“Semana de ira” en Egipto


  • Mueren 36 detenidos islamistas en Egipto asfixiados por gases lacrimógenos
  • Ataque a convoy policial en El Cairo en intento de liberar a presos islamistas deja 36 muertos
  • Gobierno egipcio cifra en 79 los muertos tras los enfrentamientos del sábado
  • Gobierno egipcio estudia disolver a los Hermanos Musulmanes tras graves disturbios
  • La violencia estalla en Egipto en el ‘día de ira’ islamista contra el Ejército
  • Cinco muertos en el “viernes de ira” en Egipto
  • Egipto: “El ambiente era inhumano, había cadáveres por todas partes”
  • ¿Cómo se originó la profunda crisis en Egipto?
  • Egipto: una transición sin final
  • Enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Morsi causan al menos 12 muertos en “viernes de ira” en Egipto
  • Ejército egipcio blinda El Cairo tras convocatoria islamista a tener un “viernes de la ira”
  • Violencia en Egipto y riesgos para el Medio Oriente
  • Islamistas desafían al Ejército egipcio tras masacre que dejó 638 muertos

————————————————————————————————————————–

Mueren 36 detenidos islamistas en Egipto asfixiados por gases lacrimógenos

(AFP)

EL CAIRO, Qahirah — Los 36 prisioneros islamistas que murieron este domingo cuando estaban siendo trasladados a una cárcel en las afueras de la capital murieron asfixiados por gases lacrimógenos de la policía durante un intento de fuga, anunció el ministerio del interior egipcio en un comunicado.

Se trata de 36 miembros del movimiento de los Hermanos Musulmanes, la cofradía del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi, destituido y detenido por el ejército el pasado 3 de julio, indicó el ministerio.

Alrededor de 1.000 islamistas han sido arrestados en los últimos cinco días.

El convoy de la policía transportaba a más de 600 Hermanos Musulmanes y simpatizantes del derrocado presidente Mursi desde El Cairo hacia una cárcel de las afueras de la capital egipcia.

———————————————————————————————————————————————————————————–

Ataque a convoy policial en El Cairo en intento de liberar a presos islamistas deja 36 muertos

Los arrestados, simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, eran trasladados a la cárcel en el norte de la capital, tras una orden de detención contra ellos por los disturbios del pasado viernes.

por EFE – 18/08/2013 – Latercera

Un total de 36 personas murieron en el norte de El Cairo cuando miembros de la Hermandad Musulmana recién detenidos trataron de escapar de un convoy de autobuses de la prisión, informó el domingo la agencia de noticias oficial egipcia.

Los arrestados, simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, eran trasladados a la cárcel de Abu Zabal, en el norte de la capital, tras una orden de detención contra ellos por los disturbios del pasado viernes en la cairota plaza de Ramsés.

Los agresores, seguidores también de la Hermandad, según Mena, dispararon contra los policías e intentaron ayudar a escapar a los prisioneros cerca de Abu Zabal.

Los policías establecieron un cordón de seguridad alrededor del vehículo y se enfrentaron a los participantes en el ataque, a raíz del cual la Fiscalía egipcia ha abierto una investigación.

Durante este ataque, un oficial de policía fue secuestrado por los islamistas, aunque poco después fue puesto en libertad y trasladado a un hospital.

En otro suceso, dos policías murieron y otros dos resultaron heridos gravemente por disparos de supuestos miembros de los Hermanos Musulmanes contra su convoy en la carretera entre El Cairo y la ciudad de Ismailiya, en el canal de Suez.

La tensión se ha disparado en Egipto desde el pasado miércoles, cuando las fuerzas de seguridad desmantelaron dos acampadas de islamistas en El Cairo.

El pasado viernes, los seguidores islamistas del depuesto presidente Mohamed Morsi se manifestaron en la plaza Ramsés, donde estallaron enfrentamientos y fue atacada una comisaría.

Las autoridades no han ofrecido hasta el momento un balance global de víctimas mortales de los últimos cinco días, aunque, según las cifras oficiales difundidas hasta ahora, el número de fallecidos se acerca a los 900. 

Los partidarios de Morsi llevaron a cabo hoy marchas en varios puntos del país contra el golpe militar, mientras que el jefe del Ejército ha advertido de que no se doblegará ante la violencia.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Gobierno egipcio cifra en 79 los muertos tras los enfrentamientos del sábado

Con la nueva cifra del gobierno, dada a conocer el domingo y difundida por la agencia oficial de noticias egipcia, el número total de muertos en cuatro días de violencia en el país ascendió a 888.

por AP – 18/08/2013 – Latercera

Los enfrentamientos del sábado entre la policí­a y partidarios del derrocado presidente de Egipto dejaron 79 muertos, informó el domingo el gobierno interino.

Con la nueva cifra del gobierno, dada a conocer el domingo y difundida por la agencia oficial de noticias egipcia MENA, el número total de muertos en cuatro dí­as de violencia en el paí­s ascendió a 888.

Los enfrentamientos comenzaron el miércoles, cuando las fuerzas de seguridad respaldadas por vehí­culos blindados, aplanadoras y francotiradores desmantelaron dos campamentos de partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi en El Cairo. La batalla callejera duró una 12 horas pero desató la violencia en todo el paí­s durante varios dí­as.

Morsi fue expulsado del poder por los militares el 3 de julio después que millones de personas salieron a las calles para exigir su renuncia.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Gobierno egipcio estudia disolver a los Hermanos Musulmanes tras graves disturbios

Según la cofradía el hijo de Mohamed Badie, Guía Supremo de los Hermanos Musulmanes de Egipto, murió tras ser alcanzado por balas en los enfrentamientos.

por Raúl Peña S. – 17/08/2013 – Latercera

El gobierno de Egipto está discutiendo la posibilidad de prohibir a los Hermanos Musulmanes, afirmó hoy un portavoz del Ejecutivo en rueda de prensa en El Cairo.

La propuesta de ilegalizar el movimiento islamista fue realizada por el pimer ministro de transición, Hazem al Beblawi, afirmó el portavoz. Todavía no se tomó una decisión al respecto. 

Los Hermanos Musulmanes estuvieron prohibidos durante el gobierno del derrocado Hosni Mubarak aunque estuvo representado en algunas ocasiones en el Parlamento a través de candidatos independientes.

El partido que fundaron tras la “Primavera Árabe”, Libertad y Justicia, fue la fuerza más votada en las primeras elecciones parlamentarias tras el derrocamiento de Mubarak. Su candidato a las elecciones presidenciales, Mohamed Mursi, fue elegido para el cargo en 2012 pero el Ejército lo depuso a principios de julio pasado.

Por su parte el hijo de Mohamed Badie, Guía Supremo de los Hermanos Musulmanes de Egipto, murió tras ser alcanzado por balas en los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad del viernes en El Cairo, informó el sábado esta cofradía, 
“Ammar, hijo de Mohamed Badie, el Guía Supremo de (los) Hermanos Musulmanes, murió por munición real en la masacre de ayer en la Plaza Ramses” de la capital, se indicó en un comunicado.
Miles de manifestantes se concentraban en el atardecer de este sábado en Alejandría, en respaldo al depuesto presidente Mohamed Morsi y desafiando el toque de queda del gobierno interino.
Así lo mostraban imágenes de la TV árabe que transmite en directo desde el lugar. Escenas similares en Minya, el Alto Egipto y el sur de El Cairo.
Una masiva concentración se observaba en Helwan, 20 kilómetros al sur de El Cairo, donde hay miles de personas.
Durante la mañana la mezquita de Al Fatah en El Cairo en la que se encontraban fieles y seguidores de Mohamed Morsi fue atacada por la policía, que disparó, lanzó gases lacrimógenos y apaleó a manifestantes, mientras se anunció el arresto de Mohamed al Zawahri, hermano del líder de Al Qaeda.
 “Ayúdennos, por favor. Nos van a matar a todos”, se escuchó decir hoy a una mujer en la mezquita de Al Fatah en El Cairo, mientras los gases lacrimógenos estallaban en el lugar.
La imagen y el audio desgarrador fue emitido por la televisión árabe que transmite en directo. Seguidores del depuesto presidente Mohamed Morsi eran apaleados en el lugar de oración.

—————————————————————————————————————————————————————————————

La violencia estalla en Egipto en el ‘día de ira’ islamista contra el Ejército

Decenas de personas mueren en el país árabe en una jornada caótica

Son ya más de 600 personas las fallecidas tras la carga contra los campamentos pro Morsi

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido contención a los líderes del país

 El Cairo 16 AGO 2013 – El País.com (España)

Los manifestantes retiran a los heridos de la plaza Ramsés, de El Cairo. / K. ELFIQI (EFE)

Lo que iba a ser una jornada de protestas – un día de ira – en todo Egipto contra la masacre del miércoles en El Cairo y en defensa del depuesto presidente Mohamed Morsi se ha convertido en otro día de violencia descontrolada en El Cairo y otras ciudades del país árabe que, según fuentes oficiales citadas por Reuters, ha causado hasta el momento más de 50 muertos. En las calles del centro de la capital egipcia el tiroteo está siendo constante desde primera hora de la tarde, con francotiradores parapetados en edificios y, según algunas fuentes, helicópteros militares disparando contra la muchedumbre. El Gobierno egipcio ha afirmado que está enfrentándose a una “conspiración terrorista”.

Al igual que el miércoles, el número de víctimas varía según las fuentes. Testigos citados por la Agencia France Presse afirman que en dos mezquitas cercanas a la plaza Ramsés, epicentro de las manifestaciones de hoy, hay al menos 32 cadáveres. La cadena de televisión catarí Al Jazira ha contabilizado 41 cadáveres en la misma zona. Fuera de la capital, las fuerzas de seguridad también han reprimido las manifestaciones de los partidarios de Morsi. Fuentes oficiales citadas por Al Jazira hablan de seis muertos en Ismailia (al noreste del país) y ocho en Damieta (en el delta del Nilo).

Las manifestaciones han partido de varias mezquitas de El Cairo tras el rezo del mediodía del viernes – el día de descanso musulmán – para confluir en la plaza de Ramsés. Algunos manifestantes se han escrito sus nombres en el cuerpo para facilitar su identificación. La televisión ha mostrado imágenes de francotiradores disparando a las marchas que avanzan hacia el centro de la capital. Algunas de ellas han logrado esquivar las barreras policiales. Según Al Jazira, el Ejército ha afirmado que disparará con fuego real a todos los intentos de asalto a edificios oficiales.

Numerosos líderes de la hermandad, hasta el miércoles refugiados en el campamento de la mezquita de Raba al Adauiya, en la capital egipcia, se han dispersado, muchos de ellos escondidos. Sobre varios de ellos penden órdenes de detención, porque la fiscalía considera que han incitado a la violencia durante diversos incidentes desde el golpe. La hija de 17 años de Mohamed Beltagy, vicepresidente del brazo político de la hermandad, el Partido Libertad y Justicia, falleció en la carga militar en el distrito de Ciudad Náser.

Los islamistas han perdido los campamentos que comenzaron antes y después del golpe en el que los generales depusieron por la fuerza a Mohamed Morsi, el primer presidente elegido democráticamente, pero ahora prometen mantener su pulso en las calles, desafiando al gobierno interino y desoyendo sus advertencias, después de que el ministerio del Interior dijera ayer que la policía tiene permiso para abrir fuego contra las multitudes que asalten propiedades públicas.

El miércoles la presidencia decretó el estado de emergencia y el toque de queda, en pie entre las 19.00 y las 06.00. Muchos negocios han permanecido cerrados en las jornadas pasadas y muchas calles de El Cairo quedaron vacías aun después del final del toque de queda. El grupo juvenil Tamarod, que convocó las marchas de oposición a Morsi y ha apoyado al nuevo gobierno, ha pedido también a sus seguidores que salgan a las calles este viernes para protestar contra los islamistas y mostrar apoyo a las maniobras militares.

La agencia oficial de noticias Mena ha informado de diversos disturbios y ataques en las pasadas horas contra fuerzas policiales. Según la prensa estatal, dos policías han muerto en una emboscada contra un control policial en El Cairo y otro ha perdido la vida cuando un grupo armado ha cargado contra el vehículo en el que viajaba en Ismailia. La mezquita de Al Azhar, la más prestigiosa institución del islam suní, ha pedido “contención” a las partes en conflicto en un comunicado emitido horas antes del arranque de las marchas islamistas. En Alejandría, la segunda mayor ciudad del país, se ha formado a media mañana una concentración de partidarios de Morsi. En la ciudad de Tanta, en el Delta del Nilo, se han producido enfrentamientos entre la policía y defensores del presidente depuesto. Según France Presse, la policía ha disparado con escopetas de perdigones y gases lacrimógenos contra los manifestantes.

En una reunión de urgencia mantenida el jueves, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pidió mesura a los líderes y a la cúpula militar de Egipto. “La opinión de los miembros del Consejo es que es importante acabar con la violencia en Egipto y que las distintas partes actúen con gran mesura”, dijo la embajadora argentina ante la ONU, Maria Cristina Perceval, presidenta de turno del Consejo, de 15 miembros. “Hay un deseo común de acabar con la violencia y avanzar en la reconciliación nacional”. El embajador egipcio ante Naciones Unidas, Moataz Jalil, ha exigido a la comunidad internacional que se abstenga de intervenir en el país.

El último recuento oficial del gobierno egipcio es de 538 muertos en la carga del miércoles, aunque en él no figuran muchos fallecidos que los islamistas trasladaron a mezquitas y morgues improvisadas, y no a los hospitales públicos. Ayer por la noche los militares asaltaron sin encontrar gran resistencia una de esas mezquitas, la de Al Imam, y retiraron unos 40 cuerpos. La mayoría ya los habían retirado los familiares de los fallecidos para darles sepelio. Los médicos que emitieron certificados de defunción dijeron que solo por esa morgue improvisada habían pasado 400 cuerpos, algo que este diario no pudo confirmar de forma independiente.

Después de que el presidente norteamericano, Barack Obama, suspendiera unos ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Egipto previstos para el mes que viene y criticara “la violencia contra civiles”, su homólogo egipcio, Adli Mansur, le ha respondido en un comunicado diciendo que con sus palabras incita a “la violencia”. “Egipto se enfrenta al terrorismo contra instituciones del gobierno y varias instalaciones, como iglesias, juzgados, comisarías e instituciones tanto públicas como privadas”, dijo Mansur, quien dijo temer que “afirmaciones no basadas en hechos reales acaben fortaleciendo a grupos armados y les animen a seguir en su senda antidemocrática”.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés François Hollande han reclamado el cese “inmediato” de la violencia y han pedido una reunión “urgente” de los ministros de Exteriores de los países europeos para la próxima semana. La Unión Europea, que anunció a primera hora una reunión diplomática de alto nivel el lunes para tratar del tema, ha solicitado lo mismo a través de su responsable de asuntos exteriores, Catherine Ashton. Merkel ha afirmado que los acontecimientos de Egipto obligan a Alemania a “replantear” su relación con el país árabe.

Turquía ha llamado a consultas a su embajador en El Cairo, lo que ha llevado al Gobierno interino egipcio a adoptar la misma medida con su responsable diplomático en Ankara y a suspender los ejercicios navales conjuntos programados por “injerencia”. El rey Abdalá de Arabia Saudí ha pedido a todos los árabes “de buen corazón” que defiendan al régimen y ha mostrado la solidaridad de su Gobierno contra el “terrorismo”. En varios países musulmanes, como Turquía, Túnez o Malasia, se han producido manifestaciones en contra de la acción del Ejército egipcio.

El departamento de Estado de EE UU ha recomendado a los ciudadanos norteamericanos que no viajen a Egipto y ha pedido a los que quedan en el país que lo abandonen. Aun así, la Casa Blanca no ha definido la deposición militar por la fuerza de Morsi como un golpe de Estado. Si lo hiciera, debería suspender los 1.300 millones de dólares de ayuda militar que envía a las fuerzas armadas egipcias cada año. Tras las revueltas populares de 2011, que expulsaron a Hosni Mubarak del poder, los generales tomaron el control del país durante más de un año, para luego dar paso a elecciones democráticas. El gobierno de los Hermanos Musulmanes, elegido por los ciudadanos con mayoría de votos, sólo duró en el poder un año, hasta el golpe militar.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Cinco muertos en el “viernes de ira” en Egipto

BBC

Manifestantes en AlejandríaManifestantes en Alejandría también han salido a las calles para protestar con las fuerzas de seguridad.

Cuatro manifestantes han muerto en enfrentamientos en la ciudad de Ismailiya en el Canal de Suez, en Egipto.

En un suburbio de El Cairo, se reportó la muerte de un policía.

Miles de personas, entre ellas seguidoras de los Hermanos Musulmanes, se están movilizando en diferentes ciudades de Egipto para protestar contra las fuerzas de seguridad, tras el desalojo violento de dos campamentos de manifestantes el miércoles que dejó más de 600 muertos y cientos de heridos.

El ejército le ha ordenado a las fuerzas de seguridad que de ser necesario use munición real para proteger infraestructura clave.

La mayoría de las marchas que se llevan a cabo en la capital son pacíficas.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Egipto: “El ambiente era inhumano, había cadáveres por todas partes”

Constanza Hola Chamy

BBC Mundo

 Jueves, 15 de agosto de 2013
Salma Bahgat, voluntaria de la Media Luna Roja en Egipto“Lo más terrible es no ser capaz de ayudar a la gente. Cuando eres inútil. Y ayer (miércoles) fue el peor día que yo recuerdo”, dice Salma Bahgat, voluntaria de la Media Luna Roja de Egipto.

De los 25 voluntarios del equipo de acción de la Media Luna Roja egipcia que habitualmente recorren las calles de El Cairo, el miércoles sólo llegaron diez. Y de los diez, sólo una era mujer: Salma Bahgat.

Era un día complicado. Esa madrugada las fuerzas de seguridad egipcias habían comenzado a desalojar dos grandes campamentos de simpatizantes del depuesto presidente Mohamed Morsi y la ciudad pintaba para campo de batalla.

Los voluntarios son los encargados de prestar primeros auxilios a los heridos en las protestas, y en general son profesionales ligados al ámbito de la salud, como médicos, dentistas y enfermeros.

“Teníamos pacientes a cada minuto. Explotaban bombas y se oían disparos. Tuvimos que salir de ahí (la calle), movernos a un lugar más seguro”

Salma Bahgat, voluntaria de la Media Luna Roja

Salma es dentista y desde 2011 ha sido parte del equipo. Lo primero que aclara es que, como voluntaria de la Media Luna Roja de Egipto, es imparcial y puede contar su experiencia profesional, sin tomar partido por ninguno de los bandos.

La socorrista ha visto muchas cosas, según su propio testimonio a BBC Mundo, pero pocas como lo que tuvo que vivir el miércoles.

“(En ocasiones previas) hemos estado en la plaza Tahrir o en el área de Mohamed Mahmud , donde ha habido muertos y heridos, pero nunca como los de ayer”, le relata la socorrista desde El Cairo, a través del teléfono, a BBC Mundo.

Los diez voluntarios que llegaron se dividieron en dos grupos. Al suyo le tocó cubrir el sector de la mezquita de Rabaa Al Adawiya, donde se había ubicado uno de los campamentos desalojados y foco de violentos enfrentamientos entre los manifestantes.

Arribaron a la 1:00 de la tarde, hora local, al sector y al principio trataron de mantenerse en la calle.

“Teníamos pacientes a cada minuto. Explotaban bombas y se oían disparos. Tuvimos que salir de ahí (la calle), movernos a un lugar más seguro. Nos abrieron una escuela para que pudiéramos atender. De pronto cada uno de nosotros comenzó a atender a cinco o seis heridos a la vez”, le cuenta Bahgat a BBC Mundo.

De ahí en adelante, el panorama se tornó dantesco. “El ambiente era completamente inhumano, había cadáveres por todas partes”, cuenta la voluntaria.

En las dos horas que estuvieron en la escuela, Bahgat calcula que atendieron a alrededor de 100 personas, todos hombres, adultos, la mayoría entre 20 y 30 años.

Muertos en mezquita, EgiptoEl desalojo de los campamentos de partidarios del expresidente Morsi el miércoles dejó al menos 500 muertos y miles de heridos.

“Lo más terrible es no ser capaz de ayudar a la gente. Cuando eres inútil. Y ayer (miércoles) fue el peor día que yo recuerdo. Las ambulancias no podían llegar donde estábamos, los enfermos no podían ser llevados al hospital”, relata.

Sólo a ella le tocó anunciar cuatro muertes.

“Les estaba dando respiración cardiopulmonar, pero al final estaba perdiendo tiempo para salvar a otra gente. Como socorrista uno tiene que tener prioridades y en estos casos son aquéllos que tienen más posibilidades de sobrevivir”, explica.

Tras un par de horas en la escuela, el grupo volvió a salir a atender heridos en las calles por otras cuatro horas. Poco antes de las 18.00 hora local el gobierno egipcio decretó el estado de emergencia.

“Si lo pensara demasiado, no estaría aquí”

Entre los heridos que le tocó atender hay uno que se le quedó grabado en la memoria.

Un hombre de unos 25 años, con el hombro destruido por un disparo.

“Era un doctor que fue allí sólo para ayudar gente, como yo, y terminó herido. No quería irse al hospital, quería ir a ver a su esposa. Nosotros como Media Luna Roja no podemos llevar a los pacientes a sus casas, así que tuvimos que pedirle a la gente que lo hiciera”, explica la socorrista.

Tal como su colega, Bahgat está expuesta constantemente al riesgo de recibir un disparo perdido en medio de los enfrentamientos entre los distintos bandos y la policía egipcia.

“Estoy totalmente consciente, pero no lo pienso mucho. Si lo pensara demasiado, no estaría aquí”.

Pero está. Esta dentista de 29 años sigue asistiendo tal como cuando empezó a ser parte del grupo de avanzada, en 2011.

Y seguirá estando, mientras las calles de Egipto se sigan llenando de heridos.

————————————————————————————————————————————————————————————-

¿Cómo se originó la profunda crisis en Egipto?

BBC Mundo

 Jueves, 15 de agosto de 2013
Un bulldozer militar blindado rompe un póster de MorsiLa incursión policial en dos campamentos de protestas ha dejado decenas de heridos.

La presidencia interina de Egipto decretó el estado de emergencia durante un mes tras los violentos enfrentamientos este miércoles entre simpatizantes del depuesto presidente Mohamed Morsi y las autoridades.

El asalto policial a dos campamentos de protesta de seguidores de los Hermanos Musulmanes causó un elevado número de muertos. El gobierno interino informó este jueves que más de 500 personas fallecieron y según el Ministerio de Salud 3.572 resultaron heridas en la jornada de violencia.

¿Qué ha ocurrido en los campamentos de protesta en El Cairo?

Las fuerzas de seguridad se movilizaron en la madrugada del 14 de agosto para desalojar dos campamentos de protesta de los partidarios del derrocado Morsi a las afueras de la mezquita Rabaa Al Adawiya en El Cairo y en la plaza Al Nahda, en el oeste de la ciudad.

El gas lacrimógeno fue utilizado para dispersar a los manifestantes y se escucharon ráfagas de armas de fuego. Además, se utilizaron bulldozersblindados para dispersar los campamentos.

James Reynolds, corresponsal de BBC desde El Cairo

“Poco antes de las siete de la mañana, desde una esquina de la calle cerca del campamento establecido en la mezquita Rabaa, vi comenzar la incursión policial.

Un bulldozer militar blindado condujo hacia las barricadas en los extremos del campamento. La excavadora se abrió camino a través de las filas de ladrillos y sacos de arena. Los manifestantes, seguidores de Morsi, respondieron lanzando piedras y quemando neumáticos.

Al mismo tiempo, la policía antidisturbios, en vehículos blindados, avanzó por las calles cercanas. Durante más de dos horas oí el chasquido de munición real. Las explosiones fuertes fueron acompañadas del ruido profundo, ensordecedor de explosiones de gas lacrimógeno.

Durante un tiempo, era difícil respirar sin una máscara de gas. Algunos residentes locales colocaron pañuelos en sus caras y observaron el despliegue policial desde sus balcones”.

Se reportaron varios cientos de muertos durante el violento desalojo pero las cifras varían entre la versión de las autoridades y la de los Hermanos Musulmanes.

Los partidarios de Morsi califican los enfrentamientos de masacre, pero sus opositores acusan a algunos de ellos de cometer actos de violencia extrema contra las fuerzas de seguridad.

Los dos campamentos fueron ocupados por partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi, quien fue destituido por los militares el pasado 3 de julio después de las masivas protestas callejeras contra sus políticas.

Sus simpatizantes exigen su reincorporación y han desafiado las advertencias de las autoridades para poner fin a las sentadas.

¿Qué originó la crisis en Egipto?

Durante su primer año de gobierno, el presidente electo Mohamed Morsi se distanció de instituciones clave y de varios sectores de la sociedad. Para muchos egipcios, el presidente islamista no estaba resolviendo los problemas económicos y sociales del país.

Egipto se fue polarizando cada vez más entre los simpatizantes islamistas de Morsi y sus opositores, entre los que se incluyen miembros de la izquierda, liberales y seculares.

Los problemas se agudizaron a partir de noviembre de 2012 por la redacción de la nueva Constitución que fue aprobada por la Asamblea Constituyente (dominada por los aliados de Morsi), pese al boicot por parte de liberales, laicos y la Iglesia copta.

A medida que aumentaba el descontento de la oposición, Morsi emitió un decreto que daba poderes especiales a las fuerzas armadas hasta la celebración de un referéndum el 15 de diciembre de 2012 sobre el proyecto de Constitución, lo que los críticos dijeron que equivalía a una forma de ley marcial.

A finales de abril, activistas de la oposición crearon la base para el movimiento de protesta contra Morsi.

Millones de personas salieron a la calle el pasado 30 de junio para manifestarse en contra de las políticas del mandatario, lo que coincidió con el primer año de su gobierno.

El pasado 3 de julio, el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Abdul Fatth al Sisi, anunció que suspendía la Constitución y nombró al jefe de la Corte Constitucional Suprema, Adly Mansour, como presidente interino hasta que se convoquen elecciones.

El golpe militar fue apoyado por los opositores, que se agruparon en el movimiento civil contra Morsi llamado Tamarod, que significa “revuelta” en árabe, y cuyos representantes acompañaron al ejército en su anuncio en televisión del derrocamiento del islamista.

Desde esa fecha, Mohamed Morsi permanece detenido en paradero desconocido.

Los partidarios del expresidente islamista han celebrado manifestaciones casi diarias para exigir su restablecimiento ante la sede de la Guardia Presidencial, en El Cairo, que se convirtió en un punto incendiario.

Muchos creen que este es el lugar donde se encuentra detenido el depuesto presidente Morsi.

¿Quién es Mohamed Morsi?

Morsi surgió de las filas de los Hermanos Musulmanes, un movimiento islamista prohibido en el país durante décadas, y se convirtió en el jefe de su brazo político, el Partido Libertad y Justicia.

Mohamed Morsi fue el quinto presidente de Egipto y el primer civil e islamista en ocupar ese puesto. Es, además, el primer presidente electo democráticamente en Egipto tras ganar por un pequeño margen las elecciones en junio de 2012.

Reemplazaba así a Hosni Mubarak, quien se mantuvo en el poder durante 30 años hasta que fue derrocado tras protestas populares en febrero de 2011.

Desde que Morsi fue expulsado del poder -sólo duró un año en el cargo- los enfrentamientos entre sus seguidores y las fuerzas de seguridad habían dejado un saldo de más de 250 muertos hasta el desalojo del miércoles.

¿Qué ocurrirá ahora?

Manifestantes lanzan piedras en protestas en El CairoDesde que Mohamed Morsi fue expulsado del poder, sus partidarios se han manifestado casi a diario para pedir su restablecimiento.

En medio de la compleja situación política que atraviesa el país, el presidente interino, Adly Mansour, ha trazado un plan para una transición que incluye una revisión de la Constitución que aprobó Morsi y nuevas elecciones parlamentarias a principios de 2014.

El plan ha sido rechazado por los Hermanos Musulmanes y también ha recibido críticas de los partidos de izquierda y liberales.

El general Abdul Fattah al Sisi prometió “no excluir a nadie ni a ningún movimiento” y pidió medidas para “empoderar a los jóvenes y su integración en las instituciones del Estado”.

Sin embargo, no ha definido hasta el momento la duración del período de transición o qué papel desempeñará el ejército.

El ejército es el más poderoso organismo gubernamental en Egipto, y muchos dicen que funciona como un Estado dentro del Estado. Las empresas de propiedad militar constituyen una proporción significativa de la economía del país.

Reacciones

Tras los enfrentamientos este miércoles, la presidencia declaró el estado de emergencia durante un mes.

Entre otras reacciones a los cientos de muertos, Mohamed El Baradei, vicepresidente interino de Egipto y premio Nobel de la Paz, anunció su dimisión.

En un comunicado, el Baradei defendió su postura pacífica ante el desarrollo de una jornada de violencia: “No puedo seguir asumiendo la responsabilidad de las decisiones con las que no estoy de acuerdo y temo sus consecuencias. No puedo asumir la responsabilidad de una sola gota de sangre”.

La comunidad internacional se ha unido en una condena conjunta de los acontecimientos e instaron al gobierno de Egipto a que se abstuviera de utilizar la violencia.

“La violencia sólo hará que sea más difícil que Egipto salga adelante en el camino hacia la estabilidad duradera y la democracia y va directamente en contra de los compromisos por parte del gobierno interino para buscar la reconciliación. Nos oponemos firmemente a un retorno a un estado de emergencia y hacemos un llamado al gobierno a que respete los derechos humanos básicos”, aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Para el editor de Medio Oriente de la BBC, Jeremy Bowen, el futuro del país dependerá de acercar a los opositores hacia el acuerdo.

“Tanto el ejército como los Hermanos Musulmanes piensan que el futuro de Egipto está en juego. Ambos tienen razón. Pero sin consenso nacional ningún egipcio conseguirá tener una vida mejor”, apuntó en su cuenta de Twitter este miércoles.

Mapa del campamento
Mapa del campamento

———————————————————————————————————————————————————————————–

Egipto: una transición sin final

Al Sayed Soheim (i), de la embajada de Egipto y Waleed Saleh Alkhalifa, profesor de la Autónoma.| Efe

Al Sayed Soheim (i), de la embajada de Egipto y Waleed Saleh Alkhalifa, profesor de la Autónoma.| Efe

Xaime Méndez Baudot | Santander

viernes 16/08/2013 

Hay caminos que se recorren sabiendo el destino y otros, a veces, sólo por sentir la necesidad de andar y avanzar, aunque no se sepa a ciencia cierta hacia dónde se va y qué se encontrará al final. Tal es el caso de Egipto, o al menos así lo han expresado los expertos que esta semana han participado en un curso sobre la Primavera Árabe en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

La conclusión, resumida en una frase, la dio el director del seminario, el catedrático de la Universidad de La Coruña Juan Ferreiro: “Se inició una transición, pero no sabemos hacia qué”. Lo único que se espera en este momento en el país de los faraones es, en palabras de su consejero cultural de la Embajada en España, Al Sayed Soheim, es “que termine pronto esta situación de violencia”. Un deseo que convierte en creencia, al afirmar, seguro, que no se alargará en el tiempo la problemática actual.

El diplomático del país árabe ha rechazado que en Egipto la escalada de violencia vaya a desencadenar en un conflicto bélico directo. “No creo que Egipto caiga en el pecado de una guerra civil, nadie quiere un Siria, Libia o Sudán”, ha manifestado este viernes.

El matiz diferenciado lo ha expresado Jesús Antonio Núñez, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (Iecah). Compartiendo la base de considerar “improbable” una guerra civil como tal, ha expresado sus recelos al hecho de que se encuentre una pronta solución a los choques entre los partidarios de los Hermanos Musulmanes de Mursi y el Ejército.

A favor y en contra del Ejército

En esta mesa y con esta premisa, Al Sayed ha roto una lanza en favor de la institución armada. “Estamos siendo injustos al juzgar el papel de las fuerzas armadas”, ha defendido porque, ha apostillado,“es la única institución, ahora mismo, garante del orden”. Además, ha querido negar la participación del Ejército en el desalojo de las dos acampadas de El Cairo, sino que fueron “las fuerzas de seguridad”.

“Hablamos del líder del mundo árabe y está en un contexto de golpe militar de Estado”, ha sentenciado, por lo que ha asegurado que “va a haber más violencia a corto plazo”. Una situación, a su juicio, culpa del Ejército, que se ha adueñado, unilateralmente, de los deseos del pueblo porque, en este enclave, “los militares son la base de todo”.

Sobre las muertes en las acampadas, ha expresado las sombras que existen sobre este hecho. “Había cuerpos podridos, que estaban ya enterrados antes del desalojo”, acusando de una argucia macabra para ampliar la repercusión mediática. Por eso, ha anunciado que se están produciendo las autopsias para esclarecer los hechos.

‘Hipocresía internacional’

Aunque el panel de expertos del mundo árabe tiene sus diferencias sobre cómo avanzar hacia lo que se quiere conseguir -objetivo que tampoco ha quedado claro-, todos sin excepción han compartido una premisa: la hipocresía de la comunidad internacional. Especialmente, han recalcado, la de Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El directivo de Iecah ha criticado “la prostitución de las palabras” que se hace desde Occidente. Como ejemplo ha usado las palabras de John Kerry, secretario de Estado del país norteamericano, quien afirmó que el Ejército había restaurado la democracia. “Esto es, como mínimo, una hipocresía que esconde su cierta aceptación de lo que se ha hecho”.

El representante egipcio ha hablado de esta falsedad en relación con el hecho de que el Senado norteamericano apoyase a los Hermanos Musulmanes a la vez que Kerry defendía el derrocamiento de Morsi.

Un doble juego, también el europeo, que todos han tildado como “cínico”, echando de menos que sólo se pida contención en lugar de ser más enérgicos por, ha interpretado Núñez, “miedo a perder el control en un país de la importancia como Egipto”.

El contexto no es nuevo. Críticas a Occidente por su pasividad y la creación rápida de un maniqueismo entre los dos ‘bandos’ enfrentados son una constante en cualquier revuelta de países árabes. La diferencia es que, por esta vez, en Santander los expertos se han decantado por un camino académico de ideas contrapuestas que, por el peso de la realidad, no ha tenido una conclusión patente. Hay transición, algo obvio, pero si el destino es el mismo punto que de donde se partió habrá sido un andar para perder fuerzas y, lo que es peor, vidas, sin avances.

————————————————————————————————————————————————————————————

Enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Morsi causan al menos 12 muertos en “viernes de ira” en Egipto

En El Cairo el ejército bloquea los principales accesos a la ciudad, y la policía tiene permiso para utilizar balas si los manifestantes se ponen violentos o atacan los edificios gubernamentales.

por AFP – 16/08/2013 – Latercera

Los partidarios del presidente islamista derrocadoMohamed Morsi comenzaron a manifestarse este viernes en Egipto, donde ya se registraron al menos 12 víctimas mortales, en protesta por el violento desalojo de sus campamentos en El Cairo y los posteriores enfrentamientos que se saldaron con cientos de muertos.

De su lado, la “Alianza contra el golpe de Estado”, una coalición que apoya  a Morsi, afirmó que al menos 25 personas han muerto solo en la plaza Ramsés, en  el centro de El Cairo, principal punto de encuentro de los manifestantes  islamistas.

En Ismailiya, en el sur del Canal de Suez, al menos cuatro manifestantes  murieron a manos de las fuerzas de seguridad, a las que el gobierno, designado por el ejército, autorizó el jueves a disparar con balas reales a los manifestantes que se muestren violentos. 

En El Cairo, donde los tanques del ejército blindaron los principales accesos a la ciudad en previsión de este “viernes de ira”, un policía murió en una emboscada.  

Esta nueva convocatoria de manifestaciones de defensores de Morsi hacía  temer otra jornada de violencia en el país, donde el balance de muertos por el  violento desalojo el miércoles de los dos campamentos de simpatizantes de  Morsi, derrocado por el ejército el 3 de julio, y los posteriores  enfrentamientos dejaron 578 muertos, según cifras del ministerio de Salud.  

Los Hermanos Musulmanes hablan por su parte de 2.200 muertos y más de  10.000 heridos, en la jornada más mortífera en Egipto desde la caída de Hosni  Mubarak, en febrero de 2011.

Los Hermanos Musulmanes, la cofradía a la que pertenece Morsi, convocaron a sus partidarios a desfilar “pacíficamente” por “millones” el viernes, a la  salida de las mezquitas, y a dirigirse hacia la plaza Ramsés, en el centro de  la capital.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Ejército egipcio blinda El Cairo tras convocatoria islamista a tener un “viernes de la ira”

Las manifestaciones para hoy fueron convocadas luego de que, según los Hermanos Musulmanes, luego de que 2.200 murieran y más de 10.000 resultaran heridas por la represión de los últimos días.

El Presidente Barack Obama indicó al respecto que la cooperación tradicional con Egipto no puede continuar como hasta ahora mientras se sigue matando a civiles en las calles”

por AFP y La Tercera – 16/08/2013 – Latercera
© AFP

Los Hermanos Musulmanes convocaron un “viernes de la ira” con nuevas manifestaciones en El Cairo después de que casi 600 personas murieran en la represión de los últimos días ante la cual la ONU pidió un “máximo de contención” a todos los bandos.  

Esta nueva convocatoria hace temer otra jornada de violencia en el país,  donde el balance de muertos por el violento desalojo el miércoles de los dos campamentos de simpatizantes del presidente islamista Mohamed Mursi, derrocado  por el ejército el 3 de julio, y los posteriores enfrentamientos dejaron 578 muertos, según cifras del ministerio de Salud.

Los Hermanos Musulmanes hablan por su parte de 2.200 muertos y más de  10.000 heridos, en la jornada más sangrienta en Egipto desde la caída de Hosni Mubarak en febrero de 2011.

Este “viernes de la ira” suscita inquietud en Europa, donde el presidente francés, François Hollande, se entrevistará esta tarde por teléfono con la canciller aleman, Angela Merkel, y posteriormente con el primer ministro británico, David Cameron. 

Las autoridades egipcias, designadas por el ejército, han autorizado a la policía a disparar balas reales contra los manifestantes que ataquen bienes  públicos o a las fuerzas de seguridad. 

El día de ayer, la policía custodió con barrera los lugares en los que habían acampado islamistas en El Cairo. El ministerio del Interior indicó que 43 agentes de policía y soldados murieron en las protestas del miércoles.

“Las manifestaciones contra el golpe de Estado mañana (viernes) saldrán de  todas las mezquitas de El Cairo y se dirigirán hacia la plaza Ramses tras la  oración por un “viernes de la ira'”, precisó el portavoz de la cofradía islamista, Gehad El Haddad, en su cuenta Twitter el jueves.

Laila Musa, portavoz de la Coalición pro-Mursi contra el “golpe de Estado”,  informó de que se prevén protestas similares en todo el país.  

Además, Musa indicó que seguidores de Mursi, entre los que había al menos dos exmiembros del parlamento, fueron arrestados en redadas llevadas a cabo  antes de las protestas.

Por su parte, Tamarrod, el movimiento que promovió las gigantescas manifestaciones que llevaron a la destitución de Mursi, instó a los egipcios a  que creen “comités populares” para defender al país contra lo que denominan  “terrorismo” de los Hermanos Musulmanes, el movimiento de Mursi. 

Las autoridades han decretado estado de emergencia por un mes y hay toque  de queda en la mitad del país entre las 19.00 (17h00 GMT) y las 06.00 (04H00  GMT).

MÁXIMO DE CONTENCIÓN

Tras la condena unánime de la comunidad internacional al baño de sangre en Egipto, en Nueva Yorklos 15 países del Consejo de Seguridad pidieron el  jueves a los diferentes actores un “máximo de contención” y expresaron su  preocupación antes de las manifestaciones de este viernes.

Estados Unidos canceló, por su parte, los ejercicios militares conjuntos y aconsejó a sus nacionales que abandonen el país, aunque no ha interrumpido la ayuda militar anual -unos 1.500 millones de dólares– que va en su mayor parte  al poderoso ejército de su gran aliado.

“Aunque queremos mantener nuestra relación con Egipto, nuestra cooperación tradicional no puede continuar como hasta ahora mientras se sigue matando a civiles en las calles”, señaló el Presidente Barack Obama, de acuerdo a El País. Hasta ahora, la única medida que había tomado Obama por el conflicto había sido no entregar cuatro cazas F-16 a las fuerzas armadas egipcias.

Según Obama, el gobierno de Estados Unidos podría tomar aún más medidas si Egipto sigue “por ese camino peligroso”.

La violencia esporádica continuó el jueves en el país y se registraron ataques contra iglesias, cometidos supuestamente por seguidores de Mursi.

Este viernes, la Coalición pro-Mursi condenó estos ataques en un comunicado  en el que también acusó a algunos cristianos de apoyar el derrocamiento del  primer presidente democráticamente elegido.

“Aunque algunos líderes coptos apoyaron o, incluso, participaron en el  golpe, este tipo de ataques no se justifican”, indicó.

Antes del asalto del miércoles, los enfrentamientos entre partidarios y opositores de Mursi y los ataques contra las fuerzas de seguridad en el Sinaí habían dejado más de 300 muertos desde finales de junio. 

Los precios del petróleo disminuían ligeramente el viernes por la mañana en  Asia, debido a algunas tomas de beneficios pero limitaba sus pérdidas debido a  la violencia en Egipto, importante país para el tránsito de crudo.

————————————————————————————————————————————————————————————

Violencia en Egipto y riesgos para el Medio Oriente

La extrema violencia con que actúa el gobierno interino amenaza con agudizar un conflicto cuyo agravamiento pone en peligro a la región entera.

16/08/2013 – Latercera

DESDE QUE a comienzos de 2011 se produjo el levantamiento popular que provocó la caída del ex Presidente Hosni Mubarak -quien se había mantenido en el poder desde 1981-, existe incertidumbre acerca de cuál es el camino que en definitiva seguirá Egipto. Esas dudas parecen estar aclarándose ahora, cuando puede decirse que el más populoso e influyente país árabe avanza hacia un estado de gravísimo conflicto interno para el que no se ve una salida pronta ni fácil.

Ayer, las autoridades reconocieron que el asalto a los lugares donde desde hace semanas acampaban los partidarios de Mohamed Morsi -el mandatario pro islamista derrocado en un golpe de Estado militar en julio- ha dejado  centenares de muertos, los que seguramente seguirán aumentando, debido a que todavía hay muchas víctimas que no han logrado ser identificadas. Por su inaceptable violencia y el número de muertos, puede decirse que el episodio del miércoles será recordado por décadas junto a otras masacres que han dejado profunda huella, como la ocurrida en la Plaza de Tlatelolco, en Ciudad de México, en 1968 o la de la Plaza Tiananmen, en Beijing, en 1989.

De esta forma, la Primavera Arabe, un movimiento que fue celebrado con optimismo cuando sacudió al Medio Oriente en 2011, recibe en Egipto, su escenario más importante, un golpe muy duro. La compleja situación por la que atraviesa este país amenaza con desencadenar un conflicto gravísimo, que puede terminar inflamando a toda la región y afectando a las potencias occidentales, las cuales recién ahora comienzan a definir una postura crítica clara respecto de la manera en que están actuando los militares egipcios. La posibilidad de que la violencia escale es muy alta, sobre todo si se considera que la Hermandad Musulmana -el grupo al que pertenece Morsi y a cuyo llamado responden los manifestantes que han sido reprimidos en los campamentos desalojados- está llamando a la resistencia y a nuevas manifestaciones para desafiar a las autoridades.

La extrema violencia que las autoridades militares han utilizado contra su propia población les resta legitimidad y pone en entredicho la convocatoria que han hecho para la celebración de nuevas elecciones presidenciales y a la redacción de una nueva Constitución. Es muy poco probable que, en estas condiciones, Egipto pueda normalizar con rapidez su convivencia política, avanzar con algún grado de credibilidad hacia una transición democrática y generar un ambiente propicio para la reconciliación. Todo lo contrario, lo que parece estar ocurriendo es un sangriento retorno a la situación que el país vivió en los años 90, con un poderoso gobierno militar que era resistido por guerrillas islamistas. En esa época, los actos terroristas y la represión eran comunes, con una sociedad polarizada.

La importancia estratégica de Egipto hace que lo que allí ocurra tenga consecuencias para toda la región. En los últimos años, ésta se ha visto sacudida por fuertes cambios que no han traído estabilidad. Libia  no ha conseguido superar el desgobierno desde el éxito de la rebelión que sacó del poder a Muammar Gaddafi, mientras que Siria se encuentra sumida en una guerra civil. Si en Egipto se consolida una situación análoga, como parece estar ocurriendo, el Medio Oriente entrará en una fase nueva, más volátil y peligrosa para la paz mundial.

———————————————————————————————————————————————————————————-

Islamistas desafían al Ejército egipcio tras masacre que dejó 638 muertos

Los Hermanos Musulmanes, que estiman que el número de muertos es mucho mayor, convocaron a más marchas para hoy.

por David Alandete (El País) – 16/08/2013 – Latercera
© AP

La mayor masacre en su historia reciente ha colocado a Egipto al borde del conflicto civil, después de que los islamistas volvieron ayer a las calles para mantener vivas sus protestas, atacando edificios gubernamentales e iglesias cristianas. Mientras los familiares de las víctimas de la carga militar contra islamistas, ocurrida el miércoles, reclamaban sus cuerpos, desperdigados por hospitales y morgues improvisadas en El Cairo, el gobierno admitía una cifra aún provisional de fallecidos de 638, que los Hermanos Musulmanes decían que es mucho menor al número real de muertes que ellos han contado. Los heridos, según las autoridades, superan los 3.700.

Hasta la arremetida de las fuerzas egipcias del miércoles, las concentraciones islamistas habían sido relativamente pacíficas. Los líderes de la Hermandad habían pedido a sus seguidores que se limitaran a manifestarse contra el golpe del 3 de julio de forma cívica. Ayer, sin embargo, las protestas tomaron un cariz violento. Cientos de personas se tomaron e incendiaron un edifico del gobierno en El Cairo. En varios puntos del país ha habido ataques contra templos cristianos coptos, dando muestra de que el conflicto está tomando también tintes sectarios. A las puertas de la mezquita de Al Imam, la mayor morgue tras el ataque militar, los reunidos hablaban de guerra civil. Para hoy están convocadas más marchas, tras la oración del mediodía.

En sus primeras declaraciones sobre la situación en Egipto desde el golpe, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó “enérgicamente” la matanza de islamistas.

“Deploramos la violencia contra civiles. Apoyamos los derechos universales a la dignidad humana, incluido el derecho a protestar de forma pacífica”, dijo el mandatario estadounidense durante su retiro vacacional en Massachusetts. La Casa Blanca ha evitado calificar la deposición militar de Mohamed Morsi y su gobierno de golpe de Estado, porque eso obligaría a EE.UU. a congelar la ayuda militar que destina anualmente a Egipto, que asciende a US$ 1.300 millones.

Obama ha ordenado, además, la cancelación de una serie de ejercicios militares conjuntos, bienales, que Estados Unidos y Egipto iban a realizar en la península del Sinaí el próximo mes.

Tres han sido ya las grandes masacres de civiles desde el golpe de Estado, con numerosas víctimas mortales. La primera, frente al cuartel de la Guardia Republicana, días después del golpe. La segunda, a finales de julio, tras un ultimátum dado por el Ejército a los Hermanos Musulmanes para que desistieran de sus protestas y se integraran en el nuevo sistema político. La tercera ( la del miércoles) ha sido la mayor, y ha provocado condenas internacionales a un gobierno interino que ha quedado retratado como una mera fachada del control militar del país.

El Ministerio del Interior y la policía dijeron ayer que responderán con fuego a aquellos grupos de manifestantes que ataquen edificios gubernamentales.

Era una medida excepcional más dentro del estado de emergencia declarado por el Presidente interino, el juez Adli Mansur, el miércoles. El permiso a la policía para que haga lo que considere necesario para contener la amenaza islamista ha dejado al país en el mismo estado de ley marcial que imperó durante las tres décadas de régimen de Hosni Mubarak, depuesto en las revueltas de la Primavera Arabe de 2011. El toque de queda quedaba impuesto a las 19.00, aunque muchos islamistas lo desafiaron con marchas y concentraciones en varias mezquitas de El Cairo. Los bancos permanecían cerrados y muchos comercios también. El paso de Rafá, acceso a la Franja de Gaza por Egipto, quedó clausurado también por tiempo indefinido.

Tras meses de protestas, Ali Abdullá Saleh dejó el poder en noviembre de 2011. La reforma política ha sido dirigida por el actual gobernante, Abd al Rahman Rabbuh al Mansur al Hadi.

El pequeño reino fue escenario de una revuelta pro democracia en febrero de 2011, la que no logró sacar del trono al rey Hamad bin Isa al Jalifa.

La caída de Muammar Gaddafi se produjo tras una sangrienta rebelión interna que se extendió entre febrero y octubre de 2011. Sin embargo, actualmente reina la inestabilidad.

El levantamiento popular contra el régimen de Bashar Assad condujo a una guerra civil que les ha costado la vida a más de 100.000 personas desde su inicio, en marzo de 2011.

Ahí se gestó la Primavera Arabe tras el derrocamiento, en enero de 2011, del Presidente Zine El Abidine Ben Alí, que gobernaba desde 1987. La división política en el país ha impedido que se establezca una nueva Constitución.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: