Cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad abordan hoy la crisis siria


  • Cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad abordan hoy la crisis siria
  • Asegurar el arsenal de armas químicas de Siria sería una tarea “extraordinaria”
  • Rusia entrega a EE.UU. su plan para el control de las armas químicas sirias
  • EEUU calibra la sinceridad de Rusia en su oferta para el desarme químico
  • EEUU y Rusia dialogarán este jueves en Ginebra sobre el plan de desarme sirio
  • Obama relega el ataque a Siria para negociar una salida diplomática

———————————————————————————————————————————————————————

Cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad abordan hoy la crisis siria

(EFE)

Naciones Unidas, 11 sep (EFE).- Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirán hoy a puerta cerrada para abordar la crisis en Siria, según indicaron hoy a Efe fuentes diplomáticas.

La reunión de los representantes de Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido tendrá lugar “esta tarde”, indicaron las fuentes, que no precisaron más detalles.

Durante el encuentro está previsto que Francia circule un borrador de resolución que recoja la propuesta rusa de obligar a Siria a poner bajo control internacional su arsenal químico.

París, con el apoyo de Washington y Londres, propondrá en el texto sanciones militares al régimen del presidente, Bachar Al Asad, si no cumple su parte del pacto.

Esta reunión llega un día antes de que los responsables de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y de EEUU, John Kerry, se reúnan en Ginebra para tratar de avanzar por esa vía.

Rusia indicó que ya ha entregado a EEUU el plan para llevar a la práctica su iniciativa sobre el control internacional de los arsenales de armas químicas de Siria.

Lavrov, aseguró la víspera que trabaja con Siria en un “plan concreto, claro y eficaz” para poner bajo control internacional las armas químicas sirias.

Además, este encuentro se produce un día después de que tuviera que cancelarse a última hora una ronda de consultas de los quince miembros del máximo órgano de decisión de la ONU convocada por Rusia.

El Gobierno francés dijo hoy que mantiene abiertas “todas las vías” en el Consejo de Seguridad para “permitir el control efectivo y verificable” del arsenal químico sirio.

El régimen de Damasco ha aceptado la propuesta y está dispuesto a suscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas con el fin de proceder a su destrucción.

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió ayer al Congreso que retrase un voto sobre un posible ataque militar en Siria mientras se agota una solución diplomática basada en el plan ruso.

Obama ha decidido dar una última oportunidad a la diplomacia para resolver la crisis siria, aunque en un mensaje a la nación mantuvo anoche la opción de la intervención militar sobre la mesa.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Asegurar el arsenal de armas químicas de Siria sería una tarea “extraordinaria”

 Washington 11 SEP 2013 – El País.com (España)
El presidente Obama durante su visita al Congreso este martes. / ALEX WONG / POOL (EFE)

Mientras los diplomáticos proponían diferentes planes para asegurar las armas químicas de Siria, varios expertos en control de armas advirtieron el martes sobre las tremendas dificultades que entraña una operación tan compleja y arriesgada en medio de una intensa guerra civil.

Los equipos de la ONU enviados a Siria para llevar cabo la misión intentarían hacer algo nuevo: encontrar y poner a salvo un arsenal oculto desde hace tiempo en un país que lleva muchos años al margen de los grandes acuerdos internacionales sobre control de armas; y hacerlo en medio de los combates entre las facciones beligerantes sirias.

Aunque podría merecer la pena realizar la misión pese a los riesgos, dicen los expertos, sería una operación cara y prolongada, sobre todo si uno de los objetivos fuera la destrucción física de los miles de cabezas químicas y misiles y los cientos de toneladas de toxinas líquidas que se calcula que están almacenados en toda Siria.

“Es factible, y puede ser una gran idea, pero no seamos ingenuos”, dice Jean Pascal Zanders, un investigador belga sobre control de armas que escribe en Trench, un blog dedicado a las armas de destrucción masiva. “Si conseguimos superar los problemas legales y logísticos, asegurar las reservas podría ser relativamente fácil. Pero si a eso hay que añadir la destrucción de las municiones, habría que pensar en años”.

Las bases militares en las que se dice que están las reservas de armas químicas se encuentran en áreas que han sido escenarios de intensos combates en los últimos meses

Se cree que Siria posee el tercer arsenal más grande del mundo de armas químicas, tras Estados Unidos y Rusia, que están en pleno proceso de destruir las suyas. Se supone que el arsenal sirio incluye cantidades considerables del gas nervioso letal sarín, además de gas mostaza y otras sustancias tóxicas.

Sin embargo, hasta ahora, el gobierno sirio nunca había reconocido oficialmente que tenía un programa de armas químicas. La situación cambió el martes, cuando el ministro de Exteriores, Walid al Moualem, dijo que su país está dispuesto a firmar el tratado internacional sobre armas químicas, revelar a los observadores internacionales la situación de sus instalaciones y deshacerse de las armas.

Los analistas occidentales han recibido con suspicacia este repentino compromiso de apertura y destacan el secretismo habitual del régimen de Bashar el Asad. Esa tendencia podría complicar aún más la labor de los equipos de la ONU que pretenden cerrar hasta una docena de plantas empleadas para fabricar, almacenar y preparar las armas para el combate, dicen los expertos.

Una misión comprometida

Varias misiones internacionales anteriores durante el conflicto sirio acabaron en fracasos notables, en parte porque el gobierno de el Asad se negó a permitir el acceso a lugares secretos y en parte porque el agravamiento de la violencia ponía a los equipos en peligro.

El martes quedaron sin aclarar muchos aspectos de cómo se producirían las inspecciones de las armas químicas, si es que se hacen. Pero varios diplomáticos subrayan la importancia de que todas las partes estén dispuestas a involucrarse, incluidos el Asad y los principales grupos rebeldes. Alexander Kalugin, embajador de Rusia en Jordania, dice que cualquier plan debe incluir la participación de “inspectores internacionales”, probablemente de Naciones Unidas, así como garantizarles su seguridad.

“Estamos dialogando con los sirios para decidir varios detalles concretos de la inspección”, explica por teléfono desde Ammán, la capital jordana. “Desde luego, no es una misión sencilla”.

Suponiendo que las inspecciones se pongan en marcha, una de las primeras tareas sería hacer un inventario exhaustivo para garantizar el recuento de todas las municiones químicas. Una vez obtenidas cifras firmes, los funcionarios de la ONU intentarían seguramente agrupar el arsenal en el menor número posible de instalaciones. Zanders, el experto en control de armas, sugiere que el mejor sitio para almacenar las armas podría ser cerca de la ciudad portuaria de Tartus, donde Rusia tiene una base naval.

Zanders defiende una participación activa no solo de Rusia sino también de Irán, otro estrecho aliado de el Asad. Ambos países son signatarios del tratado sobre control de armas químicas, y dice que su presencia, pese a las suspicacias occidentales, podría facilitar la cooperación de Siria.

La última etapa del proceso –la destrucción del arsenal químico sirio– sería la más complicada, porque necesitaría la construcción de plantas incineradoras según unos criterios estrictos para evitar la contaminación.

Estados Unidos, que fabricó 31.100 toneladas métricas de municiones químicas durante la Guerra Fría, emprendió en 1997 un programa de miles de millones de dólares para destruir sus reservas. Dieciséis años después, aún no ha completado la tarea.

Posibles dificultades

La experiencia del equipo de expertos en armas químicas de la ONU que viajó a Damasco el mes pasado para investigar los presuntos ataques con gas tóxico pone de relieve las dificultades con las que toparía cualquier grupo de inspectores internacionales.

Los funcionarios de la ONU, que entraron en el país días antes de que un supuesto ataque con gas sarín, el 21 de agosto, matara a alrededor de 1.400 personas, habían recibido garantías del gobierno de el Asad de que podrían circular sin problemas ni peligros. Sin embargo, el convoy de los inspectores fue tiroteado su primer día de visitas sobre el terreno, lo cual les obligó a una retirada temporal. El gobierno y los rebeldes se culparon mutuamente del ataque.

El año pasado, la Liga Árabe y los equipos de observadores de la ONU también tuvieron que recortar sus misiones en el país por la escalada de la violencia. Desde entonces, las condiciones de seguridad han empeorado, con la entrada en conflicto de nuevas facciones vinculadas a Al Qaeda en el bando rebelde y militantes del movimiento libanés Hezbolá, respaldado por Irán, en el bando del gobierno.

Por si fuera poco, las bases militares en las que se dice que están las reservas de armas químicas se encuentran en áreas que han sido escenarios de intensos combates en los últimos meses. Una presunta fábrica, la base de Safira, cerca de Alepo, ha sido blanco de repetidos ataques rebeldes.

Existen además obstáculos legales y logísticos, dicen los expertos en armas. Siria es uno de los siete países que no han firmado el Convenio sobre Armas Químicas, por lo que no hay un marco legal reconocido con el que puedan trabajar los inspectores de armas de la ONU. Algunas autoridades estadounidenses han pedido al gobierno de el Asad que se apresure a firmar el tratado sobr armas para demostrar sus buenas intenciones.

Ahora bien, es posible que la sinceridad de el Asad no se pueda poner verdaderamente a prueba hasta que los inspectores estén dentro del país. Paul Salem, director del Carnegie Middle East Center en Beirut, dice que el presidente sirio podría mantener oculta parte de su arsenal y marear a los inspectores en un juego del gato y el ratón que no permitiría saber con certeza si están aseguradas todas las reservas.

Por ahora, dice, las promesas de Siria de permitir el acceso a sus instalaciones son un gran avance.

“Significa que se han comprometido de verdad a no volver a emplear armas químicas y que han asumido, de forma directa o indirecta, cierta responsabilidad”, explica Salem. “Si el obetivo de todo este lío era disuadir a Siria, el hecho de que hayan dicho que van a someter sus armas químicas a la jurisdicción de otros es un triunfo”.

*Morris informa desde Beirut.

© THE WASHINGTON POST 2013

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Rusia entrega a EE.UU. su plan para el control de las armas químicas sirias

REUTERS/EP
Día 11/09/2013 – ABC.es

Las autoridades rusas prevén discutirlo el jueves en Ginebra, según ha informado la agencia Interfax

Rusia ha anunciado que ya ha entregado a Estados Unidos el plan parallevar a la práctica la iniciativa rusa sobre el control internacional de los arsenales de armas químicas de Siria.

«La parte rusa ya ha entregado a EE.UU. el plan para la realización de la iniciativa de control internacional de las armas químicas sirias», dijo una fuente oficial a la agencia Interfax.

La fuente añadió que Moscú espera que ese plan sea tratado durante la reunión que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, mantendrá mañana, jueves, en Ginebra con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Lavrov aseguró la víspera que Moscú y Damasco ya trabajan en un«plan concreto, claro y eficaz» para poner bajo control internacional las armas químicas sirias.

El ministro de Exteriores de Siria, Walid Muallem, dijo ayer en Moscú que su país ha aceptado la propuesta de Rusia y que está dispuesto a suscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas con el fin de proceder a su destrucción.

El jefe de la diplomacia del país árabe explicó que la decisión de Damasco pretende «dejar sin argumentos la agresión norteamericana», un ataque puntual a Siria que EEUU estudia asestar en castigo por el supuesto empleo por el Ejército sirio de armas químicas contra civiles, que Washington considera demostrado.

Por su parte, Kerry subrayó que el plan ruso para la destrucción del arsenal químico sirio debe ser «vinculante» e implicar «consecuencias» en caso de que Siria no lo cumpla.

La votación en el Congreso

Kerry dijo que el inicio de un proceso «verificable, transparente y con consecuencias» es preferible a una intervención militar, aunque aseguró que la opción militar sigue estando sobre la mesa.

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió ayer al Congreso norteamericano que postergara un voto sobre un posible ataque militar contra Siria mientras se agota una solución diplomática basada en el plan ruso.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU canceló la víspera la reunión extraordinaria de urgencia que tenía previsto celebrar a puerta cerrada para abordar los últimos acontecimientos en relación con Siria

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

EE UU calibra la sinceridad de Rusia en su oferta para el desarme químico

Kerry y Lavrov se reúnen este jueves en Ginebra en busca de una base de negociación en Naciones Unidas

 Washington 11 SEP 2013 – El País.com (España)
El presidente Obama, durante los actos de conmemoración del aniversario del 11-S. / JEWEL SAMAD (AFP)

Liberado temporalmente del riesgo de una derrota en el Congreso, Barack Obama busca ahora un acuerdo con Rusia que garantice una vía creíble, rápida y verificable para el control y posterior eliminación del arsenal nuclear de Siria, un objeto que se antoja tan difícil como ha sido la creación de un consenso para una intervención militar, por ahora aplazada. Los primeros intentos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de alcanzar una posición común han fracasado estrepitosamente.

Mientras los contactos prosiguen en la ONU, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se reunirá este jueves en Ginebra con su colega ruso, Sergei Lavrov, para conocer con exactitud qué es lo que Rusia propone para desarmar a Siria y hasta dónde está dispuesto a llegar para disipar las dudas de EE UU, Francia y el Reino Unido, que temen que todo esto no sea más que una maniobra para impedir la acción militar. “Entendemos que la concreción de esto puede llevar algún tiempo, pero no estamos interesados en tácticas dilatorias”, dijo este miércoles el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. “La credibilidad de Rusia está en juego en esta propuesta”, añadió.

Kerry y Lavrov hablaron por teléfono el martes en medio de una fuerte tensión diplomática por las negociaciones que se llevaban a cabo en la ONU, y decidieron verse personalmente para evitar un choque que parecía inminente. Durante esa jornada, en la que Obama había conversado con el presidente francés, Francçois Hollande, y con el primer ministro británico, David Cameron, esos tres países hicieron circular en Nueva York ideas sobre un proyecto de resolución que incluía: señalar responsabilidades del régimen sirio en el ataque con armas químicas del 21 de agosto, solicitar que los autores respondan ante la justicia, marcar un plazo para la destrucción del arsenal químico y establecer represalias bajo el capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas –que permite el uso de “todos los medios necesarios”- en el que caso de que Siria no cumpliese lo acordado.

Rusia inmediatamente dejó claro que, de ninguna manera, iba a tolerar una resolución de esa naturaleza, y convocó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad para presentar su propia iniciativa. No se conoce el contenido exacto de la misma, pero ha trascendido que se menciona de manera genérica el uso de armas químicas, no se alude a la destrucción del arsenal y, no solo se descartan represalias militares con Siria, sino que se exige a EE UU, Francia y el Reino Unido que renuncien a los planes bélicos que actualmente tienen sobre la mesa.

Tanto Rusia como EE UU tienen, potencialmente, un interés común en el control de las armas químicas en Siria

La gestión telefónica entre Kerry y Lavrov consiguió frenar por el momento a Rusia, que renunció a la convocatoria del Consejo y aceptó tratar el tema por separado con la Administración norteamericana, sin la presencia de Francia, a la que Moscú acusa de tener la posición más beligerante.

Tanto Rusia como EE UU tienen, potencialmente, un interés común en el control de las armas químicas en Siria. Para Rusia también es un riesgo que, en una situación de anarquía generalizada en Siria o ante la caída del régimen de Bachar el Asad, esas armas cayeran en manos de extremistas islámicos, aliados de los rebeldes de Chechenia. Pero la diferencia entre Rusia y EE UU en este momento radica en que, mientras Vladimir Putin parece controlar el tiempo a su antojo, Obama es prisionero de una estrategia fallida que le deja muy poco margen de maniobra.

En su discurso a la nación en la noche del martes, Obama dijo que estaba dispuesto a darle oportunidad a la propuesta rusa, pero advirtió que el Ejército norteamericano estará “listo para responder” si la negociación fracasaba. Pese a esas palabras, Obama sabe que, de naufragar la opción diplomática, se encontraría de nuevo ante la realidad de un Congreso y una opinión pública que se oponen a la guerra. Si fracasa la negociación con Rusia, Obama volverá al mismo punto en el que estaba el lunes, pero con menos autoridad y mucha más confusión en su entorno.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Washington exige ‘acceso sin límites a todas las instalaciones’

EEUU y Rusia dialogarán este jueves en Ginebra sobre el plan de desarme sirio

Kerry, este martes, antes de testificar ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado. | Getty

Kerry, este martes, antes de testificar ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado. | Getty

Efe | Washington – El Mundo.es

miércoles 11/09/2013 

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha asegurado que un plan para la plan para la destrucción del arsenal químico sirio debe ser “vinculante” e implicar “consecuencias” para el caso de que Siria no lo cumpla.

El secretario de Estado ha declarado en una videoconferencia pública a través de Internet que ha hablado este martes con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, con el que se encontrará este mismo jueves en Ginebra para discutir los detalles de una propuesta que acabe con todas las armas químicas que posee el régimen de Bachar Asad.

Kerry ha subrayado que el inicio de un proceso “verificable, transparente y con consecuencias” es preferible a una intervención militar, aunque ha matizado que la opción militar está sobre la mesa si no se cumplen los compromisos de desarme, ya que el uso de armas químicas constituye un problema que afecta a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Al mismo ha añadido que la resolución del Consejo de Seguridad que se derive de las negociaciones entre Washington y Moscú, en las que también participan Reino Unido y Francia, debe ser vinculante y tener “consecuencias si alguien mina las reglas del juego”, si se quiere “tener confianza de que se va cumplir”.

Ocho países más apoyan el ataque

Asimismo, ha pedido que el proceso para concretar el plan de desarme se lleve a cabo de manera “rápida”. “Es necesario que tengamos acceso sin límites a todas las instalaciones (…), debe ser transparente, implementable y verificable”, ha exigido también Kerry.

El jefe de la diplomacia estadounidense también reaccionó a la afirmación del ministro de Exteriores sirio, Walid Muallen, de queDamasco revelará la localización de las instalaciones de armamento químico y firmará la Convención para la prohibición de Armas Químicas de 1993.

“Espero que él y Bachar Asad aprovechen esta oportunidad que se les presenta para conseguir la paz en Siria y que cumplan lo que prometen con respecto a la Convención de Armas Químicas”, ha dicho Kerry.

Además, ha agregado que “tienen que ir más allá (…), trabajar con Rusia para presentar la fórmula por la que estas armas podrán ser transferidas a control internacional y destruidas”.

Del mismo modo, ha pedido al régimen de Damasco que se comprometa a revitalizar el proceso de negociaciones de Ginebra “para que los sirios puedan elegir un futuro en paz que proteja los derechos de todos en Siria”.

Por otro lado, la Casa Blanca ha confirmado que otros ocho países, entre ellos Kuwait, han firmado la declaración conjunta de condena a Siria en el que se pide una fuerte respuesta internacional. En total son ya 33 los países que han suscrito el documento, entre ellos España.

“Damos la bienvenida a nuevos países que expresan su apoyo a esta declaración y a nuestros continuos esfuerzos para dirigir la responsabilidad al régimen de Asad y hacer cumplir la norma internacional contra el uso de armas químicas”, ha hecho público la Casa Blanca a través de un comunicado, informa Reuters.

———————————————————————————————————————————————————–

Obama relega el ataque a Siria para negociar una salida diplomática

El presidente se ha dirigido esta noche a la nación esta noche desde la Casa Blanca

 Washington 10 SEP 2013 – El País.com (España)
El presidente Obama camina por la Casa Blanca hacia el Despacho Oval. / JEWEL SAMAD (AFP)

Tratando de salvar una estrategia que hace aguas, Barack Obama ha relegado sus planes militares en Siria a cambio del debate en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de una resolución, respaldada también por Francia y el Reino Unido, para obligar al régimen de Bachar el Asad a entregar y desmantelar su arsenal químico. Con esto, no solo deja de tener sentido la votación que estaba pendiente en el Congreso norteamericano, sino que pierde valor su discurso de esta noche a la nación y, quizá, quede en entredicho cualquier otra medida de fuerza que pueda anunciarse en el futuro.

Probablemente influido por el riesgo más que alto de ser derrotado en el Capitolio y por la oposición rotunda de la opinión pública a una nueva aventura militar en Oriente Próximo, Obama, quien personalmente nunca se mostró tampoco claramente convencido de la necesidad de actuar, ha guardado temporalmente sus preparativos bélicos en un cajón para explorar una vía diplomática incierta y que puede llevar meses concretar.

El propio Obama se ha trasladado este martes al Congreso para transmitir a senadores de ambos partidos sus nuevas prioridades. Previamente, había hablado por teléfono con el primer ministro británico, David Cameron, y con el presidente francés, François Hollande, para coordinar los movimientos en la ONU. Y más tarde lo explicaría a sus compatriotas por medio de la televisión.

En el fondo, todos respiran aliviados: Obama, porque, como él mismo confesó, fue “elegido para terminar guerras, no para empezarlas”, el Congreso se libra de un voto muy comprometedor, tanto para demócratas como para republicanos, Hollande y Cameron hacen algo más cómoda su posición en casa, y los norteamericanos ven alejarse una guerra que no quieren. Lo que no está claro es qué repercusiones tendrá esto en el interior de Siria, donde se libra una guerra civil con más de 100.000 muertos, y en el crédito de la comunidad internacional, que hasta ahora creía imprescindible responder al uso de armas químicas por parte de Asad.

Si esa iniciativa sale adelante,  sería la primera vez que el Consejo de Seguridad aprobase la posibilidad del uso de la fuerza en Siria

La salida que se busca nació de un comentario accidental hecho por el secretario de Estado, John Kerry, el lunes sobre la posibilidad de parar el ataque previsto si el régimen sirio entregaba todo su arsenal químico. Aunque Kerry concluyó su frase con la advertencia de que “esto no puede hacerse, obviamente”, Rusia convirtió esa idea en una propuesta formal y el Gobierno sirio la aceptó ayer, oficial pero vagamente.

El siguiente paso ha sido el de poner en marcha en Nueva York un proyecto de resolución de los tres países que antes apoyaban la intervención militar en la que se pedirá la entrega de las armas químicas para su destrucción, la autorización a un equipo de inspectores internacionales para monitorear ese proceso y la aprobación de medidas de represalia en el caso de que Siria no cumpliese con ese compromiso.

Si esa iniciativa sale adelante, para lo que Rusia, que tiene derecho de veto, tendría que permitirlo, sería la primera vez que el Consejo de Seguridad aprobase la posibilidad del uso de la fuerza en Siria. Sin embargo, crecida por sus éxitos recientes, Rusia puede intentar, como parece deducirse de las primeras reacciones en Moscú, que la resolución en la ONU se apruebe sin incluir represalias. Seguramente, será necesaria una difícil negociación en los próximos días para resolver esas diferencias, si es que se consigue.

En todo caso, si la resolución progresa, se abriría un proceso de inspección en Siria que podría ser muy largo y difícil de verificar, sobre todo en un país que se encuentra en estado de guerra. La identificación, catalogación y destrucción de las armas químicas en Siria, cuando menos, no sería cosa de unas pocas semanas.

Para reforzar su posición y cambiar la dinámica actual en el Congreso, la Casa Blanca está negociando con un grupo de senadores la modificación de la resolución que la semana pasada surgió del comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre la autorización de una intervención militar. Ahora, esa autorización estaría condicionada al desarrollo de los acontecimientos en la ONU.

Con este movimiento, Obama confía en disponer de mayor apoyo tanto en el Capitolio como entre la opinión pública. Algo que no está garantizado, dado el desconcierto que actualmente existe sobre las intenciones y la voluntad de la Administración.

Formalmente, el Gobierno no renuncia a sus planes militares, simplemente los retrasa. De hecho, la Casa Blanca insiste en que ha sido precisamente la amenaza de un ataque la que ha obligado a Rusia y a Siria a introducir su propuesta. Kerry dijo este martes en el Senado que “la opción sobre el uso de la fuerza en absoluto debe de ser retirada de la mesa”. Un portavoz del principal grupo de la oposición siria declaró en Washington que los rusos no merecen confianza y que EE UU debe de seguir adelante con su proyecto de ataque.

Pero ahora el ataque está claramente en el alero. Incluso si fracasan las gestiones en la ONU y queda patente que Rusia y Siria no estaban dispuestos a firmar un compromiso sobre la propuesta ofrecida de palabra, Obama se volverá a encontrar ante la mismo situación de ayer: obtener respaldo del Congreso y de los ciudadanos.

Sólo un líder de una enorme autoridad puede sortear todos esos obstáculos, y Obama no lo es. Es debatible si este último regate diplomático puede darle más credibilidad, pero de momento la mitad de la población no aprueba su gestión de la política exterior y sus cotas de popularidad están en bajos históricos.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

Siria propone mostrar sus armas químicas pero se niega a entregarlas

InfoBAE.com

El régimen de Al Assad pretende sólo dar la ubicación de sus arsenales y permitir inspecciones. Sin embargo, aún no se comprometió a cederlas para su destrucción

  • 2 de 11

    AP
  • 3 de 11

    STRINGER / Reuters
  • 4 de 11

    MUZAFFAR SALMAN / Reuters
  • 5 de 11

    HANDOUT / Reuters
  • 6 de 11

    MUZAFFAR SALMAN / Reuters
  • 7 de 11

    STRINGER / Reuters
  • 8 de 11

    GORAN TOMASEVIC / Reuters
  • 9 de 11

    GORAN TOMASEVIC / Reuters
  • 11 de 11

    STRINGER / Reuters
  • 1 de 11

    AFP

“Estamos dispuestos a anunciar dónde se encuentran las armas químicas, cesar la producción de armas químicas y mostrar estas instalaciones a los representantes de Rusia, de otros países y de la ONU”, el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid Mualem a la agencia rusa Interfax.

“Queremos unirnos a la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas. Vamos a respetar nuestros compromisos en el marco de esta Convención, incluyendo la divulgación de información sobre estas armas”, explicó.

Agosto: cientos de niños mueren por un ataque con armas químicas

Sin embargo, en ningún momento declaró que vayan a aceptar la destrucción de su arsenal. John Kerry, el secretario de Estado de Barack Obama, fue muy claro cuando afirmó que lo único factible es la destrucción ttal de ese arsenal que es de más de “1.000 toneladas de material químico como gas sarín y mostaza”.

Tras el pedido que realizó Rusia a Siria de poner sus armas químicas a disposición de la comunidad internacional, el presidente Barack Obama aceptó debatir en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la inicitiva pronunciada por el canciller ruso Serguei Lavrov.

En esa línea, el presidente norteamericano habló este martes con su par francés, François Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron. Los líderes acordaron cooperar con Rusia y China “para explorar seriamente la viabilidad de la propuesta rusa de poner totalmente bajo control internacional las armas químicas sirias y material relacionado para garantizar su destrucción ejecutable y verificable”, señaló un alto funcionario de la Casa Blanca.

Las conversaciones comenzarán más tarde en la ONU e incluirán el debate de una potencial resolución en el Consejo de Seguridad.

Sin embargo, Rusia se pronunció al respecto y considera “inaceptable” el proyecto francés de una resolución en la ONU sobre el control del arsenal químico. Así lo expresó el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov, durante una comunicación telefónica con su homólogo francés Laurent Fabius.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: