OPINIÓN


OPINIÓN es un espacio, bajo el criterio periodístico del Dossier, en el cual se exponen las columnas e investigaciones que consideramos de interés público por su novedad, tratamiento, seriedad y punto de vista cuyo contenido fija diferencia y diversidad, y por ende, nos hace pensar y nos aporta una perspectiva que amplía nuestra visión crítica.

Los naufragios de Lampedusa destapan la  deriva xenófoba y las deficiencias políticas de la UE

Vergüenzas repartidas

Editorial de El País 13 OCT 2013

Los trágicos naufragios de Lampedusa de los días 3 y 11 de octubre, en los que han muerto más de 350 inmigrantes, han puesto de relieve de manera descarnada las graves contradicciones en las que incurre el mundo rico respecto a los flujos migratorios y, en concreto, las deficiencias políticas de la Unión Europea en este terreno.

Intensificar de manera simultánea y urgente “operaciones de seguridad y salvamento” es una necesidad, pero apenas un parche para un problema más profundo que requiere una política coordinada y de largo plazo capaz de resistir con mayor solidez los vaivenes sociales de los países limítrofes. La inestabilidad política que viven los países del norte de África está en el origen de los últimos y dramáticos trayectos marítimos. Algunos acuerdos bilaterales para que esos países de origen o tránsito de las mafias mantuvieran a raya a la inmigración no autorizada han saltado por los aires, demostrando que la política migratoria debe encontrar mecanismos más sólidos que no se limiten a desplazar el drama unos cuantos kilómetros al sur.

La UE, al igual que los países que la componen, deben intensificar sus acuerdos de movilidad, como el ya existente con Marruecos, y, sobre todo, facilitar desde el exterior los procedimientos administrativos a aquellos que quieren llegar a Europa bien por razones económicas, bien por razones de persecución política. Tales dispositivos, unidos a la estrecha vigilancia de las fronteras exteriores —que requieren un aumento, y no una rebaja, del presupuesto de Frontex—, disuadirían a las mafias que mercadean con seres humanos de poner en riesgo tantas vidas en el mar.

Por lo demás, cuando todos los mecanismos fallan —incluida la crucial cooperación al desarrollo—, Europa dispone de medios más que suficientes para afrontar solidariamente el problema de los refugiados y la inmigración ilegal y, sin duda, para asistir a los indocumentados de manera digna mientras se organiza su repatriación o su acogida. No es justo que los del sur soporten solos la presión en el Mediterráneo, pero tampoco que sean casi en exclusiva los del norte los que acojan los demandantes de asilo. Inmigrantes económicos y refugiados viajan juntos.

Europa debería disponer, en definitiva, de una política acorde con los principios de los derechos humanos que sostiene. Y ello es incompatible con la deriva xenófoba de una parte importante de la opinión pública. De poco sirve lamentarse ahora de la hipocresía que supone dar la nacionalidad a los muertos mientras se multa a los supervivientes si previamente se han alentado leyes y directivas que así lo establecen. Italia no está sola en ese tipo de medidas. Quince países penalizan a los ciudadanos que alquilen viviendas a los indocumentados y la propia UE se ha dotado de directivas similares y que permiten la detención de hasta año y medio. Las vergüenzas en este capítulo están demasiado compartidas.

————————————————————————————————————————————————————————————-

– ¡No a los creyentes!

– Argelia se precipita

– India despierta

– Las mujeres obispo, rechazadas

– Mercado de agua no sustentable

– Enfrentar la ”bancarrota” del agua 

 – La banalidad del marketing político

 – Malala Yousafzai: ser mujer en Pakistán

 – La paz es la victoria: Colombia

– Miente el Presidente sobre la Casen?

– ¿Quién es el abogado del cura John O’Reilly?

——————————————————————————————————————————————————————–

¡No a los creyentes!

“Quienes interrumpieron la misa en la Catedral no eran ciudadanos racionales: Eran creyentes que, como todos los frenéticos de lado y lado, constituyen uno de los peores enemigos de la democracia…”

Publicado en Reportajes de El Mercurio el Domingo 28 de julio de 2013

El ataque a la Catedral por un grupo de partidarios del aborto muestra que el número de los creyentes está creciendo. Y que la cultura cívica está en peligro.

Por supuesto, ser creyente no es lo mismo que tener fe.

La fe es una experiencia relacionada con el sentido de la existencia. Quien tiene fe piensa que la vida tiene un significado preciso, que el sufrimiento es transeúnte y que hay cosas que no son evidentes, pero son ciertas. “La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” (Heb 11:1). El espíritu creyente es una cosa distinta. Aquellos que lo tienen piensan que sus convicciones son absoluta e indudablemente ciertas, que la verdad está de su lado y que quienes piensan distinto están animados por la ignorancia o la maldad.

En otras palabras: La fe es una forma de concebir la propia existencia; el espíritu creyente una forma de concebir las propias convicciones.

El que tiene fe a veces duda, el creyente nunca; quien tiene fe se detiene ante la conciencia ajena, el creyente siente que tiene el derecho de invadirla; el que tiene fe no piensa que pueda imponerla en la esfera pública, el creyente piensa que su principal deber es hacer triunfar sus convicciones; el que tiene fe cuenta hasta diez, el creyente no lo necesita, ¿para qué, si no duda?

Uno de los problemas que debe encarar hoy día la cultura democrática, es el de la proliferación de creyentes, de personas que, por falta de reflexión, hacen de cualquier cosa el motivo central de su existencia y la fuente de todas sus certezas. Los ejemplos sobran. Hay quienes hacen de la defensa de las ballenas el motivo de su vida; los que cuidan las mascotas con mayor esmero que si fueran seres humanos; los que defienden el paisaje natural como si en él se escondiera el secreto del cosmos; los que han llegado a creer que en la educación está la puerta indudable del paraíso; los que hacen de la dieta una suerte de rito religioso; los que hacen del rito religioso una suerte de dieta; los que piensan que la moral sexual es la clave de la salvación; los que hacen de cualquier idea la base de su fe; los que hacen de la fe la garantía de cualquier creencia.

Lo propio del creyente no es lo que cree (un creyente puede creer cualquier cosa), sino la forma de creerla: La ausencia de dudas, la falta de rendijas o intersticios por donde se cuele la saludable duda que es la fuente del diálogo y de la tolerancia.

Las personas que asaltaron la Catedral, ensuciaron sus paredes y profanaron su altar, no eran ciudadanos deliberantes exigiendo sus derechos o individuos que estuvieran dispuestos a esgrimir razones a favor de su punto de vista. Tampoco eran ateos, es decir, personas que pensaran que el universo está en un indudable silencio.

Ni lo uno ni lo otro.

Eran creyentes.

Se trataba de personas que en vez de defender con razones el punto de vista que aboga por la despenalización del aborto (algo que es perfectamente razonable), lo conciben como una causa sagrada que justifica todos los actos.

Fue ese carácter de creyentes el que los llevó a pensar que los católicos pensaban distinto solo por mezquindad, ignorancia o simple maldad. Si la verdad estaba de su lado, si habían logrado atraparla y quienes estaban en misa se negaban a verla -habrán pensado-, ¿por qué esperar la morosidad del diálogo para convencerlos? ¿Qué razón tendrían para demorar lo que sin asomo de duda era correcto?

En vez de ciudadanos partidarios del aborto, esas personas enfurecidas y fanáticas que interrumpieron el rito católico y ensuciaron sus altares eran creyentes que, como todos los frenéticos de lado y lado, religiosos o no, de izquierda o de derecha, constituyen uno de los peores enemigos de la democracia: true believers que por sus creencias están dispuestos a pasar por encima de lo que sea.

Pero la democracia no necesita creyentes.

Necesita ciudadanos que, con fe o sin ella, tengan puntos de vista firmes ante el aborto o lo que sea; pero que, al mismo tiempo, toleren las rendijas de la duda y estén, por eso, dispuestos a detenerse ante el secreto de cada conciencia.

———————————————————————————————————————————————————————————-

Argelia se precipita

El ataque contra los secuestradores de la planta gasística enfada a los Gobiernos afectados.

Fuente: El País, sección Editorial.

18 de enero de 2013.

cabecera_interior

Siguiendo una línea que ha marcado a sangre y fuego su política antiterrorista de los últimos lustros, los militares argelinos decidieron asaltar ayer la planta gasística de Tigeuntourine, cerca de In Amenas, en el sureste del país, donde un grupo próximo a Al Qaeda había secuestrado la víspera a más de 40 trabajores extranjeros y varios centenares de argelinos. Hay confusión sobre el número de muertos entre los rehenes y los secuestradores. Pese a la diversidad de nacionalidades entre los primeros, y quizás incluso de los segundos, Argelia actuó a su manera, para irritación manifiesta de varios Gobiernos.

Es difícil precisar si el ataque, por aire y por tierra, se produjo antes de plantear siquiera una negociación, o cuando los secuestradores intentaban salir del recinto hacia el desierto. En todo caso, parece una reacción precipitada por parte de las autoridades argelinas y que se ha saldado, según diveras fuentes, con una baño de sangre. La guerra de comunicados entre el Gobierno argelino y los secuestradores, estos a través de medios mauritanos, indica la creciente dificultad de controlar la información en estas situaciones.

La brigada Al Muthalimin (“los que firman con su sangre”) había reinvidicado este secuestro masivo. El que aparentemente planeó la operación, Mojtar Belmojtar, antiguo jefe de Al Qaeda en el Magreb y desde hace tiempo relacionado con el terrorismo islamista argelino, podría haber fallecido. Este grupo vinculó el secuestro de la planta a la intervención francesa en el vecino Malí, lo que demuestra que lo que está ocurriendo en el país subsahariano es problema de todos, y no solo de la antigua potencia colonial, Francia, que está actuando sin un apoyo claro ni de Argelia ni de sus socios europeos.

Estos se comprometieron ayer en Bruselas poco más que a acelerar la misión en ciernes: 450 militares para formar y entrenar a las fuerzas malienses. La UE no está a la altura de las circunstancias y algunos países, entre ellos España, parecen demasiado reticentes a implicarse con mayor profundidad. La tragedia de In Amenas recuerda que estamos todos en el mismo barco, y que ahora, tras lo sucedido en Argelia, la intervención en Malí —que debería africanizarse en unas pocas semanas con la formación de un contingente de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental— ha cobrado aún mayor importancia.

——————————————————————————————————————————————————————-

India despierta

Fuente: El País, Sección Editorial.

5 de enero de 2013.

el-pais-cali-logo-sombreado

El terrible caso de Amanat ha conmocionado a la sociedad india como nunca antes lo había hecho una agresión sexual a una mujer. Amanat, seudónimo con el que la prensa ha bautizado a la víctima, fue violada y torturada con una barra de acero por seis hombres durante una hora. La joven murió el 29 de diciembre, tras dos semanas de agonía.

En un país en el que el desprecio a la mujer se traduce en uno de los niveles de acoso y agresiones sexuales más altos del mundo, se ha producido una auténtica rebelión social contra la tradicional pasividad e insensibilidad de la policía y de la casta política hacia estos crímenes. Las manifestaciones espontáneas, muy violentas algunas de ellas, se produjeron desde el día siguiente de la fatal agresión de Amanat en Nueva Delhi y se han extendido a todo el país. Los medios han reproducido con profusión de detalles no solo la brutalidad sufrida por Amanat, sino las agresiones de las que son objeto a diario miles de ciudadanas en una democracia, la más grande del mundo, a la que se acusa de ser incapaz de proteger a la mitad de su población. Los testimonios de mujeres desfiguradas por el ácido o violentadas que han sufrido, además, la vergüenza, la mofa y la inacción policial han alimentado esta ola de indignación que ha obligado a los poderes públicos a reaccionar. El juicio por el caso de Amanat contra cinco de sus violadores se ha abierto en un tiempo récord y estos se exponen a la horca por un delito que hasta ahora solía quedar impune. Es una conmoción social que ha traspasado las fronteras indias y que está ofreciendo un soplo de esperanza para las asiáticas, víctimas de una cultura misógina que deja en papel mojado la buena voluntad de las leyes. La vecina Pakistán, quizá contagiada por el movimiento indio, ha reaccionado airadamente contra la violación múltiple de una niña de nueve años.

Algo parece estar cambiando en esta amplia zona del continente asiático de enormes contrastes respecto a la situación de la mujer. La sociedad, amedrentada por fundamentalistas y agresores sexuales, ha venido aceptando las crueles normas que la reprimen. De ese cambio también da cuenta la forma en que ha defendido su propia familia a Malala Yousafzai, la niña paquistaní tiroteada por los talibanes por promover la educación femenina y a la que ayer dio el alta el hospital que la ha tratado desde octubre.

——————————————————————————————————————————————————————

Las mujeres obispo, rechazadas

Fuente: Vanguardia, Sección Editorial.

21 de noviembre de 2012

NO habrá obispas anglicanas en Gran Bretaña. No las habrá, al menos, de momento. El sínodo de la Iglesia Anglicana, reunido el martes en Londres, rechazó la propuesta que habría permitido ordenarlas. Esta iniciativa era defendida firmemente tanto por Rowan Williams, arzobispo de Canterbury saliente, como por Justin Welby, que le relevará en el cargo en diciembre. Pero fue derrotada. Y es por todo ello que, además de un revés para la cúpula anglicana, dicha consulta abre una grave crisis en el seno de esta comunidad religiosa.

La Iglesia Anglicana admitió la ordenación de mujeres sacerdote hace ya 18 años. En la actualidad, cuenta con 3.600, lo cual representa un tercio de su clero, al tiempo que una fuerza imprescindible para llevar a cabo la labor pastoral. Consciente de su papel al alza en la Iglesia, y de la igualdad de derechos y responsabilidades que rige en las democracias occidentales, el colectivo femenino anglicano plantea desde hace años reivindicaciones igualitarias. La jerarquía eclesiástica las apoyó, y durante un decenio trabajó para llegar a una votación como la del martes con el viento histórico a favor. Pero el resultado fue adverso. Dos de los tres órganos que integran el sínodo anglicano votaron claramente a favor de las mujeres obispo -los obispos por 44 a 3; y el clero por 148 a 45-. Pero el tercer órgano, formado por laicos (132 a 74), no alcanzó la requerida mayoría de dos tercios. Quienes lo impidieron argumentaron que Jesús no había elegido ni una sola mujer entre los doce apóstoles y, por lo tanto, tampoco ahora habría lugar para las mujeres obispo. Como si nada hubiera cambiado en el mundo en veinte siglos.

Con un total de ochenta millones de feligreses, la Iglesia Anglicana tiene ya 37 mujeres obispo, en países de Europa y en Estados Unidos. Pero tanto en el Reino Unido como en África y América Latina los sectores fundamentalistas pesan lo suyo y se oponen a las reformas. La cúpula anglicana, pese a su política progresista en temas como el matrimonio gay o el papel de los gais en la Iglesia, ha intentado a toda costa evitar un cisma. Incluso llegó a proponer obispos volantes masculinos para las diócesis que no aceptaran una mujer obispo. Pero todo fue en vano. Y no podrá ya reabrir el debate hasta el próximo sínodo, en el 2015.

El resultado de esta votación ha causado honda frustración en la Iglesia Anglicana. Ha asociado su imagen a la del sector más tradicionalista. Ha supuesto un revés para sus dirigentes. Ha mostrado escasa sintonía con los tiempos que corren. Y -peor aún- ha sido injusto con el colectivo femenino que trabaja en sus filas.

——————————————————————————————————————————————————————-

Mercado de agua no sustentable

Fuente: Cooperativa

En materia de diversos proyectos mineros o industriales que aprovechan recursos naturales, por lo general, se da la tónica que sus impulsores enfrentan las percepciones negativas que en la ciudadanía generan acudiendo al siempre mágico concepto de desarrollo sustentable. Cuando se señala “este proyecto es sustentable” al parecer se agota la discusión y la ciudadanía queda con pocas armas para rebatir tan sagrado término detrás del cual pueden esconderse intereses desconocidos y consecuencias no deseadas.

No pretendo definir lo que es o no sustentable, sería atrevido y poco juicioso ya que muchos organismos internacionales expertos en estas materias ya han adoptado sus propias definiciones. Pero en particular, es interesante tomar una arista más o menos consensuada del concepto que se basa en tres pilares principales: el social, el económico y el ambiental.Tal como una mesa de tres patas, si falta una no se sostiene.

El agua, principal recurso natural, en Chile está asignado a diversos usuarios tales como agricultores, industrias, mineras y/o sanitarias entre otros, a través de un sistema de derechos de agua que pueden transarse a libre mercado como lo define el Código de Aguas elaborado el año 1981. Todo amparado por el derecho de propiedad que le otorga el Código Civil.

Definido así, el sistema chileno de gestión hídrica se basa netamente en la competencia de los usos de agua sin una priorización entre ellos.

Por ejemplo, no existe una prioridad del uso de agua para consumo humano por sobre el uso para procesos mineros, como el sentido común pudiera manifestar o como lo plantea el derecho humano al agua reconocido explícitamente por la Asamblea General de la ONU a través de la resolución 64/292.

Así, los usos de agua de mayor rentabilidad esperada serán los que debieran sobrevivir en el largo plazo, situación que se ha evidenciado en la compra de derechos de agua desde mineras a pequeños agricultores por millonarias cantidades de dinero, o por parte de empresas sanitarias que traspasan sus costos a los usuarios.

Ya que gusta hablar de sustentabilidad, la pregunta es ¿la forma como se gestiona el agua en nuestro país es sustentable?

Mi respuesta es negativa, ya que por definición el mercado no tiene consideraciones sociales ni ambientales. Podría tener aspectos positivos en eficiencia económica, situación que requiere un contexto ideal donde el mercado funcione a las mil maravillas tal como aparece en los textos universitarios de microeconomía, situación que no se cumple debido a la excesiva concentración, desigualdades de acceso a la información y diversas externalidades que el presente sistema no aborda.

La gestión del agua debiera ser una herramienta útil para lograr objetivos de sustentabilidad, entre los cuales se encuentran los de equidad social y protección ambiental en el mismo nivel de importancia que los de eficiencia económica.

En un sistema en que grandes empresas privadas del rubro minero o industrial procesan sus productos utilizando agua como insumo clave, el beneficio lo llevan a arcas privadas situadas en otras partes del mundo sin un régimen tributario coherente con el resto de los países.

Adicionalmente, sus derechos de agua han tenido dos principales formas de adquisición: actualmente por compra a terceros y en el pasado por asignación directa del Estado.

En ambos casos no hay obligación legal de pagar tributo o impuesto por el uso de un bien nacional que tiene el carácter de uso público, por lo tanto, no hay caminos para que parte de los beneficios de su uso puedan transferirse al interés social.

Los impuestos o regímenes tributarios permiten redistribuir los beneficios y poder direccionarlos hacia metas sociales que pueden mitigar los propios impactos producidos por actividades relacionadas con el uso de agua.

El buen aprovechamiento de un bien nacional de uso público con una orientación sustentable que incorpore las tres patas de la mesa, debe permitir que la gama de personas que se benefician de sus actividades se amplíe y en lo posible incluya la sociedad en su conjunto.

Lamentablemente nuestros cuerpos legales, en particular el Código de Aguas, no contemplan el tratamiento integral que demanda el manejo del recurso hídrico en línea con un desarrollo sustentable, más bien corresponde a un cuerpo legal obsoleto en esta materia y no se vislumbra que posibles cambios vayan a ocurrir en el futuro cercano, ya que es un problema que no se encuentra en la actual agenda política ni tiene la importancia presupuestaria que merece, en contraposición con el hecho de que variados expertos parecen coincidir en que se requieren urgentes cambios y/o mejoras, como se pudo observar en un reciente seminario de políticas de aguas celebrado por el Instituto de Ingenieros en dependencias de CEPAL.

Los recursos naturales y en particular el agua, debieran ser una potente herramienta para el desarrollo del país en términos sustentables.

Los sistemas de gestión y cuerpos legales normativos debieran permitir orientar los intereses y servir como un medio para superar los problemas del país como la desigualdad social o al menos evitar su agudización, algo que ocurre con la creciente concentración de derechos de agua en pocas manos.

—————————————————————————————————————————————————————–

Enfrentar la ”bancarrota” del agua

En Chile, el aprovechamiento del agua servida descontaminada y la potabilización de la salada son dos formas efectivas de agregar recursos hídricos nuevos.

por Guillermo Pickering 

2 de octubre de 2012

Fuente: La Tercera

LA ORGANIZACION de Naciones Unidas publicó recientemente una investigación en la que sentencia que en 2050 el planeta enfrentará una verdadera “bancarrota de agua”, debido a problemas derivados de la actividad económica, la urbanización de las principales cuencas fluviales y el calentamiento de las aguas de los océanos.

Preparado por el Instituto del Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de las Naciones Unidas, el documento atribuye esta situación principalmente al calentamiento global, específicamente al alza de la temperatura de los océanos, que reduce, por ejemplo, el hielo en los polos y afecta la vida en el mar.

Nuestro país no está ajeno a este fenómeno global interconectado. Como es sabido, llevamos tres años con déficit de precipitaciones de aguas lluvia y nieve, con embalses semivacíos y poca nieve en la cordillera. Ya nadie discute que la escasez hídrica en una amplia zona del territorio llegó para quedarse. Es la realidad de este siglo, y lo que hagamos o proyectemos hoy va a impactar en la seguridad hídrica de las futuras generaciones. El país debe consensuar y trazar una hoja de ruta sobre cómo vamos a hacer frente a la escasez del recurso agua. Las medidas deben involucrar una alianza entre todos los sectores -productivos y no productivos-, al Estado y también a la ciudadanía.

Desde hace dos años, las empresas sanitarias han venido realizando inversiones para asegurar con obras concretas el abastecimiento de la población, optimizando sus procesos y gestionando de manera más eficiente sus redes. Pero, a su vez, fruto del desarrollo y evolución del sector sanitario en la última década -que en total usan el 5% del agua dulce disponible en el país para abastecer a todas las ciudades-, las empresas están en condiciones de incorporar recursos hídricos extras al ciclo del agua mediante dos modalidades: el agua servida descontaminada y la transformación en agua dulce del recurso captado desde el mar. En el caso del tratamiento de las aguas servidas recolectadas en las redes de alcantarillado, las empresas han construido 268 sistemas de tratamiento que producen tanta agua como el caudal que en un año normal corresponde al río Aconcagua (30 metros cúbicos por segundo).

Esta agua cumple con las normas de calidad exigidas por la autoridad sanitaria y también es posible repotabilizarla para el consumo humano, tal como ocurre en países desarrollados. También puede ser trasladada para ser infiltrada en napas subterráneas en que escasee el recurso, con beneficios enormes para los ecosistemas y las actividades humanas.

La desalinización, a su turno, es un método probado en el mundo y en el país. El 60% del agua que consumen los antofagastinos proviene del mar y la meta es llegar al 100 % en los próximos años. En tanto que para el abastecimiento seguro de las ciudades de la Región de Atacama, la autoridad ha indicado que la solución también es la desalinización de las aguas del Pacífico.

En tiempos en que a nivel mundial se habla de la “bancarrota” del agua, en Chile el aprovechamiento del agua servida descontaminada y la potabilización de la salada son dos formas efectivas de agregar recursos hídricos nuevos que han venido implementando las empresas sanitarias, disponibles para el avance y desarrollo económico del país y de sus comunidades.

—————————————————————————————————————————————————————–

La banalidad del marketing político

SERGIO MICCO
Académico, doctor en Filosofía de la Universidad de Chile

19 de octubre de 2012

Fuente: El Mostrador

Muchos se preguntan de qué sirven promotores pagados, apostados en cada esquina, agitando banderas de candidatos o llenarnos de afiches que, a lo sumo, son bellos y contienen lemas ingeniosos. Contesto que son útiles para demostrar una titánica capacidad de empapelar una comuna entera, darse a conocer, animar a los adherentes y asustar a los opositores. No es poco. Es como cuando el chimpancé líder se golpea ostentosamente el pecho, en medio de sus admirados seguidores, protegidos y beneficiados.

Pero seamos sinceros, el método de la mínima reflexión y deliberación programáticas, aparte de ser rústicamente efectivo, es cómodo para ciudadanos con poco tiempo y totalmente privatizados. Los asesores comunicacionales lo saben y, por eso, aconsejan no llenar de palabras apretados folletos que pocos leerán. Entrenados en las frías aguas de la mercadotecnia afirman que “si la demanda electoral es así, la oferta política debe ser asá”. Y a veces sus asesorados logran ganar las elecciones. Lo único malo de este razonamiento, propio de consumidores de barras de jabón y no de ciudadanos encargados de cuidar y mejorar la polis, es que lo empobrece todo; la primera, a la democracia, el gobierno del demos, del pueblo, de nosotros.

Si la democracia se limitara al voto de un grupo que lo emite de manera desinformada, veleidosa o prejuiciada, nuestra democracia no sólo sería de baja calidad sino débil, y nos podría conducir a un desastre como nación. Les ocurrió a griegos y romanos. Por eso es grave que cuando un concejal o alcalde va a la reelección nadie se preocupe de preguntarle si cumplió con sus promesas.

La democracia es el gobierno de la opinión, no de la fuerza; de la voz que se hace voto y no garabato o bala. Más aún, es el gobierno de la opinión del mayor número posible de ciudadanos adultos. Mejor aún, la democracia recta se afirma en el poder persuasivo del mejor argumento, que conquista a la mayoría. Porque la democracia renuncia a hacer uso de la imposición violenta, requiere de líderes sabios y ciudadanos bien informados y mejor formados. Por ello necesita que nuestras opiniones surjan tras una reflexión y deliberación lo más intensa y extensa posible, que genere el mejor y más amplio acuerdo ciudadano.

Si la democracia se limitara al voto de un grupo que lo emite de manera desinformada, veleidosa o prejuiciada, nuestra democracia no sólo sería de baja calidad sino débil, y nos podría conducir a un desastre como nación. Les ocurrió a griegos y romanos. Por eso es grave que cuando un concejal o alcalde va a la reelección nadie se preocupe de preguntarle si cumplió con sus promesas. ¿Pero hizo promesas concretas? ¿alguien las recuerda? Grave es también cuando el candidato que se postula por primera vez no presenta un programa; en circunstancias que quiere ocupar un cargo que administra, entre otras cosas, la educación municipal y la salud primaria. Una democracia representativa se basa en que los que toman las decisiones deben responder a sus electores. Pero, ¿responder de qué, si ni siquiera asumieron compromisos programáticos concretos? ¿de qué serán honestos y diligentes? Eso es lo esencial, pero debiéramos pedirles más. No lo hacemos porque delegamos esa tarea en los partidos. Esta es mi segunda reflexión.

La verdad es que las democracias contemporáneas han resuelto, entre otras cosas el problema del ciudadano desinformado, mediante el gobierno de los representantes del pueblo libremente elegidos por el pueblo; representantes que se agrupan en torno a partidos políticos. Más que por personas, votamos para expresar nuestro apoyo a un determinado partido o coalición. Una razón se debe a lo que estamos hablando. Ante la inmensa cantidad de demandas que deben enfrentar nuestros gobernantes, los partidos las analizan, ordenan y sintetizan en un conjunto de principios e ideas programáticas que simplifican la complejidad de su eventual gobierno.

Por eso los partidos usan etiquetas y símbolos que sirven para orientar el voto, simplificando nuestra decisión. ¿Ejemplos? Si yo voto por la UDI, puedo apostar que no estatizará la industria; si voto por un socialista, seguro que no privatiza Codelco; si voto por un DC, no lo veo acabando con la educación de provisión mixta; etc. Yo voto por tal partido, porque expresa mis ideas y puedo razonablemente esperar una cierta conducta futura por parte de él. Pero, he aquí mi segunda preocupación, los afiches en general no nos dicen qué partidos representan esos sonrientes rostros. Y esa es otra mala noticia para nuestra democracia; mala noticia que viene envuelta en un llamativo envase llamado marketing político de las democracias liberales avanzadas.

——————————————————————————————————

Malala Yousafzai: ser mujer en Pakistán

Lina María Aguirre | 12/10/2012

Fuente: La Vanguardia

Lina María Aguirre
Periodista

El 11 de octubre es el Día Internacional de la Niña, declarado por la ONU en 2011. Se ha conmemorado por primera vez en 2012, mientras en el mundo entero miles de personas están atentas a las noticias acerca de Malala Yousafzai, estudiante pakistaní, bloguer y activista, quien está herida de gravedad al haber recibido disparos por parte de militantes talibanes. Yousafzai tiene 14 años.

Los hechos ocurrieron el martes 9 de octubre 2012, en la región noroccidental del valle del Swat, cuando Yousafzai regresaba a su casa después de la escuela, en Mingora, y los atacantes le dispararon alcanzando su cabeza y cuello. Otras dos niñas resultaron heridas. Yousafzai fue llevada a un hospital en Peshawar y el jueves 11 ha sido trasladada a Rawalpindi, para ser atendida en el hospital militar del Instituto de Cardiología con mejores recursos para atención crítica. Su condición neurológica parece haber mejorado notablemente, según el parte médico, pero los días que siguen serán definitivos.

Los talibanes habían tomado control del Swat en 2007 y una de sus imposiciones fue obligar a todas las escuelas femeninas a cerrar. Algunas resistieron pero tuvieron que acomodarse a las restricciones cada vez más severas de los militantes, quienes aplicaron su estricta interpretación de la sharia. En 2009, la joven Malala empezó a escribir un diario en urdu para la BBC, relatando su vida bajo el dominio talibán. Lo hizo con un nombre ficticio, Gul Makai y sus notas atrajeron la atención de un público diverso internacionalmente. Incluía asuntos de su vida cotidiana, siempre bajo la sombra amenazadora de las fuerzas talibanes.

Sus entradas al diario describían claramente sus temores: “Tenía miedo de ir a la escuela porque [ellos] han publicado un edicto prohibiendo a todas las chicas ir al colegio. Solo 11 estudiantes fueron a clase, de un grupo de 27… Camino a casa escuché a un hombre diciendo ‘Te mataré’…” El hombre parecía finalmente estar amenazando a otra persona pero ese fue otro episodio de miedo en el diario de la joven blogger. Los talibanes también prohibieron a las mujeres ir al mercado y hacer compras. En 2008, destruyeron 150 escuelas.

Cuando el ejército pakistaní inició operaciones en 2009 para sacar a los talibanes de la región, la familia Yousafzai abandonó su hogar, como lo tuvieron que hacer muchas otras familias entonces, pero pudo regresar pasados unos meses. Durante el tiempo de desplazamiento, el videoperiodista Adam Ellick hizo un trabajo de investigación con la joven y su familia. Su padre es maestro y también activista en favor de la educación y de los derechos de las mujeres. El filme puede verse aquí.

Ese mismo año, Malala Yousafzai se convirtió en una voz que cada vez se escuchaba más fuerte en foros activistas. Se convirtió en el rostro visible del pensamiento “progresista” en Swat, como la admiraron periodistas pakistaníes y extranjeros. En 2011, el gobierno de su país le otorgó el Premio Nacional de Paz, renombrado el Premio Nacional Malala de Paz para menores de 18 años. También recibió el Premio Infantil de Paz concedido por la Fundación The Kids Rights.

El 4 de enero de este año, en declaraciones al periódico pakistaní The Dawn, la joven Malala habló incluso de formar un partido político que luchase por la promoción de la educación. Numerosos medios de comunicación, organizaciones y blogs se han manifestado en protesta por la violencia talibán y el ataque a Yousafzai, como informa la BBC. También miembros del estado se han pronunciado y el jefe del Ejército, general Ashfaq Parvez Kayani, acudió a visitar a la niña en el hospital en Peshawar el miércoles 10, instando a “luchar en contra de los propagadores de esta brutal ideología y sus simpatizantes”. Se ha ofrecido una recompensa de 10 millones de rupias (€82027) para quien suministre información sobre los autores del atentado.

Los talibanes habían condenado a Malala Yousafzai por “promover el secularismo” y han dicho que la atacarán de nuevo. Más allá de la protesta, el mundo entero tendría que preguntarse hoy por las formas efectivas de enfrentar la discriminación y los abusos de distintas clases a los cuales son sometidos millones de niñas alrededor del mundo, incluyendo, por ejemplo, aquellas que son forzadas a casarse y que suman unos 10 millones cada año, según datos de la organización Girl Up y las Naciones Unidas.

Y en Pakistán, en donde numerosas escuelas han organizado protestas en solidaridad con la familia Yousafzai, la pregunta para el gobierno es qué va a hacer efectivamente por enfrentar la “brutal ideología” que denunciaba el jefe del Ejército mencionado antes. En una entrevistapara la periodista Christiane Amanpour de CNN, el día 11 de octubre, la ministra de Asuntos Exteriores de Pakistán, Hina Rabbani Khar, ha dicho que la policía ha hecho aproximadamente 100 arrestos relacionados con el atentado a la joven Malala, un hecho que es “un llamada fuerte de atención” y que podría marcar un giro en la política del país.

En un país con distintos niveles de desconfianza institucional, está  por verse el impacto real de tal llamado. En este momento, muchos hombres y mujeres en todo el mundo esperan que Malala Yousafzai pueda salvar su vida y continuar la misión que ella anunciaba el año 2011, con el coraje al que se ha referido el New York Times en un editorial del pasado 10 de octubre: “Mi gente me necesita“.

——————————————————————————————–

La paz es la victoria

Las fuerzas políticas apoyan mayoritariamente el proyecto, con la importante excepción del uribismo

//

//

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, está jugando la partida decisiva de su mandato. La que arruinó la presidencia de Andrés Pastrana (1998-2002); que acontecimientos ajenos a la lucha contra las FARC hicieron imposible en la de Ernesto Samper (1994-98); y a la que también apostó sin éxito, aunque hoy se muestre frontalmente contrario a ella, la de Álvaro Uribe (2002-2010). Es la negociación de paz con el movimiento guerrillero, un día comunista con causa, pero hoy básicamente narcotraficante. Y, al mismo tiempo, esa apuesta resume la pugna entre Santos y Uribe sobre el curso futuro del país: conciliación con sus vecinos, solución política de un conflicto que humea desde hace 50 años, y deseos de reelección, en el caso del presidente; contra victoria militar sobre la guerrilla, alineamiento en posiciones ultraconservadoras en la escena internacional, e indudables deseos de volver a ejercer, en el del expresidente.

A primeros de año, dos militantes de las FARC colados en Bogotá expresaron el interés de la guerrilla por iniciar pre-conversaciones. En el riquísimo lenguaje político colombiano con la palabra negociaciones se puede hacer de todo, ponerle sufijos, prefijos, aumentativos y diminutivos. La presidencia Santos, que desde su inauguración en 2010 había reconocido que el final de la contienda debía tener carácter político, aceptó el reto. Y desde hace semanas o meses hay contactos en La Habana —que para hablar con la violencia es como un centro internacional de convenciones— y decidir si hay base para pasar de las ‘pre’ a las negociaciones, para lo que se cuenta también con el apoyo del Gobierno chavista. Los probables emisarios de Santos, Frank Pearl, ministro de Ambiente, y Sergio Jaramillo, asesor de Seguridad, tratan de establecer con sus montaraces interlocutores una agenda cerrada y una división en frentes sobre que discutir.

Lo que se sabe de la posición de la guerrilla cubre territorio tan vasto como inconcreto. Reforma agraria, pero sin saber cuánta reforma y a cuántos agrarios habría de afectar, es imposible saber si Santos tiene la fuerza suficiente para imponer un reparto de la tierra, incluso si se limita a devolver sus predios a los campesinos que la perdieron por la guerra; protagonismo de los movimientos cívicos, lo que suele significar la izquierda no organizada más el partido comunista; una política afirmativa en la protección medioambiental, y una recuperación de soberanía en la contratación con las multinacionales de los derechos de explotación de las riquezas del país, en lo que son reconocibles ecos del frente bolivariano, Venezuela, Ecuador, a ratos Argentina, y en su estilo de espeleólogo de lo precolombino, Evo Morales en Bolivia.

Las fuerzas políticas apoyan mayoritariamente el proyecto, sin descontar a la izquierda en viaje a la socialdemocracia del Polo, ni la derecha de toda la vida, pero con la importante excepción del uribismo que muerde en el partido liberal y bastante más en el conservador, quienes ven en todo ello una traición criminal a su idea de Colombia. Ernesto Samper es cautamente favorable: “Hay una convergencia que permite ser razonablemente optimista, como la solidaridad de Cuba y Venezuela, la situación estratégica de las FARC a la defensiva, y los paramilitares extraditados, así como las leyes sociales del presidente Santos, junto a su propia capacidad para manejar todos estos factores”.

El forcejeo entre el presidente y su antecesor se verá seriamente afectado por la suerte que corra esta tentativa de paz, que es preciso que fracase para que Uribe salve los muebles, especialmente ante los próximos acosos que se le avecinan. El general Mauricio Santoyo, que fue su jefe de seguridad, está procesado en Estados Unidos con excelentes posibilidades de que le caiga una pila de años de cárcel por colusión con los terroristas del paramilitarismo. Y un presidente que micro-gerenciaba la marcha del país y se ufanaba de tenerlo todo bajo control, parece raro que no supiera nada de los manejos de su íntimo militar.

La incomodidad de la vida de las FARC en la jungla, junto con la probable convicción de que no pueden ganar militarmente —lo que en gran parte se debe a Uribe— juegan en favor de la negociación, pero la pretensión de retener sus mal habidos recursos, excluyen que al menos mandos intermedios y superiores estén dispuestos a someterse a la acción de la Justicia. Ese es el gran riesgo a que se expone Santos: el presidente en ejercicio que ha acuñado con inteligente moderación el eslogan la paz es la victoria.

—————————————————————————————————————————————————–

Carlos Peña
El Mercurio Domingo 19 de Agosto de 2012

¿Miente el Presidente sobre la Casen?


El seminario que organizó el CEP sobre la encuesta Casen planteó preguntas inquietantes. Especialmente una: ¿hizo trampas el gobierno?

La encuesta Casen -explicó en el seminario el profesor Dante Contreras, director del Departamento de Economía de la Universidad de Chile- utilizó dos muestras. Una de ellas, la más numerosa, fue en el mes de noviembre. Ese mismo mes el gobierno distribuyó un bono de diez mil pesos por cada miembro de las familias más vulnerables.

Hasta ahí todo bien, ¿quién podría quejarse de que el gobierno incrementara el ingreso de los más pobres?, ¿acaso no hizo lo mismo Bachelet?

El problema -explicó el profesor Contreras- es que la encuesta Casen habría recogido ese bono sin anualizarlo. Es decir, a pesar de que se trataba de un bono de una sola vez, no se le dividió por doce para sacar la proporción correspondiente a noviembre, sino que todo se imputó a ese mes. El resultado, sugirió Contreras, es que el ingreso familiar creció artificialmente el mismo mes en que se impartía el cuestionario de la Casen.

A lo anterior -continuó el profesor, ante la atenta mirada de Arturo Fontaine, director del CEP- se suma el hecho, hasta ahora no explicado, que hubo dos muestras y no una como era habitual. Una muestra fue en octubre y la otra en noviembre, el mes del bono. Y hasta ahora no está claro de qué forma se sumaron o qué parte de cada una se tomó para el resultado final y por qué.

Y el error de muestra -algo sencillo de calcular- todavía no se conoce.

Frente a la amable andanada del profesor Contreras, el ministro Lavín respondió con vaguedades. Que esto, que lo otro, que lo de más allá, que no había que politizar el análisis y cosas semejantes ¿Acaso -dijo Lavín en su defensa- se desconfiaba de la Cepal a cuyo cargo estaba la encuesta? En absoluto, sonrió el profesor Contreras. El diseño de la encuesta, las preguntas y la muestra, es decir las cosas que se estaban objetando, eran de autoría del gobierno. Y era raro que el Ministro no lo supiera.

Lavín forzó una sonrisa -más pareció una mueca de derrota o de impaciencia- y guardó silencio.

El seminario -que consta en un archivo audiovisual que el CEP puso a disposición del público en su sitio http://www.cepchile.cl- constituye, en los hechos, la acusación más feroz que se ha oído el último tiempo contra el gobierno. Diseñar la muestra y el cuestionario de la encuesta Casen para obtener buenos resultados en ella.

Con piedad y cautela, el profesor Contreras prefirió hablar de errores. Pero lo grave del asunto es que -de ser cierto lo que él relató en ese seminario del CEP- no pudo tratarse de errores. La interpretación más piadosa es que fue una negligencia grave. Y la negligencia grave -decía Andrés Bello- equivale al dolo: la intención positiva de engañar. En una frase: si lo dicho en ese seminario es cierto, entonces el gobierno hizo trampas y el Presidente mintió o le mintieron.

Las preguntas al Ministro Lavín -que con calma chicha y sonrisa permanente le hizo el profesor Contreras en el seminario- quedaron sin respuesta; aunque era muy fácil darles una. La pregunta más obvia se repitió una y otra vez: ¿se anualizó el bono que se pagó en noviembre? Bastaba, para responderla, decir sí o no. En vez de eso, se prefirió el silencio.

Esta semana el Presidente -al igual como lo había hecho el ministro Lavín- eludió responder esas graves objeciones. En cambio dijo que no hay que politizar el tema de la pobreza:

“…duele ver (que) la pobreza se transforma en un campo de batalla para las diferencias políticas”- prefirió decir, compungido.

Es cierto. Es doloroso.

Pero sería aún más doloroso (sobre todo para el ánimo y el alicaído prestigio del propio Piñera) que no se despejara de una vez la sospecha de haber manipulado la encuesta y que pese al tamaño de esa duda -planteada por un prestigioso profesor y hecha pública por el mismísimo CEP-se guarde silencio o se ensayen cantinfladas y, al final, se deje flotando la pregunta: ¿miente el Presidente? ¿Hizo trampas el gobierno?

————————————————————————————————————————

El Mostrador – 21 DE AGOSTO DE 2012

¿Quién es el abogado del cura John O’Reilly?

Luis Hermosilla, el señor de los pasillos

A los 14 años se inscribió en el PC y en la universidad sus mejores amigos fueron Andrés Chadwick y Juan Antonio Coloma. Comían juntos con el profesor Jaime Guzmán, a cuya familia defendió a petición del actual vocero de Gobierno y también socio de estudio jurídico. Luego fue el abogado de Claudio Spiniak y del ejecutivo Jorge Tocornal, condenado este último por abusar de sus dos hijos. Algunos juristas consultados opinan que quizás no era el más indicado para defender a O’Reilly, pues “su nombre está teñido con el escándalo”. 

por XIMENA PÉREZ VILLAMIL

 

Es uno de los penalistas más conocidos por la opinión pública. Al que no le complica, a diferencia de otros pares de su estatura, aparecer en televisión explicando al día siguiente de la denuncia por qué su cliente, el sacerdote John O’Reilly, rostro emblemático de los Legionarios de Cristo, es inocente del cargo de abuso sexual que, según una ex apoderada del Colegio Cumbres, cometió en contra de su hija de entonces seis años. “Puede que en el caso de un cura tan ligado a la elite se necesite un abogado que rápidamente salga a defenderlo, pensando en tranquilizar a los círculos que lo apoyan”, sostiene un abogado litigante sobre la estrategia comunicacional de Hermosilla.

Para otro es contraproducente usar los medios en causas penales, “porque se abren flancos muy grandes, puede ser provocador; el penalista debe submarinearse, pero Lucho es muy mediático”. Más allá de la forma y yendo al fondo, la opinión mayoritaria de los juristas consultados por este medio es que la elección de Hermosilla fue poco acertada. “Su imagen está asociada a Claudio Spiniak sobre quien, desde un comienzo, pesaban muchas pruebas en su contra y fue declarado culpable. Hermosilla está teñido por el escándalo”.

Su contratación la explica un amigo de O’Reilly: “Fue una decisión colectiva de un grupo de sus cercanos que hace un análisis. ¿Cuáles son los penalistas más importantes? ¿Cuáles tienen experiencia en este tipo de casos? No hay que ser muy habiloso para escoger a Lucho Hermosilla”.

Quienes lo conocen destacan como fortalezas personales su capacidad de escuchar, contener y generar confianza con sus clientes. Profesionalmente lo describen como criterioso y muy buen asesor. Lo fue en el caso Chispas, en el que junto con representar a Marcos Zylberberg cuando fue sometido a proceso por “transacción ficticia” —fallo revocado en segunda instancia— hizo de consejero y prestó oídos a un afligido José Yuraszeck, cuya defensa estuvo a cargo de Hugo Rivera.

Por su perfil mediático pueden llegar a su oficina clientes ajenos al mundo del poder como Bam Bam Zamorano que no recurrirían a Jorge Bofill, Carlos Balbontín, Hugo Rivera o a los estudios de Luis Ortiz Quiroga —a cargo de la defensa de Fernando Karadima— o de Alfredo Etcheberry, otros connotados penalistas, porque difícilmente los ubican.

Hermosilla, en representación del ex Pichichi y haciendo declaraciones a la prensa, interpuso una querella por injurias en contra del periodista Italo Passalacqua por unos dichos acerca de Kenita Larraín y unos videos que habría visto del futbolista en España antes de suspender su matrimonio.

En materia de honorarios puede estar entre los más caros. “Por un caso como el del cura O’Reilly puede cobrar, por lo menos, $100 millones además de un premio por resultados”, calcula un litigante. También puede hacerlo gratis como dicen que ocurrió con la defensa de Jaime Guzmán que asumió en 1996. Lo conocía desde la universidad y se lo pidió un amigo entrañable de aquella época, socio de bufete (que no tiene página web) y hoy vocero de Gobierno: Andrés Chadwick.

También es miembro del Instituto de Derechos Humanos desde enero de 2010. Entró en uno de los dos cupos que le corresponde aprobar al Senado y que fueron consensuados durante el mandato de Michelle Bachelet. El nombre de Hermosilla fue respaldado por la entonces oposición —hoy gobierno— y el de la abogada Pamela Pereira (quien más tarde renunció) por el oficialismo. Ambos contaron con la aprobación unánime.

DE COMUNISTA A LAVINISTA

A los 14 años, siendo alumno del Instituto Nacional, se inscribió en el Partido Comunista, según publicó en su oportunidad la revista Capital. Entró a estudiar Derecho en la Universidad Católica en 1974 y formó parte de un cuarteto inseparable con sus compañeros de curso Juan Antonio Coloma, Andrés Chadwick y José Miguel Olivares, quienes serían líderes del gremialismo, presidentes de la FEUC y militantes de la UDI.

Sólo mantuvo una amistad permanente con Paulsen, el panelista del influyente Tolerancia Cero, por quien se bautizó católico para poder ser padrino de uno de sus hijos. Otro hombre de la prensa cercano a Hermosilla es el director de La Tercera, Cristián Bofill, también panelista del programa de CHV. Y Gloria Stanley, cuyo yerno, el periodista Andrés Velasco, asesora comunicacionalmente a los Legionarios en el caso del sacerdote O’Reilly, según Qué Pasa. Los medios siempre han sido parte de su agenda.

“Nos sentábamos juntos en todas las clases, estudiábamos juntos, nos repartíamos los apuntes, nos veíamos los fines de semana. Además de ser insoportablemente amigos, tuvimos la gran suerte de hacernos amigos personales de Jaime Guzmán”, recuerda Olivares, cuyo socio Manuel José Vial era, en ese entonces, presidente de la FEUC y escogió al recién llegado Hermosilla como vocal de actividades.

“Lucho era de convicción marxista, no sé si comunista. No tuvo amigos de izquierda en la universidad. Si los tenía afuera, no sé a qué hora los vería. Nunca un alumno o un profesor hostigó a Lucho, porque nos habría contado y habríamos solidarizado”, relata Olivares.

A Guzmán lo conocieron en el segundo semestre del primer año y ejerció una influencia gravitante en el giro político de dos de ellos: Olivares, que era simpatizante DC, y Chadwick, ex Mapu. “Jaime nos invitaba a los cuatro a comer a su departamento una vez al mes o cada 15 días. Y se esmeraba por no repetir los platos. Ahí se discutía de todo: de formación personal, de política. Lucho tenía un grado de rigor doctrinario y de seriedad como pocos, nunca nos peleamos”.

A partir de 1977 Hermosilla se distancia. Sus amigos han tomado posiciones cada vez más ajenas a las suyas; Coloma y Chadwick son dos de los 77 jóvenes que suben con antorchas hasta la cima de Chacarillas a jurar lealtad al régimen de Pinochet. “A Lucho lo perdimos por esto y por la polola. Estaba dedicado a otras actividades, presumo que adversas a las nuestras”.

Héctor Salazar, ex abogado de la Vicaría de la Solidaridad, quien tomó después de Hermosilla la defensa del sociólogo José Manuel Parada, degollado por la dictadura en 1985, es sumamente crítico de su ex compañero de ruta por haber apoyado públicamente a Joaquín Lavín en su primera campaña presidencial. “El personaje deja de ser creíble, para nuestro mundo fue una desilusión. Tú tienes derecho a cambiar, lo que llama la atención es que sea de blanco a negro. Recuerdo que le mandamos una carta pidiéndole explicaciones, la firmamos cuatro o cinco abogados de la Vicaría. Se enojó mucho y conmigo la distancia se alargó tanto que no me saluda. Lo atribuyo a que él tiene conciencia de que yo tengo la convicción del tipo de personaje que es”, sostiene el profesional.

La defensa de Guzmán forjó un lazo indestructible con la UDI. “Lucho quedó con una profunda red de contactos en el partido. Cuando una persona que no es de tu mundo, salvo la amistad en la universidad, se la juega con la que ha sido la pérdida más terrible, no puede haber nadie que no tenga el más profundo agradecimiento. Si Lucho llama a Jovino (Novoa), a Hernán Larraín, a Pablo Longueira (ministro de Economía) o a cualquiera por supuesto que le toman el teléfono”. Olivares y Salazar coinciden en la rigurosidad de su trabajo en los casos de Parada y Guzmán —de gran complejidad— y en su compromiso emocional.

La defensa de su amigo de la Vicaría lo puso por primera vez en los medios, lo que repetiría en el tiempo. Asumió causas que provocaron gran conmoción pública: el asesinato del pequeño Víctor Zamorano Jones en la que colaboró con su padre Nurieldín Hermosilla; la responsabilidad jerárquica del ex gerente de ventas de Codelco, Owen Guerrini, en las operaciones de futuros de cobre del operador Juan Pablo Dávila, y la querella en contra de Jorge Tocornal por haber abusado de sus dos hijos y en la que éste fue condenado a 13 años de cárcel. Esta última fue su segunda representación en una causa sobre hechos de connotación sexual después de Spiniak.

EL DECANO Y LOS MINISTROS DE LA CORTE

En 1999, a la par que Hermosilla se sumaba a la campaña lavinista y declaraba “votar por Lavín no es votar por Pinochet” la Universidad Andrés Bello buscaba su acreditación. Pensando en nombres que allegaran prestigio y, a la vez, pudieran atraer académicos influyentes los entonces socios de esa casa de estudios, Luis Cordero y Miguel Ángel Poduje, fallecido ex ministro de Vivienda de Pinochet, invitan a Hermosilla a ser decano de la Escuela de Derecho.

Cuando él tuvo que designar al vicedecano escuchó las recomendaciones de dos cercanos: Rodrigo Hinzpeter, su socio en la oficina de abogados que armó junto a Andrés Jana y Arturo Vergara; y Andrés Chadwick, su ex compañero y con el que formaría el estudio Hermosilla, Chadwick, Morales que perdura hasta hoy. Ambos le propusieron a Patricio Zapata, un abogado joven, DC, que había trabajado en la Secretaría General de la Presidencia y que, por cierto, ampliaba el arcoiris político de la Facultad.

Durante su gestión, que se extendió hasta 2003, subieron los puntajes promedio de ingreso a Derecho, el número de alumnos y la jerarquía de sus académicos. El nuevo decano reclutó a dos ministros de la Suprema y a uno de la Corte de Apelaciones para hacer clases: Milton Juica, Domingo Kokisch y Alfredo Pfeiffer, quienes representaban distintas posturas dentro del Poder Judicial. Uno progresista y pro derechos humanos; otro de derecha, pero respetado por sus fallos, y el tercero (Pfeiffer), partidario de la Ley de Amnistía, cuestionado por los abogados de derechos humanos, y que integrará, gracias a un cambio de criterio en los tribunales, la quina de ministros para la Corte Suprema hasta 2019.

En la época fue muy criticado que, siendo un penalista activo, contratara a altos representantes de la justicia. Igualmente, que los ministros aceptaran. La Andrés Bello se acreditó en el 2000, por lo que no era comparable a impartir una cátedra en la Católica, la Chile o la Diego Portales, lo que habla de su buena llegada en el Poder Judicial.

Hermosilla ha integrado grupos de amistades diversos. El más famoso fue el llamado de los “Súper 8” por el número de miembros. Se juntaban una vez al mes o cada dos a conversar de política. Todos tenían un perfil público: Fernando Paulsen, subdirector de la revista Análisis; Fernando Villagrán, director de la también opositora Apsi, y los abogados Isidro Solís (quien fue, hasta hace poco, socio de su hermano Juan Pablo Hermosilla), Eduardo Loyola y Gustavo Villalobos, entonces jefe jurídico de la Vicaría. El grupo nació por una invitación a celebrar de este último cuando salió de la cárcel, a fines de 1986, tras ser acusado de ayudar legalmente a un frentista herido que había asesinado a un carabinero.

Con el tiempo, solamente mantuvo una amistad con Paulsen, el panelista del influyente Tolerancia Cero, por quien se bautizó católico para poder ser padrino de uno de sus hijos. Otro hombre de la prensa cercano a Hermosilla es el director de La Tercera, Cristián Bofill, también panelista del programa de CHV. Y Gloria Stanley, cuyo yerno, el periodista Andrés Velasco, asesora comunicacionalmente a los Legionarios en el caso del sacerdote O’Reilly, según Qué Pasa. Los medios siempre han sido parte de su agenda.

Hermosilla es un hombre que muta. Que transita de un mundo a otro. Que puede moverse por convicciones o intereses, depende de quién lo califique.

Como dice su amigo de la época universitaria José Miguel Olivares: “Lucho es un personaje; desde que nació, para mal o bien de sus pecados, ha sido un personaje”.

One Comment to “OPINIÓN”

  1. ¿por qué se requiere una defensa de tal connotación y experiencia para defender al cura de una niña de seis años? ¿qué se esconde ante tal intimidación para con los afectados? ¿estamos frente a David contra Goliat? ¿el 1% de los feligreses paga los 100 millones por honorarios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: