Francisco, ¿un ‘anti-papa’ o un Papa como Dios manda?


Artículo de la Agencia Española de Noticias

Por MIGUEL MÁIQUEZ

(EFE) El pontífice no es un revolucionario, pero sí más cercano que su antecesor, menos beligerante, más comprensivo y con un lenguaje más directo. Tampoco es el primero en anteponer la justicia social o denunciar el sistema económico, pero lo hace más allá de cartas pastorales que solo leen los creyentes. Sus admiradores hablan de aire fresco, de aperturismo y de una mayor conexión con el mensaje esencial del Evangelio. Sus confesiones públicas y sus declaraciones políticas le alejan de la imagen tradicional del papado.

La imagen que está transmitiendo el Papa Francisco desde que, el pasado mes de marzo, fue elegido tras la renuncia de Benedicto XVI, se ha ido alejando, cada vez a una mayor velocidad, del perfil marcado por sus antecesores más recientes. Desde el pontificado de Juan XXIII, hace ya medio siglo, no había soplado tanto aire fresco en la Iglesia Católica, o, al menos, eso aseguran quienes ven en el nuevo obispo de Roma, si no una revolución, sí la antesala de un gran aperturismo.

Francisco, un jesuita argentino cuya inesperada elección ya anticipaba cambios, es un papa que no parece un papa. El bonaerense no duda en confesar sus faltas en público (“reaccionaba sin escuchar”, “actuaba autoritariamente”, “me faltaba experiencia y era precipitado en mis juicios y acciones”), se define políticamente (“jamás he sido de derechas”) y, sobre todo, ni tiene pelos en la lengua (“el actual sistema económico nos está llevando a la tragedia”) ni elude los temas más escabrosos para la jerarquía eclesiástica (“no se puede hablar de la pobreza sin experimentarla”).

El Papa habla claro, y lo hace, además, ante los medios de comunicación, en cualquier oportunidad y sin miedo a equivocarse o a tener que matizar después, consciente, probablemente, de que la teórica infalibilidad de su discurso solo se aplica cuando lo pronuncia ex cathedra. Sus ideas, por otra parte, están empezando a conectar con muchos fieles progresistas y cristianos de base, acostumbrados a tener que hacer juegos malabares para poder superar las contradicciones de su iglesia oficial. Porque, aunque Francisco no es, ni mucho menos, el primer Papa que denuncia la pobreza, la injusticias del sistema económico imperante o la barbarie de la guerra, la novedad está en que, esta vez, el mensaje llega (la radicalidad de la pastoral social de la Iglesia que defendían tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI quedaba a menudo encerrada en encíclicas que solo lee una minoría). Y también en que, al menos de momento, en Francisco se empiezan a ver signos menos conservadores, no solo en lo social, sino también en lo moral.

Homosexuales y mujeres. “No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos”, dice Jorge Mario Bergoglio en su ya famosa entrevista a la revista de la Compañía de Jesús La Civiltà Cattolica. “Tenemos que encontrar un nuevo equilibrio […]. La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Solo de esa propuesta surgen luego las consecuencias morales”. Antes, en declaraciones a los periodistas durante su vuelo de regreso de Río de Janeiro, Francisco había dicho: “Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quién soy yo para juzgarla”. No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos.

La otra gran innovación en el discurso del nuevo Papa tiene que ver, sin duda, con el papel de la mujer en la Iglesia. Francisco ha dejado muy claro que la puerta del sacerdocio femenino “está cerrada”, pero, a la vez, reivindica un mayor y más determinante protagonismo de la mujer: “Es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. […]. Los discursos que oigo sobre el rol de la mujer a menudo se inspiran en una ideología machista. Las mujeres están formulando cuestiones profundas que debemos afrontar. La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y el papel que ésta desempeña. La mujer es imprescindible para la Iglesia”. Ante las voces que, desde dentro de la Iglesia, reclamaban el sacerdocio femenino, Benedicto XVI respondía condenando la “desobediencia organizada”. Francisco es, además, un Papa que se ‘moja’. Juan Pablo II, por ejemplo, clamó mil veces contra la guerra de Irak (“las armas nunca podrán resolver los conflictos humanos”, insistía). Peor el pacifismo de Bergoglio, que también se ha opuesto a una intervención militar en Siria, es menos ‘abstracto’: “Demasiados intereses han prevalecido desde que comenzó el conflicto, impidiendo encontrar una solución que evitase la inútil masacre a la que estamos asistiendo”, dijo al pedir a los países que G20 que evitasen “soluciones militares”.

Tampoco se trata, en cualquier caso, de un terremoto doctrinal. En sus declaraciones sobre los homosexuales, por ejemplo, el Papa no ha ido mucho más allá, y ha expresado claramente su oposición a los “lobbies homosexuales”. En el fondo sigue existiendo, heredado de la doctrina oficial del Vaticano, una concepción de la homosexualidad como algo “anormal”, no juzgable, pero sí digno de compasión; algo que se aborda desde un cierto paternalismo. A fin de cuentas, Bergoglio fue en el pasado un firme opositor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y sobre el aborto se sigue mostrando tajante: “La Iglesia ya se ha expresado, y no es necesario volver a hacerlo”. Agenda reformista Tal vez lo más remarcable sea que este papa, en contraste con la inflexibilidad doctrinal de Benedicto XVI y Juan Pablo II, no cierra puertas a cal y canto (se ha mostrado posibilista incluso con el celibato), y que está dispuesto a escuchar, no solo a la curia vaticana, sino también a la base. Y también que sus aparentemente espontáneos gestos pueden obedecer a una agenda muy consciente, destinada a renovar desde sus cimientos la anquilosada estructura eclesial (curia incluida, sobre todo tras las intrigas internas y enfrentamientos desvelados por el escándalo Vatileaks), aunque sin renunciar por ello a unos principios básicos que se han mantenido durante más de dos mil años.

No se pueden pedir peras al olmo, pero se puede tener un olmo mejor. En ese sentido, no es casual que, tras ser elegido, Francisco apareciese en el balcón de la Basílica de San Pedro vestido de blanco, calificándose asimismo de “obispo” y pidiendo la bendición de la gente, como no lo es su austeridad y su renuncia al lujo, o que haya declarado sentirse “enjaulado” en el Vaticano. El nuevo Papa está mirando con lupa las actividades del Banco Vaticano. El mensaje empieza a estar muy claro: ha aprobado nuevas normas para impedir el blanqueo de dinero, ha nombrado un grupo de ocho cardenales para que le aconsejen en cuestiones financieras (entre ellos, una joven mujer seglar) y revisen la curia, y ha aprobado una reforma del código penal de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano que contempla, entre otras cosas, la introducción del delito de tortura y una amplia y mayor definición de los delitos contra menores, entre ellos la pornografía infantil y el abuso de menores.

También ha afirmado que “los sacerdotes tienen que ser pastores con olor a oveja, y no gestores”, asegura que “un cristiano no es cristiano si no es revolucionario” (un respiro para la Teología de la Liberación tras décadas de golpes), reclama la necesidad de “ir a la periferia a ayudar a los olvidados”, pide a la Guardia Suiza menos seguridad para tener más relación directa con las personas, y afirma sin pestañear que los corruptos “son el Anticristo”. “Yo soy un pecador. Esta es la definición más exacta. Y no se trata de un modo de hablar o un género literario. Soy un pecador”, dijo Francisco en la entrevista a La Civiltà Cattolica. En otra, publicada este martes en el diario La Repubblica, el pontífice arremete contra la curia romana, el gobierno de la Iglesia: “Tiene un defecto: es Vaticano-Céntrica. Ve y se ocupa de los intereses del Vaticano y olvida el mundo que le rodea. No comparto esta visión y haré de todo para cambiarlo”. Es pronto aún para saber hasta dónde llegará realmente, y muchos los retos que tiene todavía por delante, pero no parece un mal punto de partida.

—————————————————————————————————————————————————————————-

Mario Vargas Llosa: “Jubilar a los espías”

Mario Vargas Llosa

Dibujo de FERNANDO VICENTE

Jubilar a los espías

No es cierto que en Estados Unidos o Suecia solo se pueda ser libre violando la legalidad,  y en tal sentido Assange y Snowden son deprededarores de esa libertad que dicen defender.

Se puede tener una pobre opinión del presidente Evo Morales, como es mi caso, pero no desconocer que es el mandatario de Bolivia, un país soberano que lo eligió en comicios legítimos, y que por lo tanto debe ser tratado por los otros gobiernos con el respeto debido a su cargo. Los países europeos que lo maltrataron, impidiendo a su avión cruzar su espacio aéreo o repostar, actuaron de manera prepotente y torpe. Y, además, le hicieron un favor político regalándole el papel de víctima, algo que le servirá mucho ante los electores bolivianos ahora que, en contra de su propia Constitución, quiere hacerse reelegir por tercera vez y precisamente cuando estaba cayendo en las encuestas.

El incidente es una de las precipitaciones derivadas del caso Snowden, el empleado de la CIA al que Austria, Italia, España, Francia y Portugal creían que Evo Morales llevaba en su avión de pasajero secreto. No era así y lo que quedó evidente en este episodio es que los servicios de inteligencia de la Unión Europea y de Estados Unidos, pese a sus excesos, parecen funcionar como la mona.

Edward Snowden se ha convertido en el último héroe mediático de la frivolidad progresista y de valedores tan conspicuos de la libertad de expresión y el derecho de crítica como los presidentes Maduro, de Venezuela, el comandante Ortega de Nicaragua, y del propio Evo Morales, que se han apresurado a ofrecerle el asilo, y del presidente Correa, del Ecuador, donde el parlamento acaba de aprobar la más intimidatoria ley de prensa de la historia sudamericana.

¿En qué consiste el heroísmo de Snowden? En haber roto su compromiso de confidencialidad que tenía contraído con el Estado para el que trabajaba, revelando al mundo que el espionaje de Estados Unidos graba conversaciones privadas de los ciudadanos violando así la intimidad de miles de miles de familias, no sólo estadounidenses, sino también de países amigos, entre ellos sus aliados de Europa Occidental. Es una violación que, según sus valedores, lo honra, pues este desacato ha permitido que se haga público un intolerable atropello a la privacidad, un derecho reconocido por la Constitución de Estados Unidos y de todas las sociedades democráticas.

-Los Estados no renunciarán al espionaje mientras haya amenazas contra la seguridad-

Creo que esta argumentación (y la indignación consecuente) es arcangélica en el mejor de los casos, en el peor hipócrita, y desprovista de realidad. ¿Alguna vez han hecho algo distinto los espías, desde que existen, que violar la intimidad de los ciudadanos de sus propios países y de los ajenos? Lo hacen en las dictaduras y en los países democráticos. La diferencia es que en las dictaduras esto jamás se castiga y, a veces, en las democracias, sí, en los casos infrecuentes en que estas transgresiones provocan un gran escándalo o llegan a los tribunales y merecen una sanción legal. De hecho, a causa de la repercusión del caso Snowden, el Congreso de Estados Unidos ha nombrado una comisión que investiga el asunto.

La verdad es que el señor Snowden no ha revelado nada que cualquiera que tiene dos dedos de frente sabía ya, aunque, es cierto, pocos hubieran imaginado la magnitud de aquellas grabaciones. Estas violaciones eran menos significativas en el pasado únicamente porque no existía entonces una tecnología tan avanzada en el campo de las comunicaciones como la que existe ahora. Este progreso extraordinario ha puesto en manos de las agencias de inteligencia un juguete muy peligroso que no sólo amenaza a los enemigos de la democracia, sino a la misma cultura de la libertad y a sus instituciones representativas.

Si lo que queremos es que desaparezcan todos los espías, yo firmo. El oficio solo tiene gracia en las novelas y las películas; en la realidad, es sucio y ensucia por su clandestinidad y porque irremediablemente opera en una peligrosa cuerda floja que se balancea entre la legalidad y la ilegalidad. Por desgracia, mientras existan las guerras, los peligros de guerras y un terrorismo religioso e ideológico que provoca a diario los estragos que sabemos, es prácticamente imposible que los Estados democráticos renuncien a una actividad de la que podría depender en buena medida la seguridad, políticas eficaces contra la repetición de tragedias como las de las Torres Gemelas o de la estación de Atocha. A diferencia de lo que ocurre en las dictaduras, en las sociedades libres, como Estados Unidos, existe una justicia independiente, una prensa libre, un congreso representativo e innumerables asociaciones de derechos humanos, que pueden denunciar aquellos excesos y tratar de corregirlos. ¿Por qué Edward Snowden no optó por este camino legítimo, en vez de violentar a su vez la legalidad y convertirse en un instrumento de regímenes autoritarios y totalitarios que se valen de él para atacar al “imperialismo” y rasgarse las vestiduras en nombre de una libertad y unos derechos que ellos pisotean sin el menor escrúpulo? Su caso es muy semejante al de Julian Assange, quien desprecia la justicia de los países democráticos, se niega a responder a los cargos que se le imputan por acoso y violación sexual, en Suecia, una de las democracias más genuinas, y quiere proseguir su cruzada libertaria desde el Ecuador, donde ejercitar la más mínima libertad de expresión significa correr el riesgo de ser multado, encarcelado o expropiado, como denuncian en estos días todas las asociaciones de periodistas independientes del mundo entero.

-La prensa amarilla y las revistas del corazón hace tiempo que arrasaron con la privacidad-

El derecho a la privacidad ya desapareció hace tiempo en el mundo en que vivimos. Lo arrasaron, antes que los espías, la prensa amarilla y las revistas del corazón, la ferocidad de los debates políticos que en su afán de aniquilar al adversario no vacila en exponer a la luz sus intimidades más secretas, y la avidez de un público por irrumpir en el ámbito de lo privado a fin de saciar su curiosidad con secretos de cama, escándalos de familia, relaciones peligrosas, intrigas, vicios, todo aquello que antiguamente parecía vetado a la exposición pública. Hoy la frontera entre lo privado y lo público se ha eclipsado y, aunque existan leyes que en apariencia protejan la privacidad, pocas personas acuden a los tribunales a reclamarla, porque saben que las posibilidades de que los jueces les den razón son escasas. De esta manera, aunque por inercia sigamos utilizando la palabra escándalo, la realidad ha vaciado a ésta de su contenido tradicional y de la censura moral que implicaba, y ha pasado a ser sinónimo de entretenimiento legítimo.

No tiene mucho sentido convertir en un héroe de la libertad a Edward Snowden por haber revelado que no solo las amas de casa, los benignos profesionales y los burócratas violan a diario la privacidad de los ciudadanos leyendo las revistas, escuchando o viendo en la radio y la televisión los programas constituidos específicamente para violarla —la gran diversión mediática de nuestro tiempo— sino también los espías. ¿Mal de muchos, consuelo de tontos? En cierta forma, sí. En las encuestas que se han hecho en Estados Unidos sobre Edward Snowden, una mayoría aprueba que la inteligencia norteamericana grabe las conversaciones privadas. Me temo que no sería distinta la reacción de la opinión pública de la gran mayoría de las sociedades democráticas que viven, como Estados Unidos, con la zozobra de ser de nuevo víctimas de los atentados terroristas de las organizaciones como Al-Qaeda empeñadas en acabar con el Gran Satán, categoría en la que incluyen a todas las democracias laicas de corte occidental.

Hay peligro de que esta realidad deteriore las instituciones que sostienen una democracia, sin duda. Pero también la deterioran operaciones mediáticas que desnaturalizan el ejercicio de la libertad de expresión y la convierten en un libertinaje irresponsable. La libertad y la legalidad son igualmente importantes para que funcione la democracia y ejercitar la libertad en contra de la legalidad solo se justifica en países donde la legalidad está reñida con aquella pues la limita o conculca. No es cierto que en sociedades como Estados Unidos o Suecia la legalidad se haya degradado al extremo de que solo violándola se pueda ejercer la libertad. Ni Edward Snowden ni Julian Assange son paladines sino depredadores de la libertad que dicen defender.

© Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2013.

© Mario Vargas Llosa, 2013.

14 de Julio 2013

——————————————————————————————-

Dossier GF presenta: lo que el diario ‘La Repubblica’ publicó, y la prensa italiana ha expuesto sobre la crisis en la Iglesia Católica

Todo gira en torno a la observación del Sexto y Sétimo Mandamiento: no cometerás actos impuros; no robarás. Este es el núcleo central del Informe que los tres Cardenales encargados por el Papa entregaron de su conclusión sobre las cartas filtradas, el Vatileaks; dicha ‘Relación’ la habrían puesto en manos del Pontífice el 17 de Diciembre del 2012. Las carpetas de decenas y decenas de páginas, con entrevistas y antecedentes, delinea una red de relaciones cimentadas por intereses económicos a momentos altamente complejos, en donde la corrupción  de características sexuales se alinea con lo central de todo este entramado: el dinero. Dinero solamente para satisfacer necesidades muy primitivas y primarias. El uso del Poder como tentación irresistible. El robo.

Las estructuras del pecado

En esta caída en la tentación se pone en juego la Fe: ¿Queremos seguir al mezquino Yo o la Voluntad de Dios’ Pregunta desde el Balcón de San Pedro Benedicto XVI ante la masa reunida, el día del Angelus, el mismo 17 de Febrero. ‘No tengo miedo a combatir’– advertía- ‘Y ya estamos combatiendo’– expresa el Papa. ‘En el Angelus de ese día faltaban solamente los nombres, los apellidos, pero el acto de acusación en contra de las estructuras del corrompido Poder que se ha apoderado de la Iglesia, era claro’ – declara un Cardenal que pide omitir su nombre, pero con una larga experiencia en las finanzas del Vaticano ciertamente sabe de lo que habla, y por desgracia nada ha podido hacer por su ancianidad. Tal es el caso de otros que no podrán participar en el conclave. Recuerda que ya en Octubre el Papa advertía a los Cardenales que: ‘Los pecados personales pueden transformarse en estructuras del pecado’.

Esta Estructura del Pecado aparece nítida en el informe que entonces recibe Benedicto XVI. En éste de desmiembran los nudos del IOR, el Banco Vaticano. Entre otras cosas el escándalo de los billetes emitidos por este Instituto bancario, los que duraron pocos meses, y que fueron una de las aristas de las atrocidades financieras que espantaron al Papa.
El 1 de Enero del 2013 estos billetes sin respaldos dejaron de ser emitidos. La operación estaba en manos del Deutsche Bank, de Alemania, y la Banca Central de Italia los bloqueó por tratarse de un fraude. En el informe al Banco central Europeo se lee: ‘el Vaticano es un Estado extra-comunitario y posee un estamento de vigilancia financiera inadecuado, y no respeta las normas en contra del lavado de dinero’  La Comisión que por petición Europea tenía por objeto limpiar el sistema del IOR fue desmontada y desautorizada por el secretario de estado Vaticano Tarcisio Bertone, y con esto pretendía bloquear el intercambio de información y restringió la libertad de inspección de la Comisión. Nadie, desde entonces, está autorizado para escrutar dentro de las cuentas vaticanas…salvo el plenipotenciario Cardenal Balestrero y el mismo Bertoni, y el director general Cipriani.  Nadie más.

Este es el corazón de los documentos del vatileaks: las cartas escritas por el cardenal Atilio Nicora, jefe de Informaciones Financieras a ‘Su Santidad’ que pasaron por mano de Bertoni y que jamás llegaron al Papa; y fueron extraídas de las gavetas del Papa, pero que éste no conocía;  pregunta el Patriarca de Moscú, Riccardi, ¿Acaso puede un documento de tal envergadura no estar en una caja fuerte y bajo llave? Pero en realidad quién había robado estas cartas ocultas debajo de las narices del Papa pretendía ayudarlo, y sacudir su distracción y confianza mediante este hurto ‘bien intencionado’. Y al conocer el Prelado estos contenidos, perdonó al mayordomo…y dio inició a su lucha con su renuncia, ya decidida ese día 17 de Diciembre del año 2012, ante las carpetas del vatileaks.

Estamos a los inicios del año 2012: Nicora escribe a Bertone que su voluntad de intervenir para bloquear las normas anti lavado de dinero es una idea pésima y peligrosa. Lo escribe mientras con él trabajan asiduos y meticulosos los miembros de Sanidad Financiera del mismo IOR, además de grupos de banqueros europeos, y expertos juristas católicos, entre otros Gotti Tedeschi, De Pasquale y Palline, todos de altísimo nivel en los vértices. Seis meses después este equipo es desmantelado. Nicola no es reconfirmado en su cargo. Pallini retoma su antiguo lugar y abandona la Comisión. De Pasquale toma otros encargos y deja la tarea. Y en el lugar de Gotti Tedeschi asume el alemán Hermann Schmitz, originario de Brasil y ex encargado de la Deutsche Bank. Las Finanzas del Vaticano ahora son controladas directamente por el Secretario de Estado;  y el delegado que se reporta con Balestrero es un propio discípulo. Los Hombres de confianza ahora son el Cardenal Giuseppe Versaldi, a cargo de la Vigilancia de Relaciones Económicas (es la misma persona que condujo al borde de la quiebra a otro Instituto: el IDI de Roma). Y además Domenico Calcagno, como administrador del Patrimonio  de la Sede Apostólica, un amigo con excelentes relaciones con Cipriani; todos de la misma zona de Italia, La Liguria. Y en este grupo italiano se inserta el de Lusemburgo  Renè Bruelhart. Todos defensores a brazo partido de la teoría que siendo el sistema bancario vaticano un ‘paraíso fiscal’ no puede verse normado ni obligado por las normas en contra del lavado de dinero. Esto es rechazado por el sistema bancario Europeo. Desde entonces suben a la red del sistema financiero todos los nombres actuales, ligados entre sí por vínculos de amistad y de viejas relaciones en el manejo de los grandes secretos: el mismo Gotti Tedeschi dirá a la justicia que él no conoce todos los balances bancarios: ‘los banqueros laicos no tenemos acceso a toda la información’– agrega- ‘por tanto no podemos saber, ni podemos garantizar que en las cuentas del IOR o en alguna otra Caja puedan existir cuentas de Bin laden o de la mafia: y cada vez que hemos indagado, nunca se nos ha respondido, ni se nos han dado los requerimientos solicitados’

El Mecanismo funciona de esta manera: en el IOR pueden abrir cuentas corrientes, llamadas ‘fondos’, solamente los religiosos, institutos eclesiásticos, y ciudadanos del Vaticano. Son alrededor de 25 mil cuentas de este tipo. Cada uno puede delegar sus cuentas a quién considere, sin límite ni restricción, y estas delegaciones no deben ser registradas con nombres y direcciones, nada de eso. Por ejemplo, el párroco de Santa Severa, titular de una cuenta, puede delegar en una persona al servicio del jefe mafioso Provenzano y éste mueve grandes capitales bajo la nomina de tal parroquia. Así, siempre aparece el titular, nunca el que realmente mueve el dinero. Así se lava el dinero de la mafia en Italia. En las cartas que remecieron al Papa se habla de ‘ladrones de pollo’ para identificar este sistema de reciclaje.

En una Reunión del 13 de marzo del 2012, en San Rodrigo de Cordova, se juntan Bertone, Nicora, De Paquale y Pallini. Controlados y controladores: investigan un movimiento de 23 millones de euros llevado a cabo en  la caja del Crédito Artesanal y Banco del Fucino (filial de JP Morgan) Son millones que no poseen partida registrada, ni se sabe dónde llegaron. Se sugiere entonces que: ‘sería bueno comenzar por autorizar al magistrado para que investigue primero cuatro casos menores, daremos así la buena impresión de querer colaborar…’ Bertone y Balestrero no están de acuerdo. Los casos menores son: párroco Salvatores Palumbo, de la parroquia San Gaetano; Emilia Messina, del arzobispado de Camerino; el párroco de Catania; y el así llamado ‘cura de los billetes’, de Perugia, Evaldo Biasini, ya bajo investigación por la justicia italiana. En estos casos hay montos menores de 151 mil euros, como en el caso de Palumbo, bajo el propósito de ‘arreglos de restauración al convento’ y en realidad dirigidos a un tal Giulia Timarco, un connotado estafador de la mafia que se dedica a engañar a compañías aseguradoras. Este Timarco recibe dineros de otro conocido mafioso: Simone Fazzari, entre otras cosas ligado  al homicidio de Calvi, en el bullado caso P.2. Todos actúan bajo la sombra de un jefe de jefes: Pippo Caló.

No resulta en los antecedentes ninguna colaboración con los magistrados que indagan estos y muchos otros casos del entramado mafioso. Cada vez que los hilos llegan al sistema financiero vaticano… todo se vuelve denso y trabado. Pero como distracción los sistemas de Medios del vaticano exponen las cartas de Don Paglia. Éste es un exponente de la ‘izquierda eclesiástica’ y en el reporte expuesto se denuncia que 18 millones de euros habrían sido acumulados en la diócesis de Terni: 15 millones como deuda bancaria por restauración a los edificios religiosos, y 3 millones en calidad de préstamos. Quién mueve esta conveniente denuncia es Balestrero, quién todos asocian a Berlusconi y su venenoso sistema de Medios y Contra Medios.

En medio de esta batalla de intereses de Poder se pretende poner al mismo nivel a corruptos supuestos de la izquierda y la renovación, y a los de la derecha y la conservación. La ganancia estaría en la confusión. De este modo se quiere llegar a la máxima: si todos son culpables…ninguno es culpable. Sin embargo, el sistema bancario europeo no da tregua  e intenta  quemar las naves en torno al IOR. Las nuevas normas en contra del lavado de dinero, emitidas el 2011, no son aceptadas por el sistema vaticano, y esto impide cualquier investigación al IOR y sus Cajas. Nadie sabe quién guarda su dinero, ni cuánto, en las arcas protegidas por el sistema del vaticano.

La otra vertiente

Fue un día de Octubre en donde el Papa descubre, después de haber entre cruzado información abundante, con Salesianos, Jesuitas, y otros muchos, incluso con estructuras enteras de arzobispados, como la Liguria, que una red transversal de orientación sexual, para todo servicio y requerimientos, atravesaba al Vaticano y a la mayoría de la Iglesia. Por primera vez la palabra ‘homosexualidad’ fue pronunciada a voz alta e incluida en los documentos oficiales, muchos de los cuales escritos de puño y letra de Ratzinger. Y bajo el latín: Impropriam influentiam el Papa agregó la otra palabra dolorosa: extorsión sexual.

El 17 de Diciembre del 2012, tres cardenales entregan en las manos del Pontífice el resultado de su arduo trabajo. Son dos tomos de 300 páginas. Carpetas rojas sin título alguno. Adentro un sello que dice ‘Secreto pontificio’. El Papa las guarda en su Caja Fuerte personal. Nadie conoce todo su contenido, solamente quienes lo escribieron y él, el Papa. Pero lo trascendido afirma que redacta un mapa exacto y descarnado de la corrupción sexual, con nombres, hechos y redes construidas. ‘La división del Cuerpo Eclesiástico ha deformado la faz de la Iglesia’ Dirá el día de la Homilía de Cenizas. El Pontífice estaba golpeado y agotado ante la verdad de la Iglesia. Encuentra a su Biógrafo oficial, Peter Seewald, y le dice: ‘estoy demasiado anciano para esta batalla, ya es suficiente con lo que haga…’

Con el cardenal Salvatore De Giorgi confiesa: ‘hago este gesto de fortaleza, no de debilidad, porque lo hago por el bien de toda la iglesia, y daré con esto en mensaje fuerte a todos los que ejercen autoridad y ejercen poder y se consideran insustituibles e imprescindibles; la iglesia está hecha por hombres, y Su Pontífice ha visto la realidad de sus problemas, y debe enfrentarlos con una iniciativa tanto inédita como de mirada al futuro’ Y el cardenal responde que el Papa ha tomado sobre sí la cruz de la iglesia. Y en el día del Angelus el Prelado insiste en que ‘se debe desenmascarar las tentaciones del poder que instrumentalizan a Dios para sus propios intereses’

Este ‘Reporte’ lo entregaría Benedicto XVI en manos del próximo Papa, que, según lo ha expresado el Pontífice actual: deberá ser joven y fuerte para enfrentar el duro trabajo que le espera. Para ayuda de aquel que le sucederá, el actual Prelado ha diseñado un círculo de acción en torno al Sexto y Séptimo mandamientos. Porque según él ‘la credibilidad de la iglesia sería destruida si se evidenciara que sus miembros violan el dictado original, y estos dos preceptos en concreto’. Ha comentado abiertamente que no pocos prelados sufren extorsión por parte de laicos a los cuales se han amarrado por intereses mundanos.

Son las mismas palabras de monseñor Attilio Nicora, entonces al vértice del IOR, en una de las cartas robadas y expuestas en el Vatileaks. Allí se dan nombres y detalles de las circunstancias en las cuales sucedían los encuentros sexuales incluso en el vaticano mismo. Como los coristas que se prestaban para favores promiscuos como los que gustaba el Gran Hombre de su Santidad Angelo Balducci. Una villa vaticana fuera de Roma. Un Sauna al Cuarto Miglio. Un centro de estética visitado en el centro de Roma. Muchas estancias de dormitorios del vaticano organizadas para encuentros entre numerosas personas en actos sexuales varios. Una residencia de seminaristas en Via Trasone, en Roma, arrendada por el secretario de Estado Bertone…todos lugares que administraban laicos ligados a altos cargos y pertenecientes a las organizaciones adyacentes del vaticano.

Conclusión

Los detalles, dicen fuentes cercanas al Papa, son escabrosos, y lo peor es que estas tramas suelen ser aún más terribles en zonas de Italia, como la Liguria, o en países que desde Juan Pablo Segundo han sido verdaderos dolor de cabeza para el papado, como la Curia de los Estados Unidos, una de las más corruptas de toda la iglesia.

Ante la envergadura gigantesca de esta realidad, y sabiendo que una limpieza equivaldrá a la división que ya algunos han amenazado si son tocados, y sobre la cual el Papa ya advierte públicamente, han surgido rumores insistentes sobre la correlación de fuerza para el próximo conclave, en donde ciertos cardenales, como los norte americanos,  no debieran participar por ser declaradamente corruptos, y algunos otros están siendo elevados rápidamente a cargos vitales para asegurar el Cambio que inevitablemente sucederá.

Pero lo que en estos días llama la atención en la prensa de Italia es la disposición del Papa para no alejarse de Roma, una vez retirado de su veste papal, y eso causa más que escozor en muchos, y ahora ha dicho que aún después de dejar su investidura, él debe seguir siendo llamado: ‘Su Santidad’.

Anuncios

4 comentarios to “Francisco, ¿un ‘anti-papa’ o un Papa como Dios manda?”

  1. Que fuerte lo que sucede, pero así es este tiempo…tiempo de tribulación. Y Dios ira a las alcantarillas de este mundo y sacará con su mano Santa lo podrido de este mundo, preparando el nuevo tiempo que se avecina inevitablemente: EL Milenio de PAZ

  2. Estaba viajando en un tren con un compañero colombiano y como es normal hoy día, cada uno con su aparato “inteligente” en frente de las narices. Yo tengo instalada una aplicación para obtener hexagramas y estaba en uno de ellos, cuando mi compañero me vio me pregunto:

    -que haces, es un juego?
    -no, es un oráculo y lo utilizo para saber cosas. Quieres saber algo? Pregunte
    -el pensó y me dijo.. Quisiera saber por qué dimite el Papa

    La pregunta me pareció interesante y saque un hexagrama. Fue el 49 con la línea 2 y tendencial 43.

  3. LO MÁS BONITO DE HABERME HECHO CRISTIANO EVANGÉLICO Y PROTESTANTE, ES QUE AHORA MI VIDA LA DIRIJE CRISTO AL QUE SOLO SIRVO Y NO NINGUN PAPA O ANTIPAPA, SOY FELIZ EN CRISTO Y USTEDES ESTAN AL BORDE DE UNA GUERRA DE RELIGIÓN

    “EL FUEGO SE VE BELLO ARDIENDO AL OTRO LADO DEL RÍO”

    • ‘Gracias amigo lector por comentar. Respetamos tus opiniones, aunque si en el fervor se peque de juicio y condenación para con quienes no piensen ni sientan como uno, y eso se opone al buen seguidor de Cristo’. El objetivo de este Dossier es INFORMAR justamente para que cada uno crezca y opte, pero bien informados. Gracias nuevamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: