Miles de desplazados sirios rechazados en la frontera de Jordania, según AI


Miles de ciudadanos sirios que huyen de la guerra y la violencia en su país son rechazados en la frontera de Jordania, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI)

——————————————————————————————————————–

Miles de desplazados sirios rechazados en la frontera de Jordania, según AI

31-10-2013 / EFE

Miles de ciudadanos sirios que huyen de la guerra y la violencia en su país son rechazados en la frontera de Jordania, denunció hoy en un informe Amnistía Internacional.

La organización humanitaria constató las dificultades con las que se encuentran muchos sirios que se ven obligados a abandonar sus casas y refugiarse en naciones vecinas como Jordania, y pidió el apoyo de las autoridades internacionales para evitarlo.

“Es inaceptable que decenas de personas de Siria, incluidas familias con niños pequeños, vean cómo se les deniega la entrada a países vecinos”, dijo en un comunicado Philip Luther, director de AI para Oriente Medio y Norte de África, que pidió la colaboración de los países limítrofes para mantener abiertas sus fronteras.

El informe “Aumento de restricciones, condiciones difíciles: La difícil situación de los que huyen de Siria a Jordania” apunta varias categorías de personas a las que se les deniega el acceso en las fronteras, como los refugiados palestinos e iraquíes residentes en Siria o quienes carecen de documentos de identidad.

La investigación de AI también alerta de las deportaciones forzosas a las que son sometidos sirios que finalmente consiguen entrar en Jordania, como la que se produjo en agosto de 2012 con 200 refugiados sirios en el campo de Za’atri.

Amnistía Internacional también denunció las condiciones en las que viven los más de 12.000 refugiados sirios que habitan en ese campo, el más poblado del país.

“La situación de mujeres y niños en el campo es muy complicada”, aseguró Luther, que denunció las dificultades de la población para acceder a necesidades básicas como agua potable y los altos niveles de criminalidad.

AI confirmó que algunas mujeres que residen en el campo de refugiados de Za’atri “son abordadas por hombres jordanos que buscan novias”, lo que supone un “alto riesgo de explotación”.

Más de dos millones de sirios han abandonado su país por culpa de la mayor crisis humanitaria de las últimas décadas y la mayoría de ellos han encontrado refugio en El Líbano, Jordania, Turquía, Irak o Egipto.

A esas cifras se suman los más de cuatro millones de sirios desplazados en el interior del país, aseguró la entidad humanitaria.

——————————————————————————————————————————————————————————————

El drama de los refugiados sirios en Egipto

‘Es mejor morir que soportar esta humillación’

  • La emigración ilegal de sirios desde la costa mediterránea se ha disparado desde agosto

  • En los últimos meses 946 sirios han sido detenidos cuando trataban de huir del país

Un refugiado sirio prepara un queso trenzado en El CairoUn refugiado sirio prepara un queso trenzado en El Cairo F. Carrión

FRANCISCO CARRIÓNEl Cairo

31/10/2013 

Mohamed escapó hace año y medio de las ruinas de su Homs natal. Con mujer, hija y un par de maletas, viajó hasta Jordania y de allí a Argelia. Huyendo de la guerra, acabó en El Cairo. En el distrito de Giza, en su laberinto de calles sin asfaltar e interminables hileras de pisos, arrendó un local y abrió una pequeña fábrica de queso trenzado. El negocio daba lo justo para subsistir pero el viraje político que imprimió el golpe de Estado del 3 de julio arruinó las ganancias y reavivó los propósitos de huida.

“Si no fuera por la fábrica, me marcharía. Los refugiados sirios tenemos miedo hasta de caminar por la calle. Nos acusan de colaborar con los Hermanos Musulmanes”, relata a EL MUNDO el comerciante. El derrocamiento de Mohamed Mursi ha alentado unarepentina y brutal ola de xenofobia contra los sirios. Se calcula que desde que el conflicto sirio comenzó en 2011 unos 400.000 refugiados se han establecido en la tierra de los faraones.

A diferencia de los campamentos de refugiados de Turquía, Jordania e Irak -donde viven cerca de dos millones de sirios-, Egipto trató como compatriotas a los desplazados por la guerra civil. El gobierno islamista les proporcionó atención médica y educación gratuitas y las asociaciones de caridad costearon los gatos de vivienda a las familias menos pudientes.

De la hospitalidad a la persecución

Con ahorros y ayudas estatales, jóvenes como Husein abrieron restaurantes de gastronomía siria por toda la ciudad. “Alquilé la tienda a un egipcio y conseguí la licencia con facilidad”, cuenta el empresario de 27 años. “Ahora todo ha cambiado y estoy pensando en cerrar y regresar a casa. Hace unos días me encontré con un partidario y un detractor de Mursi. El primero decía que los sirios eramos sus hermanos y el otro gritaba que solo veníamos a quitarles su comida. Es mejor morir en casa que soportar esta humillación”.

Desde la asonada, las nuevas autoridades han aplicado el puño de hierro con detenciones y deportaciones y los canales de televisión han espoleado el odio. “Hay un creciente nivel de xenofobia. Dicen que los sirios fueron pagados para participar en protestas de la Hermandad y se están registrando detenciones continuadas”, reconoce a este diario la investigadora de Human Rights Watch Tirana Hasan.

“La hospitalidad ha sido reemplazada repentinamente por la desconfianza y el resentimiento. Han aumentado las amenazas verbales, las agresiones físicas, las detenciones y las deportaciones”, denuncian desde la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en El Cairo. En la diana y sin esperanza, la emigración ilegal se ha convertido para muchos en la única escapatoria.

La fallida huida en barco de Hasan

“Los sirios que luchan cada día por sobrevivir están optando por salir en barco hacia Italia y otros países europeos”, indica Wissam Alnajjar, coordinador del centro de asistencia a refugiados sirios en una ciudad próxima a la capital. Una tragedia que el abogado Hasan Mazen ha vivido en primera persona. “Cuando se ha perdido todo, se está preparado para perder la vida buscando un futuro”, dice a este diario Mazen desde la comisaría de policía de Alejandría donde permanece detenido.

Vive en el cuartel desde la mañana que la guardia costera interceptó el barco en el que trataba de escapar de Egipto. “Llegué a un acuerdo con los contrabandistas y les pagué 2.500 dólares (unos 1.800 euros) por el pasaje”, cuenta por teléfono. A la hora acordada una pequeña embarcación le recogió con la promesa de dejarle frente a la castigada costa italiana. “A bordo había unas 300 personas pero no piense que era gente de clase social baja. Había jueces, profesores de universidad o empresarios”, evoca. La travesía, sin embargo, malgastó todas las esperanzas media hora después de zarpar. “La policía nos localizó. El capitán no contestó a las llamadas de los agentes y terminaron abriendo fuego. Dos compañeros, un hombre y una mujer, murieron”.

En lo que va de año 63 barcos con sirios procedentes de Egipto han alcanzado Italia. Hasta finales de septiembre, más de 7.500 sirios y palestinas habían completado el periplo. El año pasado, en cambio, la cifra apenas llegó a los 350 almas, según datos de ACNUR. En los últimos meses 946 sirios han sido detenidos cuando trataban de abandonar ilegalmente el país. El sino de los capturados resulta sombrío: 146 han sido deportados -entre ellos 46 menores de edad- y 724 siguen detenidos.

Detenciones y deportaciones, la nueva política

La política migratoria de las nuevas autoridades egipcias ha alarmado a organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional, que acusa a El Cairo de burlarse de los tratados internacionales y obligar a los refugiados a “poner sus vidas en manos de contrabandistas”. “Centenares de sirios han sido detenidos, incluidos algunos niños. Cuando son liberados, las autoridades les trasladan hasta el aeropuerto y les deportan a Siria u otros países vecinos”, señala Alnajjar.

Egipto y Siria, que establecieron entre 1958 y 1961 la fallida República Árabe Unida patrocinada por Gamal Abdel Naser, mantenían desde entonces una política de “puertas abiertas” ahora liquidada. El gobierno ha endurecido los trámites para otorgar visado a los sirios o renovar su residencia.

‘Vivimos una vida que no es humana. Hasta los que fueron un día nuestros amigos egipcios nos han abandonado’

A pesar de las denuncias, el reguero de salidas no cesa. A mediados de octubre un maltrecho barco con 254 sirios y egipcios hacinados en su interior fue rescatado a 150 millas al sureste de Sicilia, convertida en nuevo destino de la inmigración que llama a las puertas del viejo continente. El 10 de octubre doce personas murieron ahogadas poco después de partir de Alejandría.

Entre las víctimas del naufragio, había tres hermanas palestinas que habían crecido en Siria y que la contienda -con 120.000 muertos- había traído hasta Egipto. El Mediterráneo se tragó el porvenir de Sama, Julia y Haya -de 8, 6 y 5 años respectivamente-. Ajenos al drama, los traficantes mantienen su lucrativo negocio. “Los sirios están siendo estafados por algunos egipcios que les prometen llevarles hasta Europa. En la mayoría de los casos acaban detenidos durante semanas o son deportados”, explica a este diario Nizar Jarrat, un empresario sirio afincado en El Cairo.

“Nadie sabe quien es el cabecilla de los contrabandistas pero su gente se mueve entre los sirios ofreciendo el viaje. Cuando pagas el precio pactado, te llevan a una casa y allí esperas la orden para salir al puerto y tomar el barco”, apunta Hasan, dispuesto a repetir el viaje. “Vivimos una vida que no es humana. Hasta los que fueron un día nuestros amigos egipcios nos han abandonado”.

———————————————————————————————————————————————————————————

Miles de desplazados sirios son rechazados en la frontera de Jordania, según denuncia AI

  • Los sirios han sido rechazados en la frontera o deportados del país vecino
  • La organización destaca que la solidaridad internacional es crucial
  • Pide que España amplíe el reasentamiento limitado a 30 personas este año
  • Hay 288 sirios a la espera de una resolución sobre su situación en España
  • Consulta el informe de Amnistía Internacional (pdf, en inglés)
Miles de ciudadanos sirios que huyen de la guerra y la violencia en su país son rechazados en la frontera de Jordania, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI)Miles de ciudadanos sirios que huyen de la guerra y la violencia en su país son rechazados en la frontera de Jordania, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI)

RTVE.ES 31.10.2013 -Miles de ciudadanos sirios que huyen de la guerra y la violencia en su país son rechazados en la frontera de Jordania, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI).

La organización humanitaria ha publicado un informe en el que constata las dificultades con las que se encuentran muchos sirios que se ven obligados a abandonar sus casas y refugiarse en naciones vecinas como Jordania.

“Cientos, si no miles” de personas han sido expulsadas del país vecino y enviadas de vuelta a Siria; y muchas de las que consiguen quedarse tienen que luchar por el acceso a servicios básicos.

“Es inaceptable que decenas de personas de Siria, incluidas familias con niños pequeños, vean cómo se les deniega la entrada a países vecinos”, ha denunciado Philip Luther, director de AI para Oriente Medio y Norte de África, que ha pedido la colaboración de los países limítrofes para mantener abiertas sus fronteras.

Los refugiados palestinos e iraquíes, los más rechazados

El informe “Aumento de restricciones, condiciones difíciles” explica que se está negando el acceso a Jordania al menos a cuatro tipos de personas:refugiados palestinos procedentes de Siria, personas que carecen de documentos de identidad, refugiados iraquíes que viven en Siria y algunos hombres no acompañados que carecen de lazos familiares demostrables en Jordania.

Varias familias han contado a Amnistía Internacional que los funcionarios de fronteras jordanosles han obligado a darse la vuelta. Una mujer, con seis niños, cuenta que en sus pasaportes les habían puesto un sello que decía: “Volver dentro de un mes”. Según su relato, ella y sus hijos se vieron obligados a dormir en la carretera cerca de la frontera, con otro centenar de familias.

Lucharon por sobrevivir comiendo la fruta que conseguían encontrar en árboles cercanos. Tras un mes de espera, volvieron a negarles la entrada, y se vieron obligados a regresar a una localidad siria cercana.

La organización denuncia que a las restricciones impuestas en las fronteras por las autoridades jordanas se unen los combates en zonas fronterizas, lo que ha provocado que miles de personas desplazadas se encuentren atrapadas indefinidamente cerca de la frontera con Jordania.

Deportaciones forzosas: violación del Derecho Internacional

Las autoridades jordanas aseguraron que no devolverían a nadie a Siria, sin embargo, la investigación también alerta de las deportaciones forzosas a las que son sometidos sirios que finalmente consiguen entrar en Jordania, como la que se produjo en agosto de 2012 con 200 refugiados sirios en el campo de Zaatari.

“Los refugiados que huyen del conflicto de Siria tienen derecho a protección internacional. La devolución a Siria de estas personas constituye una espantosa violación de las normas de derechos humanos”, ha manifestado Philip Luther.

Amnistía Internacional también denuncia las condiciones en las que viven los más de 12.000 refugiados sirios que habitan en ese campo, el más grande del país y que se ha convertido en la cuarta ciudad más poblada de Jordania.

“La situación de mujeres y niños en el campo es muy complicada”, ha asegurado Luther, que ha explicado las dificultades de la población para acceder a necesidades básicas como agua potable y los altos niveles de criminalidad.

“La situación de las mujeres y los niños resulta especialmente difícil. Los refugiados que han huido de los bombardeos y los ataques se ven obligados a seguir viviendo con el miedo a carecer de acceso a los servicios más básicos necesarios para llevar una vida normal”, ha manifestado Philip Luther.

Además, AI ha confirmado que algunas mujeres que residen en el campo de refugiados de Zaatari “son abordadas por hombres jordanos que buscan novias”, lo que supone un “alto riesgo de explotación”.

Más de dos millones de personas

Más de dos millones de sirios han abandonado su país por culpa de la mayor crisis humanitaria de las últimas décadas y la mayoría de ellos han encontrado refugio en El Líbano, Jordania, Turquía, Irak o en Egipto.

Amnistía Internacional ha documentado la degradante situación de muchos sirios en Egipto, donde han sido maltratados, detenidos y deportados, especialmente tras el golpe de Estado que derrocó a Morsi.

A los que han tenido que abandonar su país, se suman los más de cuatro millones de sirios desplazados, según destaca la entidad humanitaria.

La solidaridad de otros países es crucial

Amnistía Internacional explica que la solidaridad de otros países, y en particular de Europa, Estados Unidos y países del Golfo Pérsico, es crucial para dar respuesta a la crisis humanitaria de las personas que huyen.

Entre los países que pueden hacer más, dice la organización, se encuentra España y, por ello, pide al Gobierno que elimine todo tipo de visados para facilitar que los que huyen de Siria puedan recibir protección o que establezca un programa de reasentamiento generoso.

Amnistía Internacional “espera que para 2014 mejore sustancialmente la oferta de España para reasentar a quienes han huido de Siria y se encuentran en países vecinos. En 2013 esta oferta se limitó a 30 personas, el menor de los cupos establecidos por países europeos con programas de reasentamiento [que proporcionan protección legal y permiso de residencia], con la excepción de Hungría”, ha apuntado la organización.

En la actualidad hay 288 ciudadanos sirios en distintos centros de acogida a la espera de una resolución sobre su situación, según ha anunciado Fátima Báñez este miércoles.

Báñez ha ofrecido estos datos en el Congreso tras una interpelación urgente formulada por la diputada socialista Soledad Pérez, quien ha cifrado en más de 700 los expedientes de solicitud de asilo de sirios que están esperando una resolución, y que ha pedido a la ministra más agilidad para “acelerar” los procedimientos de regularización.

Báñez ha detallado que en los cuatro centros propios de acogida de refugiados residen en la actualidad 110 personas de nacionalidad siria, y en los centros de acogida de ONG financiados por subvenciones públicas residen otras 83 personas.

———————————————————————————————————————————————————————-

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: