Amnistía denuncia crímenes de guerra en los ataques de EE UU con drones


  • Amnistía denuncia crímenes de guerra en los ataques de EE UU con drones
  • ONG pide a EEUU entregar información sobre su programa secreto de drones
  • Sharif pide fin de ataques con drones en Pakistán antes de ver a Obama
  • La Casa Blanca asegura que el uso de drones es “legal y efectivo”
  • Amnistía denuncia “homicidios ilegítimos” cometidos por EEUU en Pakistán
  • AI denuncia ataques de ‘drones’ estadounidenses en Pakistán

——————————————————————————————————————

Amnistía denuncia crímenes de guerra en los ataques de EE UU con drones

Un informe denuncia violaciones de la legislación internacional por el uso de aviones no tripulados para cometer ejecuciones

 Dubái 21 OCT 2013 – El País.com (España)
Protesta en Islamabad este lunes contra los ataques con drones. / AAMIR QURESHI (AFP)

“Antes no me asustaban los drones, pero ahora cuando oigo uno me pregunto si seré la próxima”, asegura Nabeela, una niña paquistaní de ocho años. El antes y el después de la pequeña lo marcó la muerte de su abuela hace ahora un año en Waziristán del Norte, una región de Pakistán fronteriza con Afganistán. Manama Bibi, de 68 años, estaba recogiendo verdura para la cena en su huerto cuando el proyectil la pulverizó delante varios de sus nietos. El caso es uno de los que Amnistía Internacional (AI) analiza en un informe en el que cuestiona el uso de esos aparatos y las afirmaciones de Washington de que apenas causan víctimas civiles.

“Nos preocupa mucho que estos y otros ataques hayan resultado en muertes ilícitas que constituyan ejecuciones extrajudiciales o crímenes de guerra”, afirma el análisis titulado ¿Seré yo el próximo? Ataques aéreos estadounidenses en Pakistán. Para su realización, AI ha investigado nueve de los 45 bombardeos llevados a cabo en Waziristán del Norte entre enero de 2012 y el pasado agosto, con decenas de entrevistas a supervivientes y familiares de víctimas.

Amnistía constata que desde la intervención estadounidense en Afganistán en 2001 esa región tribal se ha convertido en un refugio para los militantes talibanes y de Al Qaeda y también en base para sus ataques a ambos lados de la porosa frontera. De ahí que esté siendo la más castigada por los drones. No obstante, denuncia la falta de transparencia de EEUU, que no ha dado adecuada justificación legal para los ataques y se niega incluso a informar de las circunstancias una vez que los lleva a cabo.

El informe explica que no está claro si EEUU actúa en el marco de un conflicto armado, en cuyo caso se aplicaría la ley humanitaria internacional (también conocida como ley de guerra). De lo contrario, tendría que atenerse a la ley internacional de derechos humanos. De todas formas, recuerda que “matar a un civil que no está directamente implicado en acciones hostiles es una privación arbitraria de la vida”.

“El secretismo que rodea al programa de drones da a la Administración de EEUU licencia para matar fuera del alcance de los tribunales o de los principios básicos de la legislación internacional. Ha llegado la hora de que EEUU se explique al respecto y exija responsabilidades a los responsables de esas violaciones”, asegura Mustafa Qadri, investigador de AI para Pakistán.

La organización admite que bajo la ley humanitaria internacional no todas las muertes civiles que se producen son ilícitas. Sin embargo, los casos que ha revisado ponen en entredicho la afirmación de EEUU de que sus operaciones de drones se basan en información fiable, son muy precisas y solo matan a miembros de grupos armados. Aunque AI no avala las cifras de entre 400 y 900 civiles muertos y al menos 600 heridos que manejan las ONG, su trabajo revela que no se toman suficientes precauciones para proteger a los civiles, ni se compensa a las víctimas cuando se producen errores.

Los investigadores de AI han buscado una explicación para el misil que mató a Mamana Bibi e hirió a varios de sus nietos. Una fuente de los servicios secretos paquistaníes les mencionó que un talibán había usado un teléfono satélite en una carretera cercana a donde se encontraba la mujer. Sin embargo, tras revisar imágenes de satélite, encontraron esa posibilidad inconsistente con el terreno.

“Si la confundieron con un talibán en actitud hostil en el momento del ataque, entonces no parece que se tomaran las necesarias precauciones”, advierte el informe que habla de “fallo catastrófico”. “Fue erróneamente identificada como objetivo, el objetivo se seleccionó con información equivocada y no se canceló el ataque una vez que se hizo evidente que el objetivo era un civil; o los operadores del dronedispararon y mataron intencionadamente a Mamana Bibi”, plantea la organización antes de señalar que su familia no ha recibido disculpas o compensación por parte de EEUU, que ni siquiera ha reconocido el incidente.

En otro caso, AI admite que el blanco puede haber sido un grupo de talibanes afganos en Zowi Sidgi, una aldea situada en una ruta de tránsito de esos milicianos hacia sus refugios en Pakistán. No obstante, señala que los objetivos no se encontraban en ese momento en actitud hostil y no se hizo distinción entre civiles y combatientes. “Incluso si había miembros de un grupo armado en el lugar, eso no lo convierte en un ataque legal”, asegura el informe.

Las poblaciones locales tienen escaso control sobre la presencia de milicianos en sus aldeas. Muchos de los entrevistados han dicho a AI que no puede denunciar sus abusos a las autoridades por temor a las represalias. Grupos vinculados a Al Qaeda han matado a muchos hombres a los que acusan de facilitar información para los ataques de los drones. Por la misma razón mostraron miedo a hablar de los bombardeos con la organización, y algunos de los que lo hicieron recibieron amenazas después.

Amnistía denuncia además frecuentes “ataques a quien presta ayuda”, los casos en los que se dispara un segundo misil cuando los lugareños se acercan para asistir a las víctimas, una práctica que califica de “crimen de guerra”. También objeta a los llamados “golpes de disrupción de atentados”, que se llevan a cabo incluso si no se conoce la identidad de los individuos a los que se va a atacar, pero cuya actividad resulta sospechosa. “En un conflicto armado, los individuos tienen derecho a la presunción de que se trata de civiles”, recuerda AI tras documentar cómo los ataques están afectando a las poblaciones locales, cuyos miembros evitan reunirse por temor a convertirse en objetivo.

Desde que empezó a utilizar drones para alcanzar a sospechosos de terrorismo en 2004 y el pasado septiembre, Estados Unidos ha llevado a cabo entre 330 y 374 ataques de ese tipo en Pakistán, según diversos recuentos. Su argumento es que se trata de operaciones basadas en información fiable, que son extremadamente precisas y la mayoría de cuyas víctimas son miembros de grupos armados como los talibanes o Al Qaeda. Sin embargo, cada vez más voces cuestionan sus resultados y advierten de que la animosidad que están creando en las poblaciones afectadas alienta el reclutamiento por parte de los grupos con los que se quiere acabar.

“La política de asesinatos selectivos de EEUU sienta un precedente peligroso que otros países pueden explotar [además de] corroer los fundamentos del marco internacional para la protección de los derechos humanos”, concluye AI que pide a Washington más transparencia sobre los ataques, investigaciones independientes sobre los casos en los que hay sospechas de muertes ilícitas, juicios a los responsables y compensaciones para las víctimas.

Human Rights Watch ha realizado un informe similar sobre los bombardeos con drones en Yemen.

————————————————————————————————————————————————————————————————

ONG pide a EEUU entregar información sobre su programa secreto de drones

Según informes de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch, desde 2004 entre 2.000 y 4.700 murieron a causa de unos 300 disparos de aviones teleguiados.

por AFP – 22/10/2013 – Latercera

Estados Unidos debe poner fin al “secreto” sobre sus mortíferos disparos desde aviones sin tripulación en Pakistán y Yemen y juzgar a los responsables de esos ataques “ilegales”, afirmaron el martes organizaciones no gubernamentales (ONG) de defensa de los derechos humanos. 

La publicación de informes de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch tuvo lugar la víspera de la reunión en Washington entre el presidente Barack Obama y Nawaz Sharif, primer ministro de Pakistán, el país más afectado por los disparos de drones, seguido por Yemen.

La cuestión de esos tiros, denunciados oficialmente por Pakistán, muy probablemente se discuta en esa reunión, en la primera visita oficial a Washington de un primer ministro paquistaní durante la era Obama.

Desde 2004, entre 2.000 y 4.700 personas, incluyendo a cientos de civiles, según diversas evaluaciones, murieron a causa de unos 300 disparos de aviones teleguiados en las zonas tribales del noroeste paquistaní, el principal bastión en la región de los talibanes y de otros grupos vinculados a Al Qaeda, en la frontera con Afganistán.

En un informe de unas 60 páginas, Amnistía Internacional pide a Estados Unidos que difunda públicamente las informaciones sobre esos tiros para saber si respetan el derecho internacional, lo que podría ser el caso por ejemplo si  estuviesen destinados a neutralizar una amenaza inminente para Washington.

DERECHO A MATAR

“El secreto sobre el programa de aviones teleguiados otorga al gobierno estadounidense un derecho a matar superior a los tribunales y las normas  fundamentales del derecho internacional“, sostiene en un comunicado Mustafá Qadri, analista de Amnistía Internacional en Pakistán.

“Las autoridades estadounidenses deben abrir su programa de aviones sin  piloto a un examen (público) independiente e imparcial”, agrega esta  organización en su informe.

Esta ONG examina unos 40 disparos de aviones teleguiados estadounidenses desde mediados de 2012 en el noroeste de Pakistán, incluyendo el del 24 de  octubre de 2012 que mató a una mujer de 68 años, Mamana Bibi, en una aldea del distrito tribal de Waziristán del Norte, principal blanco de los tiros de los  drones.

“En su investigación (sobre ese tiro), Amnistía Internacional no encontró  ninguna prueba de instalaciones militares o de grupos armados, de escondites ni  de combatientes”, destaca el informe, lo que sugiere “un fracaso catastrófico”  de las autoridades norteamericanas, que quizás confundieron a Mamana Bibi con  un combatiente.

Amnistía Internacional también critica “la ambigüedad” de Pakistán, que denuncia esos ataques como violaciones de su soberanía, pero en privado considera que algunos son “útiles” y “parece suministrar” a los norteamericanos informaciones que les permiten atacar a determinados combatientes islamistas.

La ONG también está preocupada por la “colusión” de Australia, Alemania y  Gran Bretaña, “que parecen suministrar informaciones de inteligencia y ayuda”  para los disparos de aviones sin piloto estadounidenses.

Otra ONG, Human Rights Watch, también publicó el martes un largo informe sobre los disparos de drones en Yemen, uno de los principales bastiones de Al  Qaida en la Península Arábiga.

La organización documentó varios ataques contra civiles y considera que  Estados Unidos debe “explicar los fundamentos jurídicos de esos asesinatos  selectivos”, “aclarar públicamente todas las directivas” sobre esos ataques y  juzgar a los autores de “asesinatos ilegales”.

———————————————————————————————————————————————————————————-

22-10-2013 / EFE – ABC.es

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, pidió hoy el fin de los ataques de EE.UU. en su país con aviones no tripulados (drones), la víspera de ser recibido en la Casa Blanca por el presidente Barack Obama, con quien abordará varios temas conflictivos en la relación bilateral.

“Quiero destacar la necesidad del fin de los ataques con drones”, subrayó Sharif en Washington durante un discurso en el Instituto estadounidense por la Paz.

Según Sharif, esos ataques “han perturbado y agitado profundamente” a la población paquistaní, se han convertido en un “factor irritante” en la relación con EE.UU. y suponen “una violación continua” de la integridad territorial del país asiático.

El primer ministro ha condenado reiteradamente los ataques de EE.UU. con drones en territorio paquistaní, a pesar de que Washington afirma que apenas han causado víctimas civiles, y se espera que hable al respecto con Obama este miércoles durante la reunión que ambos mantendrán en la Casa Blanca.

En un informe divulgado hoy, Amnistía Internacional (AI) afirma que en algunos casos esos ataques pueden suponer “crímenes de guerra” y la organización documenta decenas de matanzas en el área tribal de Waziristán, en el noroeste paquistaní, la más afectada por la acción de los drones.

AI revisó 45 ataques lanzados entre enero de 2012 y agosto de 2013, y constató “la falta de transparencia” del Gobierno estadounidense en torno a este tipo de operaciones.

En su informe, AI revela que algunas de las víctimas de las ofensivas estudiadas fueron una mujer de 68 años, Mamana Bibi, muerta mientras recogía hortalizas rodeada de sus nietos, o 18 jornaleros, entre ellos uno de 14 años, que perdieron la vida cuando se reunían para comer tras un día de trabajo.

Asimismo, la organización critica que aún no se haya materializado la promesa hecha por Obama en mayo pasado de ser más transparente respecto al uso de aviones no tripulados.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, comentó hoy que el Gobierno está revisando ese informe, y destacó que EE.UU. lleva a cabo con “extraordinario cuidado” las operaciones con drones para evitar víctimas civiles.

Esas operaciones son “precisas, legales y efectivas”, defendió el portavoz de Obama.

Es precisamente el uso de drones uno de los temas más conflictivos en la relación entre Washington e Islamabad, que pasó por uno de sus momentos más bajos tras la operación encubierta estadounidense que acabó con el líder de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, en su refugio en territorio paquistaní en mayo de 2011.

Pakistán consideró esa operación como un ataque a su soberanía y la asistencia militar de EE.UU. a Islamabad fue congelada.

Además, Pakistán bloqueó durante un tiempo el paso por su territorio de los suministros estadounidenses y de la OTAN a las tropas de la Alianza que combaten en el vecino Afganistán.

A Estados Unidos le preocupa ahora el papel que pueda jugar Pakistán en la pacificación de Afganistán una vez que las tropas de la OTAN culminen la retirada del país a finales de 2014, y de ese tema dialogarán también Obama y Sharif.

“Creemos que un Afganistán en paz y estable es de vital interés para Pakistán”, enfatizó hoy Sharif durante su discurso.

El primer ministro expresó su apoyo a un proceso de reconciliación en Afganistán “inclusivo” y liderado por los propios afganos, y señaló que el futuro de la relación bilateral debe basarse en una “fuerte alianza económica”.

Pakistán “no es el origen ni el epicentro del terrorismo”, sino una “víctima” que ha hecho “sacrificios inconmensurables” en la lucha contra ese flagelo, remarcó Sharif.

—————————————————————————————————————————————————————————–

La Casa Blanca asegura que el uso de drones es “legal y efectivo”

La publicación de dos informes sobre el uso de aviones no tripulados y sus daños colaterales coincide con la visita a Washington del primer ministro de Pakistán

 Washington 22 OCT 2013 – El País.com (España)

El líder de la minoría cristiana de Pakistán posa con una pancarta en una protesta en Islamabad contra la política de ataques con drones de Barack Obama y Nawaz Sharif. / AAMIR QURESHI (AFP)

La Casa Blanca ha declarado este martes sentir preocupación por los civiles muertos como consecuencia de los ataques con aviones no tripulados, conocidos como drones, pero ha asegurado que el uso de esos aparatos en operaciones antiterroristas es “legal, preciso y efectivo”. Jay Carney, portavoz del presidente Barack Obama, respondía así en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca a una pregunta motivada por los informes publicados por Amnistía Internacional y Human Right Watch que aseguran que los ataques con drones en Pakistán y Yemen han matado más civiles que objetivos terroristas.

Carney ha asegurado que la Casa Blanca está revisando esos informes “cuidadosamente”. “Respecto a lo que dicen esos documentos sobre que Estados Unidos ha actuado de forma contraria a las leyes internacionales, tengo que decir que estamos en total desacuerdo”, ha dicho el portavoz. Amnistía Internacional asegura también que en algunos casos esos ataques pueden suponer “crímenes de guerra” y la organización documenta decenas de matanzas en el área tribal de Waziristán, noroeste de Pakistán, la zona más afectada por los drones.

“Es un hecho que los ataques norteamericanos con drones han provocado víctimas civiles”, admitió Carney, explicando que eso es un riesgo “inherente que existe en todas las guerras”. “Estados Unidos no toma riesgos cuando nosotros o nuestros socios tenemos la capacidad para capturar terroristas de forma individual. Nuestra preferencia es siempre detener, interrogar y juzgar”, ha puntualizado el portavoz.

La publicación de los informes sobre los efectos de los drones ha coincidido con la visita a Washington del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, quien en un discurso pronunciado este martes en el Instituto estadounidense por la Paz pidió el fin del uso de estos aparatos, un día antes de entrevistarse con el presidente Obama, informa la agencia EFE.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, ha pedido en un discurso pronunciado este martes en el Instituto estadounidense por la Paz el fin del uso de estos aparatos, un día antes de entrevistarse con el presidente Obama

“Quiero destacar la necesidad del fin de los ataques con drones”, ha subrayado Sharif. Según el primer ministro, esos ataques “han perturbado y agitado profundamente” a la población paquistaní, se han convertido en un “factor irritante” en la relación con EEUU y suponen “una violación continua” de la integridad territorial del país asiático.

El uso de drones es uno de los temas más conflictivos en la relación entre Washington e Islamabad, que pasó por uno de sus momentos más bajos tras la operación encubierta estadounidense que acabó con el líder de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, en su refugio en territorio paquistaní en mayo de 2011. Pakistán consideró esa operación como un ataque a su soberanía y la asistencia militar de EEUU a Islamabad fue congelada. Además, Pakistán bloqueó durante un tiempo el paso por su territorio de los suministros estadounidenses y de la OTAN a las tropas de la Alianza que combaten en el vecino Afganistán.

A Estados Unidos le preocupa ahora el papel que pueda jugar Pakistán en la pacificación de Afganistán una vez que las tropas de la OTAN culminen la retirada del país a finales de 2014, y de ese tema dialogarán, también, Obama y Sharif mañana miércoles en la Casa Blanca.

———————————————————————————————————————————————————————————————-

ATAQUES CON ‘DRONES’

Amnistía denuncia “homicidios ilegítimos” cometidos por EEUU en Pakistán

Advierte de que algunos ataques con ‘drones’ podrían equivaler a crímenes de guerra y ejecuciones extrajudiciales

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) –

   Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este martes los “homicidios ilegítimos” cometidos por Estados Unidos mediante ataques con aviones no tripulados (‘drones’) en las zonas tribales del noroeste de Pakistán, algunos de los cuales podrían constituir “crímenes de guerra”.

   La organización ha hecho público este martes un informe detallado sobre el programa estadounidense de aviones no tripulados desde la perspectiva de los Derechos Humanos, en el que se docimentan “homicidios recientes en las zonas tribales del noroeste de Pakistán, y la casi total ausencia de transparencia en torno al programa de ‘drones’ estadounidense”, ha indicado AI en un comunicado.

“El secreto en torno al programa de aviones no tripulados da al Gobierno estadounidense licencia para matar fuera del alcance de los Gobiernos o de las normas fundamentales del Derecho Internacional”, ha denunciado el investigador de Amnistía Internacional sobre Pakistán, Mustafa Qadri.

“Ya es hora de que Estados Unidos diga la verdad sobre el programa de ‘drones’ y haga rendir cuentas a los responsables de estas violaciones”, ha advertido. “¿Qué esperanza de reparación pueden tener las víctimas de los ataques de ‘drones’ y sus familias cuando Estados Unidos ni siquiera reconoce su responsabilidad en ataques concretos?”, ha añadido Qadri.

Para elaborar el informe, Amnistía Internacional ha examinado los 45 ataques con aviones no tripulados de los que se ha tenido noticia en la provincia de Waziristán Norte entre enero de 2012 y agosto de 2013. A patir de la investigación detallada efectuada sobre el terreno respecto a nueve de estos ataques, el informe documenta homicidios “que hacen temer seriamente que se hayan cometido violaciones del Derecho Internacional que puedan constituir crímenes de guerra o ejecuciones extrajudiciales”.

Por ejemplo, Mamana Bibi, de 68 años, murió en octubre de 2012 en un doble ataque con ‘drones’ nmientras recolectaba verduras en los campos de la familia y varios de sus nietos andaban por los alrededores. Asimismo, 18 jornaleros, entre ellos un niño de 14 años, murieron en julio de 2012 tras varios ataques contra una localidad “sumamente pobre” próxima a la frontera con Afganistán, cuando se disponían a disfrutar de su cena tras un largo día de trabajo.

En contra de las afirmaciones oficiales de que los fallecidos eran “terroristas”, la investigación realizada por Amnistía Internacional señala que “las víctimas de estos ataques no estaban participando en combates y no suponían amenaza alguna para la vida”, ha advertido la organización.

“No encontramos justificación alguna para estos homicidios”, declarado Mustafa Qadri. “Existen amenazas reales para Estados Unidos y sus aliados en la región, y los ataques de aviones no tripulados pueden ser legítimos en algunas circunstancias”, pero “resulta difícil creer que un grupo de jornaleros, o una anciana rodeada de sus nietos, pusieran en peligro a nadie, no digamos ya que supusieran una amenaza inminente para Estados Unidos”, ha añadido.

Al respecto, Amnistía recuerda que el Derecho Internacional prohíbe los homicidios arbitrarios y limita el uso legítimo de fuerza letal intencionada a situaciones excepcionales. En casos de conflicto armado, sólo los combatientes y las personas que participan directamente en las hostilidades pueden ser blanco de un ataque directo y fuera del conflicto armado, la fuerza letal intencionada sólo es legítima cuando sea estrictamente inevitable para proteger frente a una amenaza inminente para la vida, ha añadido.

Por ello, “en algunas circunstancias, los homicidios arbitrarios pueden constituir crímenes de guerra o ejecuciones extrajudiciales, es decir, delitos contra el Derecho Internacional”, ha manifestado la organización.

Amnistía Internacional también ha documentado ejemplos de los denominados “ataques contra rescatadores”, en los que quienes corren a auxiliar a las víctimas de un ataque inicial con ‘drones’ fueron a su vez víctimas de un rápido ataque de seguimiento. “Aunque pudiera suponerse que los rescatadores son miembros del grupo al que se está atacando, resulta difícil entender cómo puede hacerse esa distinción en los caóticos momentos inmediatamente posteriores a un ataque con misiles”, ha advertido AI.

GUERRA GLOBAL

Estados Unidos, según el informe, sigue utilizando su doctrina de “guerra global” para tratar de justificar una guerra sin fronteras contra Al Qaeda, los talibán o los supuestos aliados de éstos. “La promesa estadounidense de aumentar la transparencia en torno a los ataques con aviones no tripulados, subrayada por un gran discurso sobre política pronunciado por el presidente Barack Obama en mayo de 2013, aún no se ha hecho realidad, y Estados Unidos sigue negándose a divulgar incluso la información más básica tanto jurídica como sobre los hechos acontecidos”, ha denunciado AI.

“Este secreto ha permitido a Estados Unidos actuar impunemente e impedir que las víctimas reciban justicia o indemnización”, ha añadido. Según la información de que dispone Amnistía Internacional, “ninguna autoridad ni agente estadounidense ha rendido cuentas por los homicidios ilegítimos perpetrados con ‘drones’ en Pakistán”.

ENTRE DOS FUEGOS

El informe revela también que, además de la amenaza de los aviones no tripulados estadounidenses, los habitantes de Waziristán Norte se ven a menudo atrapados entre los ataques de grupos armados y las fuerzas armadas de Pakistán.

Al respecto, el informe demuestra que los hombres y las mujeres que viven en la zona “tienen poco control sobre la presencia de grupos como los talibán o Al Qaeda en sus pueblos y distritos” y que los grupos vinculados a Al Qaeda “han matado a decenas de residentes locales a los que acusaban de ser espías a causa de los ataques con ‘drones’ estadounidenses”.

Los residentes aseguraron también a Amnistía Internacional que el temor a represalias les impedía denunciar ante las autoridades locales los abusos cometidos por los grupos armados y muchos vecinos de la zona tenían también miedo de hablar a Amnistía Internacional sobre los ataques con aviones no tripulados. “Algunos de los que hablaron abiertamente recibieron después amenazas”, ha asegurado la organización.

Pese a que el Gobierno de Pakistán se ha mostrado públicamente en contra del programa de ‘drones’ estadounidense, Amnistía Internacional teme que algunas autoridades e instituciones de Pakistán y otros países, como Australia, Alemania o Reino Unido, hayan ayudado a Estados Unidos a lanzar ataques con aviones no tripulados.

Por ello, “Pakistán debe proporcionar a las víctimas de ataques con ‘drones’ acceso a la justicia y a otro tipo de reparación” y las autoridades de Pakistán, Australia, Alemania y Reino Unido “también deben investigar a todas las autoridades e instituciones sospechosas de estar implicadas en ataques con ‘drones’ estadounidenses o en otros abusos cometidos en las zonas tribales que puedan constituir violaciones de Derechos Humanos”, ha manifestado Mustafa Qadri.

El informe documenta asimismo los abusos cometidos por las autoridades de Pakistán contra la población de Waziristán Norte, que incluyen desde casos de homicidios, lesiones y desplazamiento de residentes a causa de bombardeos del Ejército hasta “la ausencia de mecanismos de justicia y la falta de asistencia médica adecuada”.

——————————————————————————————————————————————————————————————

AI denuncia ataques de ‘drones’ estadounidenses en Pakistán

(AFP)

Islamabad — Amnistía Internacional criticó en un informe difundido este martes en Islamabad el “secreto” con que Estados Unidos trata los aviones teleguiados que realizan ataques “ilegales” en Pakistán.

“El secreto que rodea el programa de los ‘drones’ otorga al Gobierno estadounidense un derecho a matar superior a los tribunales y a las normas fundamentales del derecho internacional”, sostuvo Mustafa Qadri, analista de la organización de defensa de los derechos humanos.

Desde al año 2004, entre 2.000 y 4.700 personas, entre ellas centenas de civiles, según diferentes evaluaciones, murieron en unos 300 ataques de ‘drones’ estadounidenses en las zonas tribales del noroeste de Pakistán, principal bastión de los talibanes y otros grupos vinculados a Al Qaeda en la frontera con Afganistán.

La difusión del informe coincide con una visita del primer ministro paquistaní, Nawaz Shari, a Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: