013 – Latercera

Las fuerzas de seguridad egipcias, respaldadas con vehí­culos blindados, máquinas excavadoras y gas lacrimógeno, comenzaron el miércoles el desalojo de dos campamentos levantados en apoyo al ex presidente Mohamed Morsi, mientras se escuchaban disparos desde ambas partes, informaron la televisora estatal y fuerzas del orden.

Según los Hermanos Musulmanes, al menos 200 personas murieron en la operación policial para desmantelar las acampadas de los seguidores del depuesto presidente egipcio en las plazas de Rabea al Adauiya y del Nahda, en El Cairo.

La televisión local mostraba imágenes de nubes de humo del gas lacrimógeno, tiendas de campaña caí­das y llantas quemándose donde estaban los manifestantes en cada uno de los campamentos.

Hasta el momento no hay una cifra oficial de fallecidos, sin embargo, elMinisterio del Interior de Egipto advirtió en un comunicado que las fuerzas tratarí­an con firmeza a los manifestantes que actúen “irresponsablemente” y dijo que garantizarí­a el tránsito seguro a aquellos que quisieran irse de los campamentos.

Las protestas a favor del depuesto presidente Mohamed Morsi se han tornado cada vez más violentas luego de su destitución el pasado 3 de julio. Por lo menos 250 personas han fallecido a causa de los enfrentamientos con las fuerzas militares.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

Los islamistas denuncian al menos 200 muertos en el desalojo de la acampada en El Cairo

AGENCIAS / EGIPTO
Día 14/08/2013 – ABC.es

Los Hermanos Musulmanes han instado a todos los egipcios a salir a las calles del país para impedir una nueva masacre

La organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes ha denunciado este miércoles el fallecimiento de al menos 200 personas a manos de las fuerzas de seguridad en el marco de las operaciones de desalojo de sus acampadas en El Cairo en respaldo al expresidenteMohamed Mursi, según informa EFE.

Los muertos se han producido en las plazas de Rabaa al Adaweya y Al Nahda

El grupo ha destacado que este balance de muertos se corresponde únicamente a la sentada en la plaza de Rabaa al Adaweya y en la plaza Al Nahda.

La cifra ha sido confirmada por uno de los portavoces de Hermanos Musulmanes, Gehad el Haddad, quien ha subrayado que «varias personas se encuentran en estado crítico». «Los manifestantes pacíficos están cayendo uno a uno. Los asesinatos brutales se incrementan», ha agregado. «No es un intento de desalojar dos sentadas, es un intento de barrer a la oposición», ha valorado en otro «twit».

Según AFP, los muertos serían de 43, cuyo correponsal, según dice, habría sido capaz de contar los cadáveres, todos hombres.

Ataque militar

La cadena de televisión egipcia OnTV ha iniciado una retransmisión en directo de la intervención policial, en la que se puede ver a decenas de agentes y militares con blindaje disparando gases lacrimógenoscontra los presentes. Activistas han asegurado que también han usado fuego real.

Los Hermanos Musulmanes instaron hoy a todos los egipcios a salir a las calles del país para impedir una masacre en las acampadas. «Esto no es un intento de acabar con una protesta, sino una eliminación sangrienta de cualquier voz que se opone al golpe militar», dijo el portavoz del grupo islamista Gehad al Hadad en Twitter.

«Esto no es un intento de acabar con una protesta, sino una eliminación sangrienta»

Por su parte, las fuerzas de seguridad han emitido un mensaje a través de altavoces para solicitar a los manifestantes que abandonen la protesta de forma pacífica a través de corredores seguros garantizados por el Ejército, según activistas. Por otra parte, algunos manifestantes han incendiado neumáticos para evitar el desalojo.

El Gobierno anunció a finales de julio que desalojaría las sentadas y argumentó motivos de seguridad para justificar tal decisión, que ha sido rechazada por las principales formaciones islamistas y algunos de los grupos revolucionarios más relevantes del país, entre ellos el Movimiento Juvenil 6 de Abril. En este sentido, la organización Amnistía Internacional (AI) ha advertido de que dicho llamamiento puede derivar en «nuevos abusos y derramamientos de sangre».

Campaña de represión

Según AI, el Gobierno no ha precisado de momento qué medidas se van a tomar para reducir al mínimo los enfrentamientos, las posibles pérdidas de vidas y las lesiones graves. Hermanos Musulmanes y sus aliados han acusado a las nuevas autoridades de acceder al poder a través de un golpe de Estado militar y de lanzar una campaña de represión contra los movimientos islamistas. Decenas de altos cargos islamistas, entre ellos el propio Mursi, han sido arrestados y acusados de diversos delitos y crímenes.

Entre las medidas más criticadas adoptadas por el nuevo Gobierno está el restablecimiento por parte del Ministerio del Interior de las funciones de lucha contra el extremismo y control de las actividades políticas y religiosas, suspendidas tras la revuelta que puso fin en 2011 al Gobierno del expresidente Hosni Mubarak. Casi 300 personas han muerto debido a la violencia política desde el derrocamiento de Mursi, la mayoría de ellas seguidores de formaciones islamistas. Sólo el 27 de julio murieron unos 80 simpatizantes del presidente por disparos presuntamente efectuados por las fuerzas de seguridad.

————————————————————————————————————————————————————————————–

El Baradei dimite como vicepresidente: «Pido al Altísimo que preserve Egipto»

ABC / AGENCIASABC_ES / EL CAIRO
Día 14/08/2013 –

El Premio Nobel de la Paz ha comunicado su renuncia al cargo que ostentaba desde el pasado mes de julio: «No podía asumir la responsabilidad de las decisiones con las que no estaba de acuerdo»

El vicepresidente egipcio de Relaciones Exteriores, Mohamed el Baradei,ha renunciado esta tarde al cargo que ocupaba desde hae solo un mes y lo ha hecho tras los disturbios de las últimas horas en el país que han costado la vida a más de cien personas. El Baradei, quien fuera Premio Nobel de la Paz, ha comunicado su dimisión en una carta dirigida al jefe de Estado interino, Adli Mansur. La cadena Al Arabiya ha recogido las primeras impresiones del ya exvicepresidente, que ha dicho: “Ha renunciado porque no podía asumir la responsabilidad de las decisiones con las que no estaba de acuerdo”.

“Presento mi dimisión del puesto de vicepresidente y pido a Dios el altísimo que preserve nuestro querido Egipto de todo lo malo, y que cumpla las esperanzas y aspiraciones de pueblo”, ha explicado El Baradei en su misiva.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Tras los violentos choques en El Cairo

El Baradei abandona el Gobierno

Mohamed El Baradei, en una entrevista en su casa de El Cairo. | Reuters

Mohamed El Baradei, en una entrevista en su casa de El Cairo. | Reuters

France Presse | El Cairo

miércoles 14/08/2013 

El vicepresidente egipcio y Premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei ha renunciado a su cargo tras los violentos enfrentamientosentre partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi y las fuerzas del orden.

El Baradei ha dirigido una carta al presidente interino, Adli Mansur -quien llegó al cargo tras el golpe de Estado del pasado 3 de julio-, en la que le anuncia su marcha: “Presento mi dimisión del puesto de vicepresidente y pido a Dios el altísimo que preserve nuestro querido Egipto de todo lo malo, y que cumpla las esperanzas y aspiraciones de pueblo“.

En su carta, El Baradei alude a los violentos choques en El Cairo y asegura que “los beneficiarios de lo que ha ocurrido hoy son aquellos qeu llaman a la violencia, el terrorismo y los grupos más extremistas”.

“Existían vías pacíficas para poner fin a este enfrentamiento entre la población, se propusieron soluciones aceptables para alcanzar un consenso nacional”, desgrana. Sin embargo, lo ocurrido en las últimas horas le ha llevado a la conclusión de “lo difícil que es para mí continuar teniendo responsabilidades [en el Gobierno] sin estar de acuerdo con unas decisiones cuyas consecuencias temo. No puedo asumir la responsabilidad ante la sangre derramada”, termina El Baradei.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Atacan la Biblioteca de Alejandría

La violencia se extiende de El Cairo a otras partes del país

Protestas de los Hermanos Musulmanes en el Norte de Egipto. | Afp

Protestas de los Hermanos Musulmanes en el Norte de Egipto. | Afp

  • Se ha impuesto el toque de queda en 11 de las 27 provincias

Agencias | El Cairo – El Mundo.es

miércoles 14/08/2013 

Si bien El Cairo está concentrando la mayor escalada de violencia en Egipto, tras el desalojo de los campamentos de los Hermanos Musulmanes, otras localidades del país también están registrando enfrentamientos. De hecho, tras declarar el estado de emergencia en el país, se ha impuesto el toque de queda en 11 de las 27 provincias, como es el caso de Alejandría y Suez, además de El Cairo.

Los Hermanos Musulmanes han instado a todos los egipcios a salir a las calles para impedir una masacre, tras el violento desalojo de los campamentos que mantenían en dos plazas cairotas. “Esto no es un intento de acabar con una protesta, sino una eliminación sangrienta de cualquier voz que se opone al golpe militar”, dijo el portavoz del grupo islamista Gehad al Hadad en Twitter.

Sus seguidores han respondido con protestas por todo el país, deAlejandría (norte) a Asuán (sur) y en distintas zonas de la capital, según la televisión estatal, y se han registrado muertes en diversos puntos en los enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

Ataque a la Biblioteca de Alejandría

Seguidores de los Hermanos Musulmanes atacaron la Biblioteca de Alejandría, en el norte de Egipto, durante los disturbios que se desencadenaron en esta ciudad, informó el corresponsal de la televisión egipcia.

La antigua Biblioteca de Alejandría, que inspiró la actual, fue fundada en el año 295 antes de Cristo por Ptolomeo I, sucesor de Alejandro Magno, y desapareció en el año 641 de nuestra era.

El canal agregó que los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi intentaron irrumpir, además, en la comisaría de policía de la zona de Burg al Arab, en esta localidad, mientras que un tranvía resultó incendiado durante los altercados.

También en Alejandría, los partidarios de Mursi han cortado el paseo marítimo a la altura de la mezquita de Al Qaed Ibrahim.

En Asuán, por otro lado, centenares de islamistas se han congregado frente al edificio de la gobernación, que ha tenido que ser evacuado.

35 muertos en Fayún

En la provincia de Fayún, al sur de El Cairo, el número de víctimas mortales fruto de los enfrentamiento se ha elevado a 35, tal y como ha informado el ministerio de Salud.

Además, miembros de los Hermanos Musulmanes están atacando varias comisarías y edificios gubernamentales en distintas provincias del país, en protesta por el asalto policial a sus acampadas en El Cairo.

En Suez, representantes médicos cifraron en cinco los fallecidos tras el intento de los seguidores de Mursi de ocupar edificios oficiales.

Las iglesias también han sido objetivo de islamistas radicales en represalia por los desalojos. Tres de ellas situadas en el Alto Egipto, en las provincias de Menia y Suhag, fueron atacadas en venganza contra los cristianos coptos.

Los atacantes iniciaron incendios frente a las iglesias. “Después de que el Ministerio del Interior decidiera disolver los campamentos de los Hermanos Musulmanes en El Cairo, simpatizantes de los Hermanos Musulmanes en Alto Egipto iniciaron su cruzada de venganza contra los cristianos coptos“, escribió en Facebook la organización juvenil Maspero.

Además de Menia y Suhag, otra gobernación del Delta del Nilo, Asiut, también ha regsistrado brotes de violencia a lo largo del día de hoy.

Por otra parte, en el centro de Luxor se reunieron unos 300 manifestantes para protestar contra la violencia policial. El grupo destruyó un coche de la policía y rompió una pierna a un agente.

———————————————————————————————————————————————————————————–

Violencia creciente desde el derrocamiento de Mursi

Miembros de las fuerzas de seguridad junto a un grupo de manifestantes | Efe

Miembros de las fuerzas de seguridad junto a un grupo de manifestantes | Efe

  • Los enfrentamientos en Egipto son cada vez más violentos
  • Los choques se han cobrado la vida de más de 250 personas

Agencias | El Cairo – El Mundo.es

miércoles 14/08/2013 

Desde que el presidente Mohamed Mursi fue derrocado, el pasado 3 de julio por el Ejército, las manifestaciones han sido constantes en el país y han llevado a la intervención militar. Desde ese momento, las marchas de los partidarios y detractores del depuesto mandatario han derivado en violentos enfrentamientos. Los acontecimientos se han sucedido de la siguiente manera:

Julio

3 de julio: El ministro de Defensa y jefe del Ejército, el general Abdel Fattah al-Sisi, anunció que el presidente del Tribunal Constitucional de Egipto Adly Mansour, se haría cargo de manera interina de la dirección del país.

Los enfrentamientos entre los detractores de Mursi y los partidarios del ex presidente han sido cada vez más violentos. Se emitieron aproximadamente unas 300 órdenes de detención contra miembros de la Hermandad Musulmana.

Pero el ex presidente, lejos de rendirse, hizo un llamamiento a sus partidarios para defender su ‘legitimidad’, antes de ser detenido junto con sus guardaespaldas en el Ministerio de Defensa.

5 de julio: El guía supremo de la Hermandad Musulmana, Mohammed Badie, hace un llamamiento para movilizar a los ‘millones’ de partidarios del presidente derrocado con el fin de hacerle regresar al poder, tras lo que definió como un ‘golpe militar’.

Durante las manifestaciones se produjeron más de 37 muertos y 1.000 heridos, la mayoría en El Cairo y Alejandría (norte).

7 de julio: Se producen numerosas manifestaciones en El Cairo por parte de los opositores y los partidarios del presidente islamista Mohamed Mursi. Además, el movimiento Tamarrod (rebelión) instó a la movilización del pueblo egipcio en todas las plazas en contra de Mursi.

8 de julio: Se producen 57 muertos y 480 heridos en una manifestación a favor de Mursi en El Cairo. Los Hermanos Musulmanes denunciaron una ‘masacre’ y llamaron a la ‘rebelión’. El Ejército culpa a los detractores de Mursi de un atentado contra la sede de la Guardia Republicana y los califica como ‘terroristas armados’.

9 de julio: Se produce una ‘Declaración Constitucional’ que se establece en el marco de la transición política y las elecciones y que es rechazada por los Hermanos Musulmanes.

El economista Hazem Beblawi es nombrado primer ministro. Mohamed El Baradei se convierte en vicepresidente a cargo de las relaciones internacionales.

16 de julio: El General Al Sissi, comandante en jefe de las fuerzas armadas y ministro de Defensa, es nombrado viceprimer ministro.

26 de julio: Morsi se encuentra en prisión preventiva por su presunta complicidad con el movimiento palestino Hamas y por liberar a sus miembros de la cárcel a principios de 2011.

27 de julio: 81 civiles y un policía mueren en nuevas protestas.

31 de julio: El gobierno da ‘luz verde’ a la policía para poner fin a las manifestaciones en favor de Mursi.

Agosto

4 de agosto: El tribunal fija en el 25 de agosto el inicio del juicio contra el guía espiritual de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía y otros dirigentes del grupo, como sus dos diputados Khairat al-Rashad Bayoumi y Chater, acusados de la muerte de manfestantes y ‘la incitación al asesinato’.

7 de agosto: El Ejército anuncia que ha matado ’60 terroristas’ en el Sinaí, donde los militantes islamistas han intensificado los ataques desde el derrocamiento de Mursi. La policía habló de 30 fallecidos entre sus miembros.

Además, el Gobierno interino anunció al final de los 10 días de contactos diplomáticos que los esfuerzos internacionales para resolver la crisis política habían fracasado.

11 de agosto: Vuelven a producirse protestas a favor de Mursi y las autoridades amenazan con la intervención del Ejército en las plazas en las que se encuentran los manifestantes.

13 de agosto: Se producen violentos enfrentamientos entre los que están a favor y en contra del ex presidente en El Cairo, tras el anuncio de la prórroga de 15 días de la detención de Mursi.

14 de agosto: La policía interviene para desalojar a los manifestantes en El Cairo. Al menos 43 manifestantes murieron, algunos por armas de fuego. La Hermandad Musulmana anunció un balance de más de 250 muertos.

Desde finales de junio, más de 250 personas, en su mayoría pro Mursi, han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y partidarios del nuevo poder.

————————————————————————————————————————————————————————————-

14-08-2013 / EFE

El Gobierno británico manifestó hoy su “profunda preocupación” ante la actual situación que se vive en Egipto e hizo un llamamiento “al diálogo” y a “una resolución pacífica”.

En un comunicado, un portavoz del ministerio de Exteriores del Reino Unido lamentó lo ocurrido hoy en la capital egipcia, donde la policía irrumpió en dos campamentos que mantenían en El Cairo los partidarios del depuesto presidente, Mohamed Mursi, lo que desencadenó posteriores protestas de los Hermanos Musulmanes.

El Foreign Office agregó que “como dijo el pasado 27 de julio el ministro británico de Asuntos Exteriores (William Hague), ahora es momento de diálogo, no de confrontación”.

Ante esta situación en Egipto, ese portavoz gubernamental recomendó a los ciudadanos británicos “que permanezcan alejados de las manifestaciones y de las grandes aglomeraciones de gente”.

Tras el desalojo de las acampadas de los islamistas por las fuerzas del orden, seguidores de los Hermanos Musulmanes salieron hoy a las calles del país para protestar contra el ataque policial que, según la Hermandad, ha dejado 200 muertos y miles de heridos.

De acuerdo con medios oficiales, miembros de los Hermanos Musulmanes atacaron varias comisarías y edificios gubernamentales en distintas provincias del país como parte de esas protestas, que se desarrollan en Alejandría (norte), Asuán (sur) y en El Cairo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: