———————————————————————————————————————-

ENTREVISTA MARIA ACASO

«No existe trastorno de déficit de atención, solo niños aburridos»

CARLOTA FOMINAYACARLOTAFOMINAYA / MADRID – ABC.es
Día 30/10/2013

La autora de rEDUvolution es a la educación lo que Ferrá Adriá a la gastronomía en la Fundación Telefónica

«No existe trastorno de déficit de atención, solo niños aburridos»

ISABEL PERMUY

La autora de rEDUvolution (Paidós) afirma durante la entrevista que«no existe Trastorno de Déficit de Atención, solo niños aburridos en clase», a sabiendas de que ha entrado en terreno cuanto menos, espinoso. A la directora de la Escuela de Educación Disruptiva (EED) de la Fundación Telefónica no le importa la controversia que generará el titular, porque está absolutamente convencida de ello. A su juicio, «medicar con anfetaminas a niños de dos años para que se concentren es, sencillamente, una barbaridad». «¿No sería mejor pensar en cambiar la educación que reciben?», se pregunta en alto esta docente. «Resulta ya un lugar común hablar de la obsolescencia del sistema educativo actual y de la apremiante necesidad de realizar un cambio tanto de contenidos como de metodología, de romper el pasado pero… ¿cómo hacerlo?».

—En rEDUvolution, su último y provocador libro, propone realizar un cambio de paradigma. ¿Es que está mal?

—No es que esté mal, es que no sirve. Los niños van con sus Mp3, sus móviles 3G… y su flauta dulce. ¡Por favor! Ha cambiado todo, y sobre todo lo que tiene que ver con la gestión del conocimiento. Igual que un médico no puede operar sin anestesia, como en el siglo XIX, hoy no se puede aprender con una lección tradicional, donde lo único que se consigue es una educación bulímica, donde te atracas de información que vomitas el día del exámen y a los tres segundos cuando has salido por la puerta has olvidado todo. Ese es el paradigma al que te lleva una educación trandicional. Hay que ir hacia una educación experiencial, motivadora, activa… Mientras que en otras disciplinas está super aceptado que el inconsciente lo que hace es modificar todo el proceso de absorción de datos, en pedagogía no. A día de hoy parece que todos los alumnos tienen que entender la clase de la misma manera, coger los mismos apuntes y decirlo igual durante el examen. El primer paso para la rEDUvolution es admitir que esto no es así. Como profesores aceptaremos que nosotros enseñamos y que los alumnos aprenden otras cosas. Tu das una clase a veinte personas y cada uno va a elaborar según su propia biografía, su creatividad, sus conocimientos… un discurso diferente. Eso es el hecho educativo.

—¿Qué supone aceptar eso?

—Ya no tiene mucho sentido programar por objetivos, porque no se van a cumplir. Quizás sea mejor elaborar en lugar de pequeños objetivos grandes metas, abiertas y flexibles.

—Su rEDUvolution conlleva aceptar las pedagogías invisibles. ¿A qué se refiere?

—Aceptar que se aprende más de lo no es explícito que de lo que es explícito. Lo explícito es lo que el profesor dice, el libro de texto, el power point… pero luego hay montones de cosas desde la iluminación de la clase, cómo va vestido el profesor, o cómo está organizado el aula que nos está dando mucha más información que lo que nos está diciendo este. Todo lo referente a las pedagogías invisibles se obvia en la pedagogía tradicional y hay que recuperarlo.

—¿Cuál debe ser el papel del profesor en esta nueva pedagogía?

—Su papel debe entenderse como un productor cultural, como un artista. Debe saber coger conceptos y remixearlos, entendiendo como remixear el sistema de producción contemporánea. Eso no es copiar. Es relacionar. Y crear tu «playlist» de la clase.

—Usted propone empezar por cambiar la función del profesor, al que se refiere como «coacher».

—Sí, el profesor debería priorizar la agenda de tus alumnos por encima de todas las cosas, especialmente por encima del centro, del sistema educativo, de tu propia agenda. en la educación tradicional el profesor impone todo, los contenidos, las formas, las metodologías, y ahora creo que debería ser muy importante aprovechar los saberes de los alumnos e incorporarlos al revés. Qué le interesa al alumno por encima de qué le interesa al profesor. Nos referimos a las ocho inteligencias de Howard Gardner.

—Eso es una utopía, tanto si tienes cinco alumnos como si tienes diez, pero mucho más si tienes treinta.

—En cualquier caso, lo que sí que hacen los profesores es negar los intereses de los alumnos. No se trata tanto de hacer treinta clases distintas, si no de decir, voy a intentar ver qué es lo que les interesa a los alumnos y de incorporarlo al aula, en general. Si les interesa el fútbol, a lo mejor puedo incorporar este deporte como recurso para explicar las matemáticas. Enseñar videoarte a los adolescentes es muy difícil, pero si les enseñas videoarte a partir de videoclips es muy fácil. Creo que los niños, los adolescentes, tienen intereses, entonces, el profesor creativo es capaz de encontrar ese link.

—¿Por eso señala la creatividad del profesorado como cualidad indispensable?

—Siempre se habla de la creatividad del alumno, pero me parece fundamental la creatividad del profesor, pero por encima de sus competencias y de sus conocimientos, un profesor creativo va a llegar a todo y va a realizar unas unidades didácticas maravillosas. Se va a olvidar del libro de texto y va a crear unas experiencias increíbles.

—Debería cambiar su formación también.

—Sí, claro. El problema que yo veo en la pedagogía es que se lleva a cabo un proceso de reproducción en la formación del profesorado. Te pasas media vida quejándote de tus profesores pero cuando tú te conviertes en uno vuelves a hacer lo mismo. Un docente novel, supertemeroso, se mete en un aula de Secundaria con cuarenta adolescentes y no sabe qué hacer y se hace el duro, sin darse cuenta de que lo que tiene que hacer es lo contrario.

—¿Dónde queda la Ley de Autoridad del profesor, tan necesaria en algunos casos incluso de agresión al maestro por parte del estudiante?

—Pedagogía y poder… En una estructura de control… No sólo hay que parecer democrático sino que hay que serlo. Todos somos democráticos de boquilla. Luego llegamos al aula y somos autoritarios. Si estamos hablando de democracia, no puedes llegar y hacer un monólogo. O no puedes hablar de democracia y subirte a una tarima.

—¿Qué estrategias de cambio propone para acabar con éxito con estas rigideces?

—La primera de ellas es crear en clase una «comunidad», en lugar de la antagonía «profesor y estudiante», que además en este momento en que el estudiante tiene muchos conocimientos pro ejemplo de tecnología, ¿que vas a hacer? En la idea de la comunidad, entra el profesor como coacher, como acompañante, pero es que ni siquiera es un acompañante, los profesores y estudiantes como coachers unos de otros. Si tu tratas al alumno más como un igual, y le das más poder, sus problemas se reducen. Esos problemas aumentan cuanto más autoritario es el sistema. Si tu a un alumno le das responsabilidad, todo mejora. Si le obligas y le das disciplina solamente, al final surge el miedo. Hay que recuperar los afectos en el aula, son muy importantes.

Habitar el aula

—¿Qué es y cuál es la máxima del edupunk, al que usted hace referencia?

–Más que una metodología es un nombre, un paraguas donde se recogen todas las metodologías que no son la metodología tradicional. La máxima es que tu no puedes cambiar los contenidos sin cambiar la arquitectura pedagógica. No puedes abogar por una educación diferente mediante una lección magistral. No puedes dar una clase con un mobiliario industrial si quieres hacer una clase orgánica. Hay que revisar el formato y cambiarlo.

–También habla usted de habitar la clase.

–Claro, la pedagogía es mente, pero también es cuerpo. ¿Cómo se entiende el cuerpo en el acto pedagógico? Sentado (horas), sumiso… No es que haya niños con déficit de atención (TDA), lo que hay es niños aburridos. Es un problema superserio, cómo se está medicando de forma a lo bestia, con anfetaminas, a niños desde los dos años. Menos medicina y más Reduvolution. Es un problema terrible que vemos cada vez más, si se cambiara el sistema te aseguro que habría menos TDA. No hay que medicar a los niños, que simplemente se quieren mover, sino cambiar el sistema.

–¿Lo más próximo que tenemos a este sistema es la metodología por proyectos?

—Sí. Definitivamente sí, pero en España hay muy poca oferta en educación alternativa.

—¿Están justificadas para usted la huelga del profesorado del pasado jueves 24 y la manifestación del sábado?

—Lo que indican ambos actos es que la gente está pidiendo una rEDUvolution. Están pidiendo a gritos que el profesorado esté mejor pagado, bien considerado, bien formado… como en el modelo finlandés, donde la clave está en el profesor.

—Los profesores finlandeses también se lo ha ganado. Al parecer son los mejores de la promoción, y luego pasan evoluciones continuas.

—Es cierto, el profesor finlandés está muy bien formado, es la élite. Pero también está super reconocido socialmente. En cambio aquí la labor del profesor está desprestigiada, precarizada… El problema fundamental es la formación del profesor.

—¿Y cómo se soluciona eso?

—Cambiando el sistema. Nota de corte para pedagogía, igual que en una ingeniería.

Sinopsis de rEDUvolution

Actualmente asistimos día a día a situaciones que hace tan solo unos años nos hubieran parecido inverosímiles y, mientras que todo se transforma, el mundo de la educación permanece igual, anclado en un paradigma más cercano al siglo XIX y a la producción industrial que a las dinámicas propias del siglo XXI. Es necesario que iniciemos la #rEDUvolution o, lo que desde hace algún tiempo se conoce como la revolución educativa.
El término rEDUvolution mediante la mezcla de los términos revolución y educación apunta a la necesidad de ejecutar una transformación real en los espacios educativos a través de cinco ejes clave:
Aceptar que lo que enseñamos no es lo que los estudiantes aprenden. Cambiar las dinámicas de poder. Habitar el aula. Pasar del simulacro a la experiencia.Dejar de evaluar para pasar a investigar.
Escrito con un lenguaje directo y nada académico, en rEDUvolution encontrarás un texto donde el lenguaje visual aporta tanto conocimiento como el lenguaje escrito. Asimismo, se incluyen una serie de propuestas que pretenden provocar el siempre difícil paso de la teoría a la práctica mediante la participación del lector o lectora en el propio libro.
¡Adelante! Es la hora de que empieces tu propia #rEDUvolution.
—————————————————————————————————————————————————————————

Los 10 fallos más habituales al educar a un niño

L.PERAITA
Día 28/10/2013 – ABC.es

Queremos ser «padres 10», pero en el intento siempre hay errores

Los 10 fallos más habituales al educar a un niño

Convertirse en padre y educar a los hijos no es tarea fácil. Nadie nos da un manual en el momento de su nacimiento para guiarnos de todo lo que hay que hacer en cada momento. Es normal que surjan dudas y que actuemos a veces bajo la incertidumbre de si hemos obrado bien o no. Todos nos equivocamos alguna vez, según los expertos.

El psicólogo David Cortejoso, creador de Psicoglobalia.com, enumera los fallos más comunes en los padres y los posibles remedios:

1. No escuchar al niño: es bastante habitual que no les demos tiempo suficiente a explicarse o a expresarse, cortándoles, siendo autoritarios o dando por hecho lo que nos van a contar sin darles la oportunidad para ello. Déjalo hablar, ten paciencia.

2. No reconocerle sus virtudes o puntos fuertes: parece que muchas veces solo nos fijamos en sus fallos o defectos para intentar corregirlos, y nos olvidamos de alabarle lo que hace bien o sus puntos fuertes. El halago es un arma muy fuerte en su educación.

3. Hay que respetar su personalidad: cada niño es único y diferente. No tenemos porqué educarle para que haga lo mismo que el resto de los niños. Cada uno elige su camino, sus objetivos y propósitos, por lo que no todos los niños deben ser iguales.

4. Sobreprotegerles: es un error bastante común. La sobreprotección se produce por el temor de los padres a que le pase cualquier cosa al niño, desconfiando de su propia valía y acarreándole unas serias consecuencias. Hay que darle autonomía en su justa medida.

5. Acostumbrarles a que les hagan todo: son aquellos padres que hasta les siguen partiendo el filete cuando el niño tiene 9 años… A los niños hay que enseñarles a valerse por sí mismos, tienen una edad para aprender cada cosa, y cuanto antes lo aprendan mejor, sin apresurarse tampoco, claro.

6. Gritarles: por desgracia recurrimos al grito más de lo que debiéramos en muchas ocasiones. Los gritos les acarrean muchas consecuencias negativas.

7. Cuando hay hermanos, intentar educarlos igual: una cosa es que al haber hermanos intentemos transmitirles los mismos valores, que es lo correcto, y otra cuestión es que intentemos que sean iguales en todo, que no es correcto. Cada niño es distinto, y se debe educar en la individualidad. Un hermano tendrá unos puntos fuertes y otros débiles que habrá que corregir, y en otro hermano habrá otras cuestiones a limar.

8. Compararles: algo a lo que recurrimos constantemente. Mira tu hermano como…, si fueras como tu primo que…, mira Luis tu amigo lo bien que… Debemos evitar las comparaciones, cada niño es de una manera, y a lo mejor otro es mejor en esto o aquello, pero tu hijo lo será en otra cosa. Ellos ya saben compararse y usar sus propios modelos, no debemos atormentarles con continuas comparaciones todos los días.

9. No limitarlo en cosas sin verdadera importancia: está claro que si tu hijo te hace un buen dibujo en la pared de casa no está bien y te vas a enfadar, pero sopésalo, piensa si el dibujo es bueno, si es más importante la pared o la creatividad de tu hijo… No lo grites, corrígelo y dale los medios para que haga sus creaciones en el lugar adecuado. Darle cierto margen de actuación es muy importante para que tu hijo aprenda, explore y descubra poco a poco sus intereses, capacidades y limitaciones.

10. No comunicarnos: da igual la edad y el tema. La cuestión más importante a la hora de educar a un niño es hablar con él y que él hable contigo. De sentimientos, de temores, de dudas, de amistad, de sexo… una buena comunicación creará un buen vínculo entre padres e hijo.

———————————————————————————————————————————————————————

PD ENTREVISTA A LA AUTORA DE ‘¿HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN?’

Heike Freire: “Los niños llegan con un carro de deberes a casa y eso juega en favor de la hiperactividad”

“Las escuelas se han convertido cada vez más en fábricas de resultados centradas solo en que las personas lleguen a ser trabajadores eficaces”

Periodista Digital, 29 de octubre de 2013

La periodista y escritora Heike Freire visita los estudios de Periodista Digital para hablarnos de un libro que, ante todo, es innovador para poder detectar, prevenir y evitar la hiperactividad de los niños en las sociedades actuales. ‘¿Hiperactividad y déficit de atención?’ (RBA, 2013) es una herramienta esencial para buscarle un enfoque diferente a la hora de prevenir y abordar este problema.

Desde un enfoque preventivo, centrado en la promoción de la salud y el bienestar infantil, y adoptando una perspectiva multidisciplinar, la autora se pregunta hasta qué punto el trastorno puede considerarse una enfermedad infantil, o ser un reflejo de las dificultades de los niños para adaptarse a las insanas condiciones de vida que les impone la sociedad actual.

El espectacular aumento en el número de casos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) entre la población infantil de los países occidentales (algunos estudios hablan de un 300%, en los últimos veinte años) preocupa, cada día más, a padres, profesionales de la salud y educadores.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad, se considera un síndrome supuestamente crónico e incurable que hace entrar a los niños en una espiral de dificultades escolares, aislamiento y fracaso. Pero detrás de las siglas de este trastorno se esconden realidades muy distintas.

La soledad, la pérdida de espacios de encuentro, de juego, de movimiento autónomo, la falta de relación con elementos del mundo natural y otros seres vivos, la presión académica, el sedentarismo y la hiperprotección son algunas de las causas que degradan el bienestar infantil.

El libro anima a los padres a que piensen que quizás el problema no está en el organismo de sus hijos sino en el entrono, en sus condiciones de vida, y que con paciencia y buena voluntad se atrevan a introducir pequeños cambios para mejorar el entorno.

TITULARES MÁS RELEVANTES DE LA ENTREVISTA

“Hay quien dice que la hiperactividad es una enfermedad crónica e incurable y hay quien dice que es un trastorno inventado por la industria farmacéutica. Yo, personaLmente creo que es una enfermedad de época que tiene mucho que ver con la situación de la infancia en la actualidad”.

“El debate en internet es si era una enfermedad real o inventada por la industria farmaceútica pero lo que está claro es que hay un problema. El hecho de que haya 250 mil o 300 mil niños que están siendo medicados con metifelinato, un derivado de la anfetamina, es preocupante y está demostrando algo”.

“No existen todavía pruebas genéticas irrefutables de que la hiperactividad sea genética y se está investigando sobre temas de herencia genética pero sobre todo para descartar que haya otros desórdenes neurológicos que para determinar que haya TDAH”.

“Si no todo, un alto porcentaje de lo que hoy en día se está llamando TDAH en realidad son otros problemas que están teniendo niños y niñas hoy, es debido al sedentarismo infantil que es una clara diferencia con nuestras infancias”.

“Un estudio universitario del año pasado confirma que los niños y niñas menores de 12 años pasan el 76 % de su tiempo sentados o acostados, cuando los niños está demostrado que necesitan moverse mucho para desarrollar todos su organismo y su cerebro”.

“Somos el segundo país en Europa donde los niños dedican más tiempo a estar delante de las pantallas. El primero en Europa es Inglaterra donde los niños ingleses pasan en torno a 7 horas frente a las pantallas y los americanos entre 8 y 11. Hoy es difícil de calcular porque ya no contabilizan solo las tv, si no también los ordenadores, móviles, tablets, etc…”.

“Hay estudios que prueban que cuantas más horas pasa un niño a partir de una hora diaria, menor de tres años, frente a una pantalla, aumenta significativamente el porcentaje de que sea diagnosticado con TDAH antes de los 6 años”.

“Es evidente que las pantallas les excitan, lo cual se asocia a la postura sedentaria, pero esa excitación no la pueden descargar pero por otro lado también les fatigan. Por tanto esa inatención de los niños en la escuela, de los que tienen TDAH podría deberse a esa fatiga”.

“Es difícil hacer una estimación de tiempo permitida para dejar a los niños frente a las pantallas”.

“Es recomendable que las familias salgan a la calle con la comida o la merienda en vez de hacerlo en casa. Tu hijo no está igual después de pasar varias horas frente a una pantalla que tras pasar un tiempo al aire libre. Tiene el humor y la energía de forma diferente”.

“Tenemos que transformar los entornos para que puedan satisfacer esas necesidades básicas de niños y niñas que ahora no se están satisfaciendo, como correr, caminar, jugar con otros niños… y para eso tenemos que juntarnos todos, padres y educadores para recuperar las calles de las ciudades para que los niños puedan tener más libertad”.

“Hay estudios que demuestran que los niños necesitan una media de tres o cuatro horas de juego libre y teniendo en cuenta las horas de deberes es difícil. La mayoría de los padres anteponemos los deberes y quizás si el niño lo necesita habría que poner antes el juego. Antes de poner el grito en el cielo hay que observarles y propiciar el encuentro con otros niños”.

“La presión académica puede ser un factor que podría estar jugando en este aumento de la hiperactividad. Hay niños que lo que tienen en realidad es estrés porque llegan a casa con un camión de deberes y hay una presión muy fuerte”.

“Hay veces que olvidamos que la educación no solamente debería estar pensada para producir buenos trabajadores que rindan y que lleven el país más arriba de lo que estamos en lo económico, si no que tienen que pensar en formar ciudadanos, padres, madres… y para eso los niños necesitan desarrollar su empatía, su capacidad de comunicación, su intuición, su sensibilidad y su capacidad de resolver conflictos”.

“En la escuela existe la idea ya antigua de que para atender mejor hay que estarse quieto y callado y hay estudios que dicen lo contrario, que incorporamos información de una manera más amplia y más consciente y la manejamos mejor cuando te mueves porque al moverse puedes observar diferentes aspectos de una misma realidad”.

“En muchos casos el déficit de atención no es que falta de motivación de los chavales que se le presentan unas tareas que no tienen en cuenta cómo son y sus personalidades. Haría falta una educación más integral, que tenga más en cuenta la globalidad de las personas”.

“Hay mucha gente que sigue pensando que se estudia mejor y se aprende más en un contexto tradicional. Las escuelas se han convertido cada vez más en fábricas de resultados y la finalidad de la nueva ley de educación es que las personas lleguen a ser trabajadores eficaces”.

“Cuando se habla de rentabilidad de la educación solo se ve la inversión que realiza la persona para encontrar un trabajo el día de mañana y la inversión que realiza el Estado en educación en esa persona y cómo la va a poder rentabilizar cuando esa persona sea productiva. Eso no es suficiente, hay que contemplar otras muchas cosas”.

“Vamos hacia un mundo complejo donde los contenidos cada vez son más accesibles a todo el mundo y lo que realmente hace las diferencias entre dos personas son las habilidades sociales y su capacidad de empatizar con el otro, cosas que se adquieren a base de trabajar de otra manera, no de empollar”.

Heike Freire se licenció en Psicología y en Filosofía por la Universidad de París X. Ha sido asesora del gobierno francés desde el Instituto de Educación Permanente de la capital gala, junto a antiguos colaboradores de Ivan Illich y Paolo Freire.

Durante los últimos quince años, se ha volcado en la investigación, la reflexión y la acción sobre infancia e innovación educativa, trabajando para mejorar la salud y el bienestar global de los niños en sus familias, escuelas y ciudades. Colabora con organizaciones como IDEN (International Democratic Education Network), GSIA (Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia), Ecologistas en Acción (Grupo de reflexión sobre el currículo alternativo), Acción Educativa (Grupo La Ciudad de los Niños) y la Fundación Felix Rodríguez de la Fuente (Consejo Asesor).

Periodista y escritora, es autora de dos libros, ‘Infancia y adolescencia’ (como coordinadora de la obra colectiva) y ‘Educar en verde’. ‘

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: