Comienza la cumbre del G20 en San Petersburgo marcada por la crisis en Siria


  • Comienza la cumbre del G20 en San Petersburgo marcada por la crisis en Siria
  • La mayoría del G20 intenta convencer a Obama para que no ataque Siria
  • La mayoría del G20 opuesta a un ataque contra Siria pese a las presiones de Obama
  • Ban promete pronto resultados sobre investigación uso armas químicas en Siria
  • El G20 exhibe aparentes consensos y evidentes conflictos en su cumbre anual
  • Estados Unidos dice contar con el respaldo de nueve países para atacar Siria

————————————————————————————————–

Comienza la cumbre del G20 en San Petersburgo marcada por la crisis en Siria

RAFAEL M. MAÑUECO / ENVIADO ESPECIAL A SAN PETERSBURGO
Día 05/09/2013 – ABC.es

Obama trata de convencer a los contrarios a una acción militar, encabezados por Putin, de que es la mejor opción para el país árabe

Pulse para ver el video
REUTERS
Obama y Putin se saludan a la llegada del presidente estadounidense al palacio de Constantino

Con un pequeño retraso sobre el horario previsto esta tarde ha comenzado en el palacio de Constantino, en la costa del Golfo de Finlandia, la recepción de bienvenida ofrecida por el presidenteVladímir Putin a los asistentes a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países componentes del G20. Tendrá después lugar una primera ronda de conversaciones antes de trasladarse al vecino palacio de Petrodvorets, para participar en una «cena de trabajo» dedicada al «desarrollo sostenible».

El presidente estadounidense, Barack Obama, llegó pasado el mediodía a la antigua capital imperial rusa procedente de Estocolmo, en donde volvió a expresar su confianza en que el Congreso le autorice a llevar a cabo una operación militar «limitada» en Siria. Obama logró ayer que la comisión de Relaciones Exteriores del Senado le diera su apoyo para intervenir contra el régimen de Bashar al Assad. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, señaló que su país está tratando de «construir» una coalición internacional para actuar en Sira y tal será el principal propósito de Obama durante la cumbre del G20.

Pero se topará con la numantina oposición de Putin, el anfitrión del encuentro, de China, cuyo máximo dirigente Xi Jinping también acude a la cumbre, y de otros muchos países. El jefe del Kremlin, precisamente, utilizará como argumento la carta que ha recibido delPapa Francisco pidiendo al G20 que no permanezca indiferente ante el drama sirio, pero que eviten las «soluciones militares».

Conferencia de paz

A la cumbre acude también el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y su representante especial para Siria, Lajdar Brahimi, con la intención de impulsar la conferencia internacional «Ginebra-2» para la paz en Siria.

A juicio del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, posibilitar la conferencia de paz es lo que hay que hacer, «en lugar de pensar en el uso de la fuerza». El secretario general de la ONU, por su parte, estima que «una solución política es la única forma de poner fin al derramamiento de sangre en Siria».

Pero el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, se inclina por dar credibilidad a los informes que acusan a Al Assad de haber empleado armas químicas contra su pueblo, algo que, de acuerdo con sus palabras, «es un crimen atroz contra la humanidad». El día clave de la cumbre será mañana, a cuyo término se dará por concluida con la aprobación de los correspondientes documentos, entre ellos la declaración final.

————————————————————————————————————————————————

La mayoría del G20 intenta convencer a Obama para que no ataque Siria

Van Rompuy pide que se publiquen cuanto antes los resultados de las inspecciones de la ONU

 San Petersburgo 5 SEP 2013 – El País.com (España)
Putin recibe a Van Rompuy (derecha) en San Petersburgo. / E. FEFERBERG (AFP)

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el grueso de la comunidad internacional representada en el G20 intentaban evitar el jueves que Barack Obama les involucre o se lance en solitario a una operación militar contra Siria de nebulosas e impredecibles consecuencias. En el primer día de la cumbre que se celebra en el palacio de Constantino, en Strelna, a las afueras de San Petersburgo, los países de la Unión Europea (UE) trataban de no dejar desamparado al inexperto líder norteamericano, que se ha dado a sí mismo un escaso margen de maniobra.

Obama se ha colocado en una situación difícil al pedir el apoyo de sus legisladores para una operación militar, que es rechazada por Rusia, China, Alemania e incluso el Reino Unido, entre otros. Los cinco mayores países europeos, entre ellos España, trabajaban el jueves para lograr una posición común de “mínimos” con objeto de afrontar la situación en Siria, según manifestó una fuente de la Moncloa en el entorno de la cumbre.

Los aliados europeos de EEUU podrían perfilar una fórmula para “nadar y guardar la ropa”, que parece complicada, si de lo que se trata es compatibilizar la vía política y la vía militar que Obama ha transformado en una disyuntiva radical. También podrían buscar nuevos elementos que abran nuevas posibilidades para sacar al presidente estadounidense del callejón sin salida en el que parece haberse metido. Entre los aliados europeos presentes en la cumbre del G20, Obama cuenta solo con el apoyo de Francia para su intento de resolver el problema de Siria por la vía militar. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el presidente del Consejo, Herman van Rompuy, se expresaron rotundamente por la vía política.

Siria, que de entrada no figuraba en el orden del día del G20, pasó a ser objeto de debate de la cena de los líderes a propuesta del presidente Putin, quien dijo hacerse eco de las peticiones en este sentido de varios de sus colegas. La canciller alemana, Angela Merkel, expresó dudas sobre la posibilidad de llegar a una posición común, según ha informado la agencia Itar-Tass.

Manteniendo correctamente las formas, Putin y Obama se estrecharon la mano y sonrieron a la llegada del presidente norteamericano al palacio de Constantino. Ambos líderes están bajo el mismo techo y hablarán en los pasillos, pero no estaba previsto una cita formal entre ellos, según dijo el secretario de Prensa de Putin, Dmitri Peskov. Este funcionario explicó en detalle los supuestos efectos positivos de las reuniones que su jefe mantuvo el jueves con el líder chino y los primeros ministros de Japón e Italia, respectivamente. En los últimos tiempos existen “serios desacuerdos” en las relaciones ruso-norteamericanas, admitió. Obama tiene previsto reunirse hoy con miembros de la sociedad civil rusa, entre ellos representantes del colectivo de gays y lesbianas.

El Kremlin no pierde ocasión para aguijonear a Obama, con mayor o menor sutilidad, allí donde puede dolerle. Aludiendo a la informaciones divulgadas por Edward Snowden, Peskov manifestó que los países del grupo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) reunidos en San Petersburgo habían manifestado una “dura y negativa” reacción contra el espionaje del que han sido objeto (por parte de los servicios secretos estadounidenses).

“Putin ve a Obama como un político débil, contradictorio e imprevisible, que desconoce cómo funcionan los mecanismos de la política internacional real”, opinaba Konstantin von Eggert. Según este analista, el líder ruso se sintió engañado por la administración norteamericana en Libia y no quiere que se repita en Siria el modelo aplicado a aquel país del norte de África, cuando una abstención de Moscú en el Consejo de Seguridad permitió la “intervención humanitaria” que acabó con el régimen de Gadafi. “Hasta el presidente George Bush parece hoy más claro y comprensible en Moscú que Obama, y desde luego goza de más respeto”, señalaba Von Eggert.

Por otra parte, tanto el ministerio de Defensa como el jefe de la Administración del Kremlin, Serguéi Ivanov, que también ocupó la cartera de Defensa, reaccionaron airadamente ante las acusaciones del Pentágono de haber suministrado armas químicas al régimen sirio de Bachar el Asad. Estas alegaciones “son falsas y aspiran a crear nuevos pretextos para agredir a un Estado soberano”, dijo el viceministro de Defensa, Anatoli Antónov. “Rusia siempre ha sido y será un socio responsable y previsible y un aliado para prevenir la difusión de armas de destrucción masiva. Siempre hemos cumplido claramente nuestras obligaciones en el campo de la no proliferación de armas nucleares. Somos depositarios del Tratado de no Proliferación y cumplimos nuestras obligaciones derivadas de la Convención de Armas Químicas y la Convención de Armas Biológicas”, manifestó el viceministro. Ivanov, por su parte, se declaró “sorprendido y conmocionado” por las acusaciones estadounidenses y recordó que él mismo había sido presidente de la comisión gubernamental de controles a la exportación destinados a evitar la proliferación de armas químicas, nucleares y bacteriológicas.

————————————————————————————————————————————————–

La mayoría del G20 opuesta a un ataque contra Siria pese a las presiones de Obama

(EFE)

San Petersburgo (Rusia), 5 sep (EFE).- La cumbre anual de los líderes del G20 comenzó hoy en la ciudad rusa de San Petersburgo dominada por la inquietante posibilidad de un ataque militar aliado contra Siria que, a tenor de distintas declaraciones, rechazan la mayoría de ellos sin un aval de la ONU.

Aunque el presidente de EEUU, Barack Obama, aterrizó hoy en la antigua capital zarista con la intención de presionar y convencer a sus aliados occidentales de la necesidad de una intervención de castigo contra el régimen de Damasco, a lo largo de la primera jornada de la reunión se escucharon numerosos llamamientos a una solución política.

“Una clara mayoría (de los líderes) se muestra a favor de una solución del problema sirio por medios pacíficos”, dijo a los periodistas Serguéi Ivanov, jefe de gabinete del presidente ruso, Vladímir Putin, después de la primera sesión de trabajo.

El conflicto en Siria, tras los últimos acontecimientos desde que EEUU y Occidente acusaran al régimen de Bachar el Asad de haber empleado armas químicas el pasado 21 de agosto cerca de Damasco matando a más de 1.400 personas, se ha colado definitivamente en la agenda de una cumbre que estaba destinada a debatir sobre cuestiones económicas.

El presidente anfitrión, Vladímir Putin, el principal aliado de Al Asad, propuso a los mandatarios del G20 abordar la situación en Siria durante la cena que van a compartir hoy.

“Varios de los participantes me han pedido que se les dé la posibilidad de discutir otros temas muy importantes y graves de política internacional que no figuraban en un primer momento en nuestro plan, en particular, la situación en Siria”, dijo el presidente ruso al inaugurar la cita.

Rusia y China se oponen categóricamente a una acción militar contra Siria que no cuente con el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y consideran que el Congreso estadounidense no tiene poder para autorizar un ataque contra Damasco.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reiteró la posición rusa de que las pruebas esgrimidas por Washington para acusar a las tropas sirias de haber empleado armas químicas “no son en absoluto convincentes”.

Y el portavoz de la Cancillería china, Qin Gang, subrayó que “la guerra no es una solución para Siria. La vía política es la única posible”.

La relevancia que ha adquirido esta cumbre como último recurso para evitar un ataque de castigo contra Damasco de imprevisibles consecuencias quedó de manifiesto con el anuncio del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de que su representante especial para Siria, Lajdar Brahimi, viajaba a San Petersburgo para sumarse a la reunión.

“En momentos en que el mundo está centrado en la preocupación acerca del posible empleo de armas químicas en Siria, debemos empujar más fuerte para que una Conferencia Internacional sobre Siria tenga lugar en Ginebra”, dijo Ban, según su portavoz.

“Una solución política es la única forma de poner fin al derramamiento de sangre en Siria”, agregó el secretario general.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, informó poco después de que planea mantener mañana, viernes, un desayuno de trabajo con sus colegas de los países del G20 al que ha invitado al representante del secretario general.

“Brahimi participará en la cumbre del G20, es miembro de la delegación de Ban Ki-moon”, señaló el ministro ruso.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, también insistió hoy en que se debe esperar el informe de los inspectores de la ONU que han investigado sobre el terreno el uso de armas químicas en Siria.

Van Rompuy dio credibilidad a los informes de inteligencia de algunos países que acusan al régimen de Al Asad de haber empleado dichas armas, y lo calificó de “atroz crimen contra la humanidad”.

Pero expresó su confianza en que el secretario general de la ONU, comparta con los líderes lo antes posible los resultados preliminares del informe de los inspectores.

El presidente europeo reconoció que, si bien algunos miembros de la UE comparten la necesidad de castigar al régimen sirio, “en estos momentos, sólo un país, Francia”, estaría dispuesto a tomar parte en una acción militar.

El presidente francés, François Hollande, que se ha convertido en el principal apoyo de Obama ante una eventual intervención, tiene previsto mantener una reunión bilateral con el inquilino de la Casa Blanca mañana, segundo y último día de la cumbre de países industrializados y emergentes.

————————————————————————————————————————————————-

05 de septiembre de 2013

Ban promete pronto resultados sobre investigación uso armas químicas en Siria

Terra Chile

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, prometió hoy a los líderes del G20 que pronto serán desvelados los resultados de la investigación sobre el posible uso de armas químicas en Siria.

“Los científicos (en cuatro laboratorios en Europa) están trabajando contrarreloj para asegurar un rápido resultado, que debe respetar los más altos estándares profesionales sin llegar a comprometer su integridad”, afirmó Ban durante la cumbre del G20 en San Petersburgo.

Según el comunicado emitido por el portavoz del secretario general, Ban añadió que “después de que el equipo (de científicos) me informe sobre el resultado, comunicaré de inmediato los resultados de la investigación al Consejo de Seguridad y a todos los países miembros”.

Ban, que calificó de “horrible” el ataque perpetrado el pasado 21 de agosto contra el barrio de Guta de la capital siria, aseguró que los expertos inspeccionaron tanto las áreas afectadas, como los hospitales donde las víctimas son tratadas, entrevistaron a testigos y recogieron muestras biomédicas y medioambientales.

En su intervención, el secretario general agradeció tanto la colaboración de los países que aportaron pruebas, como la cooperación ofrecida por el Gobierno sirio.

“El uso de armas químicas por quien sea, bajo cualquier circunstancia, es una grave violación de la ley internacional y un crimen horrible. No podemos permitir la impunidad de un crimen contra la impunidad”, subrayó.

Al mismo tiempo, advirtió que “todas las acciones que se vayan a tomar deben enmarcarse en la Carta de la ONU” y destacó la imperiosa necesidad de “poner fin a la guerra”.

“Estoy decidido a renovar nuestros esfuerzos para convocar tan pronto como sea posible la Conferencia de Ginebra sobre Siria. No hay solución militar. Suministrar armas a cada bando no es la respuesta”, dijo.

Con el objetivo de regresar a la mesa de negociaciones, aseguró que ha invitado a San Petersburgo a su representante especial para Siria, Lajdar Brahimi.

A su vez, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que suministre cerca de 4.400 millones de dólares en ayuda humanitaria a los al menos dos millones de refugiados y 4,25 millones de desplazados del país árabe.

———————————————————————————————————————————————–

05 de septiembre de 2013•15:16

El G20 exhibe aparentes consensos y evidentes conflictos en su cumbre anual

Terra Chile

La primera jornada de la cumbre de los líderes G20 en San Petersburgo (Rusia) concluyó con la clásica imagen de consenso en los principales asuntos económicos, pero también con la escenificación de toda una galería de conflictos soterrados entre las países desarrollados y los emergentes.

Los mandatarios están de acuerdo en que la economía global se recupera, aunque advierten que lo hace a ritmos muy lentos y poco sólidos, por lo que quedarse dormidos en los laureles puede tener graves consecuencias, como recaer en una nueva crisis económica y financiera.

Las recetas para evitar el desastre, sin embargo, no siempre coinciden según si las ofrecen las economías más desarrolladas de Occidente o los países emergentes, con el grupo BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) a la cabeza.

Los emergentes llegaron a la cumbre que arrancó hoy en el Palacio de Constantino de la antigua capital imperial rusa con un asunto de última hora que según ellos ha provocado fuertes caídas de sus divisas nacionales en apenas unos meses.

Tan sólo el anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos acerca de que se plantea retirar los estímulos monetarios al dólar desató una fuga de capitales en la mayoría de los emergentes, toda vez que el capital especulativo vuelve su mirada a la moneda estadounidense ante el previsible ascenso de su rentabilidad.

El presidente de EEUU, Barack Obama, prometió durante la primera sesión plenaria de los líderes del G20 que su país suavizará gradualmente la política de flexibilización cuantitativa, medida que usan algunos bancos centrales para inyectar dinero en la economía y estimular así su crecimiento.

Según las agencias rusas, la Reserva Federal norteamericana recompra mensualmente activos por un valor de 85.000 millones de dólares.

Los desarrollados, por su parte, critican con dureza las medidas proteccionistas adoptadas por muchos emergentes del G20 e insisten en que sólo un comercio abierto y libre puede garantizar el crecimiento económico a escala mundial, como recalcó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Brasil y Argentina, como dos países aludidos por la Comisión, se defienden y señalan que cumplen con todas las normas de la Organización Mundial de Comercio, cuya reforma quiere proponer, por otra parte, el anfitrión de la cita internacional, el presidente ruso Vladímir Putin.

Rusia, recién ingresada en la OMC tras casi dos décadas de negociación y uno de los países del grupo más proteccionista, busca el apoyo de otros emergentes para introducir en las reglas de esta organización la posibilidad de adoptar en momentos puntuales de crisis salvaguardas para las economías nacionales.

Al término de la primera jornada de la cumbre, el ministro de Finanzas ruso, Antón Siluánov, anunció que los mandatarios del G20 apoyaron un plan para fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo.

El citado plan, que incluye un conjunto de medidas para impulsar el crecimiento y reducir el desempleo, “se refiere a la necesidad de adoptar medidas para estimular la inversión y prevenir la volatilidad del flujo de capitales”.

A su vez, el Grupo también aprobó hoy un plan para prevenir la erosión de la base impositiva.

La mayoría de países presentes en la cumbre también mostraron su intención de continuar reduciendo su deuda soberana y sus déficit presupuestarios tanto a medio como a largo plazo.

Al respecto, el Grupo concluyó que la consolidación fiscal no es un obstáculo para el crecimiento económico, ya que estimula las inversiones.

Durante la cumbre también se acordó revisar la actuación de algunas agencias de calificación de riesgo y la objetividad de sus valoraciones, habida cuenta de su impacto en el mercado y en la imagen de las economías que analizan.

Además, se elaboró una lista de 28 grandes bancos y 9 aseguradoras que no pueden declararse en ningún caso en bancarrota, y se puso sobre la mesa una nueva serie de exigencias a sus accionistas.

—————————————————————————————————————————————————

Estados Unidos dice contar con el respaldo de nueve países para atacar Siria

Australia, Albania, Canadá, Dinamarca, Francia, Kosovo, Polonia, Rumanía y Turquía apoyarían una acción militar, según el Departamento de Estado

 Washington 5 SEP 2013 – El País.com (España)
Barack Obama y Shinzo Abe, en San Petersburgo (Rusia). / JEWEL SAMAD (AFP)

El Departamento de Estado ha identificado los nueve países que dicen han dado un apoyo explícito a una respuesta militar de EEUU contra el régimen sirio por el supuesto uso de armas químicas contra la población civil. Sin embargo, la nota de Exteriores no dice cuáles de esas naciones se ha ofrecido a unirse a la acción militar. Además del propio EEUU, los países que están de acuerdo en responder con la fuerza contra Siria serían Australia, Albania, Canadá, Dinamarca, Francia, Kosovo, Polonia, Rumanía y Turquía, ha explicado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

El secretario de Estado, John Kerry, avanzó esta semana que unos diez países se habían ofrecido a tomar parte en una respuesta militar contra el régimen de Bachar Al Asad por el supuesto uso de gas sarín el pasado 21 de agosto en un barrio a las afueras de Damasco.

Mientras la diplomacia para sumar fuerzas sigue en marcha, el presidente de EEUU, Barack Obama, busca alianzas para atacar Siria dentro de la Cumbre del G-20. Durante un encuentro bilateral, el  primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y Obama han estado de acuerdo en que “el uso de armas químicas en ese país no solo es una tragedia sino también una violación de la ley internacional que debe ser tenida en cuenta”.

A través de su traductor, el primer ministro de Japón ha declarado que su país apoyará los esfuerzos encaminados a “mejorar la situación en el terreno” en Siria. “Es un placer mantener un encuentro bilateral con la ocasión del G-20 y fue muy significativo para ambos mantener una conversación telefónica anterior para discutir la situación en Siria”, puntualizó Abe a su llegada a la Cumbre.

La reunión de Obama con Abe ha sido la primera de los tres encuentros bilaterales que el presidente norteamericano mantendrá durante la cumbre que se desarrolla en San Petersburgo (Rusia). Mañana, Obama se verá con el presidente de Francia, Francois Hollande, y después con el mandatario chino Xi Jinping. No está en la agenda que Obama se reúna con el anfitrión de la cumbre, el presidente ruso, Vladímir Putin, aunque ambos estadistas tendrán varias oportunidades de “interactuar” entre las sesiones del encuentro de los siete países más industrializados del mundo –más Rusia y la Unión Europea- y 11 países emergentes., según ha informado Ben Rhodes, viceconsejero de Seguridad Nacional, a los periodistas durante el vuelo desde Estocolmo (Suecia) a San Petersburgo.

La primera de ellas llegaba pasadas las cinco de la tarde –hora de San Petersburgo-, cuando el presidente Obama bajaba de su coche blindado –conocido como La Bestia– y estrechaba la mano de Putin, que le estaba esperando. Ambos mantuvieron un breve intercambio de palabras mientras intentaban sonreír para las cámaras de los fotógrafos. Los periodistas que cubren el viaje de la Casa Blanca informan que oyeron reír a Putin pero que no lograron entender las palabras que compartieron los dos líderes.

El encuentro de Obama con el primer ministro de Japón llega después de una conversación telefónica que ambos mantuvieron el pasado día 2 en la que discutieron el supuesto ataque con gas sarín sobre civiles en la periferia de Damasco el pasado 21 de agosto. Abe visitó la Casa Blanca en febrero.

————————————————————————————————————————————————-

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: