La victoria de la ultraderecha en una elección inquieta a la izquierda francesa


  • La victoria de la ultraderecha en una elección inquieta a la izquierda francesa
  • A caballo de la crisis emigratoria
  • Ultraderechista Frente Nacional gana elección local en Francia
  • ¿Quién teme a Marine Le Pen?

———————————————————————————————————————–

La victoria de la ultraderecha en una elección inquieta a la izquierda francesa

El Frente Nacional gana en el cantón de Brignoles con el 40% de los votos

Según el socialista Jacques Attali, “el FN es hoy el primer partido de Francia”.

La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, firma autógrafos en Brachay, en la región de Champaña. / F. NASCIMBENI (AFP)

Por Miguel Mora

El Frente Nacional se impuso anoche en el primer turno de las elecciones cantonales parciales de Brignoles (provincia de Var, al sudoeste del país) con el 40,4% de los votos. El candidato de la extrema derecha, Laurent Lopez, se impuso largamente a la aspirante de la UMP (centro derecha, 20%) mientras los dos candidatos de izquierda (comunistas —14%— y verdes —9%—) quedaban fuera de la segunda vuelta. Un candidato disidente de la ultraderecha obtuvo también el 9%, con lo que la extrema derecha obtuvo casi el 50% de los votos, con una abstención del 67%. El resultado confirma las inquietudes de los socialistas, que temen un enorme voto de castigo en los comicios municipales y europeos de 2014, y que han llamado a los electores de Brignoles a votar contra el Frente Nacional en la segunda vuelta.

El ministro del Interior, Manuel Valls, ha iniciado hoy una gira por el país destinada a frenar el avance del Frente Nacional, después de protagonizar una sonada polémica por sostener tesis similares a las de la extrema derecha al negar la posibilidad de integrarse en Francia a los romaníes europeos y defender su expulsión.

El economista y escritor Jacques Attali, que fue asesor de François Mitterrand, ha señalado que “el Frente Nacional es hoy el primer partido de Francia”, mientras Steeve Briois, secretario general de FN afirmaba que el cantón de Brignoles ha probado la capacidad de su formación “para superar a los partidos del sistema, que han sido literalmente ignorados y desafiados”.

El Partido Comunista ha culpado a los verdes de EELV de provocar la dispersión del voto de izquierda, alentados por “muchos socialistas locales, pese a la posición de la dirección nacional del Partido Socialista”, y ha señalado que el 67% de abstención es “una cifra triste que indica la desesperación que la política del Gobierno suscita en los electores de izquierda”.

El Partido Socialista ha afirmado que el resultado de la UMP demuestra que la oposición no seduce a los electores, y ha llamado a la derecha a “comprender que abriendo la puerta al vocabulario y los temas del FN perderá a sus votantes desde la primera vuelta”. Los socialistas han pedido el voto para la UMP en el segundo turno, y han reclamado a todos los candidatos de izquierda del país que se mantengan unidos.

El ascenso del Frente Nacional es una constante en todos los sondeos de los últimos meses, y explica por qué el presidente de la República, François Hollande, no ha replicado a las ofensivas palabras de Manuel Valls sobre los gitanos, pese a que algunos dirigentes socialistas y las asociaciones de derechos humanos esperaban una rectificación pública.

Valls es de largo el ministro más popular del Gabinete, con cerca de un 68% de aceptación, y lo es más entre los votantes de derechas que entre los de izquierda. Mientras tanto, el nivel de confianza del presidente sigue en caída libre, y según el último sondeo roza ya el 23%.

El ministro de Educación, Vincent Peillon, ha sido hoy el más crítico del Gabinete, y ha afirmado: “Los fracasos políticos comienzan siempre por las dimisiones intelectuales. Lo digo por todos”.

————————————————————————————————————————————————————————————————

A caballo de la crisis emigratoria

El Frente Nacional, y los grupos similares en casi toda Europa, ya no son vistos como extremistas, sino como alternativas políticas

“No tiene por qué ser así”

Por Soledad Gallego-Díaz

El ascenso del Frente Nacional en Francia, que, según los sondeos, puede llegar a un 24% en las próximas elecciones europeas, no responde a un movimiento electoral inevitable, provocado por el paro y el miedo a la inseguridad económica, sino, como demuestra la Historia, a errores de cálculo de los grandes partidos. Si ese resultado se llega a materializar, será más consecuencia de decisiones adoptadas en aras de lo que se llama “pragmatismo” que de un pretendido tsunami popular. El cumplimiento de esos objetivos de eficacia política, tan indiscutidos hoy como lo fueron el siglo pasado las doctrinas de apaciguamiento de las organizaciones autoritarias, tendrá, sin duda, el mismo resultado que tuvo entonces: el peligroso debilitamiento de la democracia.

Los dirigentes que aceptan recortar los derechos civiles, los portavoces que comparten el lenguaje autoritario de los extremistas, los grupos sociales que se limitan a realizar débiles intentos en defensa de la democracia, serán los responsables de que esos extremistas lleguen un día a ocupar extensas áreas de poder. Dirán que la culpa la tuvieron los cada vez más furiosos parados o la atemorizada clase media, como ahora acusan a los ciudadanos de haber provocado el hundimiento de los mercados financieros con su consumo descontrolado. Pero la responsabilidad será de quienes, siendo políticos demócratas, una vez más, han caído, y nos habrán hecho caer a todos, en la peor de las trampas: hablar de los temas, de la agenda y de los intereses de quienes no lo son.

El Frente Nacional, y los grupos similares que están creciendo en casi toda Europa, ya no son vistos como extremistas, sino como alternativas políticas. Y eso ocurre porque “los grupos mayoritarios se han empeñado en hacerles el juego hablando de sus temas preferidos: inmigración, seguridad, delincuencia”, como explicaba hace pocos días en este diario Miguel Mora, corresponsal en París.

¿Por qué aceptamos que el debate sobre inmigración ocupe un lugar predominante en el contexto de la crisis europea? Los inmigrantes no tienen nada que ver con ello. Da igual que millones de franceses lo puedan creer. No es verdad. Millones de alemanes llegaron a creer que los judíos eran responsables de la crisis de los años veinte y treinta. También entonces se les denunciaba como grupos de costumbres distintas y ropas grasientas. También a ellos se les atribuía todo tipo de delitos. ¿Qué tenían que ver con la crisis de los años treinta? Absolutamente nada. ¿Qué tienen que ver los rumanos, los marroquíes o los cameruneses con el estancamiento económico de Europa? ¿Con los millones de parados españoles, griegos o franceses? Absolutamente nada.

Los inmigrantes no tienen nada que ver con la crisis económica. Pero millones de europeos lo creen así

Aceptamos hablar de leyes contra la inmigración, como si eso aportara alguna solución, y nos creemos que eso es pragmatismo político. Dejamos que se borre la frontera entre emigrantes y refugiados y ya no creemos que existan causas políticas y cuando vemos a un extranjero pensamos que es, sin duda, un inmigrante y ya jamás se nos pasa por la cabeza que pueda ser un exiliado. Y mientras nos distraemos con esas cosas, el dinero atraviesa fronteras y se guarece en paraísos fiscales, y los políticos hacen como si ese tráfico no tuviera nada que ver con la crisis y, esperando tranquilizar a sus votantes y justificando de paso a los extremistas, tratan a los gitanos de Transilvania como si fueran ellos quienes amenazan nuestros puestos de trabajo y nuestros ahorros.

Nadie pretende negar que haya  bandas organizadas de ladrones rumanos o búlgaros. Los vemos en nuestras calles. Son molestas y peligrosas. Tanto como las bandas de ladrones británicos o españoles. De lo que se trata es de qué ley se aplica a cada una. ¿Qué manera es esta de respetar el principio básico de la democracia de que todos somos iguales ante la ley, si se crean leyes distintas, según las castas o etnias? ¿Iguales ante la ley? Sí, pero de leyes distintas según el pasaporte de cada cual.

Quieren que olvidemos lo que aprendimos. No es una conspiración; es algo más peligroso, una necesidad derivada del pragmatismo. Pero si olvidamos, no dejaremos testimonio de que pudo haber sido de otra manera.

——————————————————————————————————————————————————————————

Ultraderechista Frente Nacional gana elección local en Francia

(AFP)

París — El Frente Nacional (FN, extrema derecha) se impuso este domingo en una elección cantonal parcial en el sur de Francia, en una demostración del avance de este movimiento en medio de una población exasperada por la inseguridad y la crisis.

El candidato del FN en la localidad de Brignoles (17.000 habitantes, dirigida por un alcalde comunista) fue el ganador en esta segunda vuelta, con 53,9% de los votos, según las cifras oficiales finales.

Laurent Lopez obtuvo 5.031 votos contra 4.301 para su rival del partido de derecha UMP Catherine Delzers (46,1%), pese a que el Partido Socialista, en el poder en Francia, había pedido votar por el candidato de la derecha (en la oposición) para bloquear al FN.

El llamado no tuvo ningún efecto y la participación en la segunda vuelta siguió siendo baja (45,26%). La semana pasada, el candidato del FN ganó con un 40,4% de los votos en la primera vuelta, en la que la abstención fue de casi 67%.

La presidenta del FN, Marine Le Pen, elogió de inmediato la “bella victoria” de su candidato en Brignoles, lo que, según ella, confirma “la muerte del frente republicano” que intentó frenar al FN.

Según Le Pen, aun cuando se trataba de una elección cantonal parcial, “ella augura una voluntad de cambio de los franceses, que se expresarán, se movilizarán” en las elecciones municipales, previstas para marzo de 2014 en Francia.

Desde hace una semana, toda la atención de las dirigencias políticas se centraba en los comicios de Brignoles, que evidencian el actual malestar de los franceses, en un país en donde el presidente socialista, François Hollande, sigue batiendo récords de impopularidad en los sondeos de opinión.

Al mismo tiempo, en el campo de la derecha tradicional, el principal partido opositor, la UMP, se encuentra dividido sobre la actitud a tomar respecto al avance del FN.

Recientemente, una de sus principales figuras, el ex primer ministro François Fillon, equiparó el partido de extrema derecha con el PS al aconsejar, en caso de duelo electoral entre candidatos de ambos, votar “por el menos sectario” de los dos.

Un voto de “sanción”

“Toda Francia se está endureciendo”, concluía recientemente, en el diario Le Monde, Dominique Reynié, autor de un libro que saldrá próximamente sobre los “Nuevos Populismos”.

Desde que asumió las riendas del FN, en 2011, Marine Le Pen se ha esforzado en quitarle a su partido la etiqueta de extremista y sectario con que se suele calificarlo.

Le Pen, que ha optado por una estrategia de implantación local, no cesa de ganar popularidad, hasta el punto que la semana pasada un sondeo la situó en el tercer puesto de las personas que los franceses desean que “desempeñe un papel importante” en el país, algo inimaginable en los tiempos en que el partido era dirigido por su padre, Jean-Marie Le Pen.

A pesar de que el ministro del Interior, Manuel Valls, tiene un discurso controvertido y muy firme sobre la inmigración, el gobierno socialista no logra frenar el ascenso de la extrema derecha, ni reducir la sensación creciente de inseguridad y de una Francia que se hunde en la crisis.

“La economía francesa está mejor, sin duda . Todos los indicadores están bien orientados” y la desconfianza “en que vivimos no se justifica”, indica el ministro de Economía francés, Pierre Moscovici , en una entrevista publicada por el semanario Journal du Dimanche. Sin embargo , el desempleo, que afecta a más de tres millones de franceses, sigue pesando en el momento.

En Brignoles, la votación a favor del Frente Nacional es “normal”, dijo este domingo Marie, 70 años, que pidió que se respete su anonimato. “Actualmente, en este pequeño pueblo, uno se pregunta dónde uno está”, dice, aludiendo a la presencia de personas de origen magrebí en el centro de la ciudad .

En esta localidad, el Frente Nacional afirma haber sido la única formación que hizo “realmente campaña”, con octavillas, reuniones con partidarios y con el público. Entre las dos vueltas, la UMP, intentando recuperar el terreno, también repartió octavillas y multiplicó las llamadas teléfonicas, los correos y los mensajes en las redes sociales .

La noche del domingo, el primer secretario del Partido Socialista , Harlem Désir , lamentó la victoria del FN, “que recuerda a la izquierda la urgente necesidad de la unidad en los territorios” donde el partido de extrema derecha es fuerte.

En un año, la izquierda ha perdido ocho elecciones legislativas parciales y los tres cantonales. Las elecciones municipales programadas para la próxima primavera (boreal) podría agitar el espectro político francés.

—————————————————————————————————————————————————————————–

¿Quién teme a Marine Le Pen?

El Mundo.es

A seis meses de los próximo comicios municipales en el Hexágono, el Frente Nacional sigue pisando fuerte. Su candidato Laurent López se ha impuesto hoy en la segunda ronda de las cantonales de Brignoles (Var, Costa Azul), que el Consejo Constitucional había ordenado repetir debido a irregularidades detectadas en el plebiscito de 2011 ganado por el Partido Comunista Francés. Con un 53,91% de los votos, el aspirante del FN ha derrotado esta vez a su rival Catherine Delzers, representante de la coalición conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), consiguiendo una nueva victoria electoral para la formación ultra de Marine Le Pen.

Como en los comicios presidenciales de 2002, donde el viejo carca Jean-Marie Le Pen terminó disputando el Elíseo al gaullista Jacques Chirac, el Frente Nacional se ha beneficiado de la división electoral de la izquierda y de la pérdida de credibilidad del gobierno socialista. Sólo que, en este caso, el llamado “frente republicano” ha fallado.

Eliminados en la primera vuelta del pasado domingo, los partidos izquierdistas habían llamado a sus simpatizantes a apoyar hoy en las urnas a la centro-derechista Delzers para evitar el triunfo sonrojante de los ultranacionalistas. Y, efectivamente, la participación subió 12 puntos respecto a la jornada anterior, situándose en un 45,26%. Pero la movilización no sirvió de nada.

Con esta, ya son 12 las elecciones parciales en que el PS cae eliminado en la primera vuelta o realiza un mal papel en la segunda, debido al continuo bajón de la popularidad del presidente François Hollande y su ejecutivo. Y es esa decepción del votante progresista, unida a la desunión en las filas de la UMP, la que está alimentando la fenomenal subida del Frente Nacional, a quien un reciente sondeo de Ifop para Le Nouvel Observateur señala como hipotético ganador (24%) de los próximos comicios europeos de mayo 2014.

“Aunque se trata sólo de una elección parcial, este triunfo es un buen presagio que indica la voluntad de cambio de los franceses”, declaró anoche Marine Le Pen. Efectivamente, con la designación de López como consejero regional, el FN apenas suma dos entre los 4.000 que existen en el Hexágono.

Pero los analistas políticos galos ya han hecho sonar la voz de alarma al detectar un cambio drástico en la dinámica de voto, puesto que los ultras jamás habían logrado hasta ahora superar el techo electoral del 50% y este hecho pone en evidencia la creciente debilidad de los dos grandes partidos mayoritarios. “Dieciocho meses de Hollande en el poder han situado al Frente Nacional en un nivel jamás alcanzado”, denunciaba el domingo en BFM-TV el ex ministro sarkozista Gérard Longuet.

Durante los siete días trascurridos entre la primera y la segunda ronda electoral en Bignoles, la mayoría de los líderes políticos franceses se han movilizado para atacar a Le Pen y los suyos desde todos los flancos. Y la ofensiva se acentuó el miércoles tras la difusión de la encuesta de Ifop, que deja al bipartidismo en entredicho.

“La historia de Europa nos muestra cómo, en el pasado, las crisis se han resuelto con la guerra o con el fascismo”, advertía el número dos del Partido de Izquierdas François Delapierre. Anne Hildago, candidata socialista al ayuntamiento de París, ha afirmado que “el FN es un veneno, un peligro para la República”. Jean-François Copé, presidente de la UMP, lo ha descrito como “una formación extremista” y David Assouline, portavoz del PS, lo ha tildado de “partido fascista”. Pero la tradicional demonización del Frente Nacional no ha funcionado esta vez.

“Yo soy un demócrata y un republicano y jamás me he considerado diabólico. Somos un partido que respeta las reglas y la Constitución”, se defendía ayer el ganador López. Por su parte, Marine Le Pen señalaba: “Esa etiqueta que nos ponen es ofensiva. Nos llaman fascistas porque vamos contra las elites dominantes. No veo nada en nuestro programa ni de extremista ni de derechas. Las soluciones que proponemos son de sentido común y se aplican en muchos países del mundo”.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí y por qué da tanto miedo la rubia Marine? Pues porque aunque la hija del fundador Jean-Marie haya logrado refrescar la imagen del Frente Nacional en los casi tres años que lleva al frente, el tufillofacha permanece. A pesar de ello, su discurso ideológico, que ensalza los valores de la Francia eterna, ha hecho tilín en sectores agrarios y obreros que se sienten amenazados por los sin papeles y la volubilidad de los mercados.

Nacionalismo a ultranza, proteccionismo económico, control riguroso de la inmigración, rechazo de los tratados europeos, abandono gradual de la moneda única, laicismo militante, guerra al comunitarismo, a la globalización y la tiranía de las finanzas… Son algunas de las propuestas del FN que agradan a “esos votantes débiles que han sido alejados de las áreas urbanas del poder y de los privilegios por la educación y por el empleo y relegados hacia zonas suburbiales o rurales”, como explican el demógrafo Hervé Bras y el antropólogo Emmanuel Todd en su reciente ensayo Le mystère français.

“En Brignoles, hay un 60% de proletarios al lado de villas de lujo que cuestan una fortuna y la probabilidad de votar a los ultras aumenta con el nivel de desigualdades económicas”, apunta en Libération Joël Gombin, polítólogo especializado en el FN. Y Christophe Guilluy, pensador marxista especializado en estudiar los cuestiones sociales desde una perspectiva económica, sugiere que  “el gobierno socialista no quiere ver, como tampoco lo hizo la UMP cuando estuvo en el poder, que la brecha social sigue aumentando entre las grandes ciudades de Francia y el resto del país, como prueba el éxito electoral del Frente Nacional, amparado en una abstención muy elevada”.

Para el autor del libro fundamental Fractures francaises, “hoy el país está dividido entre los ganadores y los perdedores de la globalización. Los ganadores, que apoyan a los partidos tradicionales, viven en núcleos urbanos y son, en su mayoría, directivos de alto nivel, profesionales liberales e intelectuales. Mientras que los perdedores no pueden encontrar su lugar: las fábricas cierran, los alquileres suben, la sensación de inseguridad aumenta… Así que estas personas que pertenecen a la clase trabajadora o clase media baja se trasladan a los suburbios de las provincias o a pequeños pueblos en el campo, alejándose de las zonas de formación y empleo”.

Según Guilluy, “esa Francia invisible de la periferia, que constituye casi un 60% de la población, es muy consciente de que los políticos no se preocupan por su suerte, así que no votan o se refugian en un voto de protesta”. De ahí la victoria del FN en Brignoles y la ascensión de Marine Le Pen en las encuestas. Es un hecho político aún casi anecdótico, pero ya preocupante.

———————————————————————————————————————————————————————————–

 

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: