Un exjefe del Ejército de Chile admite la entrega de un bebé robado


  • Un exjefe del Ejército de Chile admite la entrega de un bebé robado
  • Lejderman en cara a cara con Cheyre: Que rompa silencio
  • Lejderman y su encuentro con Cheyre: “No le deseo a nadie lo que mis padres vivieron”
  • Comandante en jefe del Ejército defiende a Cheyre tras acusaciones en caso Lejderman
  • “¿Qué pasó con los cuerpos de los desaparecidos?”: la cruda pregunta a Juan Emilio Cheyre

—————————————————————————————————————————

HIJO DE UNA PAREJA DE OPOSITORES ASESINADOS

Un exjefe del Ejército de Chile admite la entrega de un bebé robado

El exjefe del Ejército de Chile Juan Emilio Cheyre

Foto: REUTERS

SANTIAGO, 20 Ago. (EUROPA PRESS) –

   El excomandante en jefe del ejército de Chile Juan Emilio Cheyre –ejerció dicho cargo entre 2002 y 2010– ha admitido al diario ‘El Mercurio’ que durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) entregó en adopción a un bebé de una pareja de opositores que fueron asesinados por las fuerzas del régimen.

   El actual presidente del Consejo del Servicio Electoral ha asegurado que nunca se ha desentendido de sus decisiones como militar mientras estaba destinado en La Serena durante los primeros meses de la dictadura y que se han abierto investigaciones judiciales acerca de su papel en dichos barracones.

Según Cheyre, la entrega del bebé es un caso cerrado y “quienes resultaron responsables han sido condenados”. Además, el militar retirado se reunió años después con el hijo de la pareja asesinada, Ernesto Yoliztly Lejderman Ávalos.

En la entrevista, Cheyre explicó que mientras estaba destinado en La Serena en 1973, llegó a la base una patrulla con un niño de dos años del argentino Bernardo Lejderman y la mexicana María Rosario Ávalos, quienes, según el relato oficial de la época, “se suicidaron con dinamita cuando estaban siendo perseguidos por esta patrulla, cuya misión era detenerlos”.

Cheyre diálogo con el entonces arzobispo de La Serena, monseñor Francisco Fresno, para que el niño fuese admitido en un convento de cara a iniciar los trámites con las embajadas de México y Argentina para que el menor fuese con sus familiares, un hecho que no llegó a producirse.

“Esa fue la verdad oficial que yo conocí en La Serena y que se mantuvo, según tengo entendido, hasta el año 1998, en que se inició un proceso por denuncias acogidas por los tribunales”, ha indicado.

“Hasta esa fecha jamás supe de antecedente alguno que me hiciera dudar de la versión oficial que se me comunicó el 8 de diciembre de 1973, causándome un impacto que nunca olvidaré al ser informado que una madre y un padre se habían suicidado colocándose cargas al estar siendo alcanzados por una patrulla, dejando a un niño abandonado”, ha añadido.

————————————————————————————————————————————————————————————–

21 de agosto de 2013

Lejderman en cara a cara con Cheyre: Que rompa silencio

El profesional que fue entregado a un convento en 1973 por Cheyre tras el asesinato de sus padres le pidió al ex comandante en jefe del Ejército que entregue información.

Ernesto Lejderman Foto: Reproducción7TVN
Ernesto Lejderman
Foto: Reproducción7TVN

Ernesto Lejderman pidió anoche al actual director del Consejo Directivo del Servel, Juan Emilio Cheyre, que “rompa los pactos de silencio” con el Ejército y entregue detalles del paradero de los detenidos desaparecidos, entre los que se encuentran sus padres.

“Los militares saben dónde están los restos”, dijo Lejderman, quien a los dos años fue entregado por Cheyre a un convento luego de quedar huérfano tras el asesinato de sus padres a manos de un grupo de militares.

Más adelante, insistió en que preguntar al ex comandante en jefe del Ejército “por qué no brindó esa información”.

A su vez, Cheyre aseguró que “si supiera una palabra más, se la diría y se la diría de corazón y de verdad. No la sé”.

“El compromiso con la verdad que yo asumí como comandante en jefe fue integral. Si yo hubiese sabido algo más en relación al caso de Ernesto, sin duda lo habría dicho. No sé más de lo que dije en tribunales”, aclaró.

Respecto a los procesos judiciales de los militares, Lejderman agregó que “lo que quiero es que tengan una condena acorde a lo que fueron estos crímenes”.

Lejderman, quien se definió como “una víctima”, lamentó que a 40 años, todavía no se haya resuelto lo que ocurrió con sus progenitores.

“Es muy difícil que los jueces sienten en el banquillo de los acusados a algunos militares”, enfatizó.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Lejderman y su encuentro con Cheyre: “No le deseo a nadie lo que mis padres vivieron”

El hijo de la pareja de origen argentino y mexicano, muertos en 1973, sostuvo su primer encuentro público con el ex comandante en Jefe del Ejército.

21/08/2013 – Latercera

Ernesto Lejderman, el hijo de una pareja argentino-mexicana asesinada por militares en diciembre de 1973 y a tres meses de consumado el golpe de Estado de ese año, sostuvo un acercamiento cara a cara y públicamente con Juan Emilio Cheyre, quien acusa al ex comandante en jefe del Ejército de entregarlo a un convento cuando tenía apenas dos años de edad.

“Estoy aquí por dos personas, Bernardo y María, mi padre y mi madre: por su memoria y la justicia, que todavía no la hay. No le deseo a nadie lo que mis padres vivieron, tampoco lo que vi yo y presenciar ese crimen”, señaló al comenzar su intervención durante el encuentro que se desarrolló en el programa El Informante de TVN.

Acto seguido, Lejderman consultó a Cheyre de por qué no brindó información sobre familiares víctimas del régimen militar durante su gestión como comandante en jefe del Ejército entre 2002 y 2006, a lo que el actual miembro del Consejo Directivo del Servel respondió: “Si hubiese sabido algo más respecto al caso de Ernesto, lo habría dicho”.

“En 40 años, es tiempo de cerrar las heridas. No hay que olvidar, pero se tiene que transparentar el dolor, construir justicia. El compromiso con la verdad fue integral y para todos. Yo no omití nada al asumir responsabilidades en cuanto a los crímenes del pasado. Todo lo que pudimos saber respecto al caso en el Ejército, ha sido entregado”, justificó.

Ernesto Lejderman planteó que en su caso “hay dos mentiras”. “Las mentiras son que mis padres se hayan autoeliminado con explosivos y que se hayan enfrentado con militares y han durado por 40 años”.

“La mentira que dice Ernesto, es la misma de la cual soy víctima yo. Jamás dude de la terrible versión que después fue mentira”, expresó el ex jefe castrense al referirse sobre la versión de que los padres de Lejderman se habrían suicidado con materiales explosivos.

Añadió que “el dolor que sentí por sus padres, es el mismo que pudo haber sentido él”.

No obstante, Lejderman no tardó en replicar las declaraciones de Juan Emilio Cheyre: “Si yo hubiese sido jefe del Ejército, yo lo hubiese atendido de inmediato. Pero él no actuó así”.

Ante esto, Cheyre aseguró que “siempre mantuve un compromiso con la verdad que asumí como comandante en jefe, sobre todos los casos (de DD.HH.) de los que tenía información la entregué. Todo lo que el Ejército sabe ha sido entregado.

“Nosotros entregamos datos sobre miles de casos y reconocimos la responsabilidad del Ejército en esos casos, ese es un dolor que parte el alma para un militar”, agregó.

Durante el espacio, Ernesto Lejderman relató que sus padres llegaron a Chile atraídos por el “camino al socialismo por la vía pacífica era interesante, y vinieron aquí a vivir ese proceso”, asi como también contó sus últimos días de vida cuando fueron acribillados en el regimiento Arica de La Serena.

Sin embargo, cree que en Chile “aún no se ha hecho la justicia necesaria” en materias de DD.HH. “Me da bronca. Lo que quiero es que los militares que tuvieron participación real en estos hechos tengan condenas acordes a lo que fueron estos crímenes. En el caso de mis padres, les dieron cinco años y, por arte de magia, les aplicaron media prescripción”, añadió.

Lejderman llamó a que Cheyre rompa los pactos de silencio sobre la ubicación de detenidos desaparecidos, los que la ex autoridad castrense dijo desconocer.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Comandante en jefe del Ejército defiende a Cheyre tras acusaciones en caso Lejderman

Juan Miguel Fuente-Alba aseguró que el actual director del Servel “dio pasos importantísimos por la reconciliación nacional”.

por La Tercera – 20/08/2013 –
El comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba.El comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba.

El comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba defendió hoy la trayectoria del general (R) Juan Emilio Cheyre, luego de las acusaciones en su contra realizadas por Ernesto Lejderman, quien fue entregado a un convento en 1973, luego de que sus padres fueran asesinados.

“Yo fui cadete del general Cheyre y, por lo tanto, lo conozco hace más de 50 años, y si hay algo que lo ha caracterizado es asumir sus responsabilidades con carácter, asumir sus obligaciones con tremendo tesón, ha sido algo que lo ha acompañado durante toda su vida”, dijo.

En 1973 Lejderman fue dejado por militares en un convento de La Serena, luego de que sus padres -el argentino Bernardo Lejderman y su mujer mexicana María del Rosario- murieran a manos de militares. Más tarde, sería enviado a casa de sus abuelos en Argentina.

De esta forma, Lejderman ha sostenido que Cheyre cumplió la orden de llevarlo al convento y “la patrulla militar cumplió la orden de matar a mis padres”.

Fuente-Alba indicó que el actual director del Servel, “ha cumplido en todo lo que le correspondía cumplir, y su mando del Ejército dio pasos importantísimos por la reconciliación nacional. El Ejército goza hoy día de un nivel de confianza en la ciudadanía que es gracias en parte a que se dieron en ese entonces los pasos que se tenían que dar, en cuanto a nuestra reconciliación, y el Ejército está orgulloso de que hoy día pueda encontrarse en el nivel de relación que tiene con toda la sociedad”.

————————————————————————————————————————————————————————————-

“¿Qué pasó con los cuerpos de los desaparecidos?”: la cruda pregunta a Juan Emilio Cheyre

Francisco Longa | Agencia UNOFrancisco Longa | Agencia UNO

Daniel Medina – Radio Bío-Bío

El convento de las religiosas de La Providencia en La Serena recibió en diciembre de 1973 a Ernesto Lejderman, cuyos padres fueron asesinados por una patrulla del regimiento Arica de la capital de la región de Coquimbo. El pequeño, de dos años en ese entonces, fue entregado por Juan Emilio Cheyre, con quien participó esta noche en el programa “El Informante” de TVN y Canal 24 Horas.

Resta menos de un mes para que se cumplan cuatro décadas desde que la dictadura militar se instaló en nuestro país y las dudas sobre las graves irregularidades en los procedimientos adoptados por las Fuerzas Armadas y de Orden no se han logrado aclarar en los años posteriores al regreso a la democracia.

Por ello, el mismo Lejderman preguntó por qué aún no se ha informado a cabalidad sobre el homicidio de sus padres, un argentino y una mexicana de 24 y 21 años. El proceso de investigación se inició ya en el gobierno de Aylwin, donde el juez encargado del caso habría recibido amenazas y la causa se archivó en la justicia militar.

“No le quiero desear a ningun militar genocida lo que sufrieron mis padres”, señaló Lejderman, quien sostuvo que el único motivo por el que accedió al “enfrentamiento” con Cheyre en televisión fue en representación de sus padres y honrando su memoria.

El otrora comandante en Jefe del Ejército descartó en más de una oportunidad tener mayores conocimientos sobre el tema que los que aportó en su momento a la justicia: “si yo hubiese sabido algo más en relación al caso de Ernesto, sin duda lo hubiera dicho”, aseguró.

Junto a ello, Cheyre sostuvo que él también debió convivir con el dolor de no conocer la verdad de los hechos ocurridos durante el régimen y particularmente en este caso.

En este sentido, uno de los puntos más debatidos en redes sociales fue el momento en que afirmó desconocer el informe elaborado por la Comisión de Verdad y Reconciliación, asegurando que tomó noción de él en 1998, al inicio de la investigación. El también conocido como “Informe Rettig” fue publicado en dos entregas por el diario La Nación los días 5 y 6 de marzo de 1991.

Pese a ello, Lejderman dejó entrever la demora del actual director del Servicio Electoral para responderle sobre las circunstancias de la muerte de sus padres y lo emplazó a eludir los “pactos de silencio” que aún se mantendrían al interior del Ejército.

“Yo invito a Juan Emilio Cheyre a que rompa los pactos de silencio y cuente qué pasó con los cuerpos de los desaparecidos”, le preguntó directamente el trasandino.

Ante esto, el militar en retiro declaró que no le consta la existencia de dichos pactos y que el grueso de la información ha sido revelada.

Pese a los emplazamientos, ambos entrevistados concordaron en la necesidad de justicia en los casos que aún no son aclarados. Sin embargo, Cheyre aseguró que en nuestro país “ha habido verdad como en ningún otro país”.

Lejderman fue más allá y apuntó hacia las condenas que deberían recibir los responsables de la muerte de su padre: “me parece que una de las formas de la justicia real es la cadena perpetua para los responsables”, espetó.

———————————————————————————————————————————————————————————–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: