La fuga radiactiva de Fukushima es más grave de lo que se creía


  • La fuga radiactiva de Fukushima es más grave de lo que se creía
  • Elevan el nivel de alarma de 1 a 3 tras la fuga radiactiva en Fukushima
  • Japón clasifica como “incidente grave” fuga de agua radiactiva en Fukushima
  • Descubiertos charcos de agua muy radiactiva en la central de Fukushima
  • Una fuga de Fukushima vierte unas 300 toneladas de agua radiactiva
  • Operadora de Fukushima dice que una filtración contaminó el agua
  • Dos trabajadores de Fukushima, contaminados con partículas radiactivas
  • Seúl pide explicaciones a Tokio por las continuas fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1

————————————————————————————————————————–

La fuga radiactiva de Fukushima es más grave de lo que se creía

Japón eleva la alerta por la dimensión del incidente

El regulador pide revisar otros 350 tanques iguales que el accidentado en busca de más vertidos

 /  Madrid / Pekín 21 AGO 2013 – El País.com (España)

REUTERS-LIVE

La fuga de agua altamente radiactiva a la que se enfrenta la central nuclear de Fukushima es el peor incidente ocurrido desde que un terremoto y un tsunami provocaron en 2011 la mayor catástrofe nuclear desde Chernóbil. Lo que en un principio se clasificó como “anomalía”, según la escala internacional que mide los eventos nucleares, pasó este miércoles a ser considerado “incidente grave”. La Autoridad de Regulación Nuclear de Japón (ARN) reconoció además que la fuga no ha sido contenida, que se desconoce el punto exacto en el que se produjo y pidió a la gestora de la planta, Tepco, que revise los otros 350 tanques iguales que el accidentado y construidos a toda prisa en los que se almacenan ingentes cantidades de agua muy contaminada. “Si se ha producido una fuga en uno, puede suceder lo mismo en otros”, aseguró su presidente, Shunichi Tanaka, en rueda de prensa.

La fuga pasó desapercibida al principio, según informó la cadena de televisión japonesa NHK. El tanque que alberga el líquido contaminado carecía de indicador del nivel de agua, así que los sistemas de control no pudieron detectar la pérdida de volumen. Las inspecciones rutinarias no descubrieron el vertido hasta que los trabajadores se encontraron con los charcos de agua alrededor de uno de los recipientes cercanos al reactor número 4. Se trata de tanques construidos a toda prisa, menos robustos que los primeros, para almacenar el agua con la que se refrigeran los núcleos fundidos de los reactores. Cada día se generan 400 toneladas de este líquido cuyo nivel de radiación, 100 milisieverts por hora, equivale a cinco veces el límite anual establecido para un trabajador de una central.

Tepco confirmó el martes que el vertido es de unas 300 toneladas (300.000 litros). “La situación es grave”, señaló Tadashi Yamada, portavoz de la ARN, a EL PAÍS. Y reconoció que la fuga aún no ha podido ser contenida. “No hemos podido especificar el punto exacto por el que se está derramando”, explicó. Y añadió que “alrededor del tanque la dosis de radiación en el aire es alta” y “los trabajadores tienen que hacer las labores de contención con mucha precaución”.

La ANR se planteó este miércoles elevar del nivel 1 —en la escala internacional de eventos nucleares (Ines), que va del 0 al 7— al 3 la clasificación que da a la fuga. Supone pasar de “anomalía” a “incidente grave”, pero confinado al interior de la planta en la que se ha producido. El aumento de un nivel en la escala representa una emisión 10 veces mayor que el anterior, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Sin embargo, dado que el accidente de Fukushima, catalogado con el máximo nivel, el 7, como Chernóbil, aún no se da por cerrado, la agencia se está planteando si es conveniente usar la escala Ines en este vertido. Su presidente aseguró que pedirá consejo al OIEA. “Las autoridades japonesas siguen proporcionándonos información sobre la situación de la planta y los expertos de la agencia siguen este asunto de cerca”, señaló por correo electrónico el portavoz del organismo, Gill Tudor. “El OIEA se toma muy en serio este asunto y está dispuesta a ofrecer asistencia si se le solicita”, añadió.

El del tanque ha sido el más grave, pero no el único incidente de seguridad ocurrido en la central en los dos años y medio que han pasado desde que fue arrasada por un tsunami. “La gestión de Tepco ha sido muy criticada por los expertos durante este tiempo”, afirma Eduard Rodríguez-Farré, investigador del CSIC. “Además de que ha habido otras fugas, un informe del Parlamento japonés puso en duda hace unos meses que Tepco fuera capaz de hacer frente a la situación”, añade. El almacenamiento masivo del agua contaminada con la que se refrigeran los reactores —“como un riego para evitar que vuelva a explotar el material reactivo”, explica— en centenares de tanques “no es una solución definitiva, sino un apaño provisional”.

Rodríguez-Farré está convencido de que el agua radiactiva ha llegado al mar y le preocupa “cómo va a pasar esa radiación a la cadena trófica”, es decir, a la cadena alimentaria. Una preocupación que comparte el Centro de Información Nuclear Ciudadana (CNIC, en sus siglas en inglés), una organización antinuclear con sede en Tokio. “Al menos 300 toneladas de agua contaminada se han filtrado al suelo y, desde luego, se convertirá en agua subterránea y acabará llegando al mar tarde o temprano”, dice por correo electrónico su portavoz, Matsukubo Hajime, que también critica los deficientes controles en la planta. “Tepco debería tener un sistema automático, pero las revisiones las hacen operarios dos veces al día y no les da tiempo a ser exhaustivos en una central con muchas tareas y extremadamente contaminada”, añade.

China se mostró “sorprendida” al conocer que Fukushima está filtrando agua contaminada dos años después de la catástrofe, e instó a Japón a proporcionar información “de manera oportuna, completa y relevante”, informó Reuters. El Gobierno de Corea del Sur también ha pedido explicaciones a Japón. Asiana, la segunda aerolínea surcoreana, anunció este miércoles que cancelará sus cuatro vuelos chárter entre Seúl y Fukushima debido a la preocupación por la fuga radiactiva. La ciudad, a unos 60 kilómetros de la instalación, y con 284.000 habitantes, es un destino popular para golfistas y turistas que visitan aguas termales y lagos.

Demanda al Gobierno

La indignación y el descontento está presente en la prefectura de Fukushima. Vecinos anunciaron ayer que demandarán al Gobierno japonés por negligencia en la implementación de la ley para ayudar a los damnificados por el accidente nuclear. Los demandantes piden confirmación de su derecho a ayudas gubernamentales, que incluyen ayuda médica, ofertas de trabajo y educación, dice el abogado Fenji Fukuda al periódico Japan Times.

También hoy mismo, el gobernador de la prefectura de Fukushima, Yuhei Sato, ha instado al Gobierno a tomar la iniciativa en la solución al problema de las continuas fugas de agua radiactiva. Cree Sato que se trata de una “emergencia nacional”, por lo que el Gobierno de Shinzo Abe debería adoptar medidas específicas.

————————————————————————————————————————————————————————————-

La Autoridad de Regulación habla de ‘incidente serio’

Elevan el nivel de alarma de 1 a 3 tras la fuga radiactiva en Fukushima

Medición de los niveles de radiación de una mujer y su hijo en Fukushima, en marzo de 2011. | Efe

Medición de los niveles de radiación de una mujer y su hijo en Fukushima, en marzo de 2011. | Efe

  • Más de una decena de niños de la zona sufre cáncer de tiroides

Europa Press | Afp | Tokio

miércoles 21/08/2013 

La Autoridad de Regulación de Japón (NRA) informó hoy de que ha elevado la gravedad de la fuga de 300 toneladas de agua radiactiva detectada en un tanque de la central atómica de Fukushima del nivel 1 al 3.

La categoría 3 de la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES), que incluye ocho niveles de gravedad (de 0 a 8), se define como un “incidente serio”.

La NRA ha advertido que consultará con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) si es apropiado aplicar la escala INES a un suceso acontecido en instalaciones levantadas específicamente para solventar una crisis nuclear que aún no ha sido resuelta.

Las consecuencias

Los exámenes médicos llevados a cabo en la prefectura de Fukushima, ubicada en el noreste de Japón, tras el accidente ocurrido en la central nuclear homónima han revelado que 18 niños han desarrollado cáncer de tiroides.

Las autoridades regionales ordenaron hacer revisiones médicas a los 360.000 niños -de hasta 18 años de edad- residentes en Fukushima para evaluar el impacto del accidente nuclear en su salud.

Los resultados, que se han hecho públicos este martes, han revelado que 18 han desarrollado cáncer de tiroides, mientras queotros 25 podrían padecer esta enfermedad, según ha informado la televisión pública NHK.

El grupo de expertos que ha llevado a cabo este estudio médico ha explicado que podría deberse a que las partículas radiactivas emitidas por la central nuclear se han acumulado en la glándula tiroides de los niños, aumentando el riesgo de desarrollar cáncer.

Los expertos han subrayado que no les ha sido posible determinar si el accidente nuclear ha aumentado el ratio de incidencia del cáncer de tiroides entre los niños de Fukushima.

A este respecto, el director del estudio médico, Hokuto Hoshi, ha adelantado que otro grupo de expertos llevará a cabo un análisis caso por caso para poder dar explicaciones detalladas.

Terremoto y tsunami

El 11 de marzo de 2011, un terremoto y un tsunami arrasaron la costa de la prefectura japonesa, dando lugar al peor accidente nuclear de la historia, junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.

Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto, ya que Japón se asienta sobre una falla, pero no para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

Japón clasifica como “incidente grave” fuga de agua radiactiva en Fukushima

Por Karyn POUPEE (AFP)

TOKIO — La autoridad de regulación nuclear de Japón clasificó este miércoles en el “nivel 3”, correspondiente a un “incidente grave” en la escala internacional de eventos nucleares (Ines), una fuga de 300 toneladas de agua altamente radiactiva ocurrida estos últimos días en la central de Fukushima.

Parte de ella podría haberse vertido al vecino océano Pacífico, admitió la compañía Tokyo Electric Power (Tepco).

“Existe una posibilidad de que el agua contaminada, la tierra y la arena (…) hayan llegado hasta el mar. Vamos a hacer un examen exhaustivo de la situación” indicó la compañía.

La clasificación en el nivel 3 de una escala que va de 0 a 7 corresponde a una “contaminación importante en una zona que no debiera estarlo”, causada por el “vertido de gran cantidad de materia radiactiva en el interior de la instalación” y con “una exposición que supera 10 veces el límite anual para los trabajadores”.

La radiactividad medida a unos 50 cm por encima de los charcos de agua contaminada era de unos 100 milesieverts por hora, según la compañía gerente de Tepco.

Un obrero expuesto a este nivel acumularía en una hora la dosis máxima autorizada actualmente en cinco años en Japón para los trabajadores del sector nuclear, admite Tepco.

No obstante, antes de pronunciarse definitivamente, la autoridad decidió en una reunión la mañana del miércoles solicitar la opinión sobre la pertinencia de esta clasificación a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

“Las autoridades japonesas nos informan de la situación en la central y los expertos de la Agencia siguen de cerca la situación” indicó en Viena Gill Tudor, portavoz de la AIEA.

El accidente de Fukushima el 11 de marzo de 2011 sigue clasificado en su conjunto en el nivel 7, el más alto, correspondiente a unos “efectos considerables para la salud y el medio ambiente”.

Desde hace varios días, un depósito de almacenamiento de agua –del millar que existen en esas instalaciones nucleares–, ha dejado escapar 300 toneladas de agua radiactiva que se han extendido en la superficie y en el suelo de la central nuclear.

Tepco está intentando también recuperar el agua derramada por el suelo y en parte infiltrada.

Un litro de esta agua contiene unos 80 millones de becquereles (unidad de radiactividad), de estroncio (metal muy radiactivo) y de otros elementos radiactivos que desprenden rayos beta.

Esta fuga es un incidente más de la larga lista de graves problemas ocurridos desde que la central fue considerada estabilizada, es decir desde diciembre de 2011, cuando los reactores fueron declarados “en estado de parada en frío”.

Desde entonces, Tepco no cesa de luchar contra reiterados problemas causados en parte por la urgencia con la que son tratados.

Tanto Tepco como el gobierno japonés lo reconocen: el mayor problema es qué hacer con esos millones de litros de agua contaminada que deben ser almacenados, a la espera de ser descontaminados, en el caso de que ello fuera posible.

“Algo muy preocupante se ha producido” subrayó el presidente de la autoridad nuclear, Shunichi Tanaka, que se interroga sobre el riesgo potencial del millar de depósitos que se instalaron rápidamente en la central tras la catástrofe y que están a merced de cualquier otra catástrofe natural.

El agua que contienen debe supuestamente estar sometida a un sistema de descontaminación pero “desgraciadamente, de momento, está en reparación”, admitió Tepco, que indicó el miércoles que estaba controlando otros 350 depósitos del mismo tipo.

Esta fuga es un incidente más de la larga lista de problemas de gestión del agua contaminada procedente en gran parte del riego de los reactores dañados, un medio de refrigeración indispensable para evitar un recalentamiento del combustible fundido.

Tepco también reconoció recientemente que desde hace meses se vertían al océano unas 300 toneladas de agua igualmente contaminada, que inundó el subsuelo entre el lugar donde se hallaban los reactores y el vecino Océano Pacífico.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Descubiertos charcos de agua muy radiactiva en la central de Fukushima

(AFP)

TOKIO — Charcos de agua altamente radiactiva fueron descubiertos cerca de los depósitos de líquido contaminado de la central nuclear japonesa de Fukushima, anunciaron la compañía eléctrica Tokyo Electric Power (Tepco) y la autoridad de regulación nuclear nipona.

La radiactividad medida a unos 50 centímetros por encima de los charcos era de unos 100 milisieverts por hora, un nivel muy elevado que impide que los obreros se acerquen demasiado, precisaron las fuentes.

Un empleado de Tepco, el grupo que explotaba la central dañada por el tsunami del 11 de marzo de 2011, descubrió el lunes a las 9h50 (00h50 GMT) que se escapaba agua de una válvula y se habían formado unos charcos.

El agua proviene sin duda de uno de los numerosos depósitos de almacenamiento y el escape seguía este martes por la mañana, según Tepco, y precisó que el agua contaminada no se había vertido al océano Pacífico. Un muro de poca altura instalado en las inmediaciones de los depósitos de agua debe contener el líquido en caso de escape. No obstante, pudieron quedar abiertas unas válvulas y el chorreo de agua radiactiva pudo desbordar esa pared y formar charcos en el exterior de este espacio cerrado.

La autoridad de regulación nuclear situó este último incidente hasta la fecha a nivel uno de la escala internacional de acontecimientos nucleares (Ines, de 0 a 7), lo cual corresponde a una “anomalía”, pero no se ha constatado cambio en las medidas de radiactividad a distancia de los charcos. “Hemos ordenado a Tepco que localice el depósito que originó el escape para bloquearlo”, indicó la autoridad.

Tepco empezó a bombear estos charcos a las 19h locales del lunes (10h GMT) a razón de un metro cúbico por hora. La gestión del agua radiactiva (almacenada en cientos de cisternas enormes instaladas especialmente en distintos puntos del emplazamiento) constituye uno de los problemas más agudo que tiene que afrontar Tepco. Este líquido proviene en gran parte del sistema de enfriamiento indispensable de los reactores.

Agua altamente contaminada se acumuló además en subsuelo entre los reactores y el vecino océano Pacífico, donde una parte se vierte a un ritmo de 300 toneladas diarias. Tepco también está bombeando este líquido radioactivo subterráneo para intentar reducir los vertidos al mar que la compañía había negado inicialmente antes de rendirse a la evidencia. Hace dos semanas, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, prometió que las autoridades se implicarían más en la gestión de esa agua contaminada.

Según el experto francés Jerome Joly, subdirector general del Instituto Francés de Radioprotección y Seguridad Nacional (IRSN), el impacto medioambiental de estos escapes de agua contaminada son marginales respecto a la radiactividad total emitida en 2011 en el momento del accidente. Desde marzo de 2011, Tepco se enfrenta a las consecuencias del accidente ocurrido en la central Fukushima Daiichi (220 km al noreste de Tokio), tras un violento seísmo y un gigantesco tsunami.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Una fuga de Fukushima vierte unas 300 toneladas de agua radiactiva

Este vertido supone un problema adicional para contener el gran volumen de líquido contaminado que se acumula a diario en la planta

 Tokio 20 AGO 2013 – El País.com (España)

REUTERS-LIVE

La operadora de la central nuclear de Fukushima ha señalado que 300 toneladas de agua muy radiactiva se han fugado de un tanque, lo que supone un problema adicional para contener el gran volumen de líquido contaminado que se acumula a diario en la planta. A última hora de ayer operarios de la planta hallaron unos charcos de agua contaminada junto a los tanques que se usan para almacenar el líquido empleado como refrigerante para los reactores de la planta.

Aunque en un principio se pensó que se trataba de una fuga de unos 120 litros, representantes de Tokyo Electric Power (TEPCO), dueña de la planta, han explicado que la filtración es mucho mayor y equivale a unas tres toneladas, cantidad que podría aumentar en las próximas horas ya que la fuga aún no se ha sellado. La empresa calculó el volumen de agua filtrada tras detectar que el nivel de la misma dentro de uno de los tanques había descendido esta mañana tres metros con respecto a la víspera. Sin embargo, aún no ha logrado establecer si la filtración se produce en el propio tanque o en conducciones emparejadas al mismo.

La eléctrica también ha admitido que en el agua vertida ha detectado materiales, como el estroncio-90, que emiten radiación beta, con una lectura extremadamente alta de 80 millones de becquereles por litro. Aunque la Autoridad de Regulación Nuclear (NRA) ha mostrado su preocupación por que el agua haya podido llegar hasta el océano a través de un sumidero cercano, TEPCO ha asegurado que al analizar el desagüe no ha detectado niveles de radiación que indiquen que el líquido ha fluido por ahí. No obstante, la operadora se comprometió a seguir investigando, tal y como aseguró su portavoz, Masayuki Ono, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

La central cuenta con capacidad para acumular, al menos, en cerca de 1.000 tanques al menos unas 300.000 toneladas del agua que hace circular por el circuito de refrigeración empleado para mantener fríos los reactores nucleares. La fuga detectada se suma al problema de la acumulación de agua contaminada en los sótanos de los edificios de los reactores, que aumenta en cerca de 400 toneladas diarias y supone el principal desafío de cara a desmantelar de manera segura la central, golpeada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011.

El pasado 7 de agosto el Gobierno nipón alertó de que unas 300 toneladas de ese agua se vierten a diario al mar al filtrarse desde estos sótanos, mientras TEPCO ha tomado medidas como las de construir un muro aislante bajo tierra, algo que no ha resultado del todo eficaz, o extraer el líquido mediante bombeo. También espera tener listo esta semana un nuevo mecanismo formado por cerca de 30 tuberías instaladas junto a la costa con el que espera extraer del subsuelo hasta 100 toneladas diarias de líquido contaminado.

Además, ayudado por el Gobierno nipón, que ante la gravedad del problema ha optado por involucrarse a nivel logístico y financiero, baraja otras soluciones como la de verter al océano agua con bajos niveles de radiación o congelar el subsuelo alrededor de los reactores para crear un muro que bloquee el paso del agua. El accidente en la planta de Fukushima, el peor desde el de Chernóbil en 1986, ha forzado a desplazarse a miles de personas que vivían junto a la central y sus emisiones han afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.

————————————————————————————————————————————————————————————

20 de agosto de 2013

Operadora de Fukushima dice que una filtración contaminó el agua

Terra Chile

La operadora de la accidentada planta nuclear japonesa de Fukushima dijo el martes que cree que unas 300 toneladas de agua contaminada se filtraron de un tanque de almacenamiento diseñado para evitar desbordamientos.

El regulador nuclear japonés clasificó el incidente de nivel 1, el segundo más bajo en una escala internacional de sucesos radiológicos, dijo a Reuters el martes un portavoz.

Es la primera vez que Japón ha clasificado un incidente desde que tres de los reactores de la central de Fukushima se fundieran en marzo del 2011, poco después de que la planta quedó dañada por un terremoto y un tsunami, generando el mayor nivel de alerta con un 7.

Desde entonces, la operadora, Tokyo Electric Power, ha pasado dificultades para contener las filtraciones radiactivas ante la creciente alarma de los países vecinos. Ha recibido críticas por no haberse preparado para el accidente y se le ha acusado de encubrir el alcance de los problemas en la planta.

Un charco formado cerca del tanque emite una radiación de 100 milisieverts a la hora, a unos 50 centímetros de la superficie, dijo la agencia Kyodo, citando a Tokyo Electric.

Eso es equivalente al límite de una exposición acumulada de más de cinco años para los trabajadores nucleares japoneses.

Un portavoz de la operadora, conocida como Tepco, señaló que la información de la radiación no provenía de la empresa, diciendo sólo que el agua filtrada contiene 80 millones de becquerels de radiación por litro, sin ponerlo en perspectiva.

Un becquerel es una medida de la actividad radioactiva, mientras que la dosis de radiación señala cuánta radiación podría recibir una persona cerca de la fuente.

Tepco emplea un sistema para llevar agua a las barras de uranio fundidas para mantenerlas frías y estables. El agua fluye hacia sótanos que se estaban filtrando desde el accidente.

El agua contaminada se lleva a tanques de acero elevados y alejados de los reactores, que están ubicados cerca de la costa. Tepco dijo que no cree que el agua filtrada del tanque, que está a unos 500 metros de la costa, haya llegado al mar.

La compañía, tras meses de negaciones, admitió este mes que había agua contaminada que llega al mar, provocando una mayor implicación del Gobierno nipón en la limpieza de la planta.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur confirmó el martes las informaciones de medios que decían que su Gobierno había pedido explicaciones a Japón por la filtración en el Pacífico.

————————————————————————————————————————————————————————————

19 de agosto de 2013

Dos trabajadores de Fukushima, contaminados con partículas radiactivas

Terra Chile

El operador de la maltrecha planta nuclear de Fukushima dijo el lunes que había hallado que dos de sus trabajadores estaban contaminados por partículas radiactivas, el segundo incidente de este tipo en una semana entre el personal del principal centro de operaciones del lugar.

Dos monitores de polvo radiactivo hicieron saltar las alarmas el lunes fuera del centro de operaciones, donde los niveles de radiación son habitualmente lo suficientemente bajos para evitar la necesidad de llevar máscaras que cubran todo el rostro, dijo Tokyo Electric Power en un comunicado por correo electrónico.

Dos empleados que esperaban un autobús al final de su turno estaban contaminados con partículas radiactivas, que fueron limpiadas de sus cuerpos antes de abandonar el lugar, dijo Tokyo Electric, también conocida como Tepco.

Las evaluaciones corporales totales del personal mostraron que no había contaminación interna.

La firma dijo que no podía estar segura de que la activación de las alarmas estuviera relacionada con el hallazgo de la contaminación de trabajadores. El incidente está siendo investigado.

La semana pasada, los mismos monitores hicieron sonar las alarmas y se halló que 10 trabajadores que estaban esperando el autobús estaban contaminados con partículas. Tepco dijo que sospechaba que procedían de un espray usado para enfriar al personal por el calor del verano.

La planta de Fukushima se vio sacudida por un terremoto y el tsunami posterior en marzo de 2011, el peor desastre nuclear mundial en 25 años.

El Gobierno dijo este mes que reforzaría su implicación en la limpieza de la planta tras anunciar que la planta estaba filtrando agua contaminada al océano después de meses de negativas de una filtración por parte de Tepco.

————————————————————————————————————————————————————————————

Seúl pide explicaciones a Tokio por las continuas fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1

SEÚL, 20 Ago. (EUROPA PRESS) –

   Corea del Sur ha exigido a Japón explicaciones por las continuas fugas de agua radiactiva desde la central nuclear de Fukushima-1, con las que diariamente se vierten unas 300 toneladas de agua radiactiva al océano Pacífico.

Funcionarios surcoreanos se han puesto en contacto con sus homólogos japoneses para pedirles información detallada sobre la cantidad, el nivel de contaminación y el impacto ambiental del agua radiactiva que ha conseguido llegar al Pacífico.

Seúl ha argumentado que, a pesar de que Tokio ha informado hasta en tres ocasiones sobre los vertidos contaminantes desde el pasado 3 de julio, las explicaciones han sido insuficientes, según ha informado la televisión pública japonesa, NHK.

Además, los funcionarios surcoreanos han adelantado que sopesarán enviar expertos en la materia al país vecino, si lo consideran necesario, una vez analizada la información proporcionada por Japón.

VERTIDOS CONTINUOS

El pasado 8 de agosto, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón reveló que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al Pacífico.

Las autoridades niponas han asegurado que las 700 toneladas restantes no están contaminadas. Aún así, de ellas, 300 consiguen llegar al océano, mientras que las otras 400 se acumulan en los sótanos de los reactores nucleares.

Consciente de estas magnitudes, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha ordenado al Ministerio que se implique directamente en la solución al problema de los vertidos radiactivos y no ha descartado la utilización de fondos públicos.

En respuesta, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) inyectó un cóctel de agentes químicos para endurecer el subsuelo y crear un muro subterráneo alrededor de los reactores nucleares uno y dos e instaló una red de tuberías para extraer las toneladas de agua radiactiva acumuladas.

El pasado viernes, la compañía eléctrica comenzó a bombear el agua radiactiva desde el subsuelo hasta la superficie, a un ritmo de 60 toneladas diarias, para almacenarla en los tanques que ha construido alrededor de la central nuclear.

Sin embargo, los trabajos para la construcción de un muro subterráneo alrededor de los reactores tres y cuatro todavía están marcha, por lo que se calcula que diariamente siguen liberando unas 35 toneladas de agua radiactiva.

ACCIDENTE NUCLEAR

Los problemas en Fukushima-1 se deben al terremoto y el tsunami que el 11 de marzo de 2011 arrasaron la costa de la prefectura japonesa, dando lugar al peor accidente nuclear de la historia, junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.

Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto, ya que Japón se asienta sobre una falla, pero no para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.

————————————————————————————————————————————————————————————

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: