CATASTROFE EN JAPON


Trabajadores en Fukushima expuestos a altos niveles de radiación

 Sábado, 23 de abril de 2011

Operadores de la planta nuclear de Fukushima, dañada por el reciente terremoto y tsunami en Japón, dicen que 30 trabajadores han sido expuestos a radiación que sobrepasa los niveles de seguridad impuestos antes del desastre.

Los trabajadores, que han estado intentado retomar el control de la planta, han excedido el límite de 100 milisieverts (mSv) al año.

En una polémica medida, las autoridades elevaron el nivel tolerable de seguridad a 250 mSv después del terremoto para poder lidiar con la crisis. La empresa dice que ningún trabajador a llegado a ese límite.

Tepco construirá tanques para almacenar agua radiactiva en Fukushima

La empresa operadora de la dañada central nuclear japonesa también tiene previsto instalar sistemas de filtrado de agua y de refrigeración en cada reactor.

por DPA – 24/04/2011 –

La empresa Tokyo Electric Power Co (Tepco), operadora de la dañada central nuclear japonesa de Fukushima, decidió construir tanques de almacenamiento temporario de agua muy radiactiva,  informó este domingo la prensa nipona.

Tepco tuvo que remover unas 67.500 toneladas de agua con altos niveles de radiación acumuladas en los edificios de las turbinas de los reactores y en túneles.

Esta agua obstaculiza los trabajos de reparación del sistema de refrigeración de los reactores de la planta, que sufrió graves daños por el terremoto y tsunami que afectó a Japón el 11 de marzo, y que dejó más de 14 mil muertos y unos 12 mil desaparecidos.

La empresa transferirá el agua contaminada a una planta de procesamiento de residuos y a tanques de almacenamiento temporal. Asimismo, tiene previsto instalar sistemas de filtrado de agua y de refrigeración en cada reactor, informó la emisora pública NHK.

Cada sistema está diseñado para remover sustancias radiactivas del agua contaminada y reciclar agua fría en el recipiente de presión para bajar la temperatura del combustible nuclear en los reactores, añadió NHK.

Tepco tiene previsto construir instalaciones para 31.400 toneladas de agua hasta principios de junio y añadir tanques con una capacidad total de 20 mil toneladas cada mes de junio a diciembre, en el caso de que los filtros de agua y los sistemas de refrigeración no entren en funcionamiento de nuevo en junio como está previsto.

La empresa nuclear francesa Areva informó el martes que planea instalar un sistema para descontaminar agua radiactiva en la planta.

La presidenta ejecutiva de Areva, Anne Lauvergeon, indicó que la empresa tratará de que el sistema esté listo para funcionar a fines de mayo, como lo solicitó Tepco.

El sistema será capaz de descontaminar 50 toneladas de agua por hora, señaló Lauvergeon.

TEPCO realiza las primeras mediciones detalladas de radiación en la central

Por Agencia EFE

Tokio, 24 abr (EFE).- Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la central nuclear de Fukushima, ha realizado las primeras mediciones detalladas de radiación dentro de la planta, casi un mes y medio después del devastador tsunami del 11 de marzo, informó hoy la agencia local Kyodo.

Para ello la empresa ha elaborado un mapa que muestra la radiación en 150 puntos en torno a las unidades 1, 2, 3 y 4 de la central, que los trabajadores de TEPCO intentan estabilizar después de que el tsunami estropeara su sistema de refrigeración.

El mapa, pensado para que los trabajadores eviten zonas altamente contaminadas, se actualiza periódicamente y se envía a los técnicos, al Ministerio de Industria y a la Agencia estatal de Seguridad Nuclear.

Las mediciones, con datos del pasado miércoles por la noche, muestran un fragmento de escombro cerca del reactor 3 que registra una radiación de 900 milisieverts por hora, según Kyodo.

Un trabajador expuesto a este nivel de radiactividad alcanzaría en solo 17 minutos el máximo de 250 milisieverts establecido por el Gobierno como límite anual para los operarios que trabajan en Fukushima.

Los técnicos creen que la pieza contaminada es resultado de la explosión que se produjo el 13 de marzo por combustión de hidrógeno en la unidad 3.

El fragmento fue retirado con maquinaria manejada por control remoto y alojada en el interior de un contenedor especial con más escombros.

Para evitar que los operarios se expongan a altos niveles de radiación, la empresa emplea este método para retirar los escombros.

Otra pieza procedente del reactor 3 registraba 300 milisieverts, mientras que la superficie de una tubería utilizada para transferir agua contaminada desde la unidad 2 a un contenedor especial registró entre 75 y 86 milisieverts, detalló Kyodo.

Hasta hoy 30 técnicos se han expuesto a más de 100 milisieverts, el límite anual habitual en situaciones de emergencia nuclear, aunque en el caso de Fukushima el Gobierno lo ha elevado a 250 ante la gravedad de la situación.

Mientras tanto, prosiguen los esfuerzos para enfriar los reactores 1, 2 y 3 de la central y la piscina de combustible del 4, en la que TEPCO inyectó ayer 140 toneladas de agua que lograron rebajar la temperatura en ese recipiente desde 86 hasta 66 grados centígrados.

La compañía ha indicado que vigila de cerca el volumen de agua que inyecta, ya que se teme que el peso del líquido pueda dañar el edificio del reactor 4, según informó hoy la cadena NHK.

Toyota reduce del 50% al 70% su producción en China hasta el 3 de junio

(AFP)

TOKIO — El primer fabricante mundial de automóviles, el japonés Toyota, anunció este miércoles que reducirá entre 50 y 70% su producción en China hasta el 3 de junio, por la falta de piezas debida al sismo que sacudió en marzo el noreste de Japón.

“Para administrar la situación consecutiva al terremoto del 11 de marzo en el noreste de Japón, la producción de vehículos en China sólo representará del 30 al 50% de lo normal, desde el 21 de abril hasta el 3 de junio, debido a las dificultades de aprovisionamiento”, explicó el grupo en un comunicado.

El sismo de magnitud 9 y el tsunami posterior destruyeron o dañaron talleres especializados en la fabricación de autopartes, muchos de ellos situados en la región de Tohoku (noreste de Japón), muy afectada. Los problemas en el abastecimiento de componentes electrónicos y materiales plásticos han obligado a Toyota a ralentizar considerablemente sus cadenas de montaje en el archipiélago y en el resto del mundo.

En Japón y Estados Unidos, sus dos principales bases productivas, el grupo reducirá a la mitad el ritmo de trabajo hasta el 3 de junio, mientras que tres plantas de ensamble europeas funcionarán más despacio, y se modificarán los horarios en una fábrica australiana. De aquí a junio se dejarán de fabricar 260.000 automóviles en Japón, 150.000 en Norteamérica, 80.000 en China y 50.000 en Europa.

Toyota estima así en más de medio millón de automóviles su pérdida de producción, sobre un total de 7,7 millones de unidades previstas a comienzos de año para el conjunto de 2011. “Seguimos con extrema atención la situación de nuestras autopartes, y hacemos todo lo posible para volver al ritmo normal lo antes posible”, declaró un portavoz del grupo, Paul Nolasco.

Japón abandona los nuevos proyectos de construir reactores nucleares

Foto de la Noticia

Foto: REUTERS

 

TOKIO, 18 Abr. (Reuters/EP) –  

   El primer ministro japonés, Naoto Kan, ha admitido que no continuará con los proyectos actuales de construir nuevos reactores nucleares, en una comparecencia ante la Comisión Presupuestaria del Parlamento nipón.

   Kan ha subrayado que el Gobierno necesita revisar y reconsiderar su política nuclear tras el accidente en la central nuclear de Fukushima, según ha informado la agencia de noticias nipona Jiji.

   No obstante, ya en marzo, en una reunión mantenida con el líder del Partido Comunista nipón, Kazuo Shii, Kan dejó entrever que el Gobierno estaba sopesando revisar su política nuclear.

   El Ejecutivo pretendía construir hasta 2030 cerca de catorce reactores nucleares, cuando, en la actualidad, Japón tiene un total de 54, contando los de la central de Fukushima-1, gravemente dañada el pasado 11 de marzo por el terremoto y posterior tsunami que asoló la costa noreste japonesa.

LA CRISIS NUCLEAR DE FUKUSHIMA

   En esta misma sesión parlamentaria, Kan ha sido criticado por su actuación en la crisis nuclear de Fukushima. “El primer ministro Kan está trabajando duro y debe estar sufriendo dificultades, pero mucha gente tiene dudas sobre su liderazgo”, ha afirmado Masashi Waki, miembro del opositor Partido Liberal Democrático (PLD).

   Kan ha respondido que el Gobierno lo está haciendo lo mejor posible. “Japón ha sufrido varias crisis en el pasado, pero creo que esta es la más grave de los últimos 65 años desde la Segunda Guerra Mundial”, ha señalado.

   El primer ministro ha añadido que “deben insistir” y “esforzarse todo lo posible” en reconstruir el país y resolver la crisis nuclear.

   En alusión a la situación actual de la central de Fukushima-1, la Agencia de Seguridad Nuclear (ASN) japonesa ha afirmado que los niveles de radiación en los reactores están dificultando las tareas de mantenimiento.

   “Sumergir el combustible en agua del combustible significaría tardar mucho más tiempo en enfriar el combustible”, ha asegurado el vicepresidente de ASN, Hidehiko Nishiyama, que ha confirmado que los ingenieros están explorando nuevos métodos de enfriamiento.

   “Para nosotros, ser capaces de desmantelar las barras de combustible y llevarlas a otro sitio llevará años”, ha añadido Nishiyama.

   En alusión a las declaraciones realizadas ayer domingo por TEPCO, que aseguró esperar que la situación de los reactores se estabilizará por completo en seis o nueve meses, el portavoz del Ejecutivo, Yukio Edano, ha sostenido que esos plazos serán alcanzados si “todo va bien”.

   Sin embargo, Edano ha asegurado que la plena recuperación tardará en alcanzarse aún más tiempo, ya que la reconstrucción de la zona costera del noreste del país aún no ha comenzado.

UN NUEVO PRIMER MINISTRO Y UN GOBIERNO DE COALICIÓN

   Cerca de un 70 por ciento de los japoneses se muestra a favor de un cambio de primer ministro, además de considerar inadecuada la gestión del Gobierno de la crisis nuclear, según ha revelado una encuesta realizada por el diario de negocios nipón ‘Nikkei’.

   Asimismo, más de la mitad de los encuestados pide que gobierne en coalición con el opositor PLD, según han mostrado los resultados de otro sondeo realizado por el diario japonés ‘Mainichi’.

   Kan ya propuso al PLD formar una coalición de unidad nacional, pero la formación opositora se negó y conminó a Kan a que dimitiera. El Partido Democrático Japonés (PDJ) gobierna en mayoría simple y necesita del apoyo de la oposición para aprobar cualquier propuesta de ley.

   “Es imposible que se cambie de primer ministro en estos momentos”, ha afirmado Hajime Ishii, un importante miembro del PDJ. “Los países extranjeros lo verían como algo anormal, en un momento en el que debemos trabajar en reconstruir el país después del terremoto”, ha añadido Ishii, que ha rechazado la posibilidad de celebrar una votación en el seno del PDJ para elegir a un nuevo líder.

   Ishiii ha dicho que una “gran coalición” sería inviable y “los votantes se sentirían traicionados”.

Robots entran a reactores en Fukushima, descubren alta radiación

Cony Sturm en Robótica

El robot dentro del reactor número 3

Los robots japoneses enviados a Fukushima lograron entrar a dos de los reactores de la planta nuclear que está en problemas desde el terremoto del 11 de marzo. Los robots fueron elegidos como alternativa debido a que los niveles de radiación son muy altos como para que personas se aventuren dentro de los edificios.

Los PackBot midieron niveles de radiación en el suelo y las construcciones, donde encontraron mediciones máximas de 57 milisieverts por hora en el reactor número 3, mientras que en el número 1 fueron de 10 a 49 milisieverts por hora. Las dos mediciones exceden los límites seguros para trabajadores de plantas nucleares, establecidos en 250 milisieverts al año.

Los robots fueron construidos por la empresa estadounidense iRobot, los mismos que fabrican la aspiradora Roomba. Están equipados con sensores de radiación y temperatura y pueden abrir las puertas que no estén con llave. Los dos ejemplares que fueron a los reactores fueron operados a control remoto usando un cable de fibra óptica.

El nivel de oxígeno medido por los robots fue normal, pero la alta radiación evita que puedan volver personas al edificio.

Detectan una elevada radiactividad en los reactores 1 y 3 de Fukushima

Por Agencia EFE

Tokio, 18 abr (EFE).- La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón indicó hoy que se han detectado elevados niveles de radiactividad en los edificios que albergan los reactores 1 y 3 de la planta de Fukushima, lo que impide entrar a los técnicos.

Según informó la agencia local Kyodo, este domingo dos robots manejados por control remoto midieron los niveles de radiación y otros parámetros en el interior de los edificios de ambos reactores, cuyo sistema de refrigeración, junto con el de la unidad 2, quedó seriamente dañado por el tsunami del 11 de marzo.

Las mediciones mostraron que en el reactor número 1 la radiación alcanzaba entre 10 y 49 milisievert por hora, y en el 3 entre 28 y 57 milisievert por hora, indicó Kyodo.

Según la cadena de televisión pública NHK, el viernes el nivel más alto de radiación detectado en la entrada de los edificios era de 2 a 4 milisievert por hora.

Este domingo TEPCO, la empresa operadora de la central, indicó que espera llevar los tres reactores con problemas al estado de “parada fría”, sin emitir fugas radiactivas, en un plazo de seis a nueve meses.

Antes, en un periodo de tres meses, espera poner en marcha un sistema de refrigeración estable para esas tres unidades y también para la piscina de combustible del reactor número cuatro.

El Gobierno japonés, por su parte, indicó que una vez controlada la central se revisará el perímetro de evacuación en sus alrededores, que hasta el momento afecta a todas las localidades en un radio de 20 kilómetros y algunas situadas hasta los 40 kilómetros.

Experto afirma que no puede saberse aún si Fukushima será peor que Chernóbil  

 
 
13-04-2011

Antonio Sánchez Solís Viena, 13 abr (EFE).- La falta de información sobre la situación en la central de Fukushima (Japón) hace imposible establecer aún si sus efectos serán finalmente peores que los del accidente de Chernóbil (Ucrania), según el experto Abel González, miembro de la Comisión de Estándares de Seguridad del OIEA.

“El problema fundamental de Fukushima es que no tenemos toda la información disponible”, indicó en una entrevista con Efe el experto, que en su día fue uno de los máximos responsables del proyecto internacional para evaluar los efectos en la salud de la explosión de la central de Chernóbil, en 1986.

“No he visto análisis radioquímicos de último momento, diciendo si hay productos de fisión cortos. Si los hay, significa que sigue habiendo fusión. Si no hay (productos) cortos, me quedo más tranquilo”, manifestó González.

“Sería irresponsable decirlo ahora”, aseguró el experto argentino sobre si el desastre en Japón puede llegar a tener repercusiones más graves que el de Chernóbil.

Agregó que la política de comunicación en relación a esta crisis en Japón “ha sido un desastre”.

Incluso se ha llegado a incumplir la convención que obliga a los países a informar sobre accidentes nucleares para minimizar sus efectos transfronterizos, aseguró el antiguo responsable del departamento de Seguridad Nuclear y Residuos Radiactivos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

“Todo el mundo habla de la importancia de la comunicación transfronteriza entre Estados. La palabra ‘importancia’ no es la que hay que usar. Son las obligaciones estatales de hacer eso. Los Estados han firmado una convención que los obliga, legalmente. Acá no se hizo”, aseveró González.

Mientras que los países son libres de aplicar sus propias reglas de seguridad y el Organismo sólo puede hacer recomendaciones, “en el caso de notificación, la convención es clara como el agua”, sentenció el veterano experto.

“Y es la única convención que le da obligaciones al Organismo.

Eso no se cumplió acá”, acusó González al exigir que todos los países cumplan por igual esos compromisos.

En ese sentido, aseguró que la sensación de desconocimiento sobre lo que ocurre en Fukushima es generalizada y que faltan por saber “cosas fundamentales que, ya en este momento, en Chernóbil” ya se sabían.

Al respecto, González subrayó que “lo primero que hay que hacer es entender a fondo qué pasó y para eso se monta una reunión técnica”.

“Me siento insatisfecho de que no se han aprendido lecciones de Chernóbil. Allí, muy pronto después del accidente, se hizo una reunión técnica para revisar lo que pasó. No una reunión de ministros”, dijo en relación a la conferencia sobre seguridad nuclear que el OIEA ha convocado para junio y que tendrá un carácter tanto político como técnico. EFE

TEPCO dice que indemnizará a los damnificados de Fukushima lo antes posible

 
(JAPÓN) CIENCIA-TECNOLOGIA,AMBIENTE-NATURALEZA | > AREA: Catástrofes y accidentes
13-04-2011

Tokio, 13 abr (EFE).- Tokyo Electric Power (TEPCO), la mayor eléctrica de Japón y operadora de la central de energía atómica de Fukushima, se mostró hoy dispuesta a indemnizar lo antes posible a los evacuados por el accidente nuclear.

El presidente de la eléctrica, Masataka Shimizu, dijo hoy en una rueda de prensa que la compañía atraviesa por “la situación más seria y crítica desde que se estableció”, y aseguró que se harán todos los esfuerzos para controlar la situación en la planta de Fukushima Daiichi.

Varios medios locales indicaron hoy que el pago de compensaciones podría durar más de una década y suponer el desembolso de varios billones de yenes (decenas de miles de millones de euros) para TEPCO, muy criticada por su gestión de la crisis.

Shimizu dijo que no es el momento de hablar sobre su posible dimisión por los problemas en la central, donde el tsunami del 11 de marzo provocó el corte del suministro eléctrico y dañó todos los sistemas de emergencia para refrigerar los reactores.

El directivo volvió a pedir disculpas por las consecuencias del accidente nuclear más grave de la historia de Japón, mientras que se deberá esperar a que confeccione un plan de ayudas conjuntamente con el Gobierno.

El Gobierno, por su parte, podría dividir los pagos en más de 10 años y crear un programa de compensaciones junto con otras ocho compañías eléctricas para evitar el impacto de la deuda de TEPCO en los mercados de bonos y asegurar que la empresa sigue operando con normalidad, informa hoy el diario Nikkei.

TEPCO se enfrenta a las reclamaciones de los residentes de la zona de exclusión de 20 kilómetros en torno a la central (unos 80.000 hasta el momento) y de otras 115.000 personas, cuyos hogares han sido incluidos en un nuevo plan de evacuación dado a conocer el lunes por el Ejecutivo.

Además, la empresa deberá hacer frente al coste para desmantelar Fukushima Daiichi, algo que Hitachi, constructor de uno de los reactores, cree que llevará 30 años.

La eléctrica se enfrenta además a las reclamaciones de agricultores y pescadores de Fukushima y otras regiones vecinas afectadas por la caída de las ventas ante la alarma por la contaminación, así como a la necesidad de poner de nuevo en marcha sus centrales térmicas afectadas por el terremoto. EFE

La escala INES de incidentes y accidentes nucleares

(AFP)PARÍS — Las autoridades de Japón calificaron el accidente de la central nuclear de Fukushima de nivel 7, el máximo de la Escala Internacional de Eventos Nucleares y Radiológico (INES), utilizada para comunicar sobre seguridad atómica.

La escala INES, por sus siglas en inglés, “se utiliza en todo el mundo” para comunicar “información sistemática acerca de la importancia de los sucesos nucleares y radiológicos desde el punto de vista de la seguridad”, indica la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

La escala INES, en vigor desde el año 1990, contempla siete niveles para clasificar los incidentes y accidentes y un nivel 0 para referirse a sucesos sin consecuencias para la seguridad que se denominan “desviaciones”.

Los niveles 1 a 3 corresponden a incidentes y los niveles 4 a 7 a accidentes.

El contenido de los niveles es el siguiente:

Nivel 1 – Anomalía: Problemas de seguridad menores sin impacto en la población o el medio ambiente.

Nivel 2 – Incidente: Exposición de una persona del público por encima de 10 milisieverts (mSv) o de un trabajador por encima de los límites anuales reglamentarios. Niveles de radiación superiores a 50 mSv/h en una zona de operación no prevista.

Nivel 3 – Incidente importante: exposición diez veces superior al límite anual establecido para la exposición de los trabajadores con efectos sanitarios no letales (quemaduras). Contaminación grave en una zona no prevista.

Nivel 4 – Accidente con consecuencias locales: liberación menor de materiales radiactivos. Al menos una muerte por radiación. Fusión de combustible o daño que provoca una liberación superior al 0,1% del inventario del núcleo. Liberación de cantidades considerables de materiales radiactivos dentro de una instalación.

Nivel 5 – Accidente con consecuencias de mayor alcance: liberación limitada de materiales radiactivos. Varios fallecimientos por radiación. Daños graves en el núcleo del reactor. Liberación de grandes cantidades de materiales radiactivos dentro de una instalación, con alta probabilidad de exposición del público, provocada posiblemente por un incendio o un accidente de criticidad grave.

Nivel 6 – Accidente importante: liberación importante de materiales radiactivos, que probablemente requiere la aplicación de las contramedidas previstas.

Nivel 7 – Accidente grave: liberación grave de materiales radiactivos con amplios efectos en la salud y el medio ambiente, que requiere la aplicación y prolongación de las contramedidas previstas.

Falta de datos acrecienta la crisis nuclear de Japón

La lentitud de los datos y las contradicciones, han impulsado una serie de confusos análisis y una división entre funcionarios japoneses y extranjeros.

por:  NYT
sábado, 09 de abril de 2011
TOKIO.- Casi un mes después del devastador accidente nuclear de Japón, expertos en energía atómica, reguladores y políticos por todo el mundo siguen intrigados con respecto a un interrogante elemental: ¿Cuánto peligro sigue representando la planta de energía nuclear Daiichi en Fukushima?

Eso depende en gran medida de cuán calientes sigan las varillas de combustible de uranio en la planta nuclear, y si el combustible se ha escapado de su contenedor. Sin embargo, se sabe notoriamente poco de lo que realmente está ocurriendo dentro de los reactores, ya que algunas áreas siguen siendo demasiado radiactivas para que los trabajadores se acerquen y algunos instrumentos no han funcionado bien.

La lentitud de los datos entrantes y los contradictorios estimados de lo que realmente significa la información disponible, han impulsado una serie de confusos análisis y una vocal división entre funcionarios en Japón y el extranjero; e incluso entre un integrante del Congreso y la Comisión Reguladora de Energía Nuclear de Estados Unidos.

Previamente en la semana, la comisión especuló que el combustible nuclear en el núcleo de uno de los reactores dañados en la planta, probablemente, se había fugado de su grueso contenedor presurizado de acero, la barrera protectora de mayor importancia. Si se demuestra que eso es exacto, sugeriría la perspectiva de que continúen fugas de combustible y altos niveles de liberaciones radiactivas que complicarían enormemente los esfuerzos de contención y limpieza.

Sin embargo, funcionarios japoneses dijeron que no había pruebas de que un contenedor presurizado estuviera comprometido, y se preguntaban por qué estaban leyendo sobre esto en periódicos. “Si algo les preocupa, deberían hacérnoslo saber”, dijo Kentaro Morita, uno de los portavoces del regulador nuclear de Japón, la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial, luego que sus contrapartes estadounidenses hicieran sonar la alarma con respecto a una posible fuga de combustible nuclear en el segundo reactor de la planta, contradiciendo claramente versiones japonesas.

“No nos informaron dichas inquietudes de manera directa”, destacó Morita. En tanto, un prominente funcionario de la Cancillería de Japón acusó a los medios de comunicación extranjeros, este jueves, de exagerar la amenaza que representa la planta nuclear y la radiación que emana de ella. Los temores a la radiación están dañando las ventas de productos japoneses en el exterior.

Tendrá grandes repercusiones en el debate científico quien se demuestre que está en lo correcto con respecto a cómo y cuándo pudiera controlarse la crisis nuclear, así como las implicaciones potenciales si los supuestos terminan siendo erróneos.

Desde el principio han existido diferencias. Las autoridades estadounidenses expresan una opinión más pesimista que sus contrapartes japonesas. Estados Unidos les ha aconsejado a sus ciudadanos que permanezcan cuando menos a 80 kilómetros de distancia de la planta Fukushima Daiichi. Mientras que funcionarios japoneses evacuaron a residentes en un radio de 20 kilómetros, y desde entonces dijeron que estaban considerando la expansión de la zona de evacuación.

Una evaluación de finales de marzo por parte de la Comisión Reguladora de Energía Nuclear dijo que las explosiones de hidrógeno en la planta pudieran haber arrojado partículas de combustible nuclear hasta un kilómetro y medio de los estanques de combustible nuclear del reactor.

El Pentágono ha suministrado vigilancia mediante aviones teledirigidos, los cuales pueden contribuir a vigilar la radiación en la planta al nivel del suelo. Es posible que funcionarios estadounidenses estén fundamentando su análisis en datos que han reunido de manera independiente, aunque funcionarios de la administración Obama dicen que han compartido su información con sus contrapartes niponas.

Incluso así, no es fácil explicar la razón por la cual se están ofreciendo diferentes teorías sobre interrogantes fundamentales, como saber si el combustible radiactivo del contenedor de acero presurizado del reactor en la segunda unidad, esta filtrándose al fondo de la estructura de contención.

La Comisión Reguladora de Energía Nuclear citó altos niveles de radiación en un sitio dentro de la estructura de contención Núm. 2 como prueba para su análisis. Aunado a lo anterior, se detectaron niveles sumamente altos de radiación en el agua a partir de una fuga que fue detenida hace poco, la cual se extendía desde el edificio del reactor a una zanja de drenaje y hasta el océano. Los japoneses niegan de plano esta posibilidad. “En este momento, no tenemos información alguna que revele la presencia de una fuga hacia los recipientes de contención”, dijo Hidehiko Nishiyama, el subdirector general de la dependencia reguladora de Japón.

Funcionarios japoneses creen que el agua bombeada al reactor para enfriarlo pudiera haberse fugado de alguna manera del contenedor del reactor, arrastrando consigo partículas del combustible. Aunado a esto, hay pruebas de que una explosión pudo haber agrietado la estructura principal de contención, lo cual pudo haber permitido que se filtrara agua con altos niveles de radiactividad a otras partes de la planta y al océano.  

Miles de personas protestan en Tokio contra las centrales nucleares

Por Agencia EFETokio, 10 abr (EFE).- Unas 17.000 personas protestaron hoy en Tokio contra las centrales nucleares al grito de “No necesitamos Fukushima”, en referencia a la crisis atómica que desató el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo en Japón.

Los manifestantes se desplegaron en varias zonas de la capital japonesa, entre ellas la sede de Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la central nuclear de Fukushima Daiichi, que tiene serios problemas en cuatro de sus seis reactores y emite radiación.

Según la televisión NHK, unas 2.000 personas marcharon por la mañana convocadas por ocho asociaciones antinucleares para pedir el cierre de todas las centrales que utilizan combustible atómico de Japón.

En Koenji (en el norte de la capital) se congregaron unas 15.000 personas en la tarde de hoy, según el recuento realizado por la agencia local Kyodo.

Según indicaron participantes a Efe, la marcha fue convocada por internet con el objetivo de protestar contra la energía nuclear en un ambiente festivo, aunque acompañados de un cordón policial.

Los manifestantes gritaron consignas para exigir el cierre de la central de Fukushima y a favor de las energías alternativas.

Los representantes de las asociaciones presentes pidieron también el cierre de la planta de Hamaoka, en la provincia de Shizuoka, ya que consideran que corre un alto riesgo de sufrir un daño similar al de Fukushima Daiichi si es golpeada por un tsunami.

El terremoto de 9 grados del 11 de marzo, del que mañana se cumple un mes, destrozó por la fuerza del tsunami posterior los generadores de energía que refrigeraban los reactores de Fukushima, lo que provocó varias explosiones y emisiones de radiactividad.

El gobierno surcoreano minimiza el riesgo de sufrir una “lluvia radiactiva”

Por Agencia EFERedacción Internacional, 7 abr (EFE).- El gobierno de Corea del Sur minimizó hoy el riesgo de que contaminantes radiactivos procedentes de Japón lleguen al país mediante la lluvia, después de la alarma creada en el país ante esta posibilidad y que motivó el cierre ayer de centenares de colegios.

Un portavoz del ministerio de Gobernación señaló que “en la parte superior de las corrientes atmosféricas que pasan sobre nuestro país, los vientos soplan desde el oeste. En cuanto a la parte inferior, el gobierno cree que sería muy difícil que partículas se desplazasen directamente hacia aquí mediante los vientos”.

El portavoz, Lee Ho-yeong, explicó además, según informa la agencia Yonhap, que las lluvias que se prevén hoy en el país “no causarán daño alguno al organismo humano”.

La alarma se desató en el país después de que el Instituto Coreano de Seguridad Nuclear anunciara ayer que cantidades minúsculas de contaminantes radiactivos habían sido detectados en el agua de lluvia en la isla Jeju, frente a la costa sur de la península coreana.

Ante esta situación y como medida de precaución, las autoridades decretaron ayer el cierre de centenares de colegios por el temor a “lluvias radiactivas”.

La Dirección Meteorológica Coreana señaló, no obstante, que la radiactividad detectada en Jeju no procedía de la averiada central nuclear japonesa de Fukushima.

Cierran escuelas surcoreanas por miedo a lluvias radiactivas

(AFP)

SEÚL — Numerosas escuelas permanecían cerradas este jueves en Corea del Sur para responder a los temores de los padres a las lluvias que puedan contener elementos radiactivos procedentes de la central nuclear accidentada en Japón, informaron responsables.

Mientras llovía en la región, más de 130 escuelas primarias y guarderías de la provincia de Gyeonggi, alrededor de la capital, estaban cerradas este jueves por decisión de la oficina provincial de educación.

Son “medidas preventivas, para la seguridad de los alumnos”, indicó un portavoz.

En la provincia de Chungcheong del Norte fueron anuladas las actividades al aire libre, como el fútbol y el béisbol.

Detectan fugas de radiación en otra central nuclear de Japón

Las fugas ocurrieron dentro de los edificios de los tres reactores en la central nuclear, la cual suspendió sus actividades desde el fuerte sismo y posterior tsunami del 11 de marzo, indicó la agencia japonesa de noticias Kyodo.

Vie, 08/04/2011
Reactores 2 y 3 de la central de Onagawa, la cual ha registrado fugas de radiación tras el reciente temblor. Foto: EFE

Tokio.- La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón informó que fugas de agua contaminada con radiación han sido detectadas en la central nuclear de Onagawa, en la prefectura de Miyagi, tras el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter.

Tres personas han muerto y 141 han resultado heridas como consecuencia del terremoto que se registró la víspera en Miyagi y otras prefecturas de Japón, reportaron este viernes la policía local y trabajadores de hospitales.

Las fugas ocurrieron dentro de los edificios de los tres reactores en la central nuclear, la cual suspendió sus actividades desde el fuerte sismo y posterior tsunami del 11 de marzo, indicó la agencia japonesa de noticias Kyodo.

Las fuertes réplicas derribaron tres de los cuatro suministros de energía externos en Onagawa, operada por la compañía Tokio Energy Power Co (TEPCO), por lo que sólo quedó un suministro a cargo del enfriamiento del combustible usado.

Este movimiento telúrico es el primero con una magnitud mayor a los seis grados que se ha producido después del terremoto de 9 grados en la escala de Richter.

Además de Onagawa, otras dos centrales nucleares del este de Japón debieron encender generadores de emergencia, pues la fuerte réplica cortó el suministro.

La planta de Higashidori y la central de procesamiento de residuos nucleares de Rokkasho, en la prefectura de Aomori, en el noreste de Japón, la zona más devastada por el anterior movimiento telúrico.

El canal de noticias NHK informó que hubo grandes cortes de electricidad y estallidos de gas en la localidad de Miyagi, mientras que las prefecturas de Yamagata, Aomori, Iwate y Akita también se vieron afectadas.

Comienza la inyección de nitrógeno para evitar otra explosión en Fukushima

Por Agencia EFETokio, 7 abr (EFE).- Los operarios de TEPCO comenzaron hoy a inyectar nitrógeno en la contención primaria del reactor 1 de la planta nuclear de Fukushima (noreste de Japón) con el fin de evitar una explosión, informa la cadena de televisión nipona NHK.

La intención es rebajar el riesgo de una explosión de hidrógeno como las que se produjeron en los primeros días de la crisis nuclear en los edificios que albergan los reactores 1 y 3 y que destruyeron su tejado y paredes.

El nitrógeno no reacciona con el hidrógeno y es químicamente estable. Su efecto es crear una atmósfera inerte, libre de oxígeno.

La inyección de nitrógeno, que comenzó a la 01.30 horas de hoy (16.30 GMT del miércoles), continuará durante seis días y podría extenderse también a los reactores 2 y 3, según NHK.

La Agencia para la Seguridad Nuclear de Japón ha alertado a la empresa Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la planta, de que esas inyecciones de nitrógeno pueden causar una filtración de gases radiactivos fuera de la contención primaria del reactor.

Por ello le ha pedido que vigile los niveles de radiactividad en las zonas vecinas.

Un portavoz de la agencia nuclear descartó que haya un riesgo “inmediato” de explosión y señaló que la inyección de nitrógeno es “una medida preventiva”.

La inyección de nitrógeno se está realizando en la contención primaria del reactor 1, una estructura de acero y hormigón que protege al peligroso núcleo y es vital para su seguridad.

Desde el terremoto del 11 de marzo en Japón, operarios de TEPCO luchan día y noche por devolver la refrigeración a los reactores de Fukushima, pero sus tareas se enfrentan a constantes problemas, como el agua radiactiva que inunda algunos edificios de la central.

Los técnicos de TEPCO consiguieron ayer sellar una fuga que vertía desde el sábado agua altamente radiactiva al mar desde la central de Fukushima Daiichi.

La grieta, descubierta el pasado sábado, fue sellada gracias a la inyección en el subsuelo de la central, cerca del reactor 2, de silicato de sodio, un polímero soluble que al endurecerse bloqueó la salida de agua contaminada.

Un fuerte sísmo al noreste de Japón provoca una breve alerta de tsunami

(AFP)TOKIO — Un fuerte terremoto de 7,4 grados de magnitud se produjo este jueves cerca de la costa noreste de Japón, anunció la agencia meteorológica japonesa, que emitió una alerta de tsunami levantada poco después.

Los técnicos que luchan para controlar los reactores accidentados de la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi (Nº 1), situada al sur del lugar del nuevo sismo, fueron evacuados por precaución hacia el interior, informó la empresa gestora de la planta, Tokyo Electric Power (TEPCO).

“Después del sismo y alerta de tsunami, todos los trabajadores fueron evacuados hacia un área segura. La compañía confirmó que todos los trabajadores salieron a salvo de la planta”, dijo el portavoz de TEPCO. “Desconocemos si hay hubo algún impacto en las instalaciones, pues los trabajadores salieron del área”, añadió.

Sin embargo, la televisión pública japonesa NHK afirmó poco después que las instalaciones no sufrieron daños. “La alerta de tsunami fue levantada a las 00H55” del viernes (15H55 GMT del jueves), anunció por su parte la agencia meteorológica en su página web. Anteriormente había aconsejado a las personas que viven en las costas de la prefectura de Miyagi (noreste) evacuar la zona hacia lugares más elevados en previsión de olas que, dijo, podían alcanzar dos metros.

A su vez, el servicio de geofísica de Estados Unidos (USGS) precisó que el sismo tuvo su epicentro a 66 km al este de Sendai y a una profundidad de 25,6 km. La prefectura de Miyagi ya fue afectada el 11 de marzo por un sismo de magnitud 9, el más poderoso jamás registrado en Japón, seguido de un tsunami de más de diez metros que devastó todo a su paso.

La catástrofe causó más de 28.000 muertos y desaparecidos. El nuevo terremoto tuvo lugar a las 23H23 (14H23 GMT) y fue sentido hasta en Tokio, a 400 km más al sur, donde los edificios y las casas temblaron durante varias decenas de segundos. La central nuclear Fukushima resultó gravemente accidentada tras ser golpeada el 11 de marzo por una ola de 14 metros de alto.

Cómo evaluar los riesgos de la radiactividad de Fukushima y cómo descontaminar

Por Laurent Banguet (AFP)PARÍS — El accidente nuclear provocado en la central japonesa de Fukushima por el sismo y el devastador tsunami del 11 de marzo plantearon dos grandes desafíos a los expertos: cómo evaluar el peligro para la población y cómo descontaminar las zonas afectadas por la radiactividad.

PREGUNTA – ¿Cuál será el alcance de la contaminación?

RESPUESTA – La extensión de las zonas afectadas dependerá mucho de las condiciones meteorológicas en el momento de las expulsiones de radiactividad: de los vientos, la lluvia o la nieve que empujan la contaminación hacia la tierra o tienden a concentrarse en las zonas bajas. Teniendo en cuenta la duración de las emisiones y el relieve accidentado del archipiélago, es muy probable que haya “contaminaciones esparcidas” en decenas de kilómetros alrededor de Fukushima, como ocurrió en Europa del este después de Chernobil en 1986.

P – ¿La contaminación es duradera?

R – Se habla de años e incluso décadas. La situación depende no obstante de la concentración de los restos de radiactividad y de los elementos que las contienen. Las principales fuentes de contaminación son el iodo 131 y el cesio 134 y 137. Al cabo de varios meses, el iodo, que pierde la mitad de su radiactividad en ocho días, desaparece totalmente. La radiactividad del cesio 137 tarda más de 30 años en reducirse a la mitad.

P – ¿Esto significa que todas las zonas contaminadas deberán ser evacuadas durante décadas?

R – Todo dependerá de las medidas efectuadas en el terreno. Para las zonas más contaminadas, será necesario alejar a las personas que podrían correr el riesgo de estar expuestas a dosis de radiactividad peligrosas para su salud. Es el caso desde que ocurrió el accidente en un radio de 20 kilómetros alrededor de la central nuclear.

Para otras zonas, los habitantes pueden llevar una vida normal pero abstenerse de consumir los productos alimenticios locales. Y en zonas más alejadas, la población podrá vivir y cultivar alimentos pero siempre que sus productos sean sometidos a controles de radiactividad.

La experiencia de Chernobil enseñó, por ejemplo a los habitantes de determinadas zonas a qué bosques pueden ir, dónde pueden dejar pastar al ganado o dónde pueden recoger setas.

P – ¿Cuáles son los medios para descontaminar?

R – Los expertos prefieren usar la palabra “rehabilitación” para insistir en el hecho de que es imposible volver a la situación previa al accidente, aún si la contaminación puede ser reducida de manera importante.

Según los estudios efectuados en Francia, lo más urgente es tratar las zonas menos afectadas, pues es allí donde la población permanecerá.

Las autoridades nucleares francesas recomiendan limpiar en primer lugar los “medios edificados” donde se concentra la población. Techos, paredes, carreteras y aceras pueden limpiarse a presión tantas veces como se necesite.

La vegetación, que atrapa depósitos radiactivos en sus hojas, puede constituir del 20% al 30% de los elementos expuestos en medio urbano. Se debe cortar el césped, podar árboles y cortar matorrales.

A más largo plazo y en algunas zonas delicadas como patios de escuelas u hospitales, es posible reducir la contaminación decapando los suelos o cubriéndolos de una nueva capa de tierra o de asfalto.

En las zonas agrícolas se da vuelta la tierra para diluir la radiactividad. Deben agregarse abonos ricos en potasio que limita que las raíces de los cultivos absorban el cesio.

Fuentes: Thierry Charles, director de seguridad del Instituto de Radioprotección y de Seguridad Nuclear (IRSN); Jean-Luc Godet, director de Radiaciones Ionizantes y de Salud de la Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN); Michel Bourguignon, comisario en la ASN e Isabelle Mehl Auget, encargada de misión para la preparación tras un accidente nuclear en la ASN.

Los vertidos disparan la radiactividad en el mar junto a Fukushima

Foto: © HO NEW / REUTERS

 

TOKIO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) – 

   La compañía eléctrica que gestiona la central nuclear de Fukushima-1, TEPCO, ha informado de la detección un nivel de yodo radiactivo 7,5 millones de veces superior a lo permitido en agua de mar próxima a uno de los reactores de esta instalación, la más afectada por el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo en el noreste de Japón.

   Según ha indicado TEPCO, el sábado se detectaron 300.000 becquerelios de yodo-131 por centímetro cúbico en muestras de agua tomadas cerca de una brecha en una fosa de hormigón en el reactor número 2. En cuanto a los otros reactores, según recoge la agencia Jiji, el nivel de yodo radiactivo era 480.000 veces superior al fijado por el Gobierno en torno al reactor 1, 380.000 veces junto al reactor 3, y 350.000 veces cerca del reactor 4.

   Así las cosas, TEPCO ha comenzado esta misma tarde (hora local) los trabajos para frenar el vertido de agua al mar desde el reactor número 2, donde las barras de combustible se han fundido parcialmente. Para evitar que el agua se filtre desde la fosa conectada al edificio de la turbina del reactor, la compañía inyectará silicato de sodio en la grava por debajo del fondo del depósito, donde se cree que el agua radiactiva se está filtrando, informa Kiodo.

   Por otra parte, el Ministerio de Industria japonés ha cifrado en unas 60.000 las toneladas de agua radiactiva que han inundado la base de los reactores de Fukushima-1, así como las zanjas subterráneas conectadas a estas y que actualmente están impidiendo avanzar en los trabajos para desmantelar la instalación.

   La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial ha indicado que las 60.000 toneladas de agua –20.000 toneladas por cada uno de los tres reactores afectados, el 1, el 2 y el 3– serán almacenadas en tanques en la propia central, una instalación para desechos nucleares también en la planta, una isla artificial flotante llamada ‘megafloat’ y en barcazas de la Marina estadounidense y en tanques provisionales.

   El complejo para los desechos nucleares puede acumular hasta 30.000 toneladas de agua radiactiva, pero llevará un tiempo el que esto sea posible ya que TEPCO tratará de garantizar que el líquido no se filtra empleando materiales para recubrir la instalación, según ha explicado la Agencia. En cuanto a los tanques provisionales, serán enviados a la central para finales de este mes.

   TEPCO comenzó a verter al mar agua con bajo nivel de radiación este lunes como medida de emergencia para dejar espacio para el almacenamiento de agua más contaminada. En total, la compañía espera haber vertido 11.500 toneladas de agua con baja radiación para el fin de semana.

   Según ha informado este martes TEPCO, y recoge la agencia Kiodo, hasta el mediodía de hoy se habían vertido al Pacífico unas 3.430 toneladas de esta agua. Por su parte, el ministro de Industria, Banri Kaieda, ha defendido que la contaminación del mar que provocará este vertido no supone un riesgo para la salud, aunque ha lamentado la alarma que esto genera entre la población, en especial los pescadores.

Fukushima, el estado de la cuestión

Japón admite que tardará meses en detener la fuga de radiactividad.- El caso de la central nuclear deja dudas sobre las consecuencias, los trabajos y la información suministrada

 

EL PAÍS – Madrid – 04/04/2011

 

 

La emisión. Cada día que pasa los ingenieros que intentan estabilizar la central nuclear de Fukushima se enfrentan a nuevos retos, que sitúan el fin de la peor crisis atómica que ha sufrido el mundo desde Chernóbil (Ucrania, 1986) en un horizonte lejano. Tepco, la compañía propietaria de la planta japonesa, aseguró el sábado pasado que había descubierto una grieta de 20 centímetros en un foso de contención de hormigón en el segundo reactor de los seis que tiene la central, por la cual se está fugando agua con gran radiactividad al mar. Los intentos de sellar el foso fracasaron ayer. Tras rellenarlo de hormigón, el agua continuó filtrándose al océano, y los técnicos están intentando ahora bloquear con polímeros absorbentes las tuberías a través de las cuales llega el líquido a la estructura.

Una de las prioridades ahora de los ingenieros es cerrar la grieta del foso de contención para evitar que continúe llegando la radiactividad al mar. “No podemos bajar la guardia porque la situación en la planta nuclear es impredecible”, dijo ayer Yukio Edano, portavoz del Gobierno. Se da por hecho que el agua que se fuga del foso es la responsable de los altos niveles -hasta 4.385 veces el límite legal- de radiación que han sido detectados en el océano junto a la planta.

Los evacuados. La preocupación por la radiactividad tiene sumida a parte de la población japonesa en un estado de ansiedad. Tres semanas después del peor terremoto que ha sufrido el país desde que comenzó a registrar datos hace 140 años, más de 165.000 personas siguen viviendo en refugios, 260.000 hogares no tienen agua corriente y 170.000 siguen sin electricidad. Un total de 11.828 personas murieron por el seísmo y el tsunami, y otras 15.540 continúan desaparecidas, según las últimas cifras oficiales. Hartos de la situación, algunos residentes de la zona de exclusión de 20 kilómetros alrededor de la central, que fueron obligados a dejar sus casas, han evitado los controles y han regresado para comprobar el estado de sus casas.

Un total de 25.000 soldados japoneses y estadounidenses, apoyados por aviones, helicópteros y barcos, continuaron por segundo día la operación de búsqueda en tierra y en el mar de las más de 15.000 personas que continúan desaparecidas, pero sólo recuperaron 32 cadáveres. En Ishinomaki (prefectura de Miyagi), 50 submarinistas inspeccionaron el río Kitakami.

La información. Tepco dijo que se trata de dos jóvenes de 21 y 24 años, que habían sufrido múltiples heridas externas y que probablemente habían fallecido a causa de la pérdida de sangre. “Es doloroso que estos dos jóvenes trabajadores estuvieran intentando proteger la planta cuando fueron golpeados por el terremoto y el tsunami”, dijo Tsunehisa Katsumata, presidente de la compañía eléctrica. Los cuerpos han tenido que ser descontaminados, debido a los altos índices de radiación existentes en la central, que han obligado en numerosas ocasiones a los equipos de emergencia a retirarse y suspender los trabajos. La prensa ha arremetido contra Tepco y ha preguntado por qué no habían sido encontrados los trabajadores hasta pasadas casi tres semanas del desastre y cómo es que fallecieron mientras realizaban chequeos en la central después de que se produjera el terremoto, cuando otros sobrevivieron.

Tepco -y en general la industria atómica- acumula un largo historial de oscurantismo. En este caso, el retraso en la información ha irritado a países del OIEA. Francia y EE UU han admitido en público que tenían poca información. “Esta es una de las cosas que habrá que analizar y cambiar pero no es el momento”, explica una fuente del CSN. El primer ministro, Naoto Kan, ha prometido transparencia en tres ocasiones. Pero lo cierto es que Tokio ha minimizado el accidente. Primero lo calificó como nivel 4 (en la escala INES, que va de 0 a 7) y tardó cinco días en darle un nivel 5. Harrisburg, en 1979, recibió un 5, y Chernóbil, un 7.

Las consecuencias. La industria nuclear comenzaba a salir del letargo en el que quedó sumida tras Harrisburg y Chernóbil. Aunque había muchas más palabras que proyectos en firme para construir nucleares, la opinión pública estaba virando a favor de la opción atómica. En Japón, Alemania, Italia, Tejas (EE UU) y Chile ya han suspendido planes para construir plantas o para alargar la vida de las existentes. La UE ha anunciado una revisión de seguridad del parque nuclear que, previsiblemente, llevará a nuevas inversiones en las plantas. Además, los requisitos de seguridad para las nuevas centrales encarecerán los proyectos. Fukushima puede ser -falta tiempo para saberlo- el tropezón definitivo.

El precedente. El 16 de julio de 2007, a las 10.13, un terremoto de 6,8 en la escala de Richter sacudió la costa este de Japón. El seísmo superó las bases de diseño de la nuclear de Kashiwazaki-Kariwa, la mayor del mundo, siete reactores nucleares frente a la costa y operado por la eléctrica Tokyo Electric Power (Tepco). La aceleración medida en la tierra fue de 680 metros/segundo2. Las bases de diseño en el reactor 1, por ejemplo, solo contemplaban un terremoto con una aceleración de 273.

La nuclear estaba a solo 16 kilómetros del epicentro del terremoto. Tres de los reactores -3, 4 y 7- estaban en funcionamiento y pararon con el temblor. Hubo un incendio en un transformador y los bomberos tuvieron dificultades para controlarlo por problemas en las conducciones de agua.

Según el informe de la agencia nuclear japonesa (NISA) de 2009, “el terremoto desbordó las piscinas de combustible en todos los reactores y, en la unidad 6, agua [radiactiva] se filtró al ambiente”. Tepco informó con retraso del escape. NISA mantuvo cerrados los reactores años (han abierto escalonadamente) y pidió a Tepco que revisara la seguridad de sus nucleares contra terremotos.

El caso es asombrosamente similar al de Fukushima. Fue el aviso de lo que podía ocurrir, pero Japón no aprendió. Era la primera vez que la industria nuclear veía cómo las bases de diseño de una central se veían superadas.

El diseño. Fukushima está en un lugar imposible. En la zona con más actividad sísmica del planeta, sus seis reactores están semienterrados en la costa. Estaba diseñada para resistir un terremoto de magnitud 7 y un tsunami de 5,7 metros. El terremoto del 11 de marzo fue de 9 y el tsunami que llegó de 10 metros. “El diseño fue optimista”, ha admitido Tepco, su forma de reconocer un grave error de diseño.

La pérdida de suministro. Tras el terremoto, los tres reactores que estaban en funcionamiento pararon como corresponde a un terremoto. De forma automática, unas barras de control se introducen entre las barras de combustible y frenan la reacción. Sin esa operación, el accidente habría sido mucho mayor. El seísmo dejó a la central sin suministro eléctrico. Cuando una nuclear está en funcionamiento es independiente, pero cuando está parada necesita sí o sí electricidad externa para enfriarse. Sin luz, comenzaron a funcionar los generadores diésel de emergencia. Pero el tsunami posterior arrambló con ellos. La central quedó solo con unas baterías, el segundo sistema de emergencia, pero solo duran unas horas. “Hay que revisar los sistemas para casos en los que se pierde el suministro eléctrico. Fukushima ha demostrado que los generadores diésel no siempre son suficientes”, dice una fuente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Los trabajos y los trabajadores. Junto a la central, “los niveles de contaminación tienden a descender levemente, aunque siguen siendo elevados y, en la zona de los reactores 3 y 4, extremadamente altos”, según el CSN. Japón ha elevado la dosis (de 100 milisievert al año a 250) que pueden recibir los llamados héroes de Fukushima. “Diecisiete trabajadores han recibido dosis de entre 100 y 180 milisievert”, según el OIEA. En una zona con agua en la que se contaminaron dos empleados, midió dosis de “400 milisievert por hora”, lo que implica que en un cuarto de hora un trabajador recibiría la dosis de un año.

Texto elaborado con información de Rafa Méndez y Jose Reinoso.

El plan B para taponar la grieta en el reactor dos tampoco funciona

 El agua altamente radiactiva continúa vertiéndose directamente al mar después de probar cerrarlo con espuma plástica absorbente, tras fallar con el cemento

EP / TOKIO
Día 04/04/2011
 

El plan B para taponar la grieta en el reactor dos tampoco funciona

REUTERS 

La absorvente espuma plástica a base de polímeros utilizada este domingo para intentar sellar la grieta por la que se filtra el agua radiactiva no ha tenido éxito, al igual que el primer intento del sábado, cuando se trató de acabar con la fuga con cemento. Mientras, el agua altamente radiactiva procedente del reactor 2 de Fukushima-1 continúa vertiéndose directamente al mar.

En total se han inyectado 8 kilos de un polímero absorbente en el conducto que conecta con el foso de la grieta mezclado con papel de periódico y serrín. Sin embargo, la mezcla no ha podido acabar con el flujo de agua contaminada, según ha reconocido la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (Tepco), según recoge la agencia de noticias japonesa Jiji.

Tepco ha explicado en rueda de prensa que seguirán observando los efectos de la mezcla, aunque preparan ya una tercera alternativa que pasaría por sellar el conducto con un cemento especial.

Los operarios están utilizando agua tintada para intentar determinar el camino que sigue el agua radiactiva desde el reactor hasta la grieta, ha indicado la empresa.

ENTREVISTA: Catástrofe en Japón RYOICHI HATTORI Diputado del opositor Partido Socialdemócrata

 

“Tepco está cometiendo muchos errores”

Ryoichi Hattori

J. R. – Tokio – 03/04/2011

Pregunta. ¿Cómo está la situación tras el terremoto, el tsunami, y en plena crisis nuclear?

Respuesta. Es una gran catástrofe. Lo más urgente es limpiar los restos del tsunami, que los niños vuelvan al colegio y resolver el problema de vivienda de los desplazados. Las prefecturas de Miyagi e Iwate son muy montañosas y muchos lugares siguen inundados. Nuestro partido venía advirtiendo del peligro de las nucleares, porque Japón sufre muchos terremotos y está superpoblado.

P. ¿Cómo ve la situación en Fukushima?

R. Es una central de más de 40 años. Tepco decidió alargar su vida, y nosotros estábamos en contra. También estábamos en contra de que se utilizara plutonio en su tercer reactor. Pero la Agencia de Seguridad de Nuclear está integrada en el Ministerio de Economía, y eso no puede ser. La seguridad de las centrales era laxa, y están demasiado cerca del mar. Fukushima solo estaba preparada para un tsunami de seis metros. Técnicos de la planta y de EE UU [que suministró los reactores] habían advertido de los problemas de seguridad. Esto no ha sido un desastre natural, sino un desastre provocado por el ser humano.

P. El Gobierno ha sido acusado de ocultar información.

R. El Gobierno, Tepco y la Agencia de Seguridad Nuclear no tomaron en serio lo ocurrido. Nada más suceder el terremoto, los directivos de la agencia le dijeron al primer ministro Naoto Kan, que la central estaba bajo control. La monitorización de la radiación y la investigación sobre el plutonio [detectado en varios lugares de la planta] han sido muy lentas, como la reacción del Gobierno.

P. ¿Qué piden al Ejecutivo?

R. Fui a Minamisoma, dentro de la zona de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central en la que el Gobierno recomendó a la gente que no saliera a la calle. Pero la comida solo llegaba hasta los 30 kilómetros, porque los conductores no querían entrar o la policía no les dejaba. En un asilo quedaban 180 ancianos y sólo cuatro cuidadores. Queremos que se amplíe el área de exclusión en función de la radiactividad. Y que se entregue yodo a todos los niños en un radio de 300 kilómetros.

P. ¿Está informando el Gobierno de forma adecuada?

R. El Gobierno tiene que explicar qué está pasando. Puede haber más daños de lo que dice. Debería plantear el peor escenario, no para abanicar el miedo, sino para estar preparados.

P. ¿Cómo ve el papel de Tepco?

R. Es un papel criminal. Ha cometido muchos errores. Aunque quiebre, Tepco debe indemnizar a todas las víctimas.

P. ¿Qué consecuencias políticas debería tener la crisis?

R. Deberían dimitir los responsables de Tepco, del Ministerio de Economía y de la Agencia de Seguridad Nuclear. Naoto Kan debería haberse ido hace tiempo.

Expertos de EEUU señalan lecciones que dejó accidente nuclear en Fukushima

Por Jean-Louis Santini (AFP)WASHINGTON — Expertos estadounidenses empiezan a identificar las lecciones que dejó el desastre nuclear en Japón, que reveló, según ellos, dos fallas: la vulnerabilidad de los contenedores de combustible radiactivo y la autonomía insuficiente de los sistemas de enfriamiento eléctricos.

El maremoto que azotó el 11 de marzo las costas del noreste de Japón y que afectó terriblemente la central nuclear de Fuskushima, dañó dos de los seis contenedores de enfriamiento de combustible radiactivo, constató Gregory Jaczko, director de la Comisión estadounidense de Reglementación Nuclear (NRC).

“La posibilidad de una fuga” continúa vigente, explicó Jaczko esta semana, a su regreso de Japón, ante de una subcomisión del Senado estadounidense.

Las autoridades japonesas temen que los contenedores, situados en lo alto de los edificios de los reactores, hayan sido fisurados por explosiones de hidrógeno, perdiendo así su hermetismo.

El responsable de la NRC aseguró sin embargo que, en Estados Unidos, estos contenedores, así como las vallas de confinamiento, son “estructuras sólidas” en las que el carburante radiactivo usado puede ser almacenado “en completa seguridad” durante al menos un siglo.

Jaczko recordó además el lanzamiento nacional de una revaluación de la seguridad de los 104 reactores estadounidenses.

Con una postura opuesta, David Lochbaum, especialista de la Unión de Científicos Preocupados (UCS), un organismo científico independiente, insistió ante los senadores sobre la fragilidad de los contenedores que, estando mucho menos vigilados que los reactores, encierran más material radiactivo que los reactores mismos.

“Hoy día, en Estados Unidos, decenas de miles de toneladas de carburante nuclear radiactivo están almacenadas en estos contenedores que, en numerosas centrales, contienen cerca de diez veces más carburante que los reactores mismos”, explicó Lochbaum, quien estima que el accidente japonés debería inspirar un cambio en Estados Unidos.

A diferencia de los reactores, estos contenedores no son enfriados por una multitud de sistemas de emergencia complementarios, alimentados por diferentes fuentes de electricidad, incluyendo baterías que cuenten con una autonomía de varias horas, en caso de descompostura total, como ocurrió en Japón.

El ingeniero criticó también que, a diferencia de los reactores que están protegidos por una capa ancha de acero y cemento, las paredes de los contenedores están hechas de lona de hangar.

“Hemos fracasado, en Estados Unidos, en el manejo del riesgo relacionado con el almacenamiento del carburante nuclear usado. Podemos y debemos hacerlo mejor”, insistió Lochbaum.

Por su parte, la senadora de California, Dianne Feinstein, criticó el hecho de que el carburante usado que fue extraído en 1984 de los reactores que están en su estado, propenso a sismos, esté todavía dentro de contenedores de enfriamiento.

“Está claro que hace falta una política federal que regule el ciclo del carburante nuclear”, dijo durante una audición.

Además de la fragilidad de los contenedores, los expertos señalaron que las centrales nucleares de Estados Unidos carecen de sistemas de enfriamiento eléctricos suficientemente autónomos, capaces de enfrentar un largo apagón.

Así lo estimó David Lochbaum, quien constató que en 93 de los 104 reactores estadounidenses, las baterías sólo contaban con cuatro horas de autonomía, dos veces menos que en Fukushima, en donde la autonomía de las baterías fue insuficiente.

Por su parte, Anthony Pietrangelo, del Nuclear Energy Institute, que representa la industria nuclear, dijo al Senado que deberían considerarse baterías autónomas de al menos 48 horas.

Japón reconoce que filtraciones radiactivas durarán meses

La central nuclear de Fukushima continúa con una fuga, que libera agua con radiación hacia el mar.

La crisis nuclear en Japón está lejos de llegar a su fin. Así al menos lo cree el gobierno nipón, que a través de su portavoz, Yukio Edano, reconoció ayer que la tarea de terminar con las filtraciones en la central de Fukushima podría extenderse durante varios meses y que, inevitablemente, la batalla será larga.

Es que a más de tres semanas del terremoto 8,9 grados en la escala de Richter y posterior tsunami que afectaron parte del país asiático, los trabajos para controlar cuatro de los seis reactores de la planta nuclear, ubicada 240 kilómetros al norte de Tokio, han sido infructuosos.

Ayer, técnicos e ingenieros de Tokyo Electric Power (Tepco), la operadora de la central, intentaron sin éxito sellar con una mezcla a base de un polímero químico, y que incluía aserrín y bolsas de papel de diario desmenuzado, la grieta del reactor número 2, que libera agua radiactiva al océano Pacífico y que sería la causante de que en el mar la radiación alcance niveles cuatro mil veces fuera del límite legal. Antes de eso, en un primer intento, se trató fallidamente de terminar con la fuga utilizando cemento.

De todas formas, pese a los pocos avances en la superación de la crisis, según consigna la agencia nipona Kyodo, Edano aseguró que los exámenes realizados a 900 niños, que viven entre 20 y 30 kilómetros de distancia de la planta nuclear -donde se calcula que hasta el 11 de marzo residían unas 136 mil personas-, indican que no han recibido niveles excesivos de radiactividad.

Pero las malas noticias no dejan de salir desde la central de Fukushima I. Ayer se confirmó que fueron encontrados los cuerpos de dos operarios de la planta nuclear que estaban desaparecidos desde el día del terremoto y posterior tsunami.

Al parecer, los trabajadores, de 24 y 21 años de edad, respectivamente, habrían muerto pocas horas después del sismo del 11 de marzo, a causa de heridas múltiples asociadas a señales de asfixia.

Los cadáveres de ambos jóvenes fueron hallados el miércoles, en el subterráneo del edificio de la turbina del reactor 4, pero debido a la radiación a la que estuvieron expuestos, tuvieron que ser descontaminados antes de ser entregados a sus familias.

Según el último recuento policial, ya son 12.020 los muertos y más de 15 mil los desaparecidos tras el terremoto y posterior tsunami.

Operadora de Fukushima inicia vertido de toneladas de agua radioactiva al mar

La compañía nipona ofreció disculpas por el “dolor” causado a “tantos habitantes”.

AFP
Lunes 4 de Abril de 2011 

 

Foto: EFE

 

<!– Ver más –>

 

TOKIO.- El operador de la planta nuclear japonesa de Fukushima, Tokyo Electric Power (TEPCO), comenzó el proceso de verter en el mar 11.500 toneladas de agua radioactiva acumuladas en el recinto.

Momentos antes del inicio de la operación y con lágrimas en los ojos, el portavoz de la compañía ofreció disculpas por televisión por la contaminación.

“Hemos causado ya tanto dolor y perjudicado tanto a los habitantes. Sólo nos queda decir hasta qué punto sentimos tener que imponer este nuevo lastre”, declaró.

Horas antes, TEPCO había anunciado que “10.000 toneladas de agua acumulada en las piscinas y 1.500 toneladas actualmente en los reactores 5 y 6” serían vertidas en el océano Pacífico.

“No tenemos más opción que verter esa agua contaminada en el océano como medida de seguridad”, reconoció el portavoz de Gobierno, Yukio Edano.

Según fuentes ligadas a la operación, el agua que se vierte en el océano Pacífico es débilmente radioactiva.

Enfoque en crisis nuclear molesta a víctimas de tsunami en Japón

Fecha: 02/04/2011 

The Associated Press

RIKUZENTAKATA, Japón (AP) — El primer ministro Naoto Kan visitó el sábado por primera vez la costa arrasada por el tsunami de hace tres semanas, donde los damnificados se quejaron de que el gobierno parece soslayar su situación al centrar la atención en la crisis nuclear causada por el desastre natural en el noreste de Japón.

Mientras decenas de miles de personas viven en albergues precarios, la atención de los autoridades ha sido acaparada por los problemas que casi a diario se presentan en la planta nucleoeléctrica de Dai-Ichi, en Fukushima, con el sobrecalentamiento de reactores por desperfectos en el sistema de enfriamiento.

El sábado, la preocupación provino de una grieta recientemente descubierta en una estructura de mantenimiento que está dejando escapar agua con una elevada radiactividad al mar cercano.

“El gobierno ha estado más concentrado en la planta eléctrica de Fukushima que en las víctimas del tsunami. Ambos merecen atención”, expresó Megumi Shimanuki, de 35 años, en Natori, mientras visitaba a su familia en un centro comunitario convertido en albergue.

Natori, a unos 160 kilómetros (100 millas) de Rikuzentakata, es uno de los lugares donde el maremoto del 11 de marzo causó mayor destrucción y fue una de las escalas del primer ministro Kan el sábado. Al menos 165.000 personas siguen viviendo en albergues.

El gobierno de Kan colabora con la empresa Tokyo Electric Power Co. para resolver la crisis en el complejo nuclear, que ha estado liberando radiactividad debido a las averías que resintió el sistema de enfriamiento por el terremoto de magnitud 9,0 que provocó el tsunami.

Las autoridades de seguridad nuclear anunciaron el sábado que habían encontrado una filtración de agua con niveles de yodo radiactivo muy por encima del límite legal en un sitio de mantenimiento. El agua llegaba a la costa cercana en el océano Pacífico.

Las personas asentadas en un radio de 20 kilómetros (12 millas) de la planta han sido desalojadas mientras se espera una pronta disipación del agua radiactiva en el mar, pero se desconocen por ahora los riesgos para los trabajadores que intentan solucionar el problema en la estación nuclear. La gente considera riesgoso el consumo de mariscos de la zona pese a que las autoridades afirman que el peligro de contaminación es mínimo.

La inquietud por la radiación se ha aunado al suplicio de las personas que intentan recuperarse de las secuelas del tsunami. Las autoridades han reportado hasta ahora la muerte de 11.800 personas por el desastre natural, aunque se teme que sean casi 25.000 las víctimas fatales. Además de las personas en albergues, decenas de miles más carecen aún de electricidad y agua corriente.

La visita de Kan a Rikuzentakata fue la primera realiza para conocer de primera mano una de las decenas de aldeas, localidades y ciudades devastadas por el tsunami.

“El gobierno los apoya totalmente hasta el final”, le dijo Kan a unas 250 personas en una escuela primaria habilitada para albergar a desplazados. El primer ministro hizo una reverencia durante un momento de silencio frente a la sede municipal, uno de los pocos inmuebles todavía de pie, aunque sus ventanas están destrozadas y tiene escombros por doquier.

“Va a ser una tarea larga, pero el gobierno está con ustedes. Todos debemos perseverar”, dijo Kan a los bomberos y funcionarios, de acuerdo con la agencia de noticias Kyodo.

Mientras, 25.000 soldados, con apoyo de 120 helicópteros y 65 barcos de las fuerzas de Estados Unidos y Japón, continúan buscando cuerpos.

Según funcionarios, algunos cuerpos se hundieron tras el tsunami y empiezan a salir a flote. En otros casos, podrían no ser encontrados nunca. Después del tsunami en el océano Indico de hace siete años, 37.000 de las 164.000 personas que fallecieron en Indonesia desaparecieron en el mar.

Soldados japoneses y de EEUU buscan cuerpos de desaparecidos en Japón

Por Hiroshi Hiyama (AFP)TOKIO — Miles de soldados japoneses y estadounidenses lanzaron este viernes una gran operación aérea y marítima para recobrar los cuerpos de los muertos por el terremoto y el tsunami que golpeó la costa noreste de Japón hace tres semanas.

Según el último balance oficial, 16.451 personas siguen desaparecidas, además de los 11.578 muertos confirmados.

En la búsqueda de los cuerpos, las tropas japonesas y estadounidenses desplegaron 120 aviones y helicópteros y 65 navíos a lo largo de la costa noreste, donde casas, barcos, autobuses y trenes yacen aún dispersos bajo el fango. Un total de 24.000 militares de los dos países aliados participan en esta masiva operación, que durará tres días, según la prensa japonesa.

“Vamos a concentrarnos en las costas, las desembocaduras de los ríos y los territorios aún cubiertos por el agua del mar”, explicó un oficial de las Fuerzas Japonesas de Autodefensa, como se llama el Ejército nipón. “Los cuerpos que el mar se llevó se hundieron, pero deben salir a la superficie en algunas semanas”, añadió el portavoz.

Las búsquedas no podrán hacerse sin embargo en un perímetro de 30 km en torno a la central accidentada de Fukushima Daiichi, donde el nivel de radiación es peligroso. Unos mil cadáveres que yacen en la zona de evacuación en torno a la central de Fukushima no han podido ser recogidos, informó este viernes la prensa.

Las autoridades habían previsto en un primer momento recuperar y sacar esos cadáveres fuera del perímetro de 20 km de donde fueron evacuados los supervivientes, pero luego reconsideraron ese plan, ya que los cadáveres se vieron “expuestos a fuertes niveles de radiaciones post mortem”, según la policía.

Diversos problemas se plantean: descontaminar los cuerpos en el lugar haría aún más difícil su identificación posterior, y entregarlos tal cual están a sus familias acarrearía riesgos de contaminación radiactiva aérea durante su incineración.

El primer ministro, Naoto Kan, reconoció que la situación en la central de Fukushima “aún no está estabilizada”. Añadió que su Gobierno está recurriendo a “todos los expertos” para ayudarlo, y destacó que la gente no se expondrá a ningún riesgo si sigue las consignas de las autoridades.

El Gobierno reveló con anterioridad que se detectó un alto nivel del radiactivo yodo 131 en una napa de agua a 15 metros de profundidad bajo la central nuclear accidentada de Fukushima.

Este nivel es “10.000 veces superior” al límite de seguridad establecido por el Gobierno, dijo a la AFP un portavoz de TEPCO, la empresa operadora de la central.

Además, en las muestras de agua de mar recogidas 300 metros al sur de la central, el nivel de yodo radiactivo era 4.385 veces superior a lo legal, indicó el jueves TEPCO.

La contaminación radiactiva, que ha causado ya la parálisis de las exportaciones nacionales de vegetales, productos lácteos y otros alimentos en ocho prefecturas, se ha propagado a la carne.

El análisis de una muestra de carne tomada en la población de Tenei, de la prefectura de Fukushima, a unos 70 km de la central nuclear, ha arrojado un nivel de 510 becquereles de cesio radiactivo, superando el límite de 500 becquereles, según las autoridades.

El Gobierno ha asegurado al público que la contaminación en el agua y los alimentos no han alcanzado niveles que representen un peligro inmediato para la salud. “La AIEA nos ha informado que el nivel de radiación en el suelo superaba los límites previstos por ella y nos ha pedido seguir de cerca la situación en base a esas informaciones”, declaró el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano.

Japón ha resistido a la presión de la Agencia Internacional de Energía Atómica para que amplíe en 20 km la zona de evacuación en torno a la central de Fukushima, sobre todo desplazando a los habitantes de la población de Ititate, a 40 km de la planta atómica.

En Ititate, de los 6.000 residentes habituales, unos 3.800 permanecían aún allí el jueves, dijo un funcionario local, Takashi Kobayashi, contactado por teléfono.

“Hemos sido advertidos de los altos niveles de radiación detectados, pero los residentes piensan que es mejor permanecer en el pueblo. No pueden permanecer en casa de familiares durante mucho tiempo y necesitan atender a sus rebaños”, añadió.

La crisis nuclear de Fukushima perturba el transporte marítimo con Japón

Por Martin Abbugao (AFP)SINGAPUR — Las medidas adoptadas por el transporte marítimo para prevenir una posible contaminación radiactiva por el accidente de la central nuclear de Fukushima empezaron a perturbar las cadenas de abastecimiento en Japón.

El primero en adoptar medidas fue el armador alemán Hapag Lloyd, que decidió evitar los puertos de Tokio y Yokohama, a unos 250 kilómetros al sur de la central accidentada.

Hasta hora, las otras grandes empresas de transporte marítimo no han tomado medidas tan drásticas, pero han establecido zonas de exclusión en el mar en torno a la central, situada a orillas del Pacífico. Esta zona es de 260 kilómetros para el armador danés Maersk y de 370 kilómetros para la APL, filial del grupo singapurense Neptune Orient Lines.

Las radiaciones son “un riesgo real y presente” para nuestros navíos y los puertos del noreste de Japón, afirmó Rajiv Biswas, economista especialista de la zona Asia-Pacífico en el gabinete IHS Global Insight. “Si otros armadores comenzaran a evitar los puertos de la bahía de Tokio, podría tener consecuencias logísticas importantes para el comercio japonés”, advirtió. Más o menos un tercio de los contenedores que transita por Japón lo hace por Tokio y Yokohama, según el experto.

Los especialistas siguen con preocupación la evolución de la situación en Fukushima, que no da señales de mejorar veinte días después de la catástrofe del 11 de marzo. Un índice de yodo radiactivo 4.385 veces superior a lo normal fue registrado en el agua del mar a 300 metros de la central, según el operador Tepco.

Además de los riesgos para la salud de las tripulaciones, la aparición de cantidades anormales de partículas radiactivas a bordo de un navío puede tener consecuencias comerciales y por lo tanto financieras. Por esta razón, el 21 de marzo, las autoridades chinas rechazaron en el puerto de Xiamen (sureste) un mercante japonés de Mitsui OSK Lines, que unos días antes había navegado a 120 kilómetros de Fukushima.

Varios puertos europeos también reforzaron los controles sobre los mercantes provenientes de Japón. Estas medidas pretenden “evitar cualquier riesgo para la salud, tanto para el personal del puerto como para las personas que viven en los alrededores”, anunció el puerto belga de Amberes, aunque advirtió de que “no hay razón para preocuparse”.

En Japón, Hapag-Lloyd desvió parte del tráfico hacia los puertos de Kobe y Nagoya, al sur de la isla de Honshu. La prolongación de esta situación “plantearía importantes desafíos logísticos para los puertos del sur ante el importante aumento de las mercaderías que deberían administrar”, estimó Biswas.

Para Neil Davidson, del gabinete británico de consultores portuarios Drewry, “entonces habrá que reorganizar las cadenas de suministro, lo que alargará los plazos”, generando así un costo adicional para importadores, exportadores y armadores.

Japón es uno de los principales exportadores de automóviles, de máquinas-herramienta y de componentes de todo tipo, mercaderías que no se pueden transportar por avión.

Los problemas actuales afectan sectores enteros de la industria mundial, en particular los que producen en función de los pedidos recibidos, como es el caso del automóvil.

Asimismo, Japón podría verse afectado en sus importaciones de materiales, como el hierro y el acero, indispensables para la reconstrucción de la región devastada.

Nuevo error en los datos de TEPCO sobre la central de Fukushima

Por Agencia EFETokio, 1 abr (EFE).- La empresa TEPCO, operadora de la central nuclear de Fukushima, ofreció hoy datos erróneos sobre la radiactividad en la zona por segunda vez en una semana, entre las críticas de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

El organismo nipón para la seguridad nuclear afirmó que los datos sobre la contaminación del agua subterránea de Fukushima, que según TEPCO mostró niveles de yodo radiactivo 10.000 veces sobre el límite legal, no son fiables.

La Agencia explicó que los análisis del agua cerca del reactor 1 de la central deberán ser revisados a la baja, ya que se han detectado errores en los programas de mediciones de TEPCO para materiales como telurio, molibdeno o circonio.

Hidehiko Nishiyama, portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear, calificó de “extremadamente lamentable” que la operadora haya ofrecido por segunda vez datos incorrectos de radiación en la planta en apenas una semana.

El domingo la eléctrica dijo que había detectado una concentración de radiactividad 10 millones de veces superior a lo normal en el agua que anegaba una zona del edificio de turbinas del reactor 2, pero después precisó que el dato era excesivo y debía ser analizado de nuevo.

“TEPCO afronta una grave situación y no está cumpliendo las expectativas de quienes están muy preocupados por la compañía. Sus datos deberían ser fiables”, dijo Nishiyama, citado por la agencia local Kyodo.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón también criticó las condiciones en las que los operarios trabajan para controlar los reactores de Fukushima al asegurar que no disponen de los dosímetros necesarios.

Algunos empleados comparten dosímetros -que miden las dosis de radiación absorbidas- mientras realizan una misma labor, algo que “no es deseable desde el punto de vista de la seguridad”, según Nishiyama.

Fuentes de TEPCO citadas por Kyodo señalaron que el tsunami estropeó casi todos los 5.000 dosímetros de los que disponía la central y solo 320 están en funcionamiento, aunque para ayer la empresa ya había conseguido otro centenar.

Los esfuerzos de las trabajadores se centran hoy en vaciar tanques a fin de almacenar el agua contaminada con la radiación, que ha inundado varias zonas de las unidades 1, 2, 3 y 4 y dificulta las labores para enfriar los reactores.

Además, está previsto que TEPCO comience hoy a rociar con resina algunas zonas de la planta para evitar que el polvo radiactivo se extienda con el viento y la lluvia.

Está previsto que en dos semanas se viertan sobre la planta nuclear de Fukushima un total de 60.000 litros de resina.

Una filtración al mar de agua radiactiva eleva la inquietud sobre Fukushima

Por Agencia EFETokio, 2 abr (EFE).- Una filtración al mar de agua contaminada proveniente de la central de Fukushima elevó hoy la inquietud por el alcance de la radiactividad, que sigue dificultando los esfuerzos para reactivar el sistema de refrigeración de la inestable planta nuclear japonesa.

TEPCO, la empresa operadora de la central de Fukushima Daiichi, informó de que se ha hallado una grieta de unos 20 centímetros en el muro de una fosa cercana al reactor 2, inundada con agua muy radiactiva, que desde allí se filtra poco a poco al océano.

Los trabajadores tienen previsto verter cemento para cubrir la grieta y detener el escape, de cuya existencia se sospechaba tras detectarse en los últimos días en las aguas costeras próximas a la central niveles de radiactividad muy superiores al límite legal.

La fosa, de unos dos metros de profundidad, contiene cables eléctricos y está muy cerca de la toma de agua del reactor 2, que al igual que las unidades 1 y 3 tiene varias áreas anegadas con agua radiactiva que complica aún más los esfuerzos de los operarios.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón no descarta que haya otras filtraciones de líquido contaminado al mar, y ha ordenado a TEPCO que haga nuevas pruebas en las aguas costeras para evaluar la presencia de materiales radiactivos.

Según datos revelados hoy el Ministerio nipón de Ciencia, en muestras tomadas hace tres días en aguas marinas a 40 kilómetros al sur de Fukushima el nivel de yodo 131 duplicaba los límites legales hasta 79,4 becquerels por litro.

Un portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear indicó, en declaraciones recogidas por la televisión NHK, que ese yodo se diluirá y por tanto no supone una amenaza para la salud, aunque insistió en que el organismo vigila de cerca la situación.

Mientras tanto, en el interior de Fukushima Daiichi el drenaje de las zonas inundadas se ha convertido en una de las prioridades de los trabajadores y expertos, que estudian las alternativas para almacenar el agua radiactiva.

Entre las opciones que se barajan está utilizar una isla artificial flotante que daría cabida a 10.000 de las cerca de 13.000 toneladas de agua contaminada que se han detectado en las instalaciones de la central, según TEPCO.

La isla, una gran estructura de acero, se traería desde la ciudad de Shizuoka (a unos 360 kilómetros al sur de Fukushima), donde en la actualidad hace las veces de parque pesquero flotante.

Aunque los escapes y la radiactividad complican aún más las labores de los operarios, en las últimas horas también se han logrado algunos avances, como la instalación de un sistema provisional de bombeo de agua marina en los cuatro reactores.

El sistema aún no se ha puesto en marcha, ya que antes se debe examinar si las tuberías de los reactores resultaron dañadas por el terremoto del 11 de marzo y los elevados niveles de radiactividad por ahora lo impiden, informó NHK.

TEPCO también logró ayer poner en marcha 8 puestos de control para mediar la radiación en la planta y aseguró que activará el sistema de transmisión automática de datos para hacer esa información pública a través de su página web.

En los trabajos para controlar la central participan cientos de empleados de TEPCO, bomberos y militares, algunos de los cuales recibieron hoy la visita del primer ministro, Naoto Kan, que viajó hasta una base situada a unos 20 kilómetros de la planta nuclear.

Allí animó a los trabajadores a combatir en Fukushima “con la convicción de que esta batalla no se puede perder”, dijo, en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo.

Antes, Kan viajó por primera vez a uno de los pueblos destruidos por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo, que se llevó por delante miles de casas y dejó al menos 11.828 muertos y 15.540 desaparecidos, según el último recuento oficial.

En Rikuzentakata, en la provincia de Iwate, el jefe del Gobierno se reunió con un grupo de evacuados y examinó los destrozos que causó el tsunami en esta localidad, prácticamente barrida del mapa.

En Iwate, Miyagi y Fukushima, las tres provincias más golpeadas por el desastre, unos 28.000 efectivos de Japón y EEUU han lanzado un gran despliegue para recuperar el mayor número posible de desaparecidos, aunque hasta hoy, segundo día de la operación, solo se habían hallado 50 cuerpos.

Maribel Izcue

Constantes filtraciones radiactivas paralizan los trabajos en Fukushima

Por Agencia EFE
 

Tokio, 30 mar (EFE).- Un nuevo aumento de la radiación en el mar que rodea la central de Fukushima Daiichi ha paralizado hoy los trabajos en la planta y pone en evidencia las dificultadas de TEPCO para poner fin a las filtraciones de material radiactivo.

El anuncio hoy de que las aguas al sur de la central han pasado de registrar un nivel de yodo radiactivo hasta 2.255 veces el límite legal, de 1.850 veces del sábado, eleva las dudas sobre la capacidad de los ingenieros para evitar escapes tóxicos en Fukushima.

El nuevo dato supone la mayor concentración hallada hasta el momento del isótopo 131 del yodo que, pese a ser radiactivo, se degrada a los ocho días y, según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón (NISA), no supone una seria amenaza para el ecosistema marino.

Todas las pruebas apuntan a que ha habido una fusión parcial del núcleo en alguno de los reactores 1, 2 y 3, mientras la Agencia no descarta que alguna de las vasijas de contención, que protegen el núcleo de esas unidades, estén dañadas.

La alta concentración de material radiactivo en el mar y en los edificios de turbinas de los reactores indican que se está produciendo una fuga continuada desde el peligroso núcleo de los reactores, aunque la autoridades desconocen el origen de la filtración.

La carrera de Tokyo Electric Power (TEPCO), operaria de la planta, no avanzó hoy pues tuvieron que detenerse las labores para drenar la peligrosa agua radiactiva estancada en la zona de turbinas de la unidad 1 y la refrigeración del reactor 2 se vio interrumpida temporalmente por un fallo.

El encharcamiento con agua extremadamente radiactiva en los cuatro primeros reactores de la central ha obligado a parar también las operaciones para activar definitivamente los sistemas de refrigeración de la central.

El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, dijo hoy que se necesitará un “tiempo considerable” para que la temperatura de las barras de combustible nuclear se enfríen y estabilicen, paso necesario para desmantelar o aislar definitivamente estas peligrosas instalaciones.

El Gobierno dijo hoy que rociará con resina algunos puntos de la central para sellar las vías por las que se filtra el material radiactivo al exterior.

El presidente honorario de TEPCO, Tsunehisa Katsumata, reconoció hoy que “es difícil estabilizar los reactores en las próximas semanas”, al tiempo que pidió disculpas por los problemas que está causando el accidente nuclear más grave de la historia de Japón.

El futuro de la central parece incierto, ya que hoy el Gobierno y TEPCO, la primera eléctrica del país, discreparon sobre el desmantelamiento de Fukushima Daiichi.

El presidente de TEPCO indicó hoy que será inevitable desechar definitivamente los reactores 1,2,3 y 4, severamente dañados, aunque evitó pronunciarse sobre las unidades 5 y 6, que ya están estabilizadas y en mejor estado.

Edano, en rueda de prensa, opinó que, a causa de “las circunstancias sociales”, está claro que se deben desmantelar todos los reactores de la central.

Por el momento, la única certeza es que el Gobierno cambiará las normas de seguridad de todas las centrales nucleares de Japón, con el fin de que no puedan sufrir problemas en los sistemas eléctricos que mantienen sus vitales sistemas de refrigeración en funcionamiento.

El ministro de Industria, Banri Kaieda, dijo hoy que quince centrales del país, que suman 44 reactores y generan el 30 por ciento de la energía eléctrica de Japón, deberán someterse a normas de seguridad más estrictas.

Las plantas que quieran renovar sus licencias para seguir operando deberán tener generadores móviles instalados en vehículos, como refuerzo a sus generadores de emergencia, así como organizar simulacros de accidentes.

La central de Fukushima perdió su sistema de refrigeración cuando el terremoto de 9 grados en la escala Richter, que sacudió el día 11 el noreste de Japón la dejó sin electricidad y el tsunami posterior inutilizó sus generadores diesel de emergencia.

El Gobierno de Japón descarta ampliar la zona de evacuación en torno a Fukushima

Por Huw Griffith (AFP)

 

SENDAI, Japón — El Gobierno de Japón descartó este jueves ampliar por ahora la zona de evacuación en torno a la accidentada central nuclear de Fukushima, que será desmantelada cuando el peligro de gran catástrofe sea descartado, dijo el primer ministro nipón, Naoto Kan.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) indicó el miércoles que los niveles de radiación medidos en la población de Iitate, a 40 km de la central de Fukushima, superan los niveles recomendados.

No obstante, pese a las presiones internacionales para que se amplíe el perímetro de evacuación en torno a la central de Fukushima, actualmente de 20 km, las autoridades japonesas dijeron el jueves que no hay planes inmediatos para hacerlo.

La tasa medida en tierra por la AIEA en la población de Iitate alcanzó 2 megabecquereles por metro cuadrado, o sea el doble del nivel a partir del que la agencia de la ONU recomienda la evacuación. Pero la Agencia japonesa de seguridad nuclear, organismo oficial, también afirmó que el nivel de radioactividad en Iitate no obliga necesariamente a la evacuación de miles de personas.

Los residentes “pueden seguir tranquilos”, declaró un responsable de la Agencia. Con esa declaración de Naoto Kan sobre el desmantelamiento de Fukushina aumentan las presiones sobre el operador Tokyo Electric Power (Tepco), primera suministradora de energía de Japón cuya calificación fue degradada en tres escalones por la agencia Moody’s.

El anuncio de que Fukushima será desmantelada lo hizo el secretario del Partido Comunista japonés, Kazuo Shii, al término de una reunión con el jefe del gobierno de centro-izquierda, precisó la agencia de prensa Kyodo.

Tokyo Electric Power (Tepco), operador y propietario de la central Fukushima Daiichi (N°1), considera que será inevitable desmantelar los cuatro primeros reactores, una vez terminadas las difíciles operaciones de enfriamiento que se llevan a cabo y que podrían durar meses.

Estos reactores han sufrido graves daños por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo, pero el presidente honorario del grupo TEPCO, Tsunehisa Katsumata, había dado a entender el miércoles que los reactores 5 y 6, que no sufrieron daños, podrían ser conservados.

Mientras tanto, las fugas de radiactividad siguen imparables. En las muestras de agua de mar recogidas a 300 metros al sur de la central, el nivel de yodo radiactivo era 4.385 veces superior a lo legal, indicó el jueves la operadora de la central, Tepco.

La organización ecologista Greenpeace viene advirtiendo desde hace días que la población de Iitate, especialmente niños y mujeres embarazadas, deben salir del lugar.

“La AIEA nos ha informado que el nivel de radiación en el suelo superaba los límites previstos por ella y nos ha pedido seguir de cerca la situación en base a esas informaciones”, declaró el portavoz del gobierno japonés, Yukio Edano.

Interrogado sobre una posible ampliación del radio de la evacuación, Edano dijo que no creía que “sea algo que exija una tal acción, pero el hecho de que el nivel de radiación en el suelo sea elevado lleva inevitablemente a evocar la posibilidad de que una acumulación (de la radiación) a largo plazo puede significar un riesgo para la salud”.

El jefe del departamento de seguridad nuclear de la AIEA, Denis Flory, declaró el miércoles que “los primeros resultados indican que algunos de los valores límites que justifican una evacuación, según las recomendaciones de la AIEA, fueron superados en el pueblo de Iitate”.

El Gobierno de China también anunció que casi todo el territorio registra niveles de radiactividad provenientes de Fukushima, aunque estos son “sumamente bajos” y no representan un riesgo sanitario.

En Washington, el Pentágono anunció que enviará a Japón una unidad de la Marina especializada en emergencias nucleares para ayudar a las autoridades locales en la crisis desatada tras el sismo y el tsunami del 11 de marzo.

Unos 155 marines del servicio de la Fuerza de Respuesta a Incidentes Químicos y Biológicos tienen previsto salir de Estados Unidos el jueves para llegar a Japón el viernes, dijo a AFP un alto oficial estadounidense.

Detectada radiactividad 10.000 veces superior en agua subterránea Fukushima

 
(JAPÓN) CIENCIA-TECNOLOGIA,AMBIENTE-NATURALEZA | > AREA: Catástrofes y accidentes
31-03-2011
Redacción Internacional, 31 mar (EFE).- La compañía gestora de la central nuclear de Fukushima (Tepco) ha hallado niveles de radiación 10.000 veces superiores a los límites legales en aguas subterráneas de la central Daiichi, según informaciones recogidas por la prensa japonesa.
Portavoces de Tokyo Electric Power Company (Tepco) indicaron de madrugada que se detectó el isótopo radiactivo yodo-131 en muestras de agua subterránea en la central y sus proximidades. “Es una cifra extremadamente alta”, dijeron.

La contaminación se localizó en torno al edificio que alberga la turbina del reactor número 1 de la central Fukushima Daiichi, sobre la que se ha establecido un área de evacuación de 20 kilómetros que las autoridades han descartado ampliar pese a las recomendaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) por los niveles de radiación encontrados en zonas alejadas.

La radiactividad del agua subterránea triplican los niveles que anunciaron ayer las autoridades sobre el yodo radiactivo hallado también en el mar cerca de la central: 3.355 veces por encima del límite de seguridad.

Un numeroso grupo de trabajadores de Tepco y bomberos luchan contrarreloj en Fukushima Daiichi en un desesperado intento de controlar la situación de los reactores nucleares de la central, seriamente dañados por el seísmo y tsunami que afectaron la central el 11 de marzo. EFE

La extrema vida de los 400 operarios que luchan contra la radiación en Fukushima

Poca agua y falta de almuerzos marcan la sacrificada rutina de quienes luchan, día a día, por estabilizar los reactores.

La extrema vida de los 400 operarios que luchan contra la radiación en Fukushima
 
Foto: AFP

 

SANTIAGO.- Comida deshidratada y agua mineral, son parte de las raciones que reciben, día a día, los 400 operarios que trabajan en la central nuclear de Fukushima Daiichi y que se someten a una rígida disciplina alimenticia en su afán por estabilizar los reactores.

Kazuma Yokota, de la Agencia de Seguridad Nuclear, que compartió con estos durante cinco días, reveló a la agencia local “Kyodo” que los trabajadores de Tokyo Electric Power (TEPCO) y los subcontratados se levantan a las 06:00 de la mañana, durante una semana, hasta ser reemplazados.

Tras desayunar galletas saladas y zumo de frutas, se dirigen a sus puestos en la planta, donde se exponen a altas radiaciones y accidentes, como el ocurrido el jueves pasado, cuando dos de ellos sufrieron quemaduras por pisar agua radioactiva.

Los operarios pasan una frenética jornada en la que intentan estabilizar los reactores, llevar la electricidad y poner en funcionamiento los sistemas de refrigeración, mientras los problemas de filtraciones se multiplican.

Según Yokota, la situación los ha llevado a racionar el agua e, incluso, a no recibir almuerzo. Así, cuando termina normalmente su jornada -a las cinco de la tarde- “están destrozados”.

Cuando se retiran a sus improvisados dormitorios, cenan arroz deshidratado y una lata de carne en conserva por persona, y finalizan su día con otra rutina: despliegan láminas que contienen plomo antes de extender sus mantas, con el fin de protegerse de la radioactividad del suelo.

Radiactividad llega al mar del norte de Japón

El jefe de gabinete nipón reiteró que el auga contaminada en la Unidad 2 parece deberse a una fusión parcial del núcleo del reactor.

por AP – 28/03/2011 –

El yodo sumamente radiactivo que liberó una planta nuclear de Japón podrí­a haberse filtrado hacia el mar, mucho más al norte de Fukushima de lo que se habí­a previsto, dijeron funcionarios el lunes, agudizando aún más la preocupación mientras la crisis entra en su tercera semana.

Montañas de problemas, incluyendo malos cálculos de los niveles de radiación y ningún lugar para almacenar el agua peligrosamente contaminada, han obstaculizado las tareas de los trabajadores de emergencia en su tarea de enfriar la recalentada planta a fin de impedir que se produzca un desastre nuclear con implicancias globales.

La planta de energí­a Fukushima Dai-ichi, ubicada a 220 kilómetros (140 millas) al noreste de Tokio, tuvo una filtración radiactiva desde que ocurrió un sismo de magnitud 9,0 que fue seguido por un maremoto que inundó el complejo nuclear el 11 de marzo.

El maremoto apagó el sistema que enfrí­a las varillas de combustible nuclear y desde entonces ha estado emitiendo radiactividad que llegó a más de 1.000 milisierverts por hora en una reciente lectura en la Unidad 2, es decir unas 100.000 veces las cantidades normales, informó el operador de la planta Tokyo Electric Power Co.

Mientras las autoridades tratan de determinar la fuente del agua radiactiva, el jefe del gabinete Yukio Edano repitió el lunes que el agua contaminada en la Unidad 2 parece deberse a una fusión parcial del núcleo del reactor, algo que calificó como “muy desafortunado” pero que sin embargo estaba limitado a esa unidad.

Sin embargo, nuevas lecturas mostraron que la contaminación en el océano se extendió a casi 1,6 kilómetros (una milla) al norte del sitio nuclear. El yodo radiactivo 131 fue descubierto justo en el extremo exterior de las unidades 5 y 6 a un nivel de 1.150 veces mayor al normal, informó Hidehiko Nishiyama, vocero de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial.

Más cerca de la planta, la semana pasada la radioactividad en el agua de mar dio 1.250 veces mayor a la normal. Sin embargo el fin de semana aumentó a 1.850 veces la radiactividad normal.

Japón cree “muy serio” el hallazgo de plutonio en Fukushima

Por Agencia EFE

Tokio, 29 mar (EFE).- El hallazgo de plutonio en el suelo de la central nuclear de Fukushima, unido a la alta radiación en el agua, muestran que la situación es “muy seria” y sigue sin ser controlada, admitió hoy el Gobierno japonés.

Trazas de plutonio fueron detectadas este lunes en dos muestras del terreno de la planta nuclear y, aunque no suponen un riesgo para la salud por constituir cantidades muy pequeñas, parecen demostrar que ha habido filtraciones de un reactor.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, calificó hoy de “imprevisible” la situación de la planta nuclear de Fukushima Daiichi (noreste de Japón), que obliga a “no bajar la atención”.

Desde este sábado no llegan buenas noticias de Fukushima, donde los trabajadores de TEPCO, la empresa operadora, intentan desde el terremoto del 11 de marzo refrigerar sus seis reactores, pero cada día se enfrentan a una nueva dificultad.

El tsunami que generó ese seísmo de 9 grados Richter, con olas de hasta trece metros, destruyó el sistema eléctrico de la central que es necesario para enfriar sus reactores, que albergan peligrosas barras de combustible nuclear.

Los esfuerzos de hoy se centraron en tratar de drenar el agua radiactiva que inunda la zona de turbinas cerca de los reactores 1, 2 y 3, el último de los cuales preocupa especialmente por contener un combustible que mezcla uranio y plutonio, altamente tóxico.

El portavoz japonés, Yukio Edano, muy crítico con la gestión de TEPCO de la crisis, pidió hoy vigilar la salida de plutonio al exterior de la planta y consideró probable que el material detectado provenga de barras de combustible fusionadas parcialmente.

El portavoz nipón indicó no obstante que las cantidades de plutonio halladas son las mismas que pueden encontrarse en el medio ambiente mientras, en Viena, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) señalaba que la composición de isótopo sugiere que procede de un reactor y destacaba también su escasa cantidad.

Para las autoridades japonesas, lo prioritario ahora en Fukushima es continuar lanzando agua sobre los reactores, para así tratar de refrigerarlos, y al tiempo drenar las zonas inundadas.

Ayer, los operarios de Tokyo Electric Power (TEPCO), además de hallar el plutonio, confirmaron el riesgo de que agua radiactiva salga al exterior por un conducto que rodea el reactor 2, otro de los que últimamente dan más quebraderos de cabeza a los técnicos.

Sin embargo, la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón aseguró hoy que no hay confirmación de que ese agua radiactiva haya llegado al mar y afirmó que los niveles de agua en los conductos que conectan los reactores 1, 2 y 3 se mantienen estables.

Esas tuberías se encuentran a entre 55 y 70 metros de distancia del mar, que bordea la planta de Fukushima, y han sido apuntalados con sacos de arena y bloques de cemento por los operarios.

Cada día TEPCO y la Agencia de Seguridad Nuclear tienen que salir al quite para responder a una nueva emergencia en la planta, mientras el portavoz del Gobierno japonés ofrece varias ruedas de prensa al día para dar su versión de lo sucedido.

El área de evacuación en los alrededores de la planta se mantiene estable en un radio de 20 kilómetros, que el Gobierno aumentó esta semana a 30 kilómetros aunque de forma voluntaria, alegando la dificultad de localizar avituallamientos en ese área.

El Ejecutivo japonés ha prometido “transparencia” en la gestión de una crisis nuclear que mantiene en vilo al mundo y ha pedido “sangre fría” a los países extranjeros para que eviten un excesivo alarmismo.

Este jueves recibirá en Tokio al primer mandatario extranjero que visita el país desde el terremoto: Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, un país que habló de “catástrofe nuclear” los primeros días de la crisis y que se llevó varios días su Embajada a Kioto ante el temor de una contaminación radiactiva en Tokio.

Pánico a la radiactividad se extiende por todo Japón

Andy Robinson/  La Vanguardia

Mejora la situación en Fukushima, pero la contaminación ya ha penetrado en el hogar japonés, expandiendo el temor por el país.

Viernes 25 de marzo de 2011 | Mundo
Pánico a la radiactividad se extiende por todo Japón
Pese a que la situación en la planta nuclear de Fukushima ha mejorado y se han reiniciado algunos trabajos, el miedo a la contaminación invade a los nipones.
EFE

//

Otra nube de humo, esta de color negro, se desprendió el miércoles del reactor número tres de la central nuclear de Fukushima. Este se considera el más riesgoso de todos por ser del llamado sistema MOX, que utiliza plutonio, la sustancia más peligrosa del planeta, según su propio descubridor.

Según la cadena de televisión NHK, los bomberos y operarios de la eléctrica TEPCO, que gestiona la planta, se vieron forzados a abandonar la operación para tratar de rebajar la temperatura del reactor mediante el bombeo de miles de toneladas de agua de mar echadas desde camiones cisterna. Según el Ministerio de Ciencia, los niveles de radiactividad en torno a la central superaron en 400 veces los habituales.

Sin embargo, un ingeniero de TEPCO comentó en un encuentro con medios de comunicación a media tarde de ayer: “Creemos que no es nada serio; se está suministrando suficiente agua al reactor y a su piscina de combustible gastado”.

En general -según explicaron los técnicos de TEPCO- , la situación en Fukushima sigue mejorando, ya que se han conectado todos los reactores a la red eléctrica, una precondición para la reanudación del proceso de refrigeración. Aún no se sabe cuándo se podrá restablecer la corriente.

Es el resumen del undécimo día de la grave crisis nuclear de Fukushima, que se inició el pasado sábado 12. Pero, pese a los grandes esfuerzos de transparencia realizados por el gobierno en los últimos días, se extiende el miedo en Japón, incluso en localidades que están lejos de Fukushima y Tokio.

ENTRANDO A LOS HOGARES

La contaminación ya no es una abstracción sino una realidad para cada uno de los 12 millones de habitantes de la gran metrópolis cada vez que bebe o come.

Un 30% de los productos de huerta en Tokio proceden de la zona de probable contaminación, prefecturas al nordeste de la capital, como Fukushima, Ibaraki o Tochigi, entre otras. Y ya no basta con dejar de beber leche para evitar los cancerígenos yodo 131 y cesio 137, detectados en diversos análisis de leche. Porque ya se sabe que el agua del grifo en Tokio también está ligeramente contaminada de yodo 131.

La penetración en millones de hogares de los isótopos radiactivos de Fukushima empieza a quebrar hasta los nervios de acero japoneses. Naha, en la isla lejana de Okinawa, recibe cada día más gente que llega desde Tokio.

“Necesitábamos aire fresco”, decía ayer la esposa de un contrabajista de un conjunto de jazz, residentes en un barrio periférico de Tokio.

Las partículas invisibles incluso amedrentan a los marines que ayer salían de la base Camp Hansen, en Okinawa, para visitar los restaurantes Taco Bell y Kentucky Fried Chicken. Según los últimos rumores que circulaban por las bases militares estadounidenses, se ha reducido, en el último momento, el número de marines emplazados en la zona del terremoto para ayudar en el rescate. El motivo del cambio: el miedo a la contaminación.

“Se me ha ocurrido una idea para una nueva patente”, dijo Larry Dimon, septuagenario que vendía seguros de vida a los jóvenes marines. “Un contador Geiger (que mide la radiactividad) de uso familiar para que una madre pueda darle un repaso a cada niño a diario para estar tranquila”, añadió sin pizca de ironía. En realidad, se le han adelantado.

Según informó ayer el The New York Times , la empresa por internet con sede en Arizona Geigercounters.com está inundada de pedidos de sus aparatos, cuyo precio varía entre 150 y 4 mil dólares. Un cliente reciente era un parque temático en Japón.

Es casi imposible ya contrarrestar esos temores con datos científicos, no sólo porque casi nadie entiende los rebuscados términos de la ciencia nuclear sino también porque muchos no lo creen aunque lo entiendan. Sin embargo, los científicos ya empiezan a emplearse a fondo para evitar un ataque de pánico masivo.

“No hay motivo para estar preocupado en Tokio; tienes la misma posibilidad de contaminarte aquí que en Londres”, dijo el respetado físico nuclear Shunichi Yamashota en una rueda de prensa celebrada el miércoles en el club de corresponsales extranjeros en Tokio. “Son cantidades tan pequeñas que es un disparate hablar de ello como hacen en los medios”. 

El primer ministro japonés advierte de que la situación en Fukushima es “imprevisible”

 
Ver vídeo 'En Tokio ya no se encuentra agua embotellada' 
RTVE.es 25.03.2011

La situación en la central de Fukushima es imprevisible“. Con estas palabras, el primer ministro de Japón, Naoto Kan, ha querido dejar claro al mundo que su país todavía no está en condiciones de sentirse “optimista”. “Lo que ocurre en Fukushima sigue siendo muy grave, así que debemos permanecer vigilantes”, ha añadido ante los periodistas durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes.

La advertencia de Kan coincidía con lo que ya empiezan a ser eternizados trabajos en la central, concretamente en el reactor número 3, donde la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa ha confirmado que no hay una rotura, aunque sí daños.

El peligro de fuga radioactiva aumenta considerablemente en este reactor porque contiene una mezcla de uranio y plutonio.

Y ha sido precisamente en el agua de ese reactor, donde trabajaban los operarios que tuvieron que ser hospitalizados, donde se han encontrado niveles de radiactividad 10.000 veces superior a los valores normales, lo que ha obligado a evacuar temporalmente las inmediaciones de esa unidad. Además, la alta radioactividad también está dificultando los trabajos en otras zonas de la central.

Humo en todos los reactores

A primera hora de la mañana, imágenes de la cadena de televisión NHK muestran cómo salía humo de los reactores 1, 3, y 4, cuya temperatura se intenta controlar desde el seísmo que hace dos semananas asoló el noreste del país.

Se trata del segundo día consecutivo que los reactores de Fukushima amanecen humeantes, ya que este jueves se podían ver columnas de humo blanco sobre los reactores 1, 2, 3 y 4.

Tepco, la empresa que gestiona la central, ha detallado este viernes que el agua en la unidad 3 alcanzó un nivel de radiación 10.000 veces superior al normal, con una concentración de 3,9 millones de becquerel de material radiactivo por centímetro cúbico; lo que podría deberse a daños en las barras de combustible que están en el reactor o en la piscina de almacenamiento de la unidad, según los expertos consultados por la NHK.

Esta situación obligaba a evacuar temporalmente las inmediaciones de esa unidad, y el ministro nipón de Economía, Comercio e Industria ha hablado de “fallos de seguridad”.

Por otro lado, la alta radiactividad también dificulta los trabajos en otras zonas de la planta, según ha reconocido la Agencia para la Seguridad Nuclear de Japón, informa Efe.

Seis prefecturas afectadas por radiactividad en el agua

La radiactividad en el agua supera los límites legales para su consumo entre menores en las prefecturas de Tokio, Fukushima, Ibaraki, Chiba, Saitama y Tochigi, según informa la televisión estatal japonesa.

La presencia de yodo radiactivo en 18 plantas potabilizadoras de estas prefecturas excede los 100 becquerelios, por debajo de los cuales su consumo es apto para menores, informa Europa Press.

Sin embargo, no supera los 300 becquerelios, el límite establecido para su ingesta en adultos. Esta sustancia no está presente de forma natural en el agua, por lo que los expertos nucleares sospechan que el viento la ha transportado desde la central de Fukushima.

Verduras contaminadas en Tokio

Ya el miércoles las autoridades de Tokio aconsejaban que los niños no bebieran agua del grifo tras haber hallado niveles de yodio radiactivo superiores al límite aconsejable para el consumo en el caso de menores, aunque el jueves la radiactividad en el agua volvía a situarse en niveles aptos para el consumo.

Pero el yodo radiactivo no es la única sustancia peligrosa para la salud, de la cual se han encontrado niveles superiores a lo normal en las últimas horas.

Una hoja de un vegetal producido en el barrio Edogawa de Tokio, se ha encontrado contaminada de cesio radiactivo. Hasta ahora el Gobierno solo había dicho que no se consumiera nada de verdura o leche procedente de Fukushima, pero no de la capital.

Dos japoneses hospitalizados en China

Y fuera de Japón, continúan las prohibiciones a las importaciones de alimentos procedentes de varios regiones de la isla nipona y se intensifican los análisis radioactivos en los aeropuertos.

Dos ciudadanos japoneses fueron hospitalizados brevemente en China después de que las autoridades locales detectaran altos niveles de radiación a su llegada al país asiático, según ha informado a la agencia Efe el consulado de Japón en Shanghái.

Los dos japoneses han sido dados de alta y en este momento se desconoce su paradero, aunque las autoridades chinas señalaron que entraron al país asiático a través de la ciudad de Wuxi (provincia de Jiangsu, este de China).

La Administración Estatal de Supervisión de la Calidad, Inspección y Cuarentena (AQSIQ, siglas en inglés) señala en su página web que los niveles de radiación de los dos japoneses “superaban gravemente los niveles normales de radiación”.

La cifra de muertos supera los 10.000

Según datos de la Agencia Nacional de Policía de Japón, la cifra total de víctimas mortales es de 10.066. Los desaparecidos son 17.452 y las personas que están en centros de evacuación llegan a las 245.605.

Además, cerca de 200.000 casas situadas en el norte del país están sin luz y al menos 600.000 sin agua corriente.

Por su parte, el ministro de Economía japonés ha anunciado este viernes que su gobierno pedirá al Parlamento que inicie un debate para elaborar un presupuesto de emergencia antes de abril.

Ban pide la revisión de los protocolos de seguridad nuclear en todo el mundo

Por Agencia EFENaciones Unidas, 24 mar (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a la comunidad internacional que revise los protocolos de seguridad nuclear, ante la crisis causada por la emergencia que atraviesa la central japonesa de Fukushima tras el terremoto del pasado 11 de marzo.

El máximo responsable de la ONU señaló que sigue de cerca la evolución de los acontecimientos en la planta situada al noroeste de Japón, en que se han registrado fugas radioactivas desde que el terremoto y el posterior tsunami incapacitaran los sistemas de seguridad de la instalación.

“Mientras Japón sigue lidiando con el desastre en la central nuclear de Fukushima, la comunidad internacional debe evaluar sus protocolos de emergencia nuclear”, dijo Ban en un acto de entrega de un millón de firmas de ciudadanos del mundo en contra de las armas nucleares.

Asimismo, señaló que espera con mucho interés que se aborde la situación de la seguridad de la industria nuclear, a la vista de los sucesos en Japón, en la cumbre sobre esta materia que se celebrará el mes que viene en Kiev, la capital de Ucrania.

Al acto celebrado hoy en la sede de la ONU también asistió el presidente de la Asamblea General, Joseph Deiss, así como el actor estadounidense Michael Douglas, Mensajero de Paz del organismo para el desarme y la seguridad.

El millón de firmas fue entregado por la organización Alcaldes por la Paz, que cuenta con la participación de más de 3.000 ciudades de 134 países y pretende conseguir un mundo libre de armas nucleares para 2020.

Reunidas en dos columnas de casi dos metros cada una, las hojas con las rúbricas pasarán a formar parte desde hoy de la exposición sobre el peligro de las armas nucleares que se puede contemplar en los pasillos de la Asamblea General de Naciones Unidas.

“Este millón de firmas que exigen el fin de la amenaza nuclear representan la voz de la población mundial”, aseguró Ban, quien instó a proseguir el impulso recobrado por el desarme nuclear con la entrada en vigor del nuevo tratado START entre EE.UU. y Rusia.

El secretario general recordó que el año que viene se celebrará la segunda cumbre sobre seguridad nuclear y la conferencia para la creación de una región libre de armas nucleares en Oriente Medio.

“Trasladaré el mensaje del millón de personas que firmaron la petición y de los muchos millones más en todo el mundo que buscan poner fin a la amenaza nuclear”, agregó.

Douglas, recién recuperado de un cáncer de garganta, también tomó la palabra en el acto para expresar su solidaridad con el pueblo japonés, que trata de recuperarse del devastador desastre natural que ha costado la vida a al menos 9.700 personas, mientras que otras 16.501 permanecen desaparecidas.

El actor destacó con “admiración” la capacidad del pueblo nipón de superar las adversidades, y citó como ejemplo la reconstrucción de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki después de su destrucción por sendas bombas atómicas en 1945.

“Espero que cuando la gente visite la ONU y vea esta exposición, decida agregar su nombre a la abolición de las armas nucleares”, agregó el protagonista de “Wall Street” y “El síndrome de China”.

Los peligros del agua contaminada en Japón

BBC Ciencia

 Miércoles, 23 de marzo de 2011

RadiaciónLas autoridades advirtieron que el agua de Tokio no es segura para los bebés.

Las autoridades de Japón advirtieron que los niveles de contaminación radiactiva en el agua de grifo en Tokio puede ser peligrosa para los niños menores de un año.

Los gases radiactivos que han escapado de la planta de nuclear de Fukushima contaminaron los abastecimientos y ahora la radiactividad en el agua de la capital japonesa ha superado los límites permitidos para los niños.

Según el gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, los niveles de yodo radiactivo en el agua de grifo de la ciudad son el doble de los recomendados para niños y bebés.

Estados Unidos, mientras tanto, anunció que detendrá la importaciones de leche y productos frescos de las zonas afectadas en Japón, y Corea del Sur afirmó que está considerando “activamente” una prohibición en las importaciones de alimentos de ese país.

BBC Mundo le explica cuándo es peligrosa la radiación en el agua y cuál es el impacto en la salud humana.

¿Cuáles son límites permitidos de radiactividad en el agua?

Las autoridades japonesas informaron que los niveles de yodo 131 radiactivo en el agua de grifo de Tokio aumentaron a 210 bequerelios (Bq) por kilogramo.

Los límites recomendados como seguros por las autoridades sanitarias internacionales son de 300 Bq para adultos y 100 Bq para bebés e infantes.

“El hecho de que estos niveles ya hayan superado las recomendaciones en el agua de Tokio -y alrededor de la planta- es sumamente preocupante. En Tokio se habla de casi el doble del nivel recomendado de yodo radiactivo, y cerca de la planta los niveles han superado siete veces la cantidad recomendada”

Prof. Tim Lang

Aunque algunos funcionarios del gobierno japonés señalan que esta agua sólo se convierte en un riesgo para la salud si se consume durante un largo período de tiempo, en Tokio se recomendó que los menores de un año no la beban y que tampoco se utilice para la mezcla de fórmula láctea.

Tal como explica a la BBC el profesor Tim Lang, experto en Seguridad de Alimentos, de la Universidad de Londres, en el Reino Unido, “los niveles de seguridad se establecen a escalas bajas. Es decir, dentro de ellos ya se incluye un factor de seguridad que toma en cuenta el consumo del producto a largo plazo”.

“Incluso así, el hecho de que estos niveles ya hayan superado las recomendaciones en el agua de Tokio -y alrededor de la planta- es sumamente preocupante”, agrega.

“En Tokio se habla de casi el doble del nivel recomendado de yodo radiactivo, y cerca de la planta los niveles han superado siete veces la cantidad recomendada”.

¿Cómo llegó la radiación a los abastecimientos de agua?

Los gases que se están escapando de la central nuclear de Fukushima llevan partículas radiactivas que son volátiles y que, al mezclarse con otros gases en el aire, pueden disolverse en el agua o ser arrastrados por la lluvia a los oceános y los abastecimientos de agua.

Las partículas sólidas microscópicas también caen al suelo por su propio peso y se incorporan en la superficie donde son absorbidas por las raíces o las hojas de las plantas.

¿Qué elementos radiactivos se han encontrado?

Además del yodo 131, la empresa que controla la planta nuclear, Tokyo Electric Power Co. informó que se liberó también cesio 134.

Los límites de seguridad recomendados para el yodo 131 en vegetales son de 2.000 Bq por kiligramo y para cesio 134 los niveles son de 500 Bq por Kg.

Niño japonésLos niños son los más sensibles a los riesgos de la radiación.

El Ministerio de Salud japonés informó que en la prefectura de Fukushima se detectaron 54.000 Bq por kilogramo de yodo 131 en espinacas, el equivalente a 27 veces el límite de seguridad.

Y esos mismos vegetales contenían 1.931 Bq por kilo de cesio 134.

En el agua de Tokio también se encontraron rastros de cesio radiactivo 134.

La actividad de las partículas radiactivas se mide en su vida media o tasa de semidesintegración.

El yodo radiactivo tiene una vida media de 8 días, es decir, a los 8 días pierde la mitad de su actividad y comienza a desintegrarse, y así sucesivamente.

Sin embargo, el cesio radiactivo tiene una vida media de 30 años.

“Esto significa -explica el profesor Lang- que el daño causado por la contaminación nuclear persiste y es ésta persistencia la que preocupa a las autoridades”.

¿Cuáles son los daños a la salud?

Según la OMS, el consumo de alimentos o agua con radiación puede incrementar el riesgo de determinados tipos de cáncer.

“Aunque el yodo radiactivo tiene una vida media de unos ocho días y se desintegra de forma natural en unas semanas, sí hay un riesgo a corto plazo para la salud humana si el yodo radiactivo se incorpora en el organismo humano”, dice la organización.

“Si se ingiere, el compuesto puede acumularse y causar lesiones en la tiroides”.

Los niños son más sensibles a los riesgos de la contaminación radiactiva debido a que sus órganos todavía están desarrollándose.

A pesar de que el yodo radiactivo se desintegra con rapidez, sus efectos pueden ser de mediano y largo plazo como se vio tras el desastre de Chernobyl en 1986.

Un estudio reciente demostró que han ocurrido unos 4.000 casos de cáncer de tiroides entre individuos que eran niños o adolescentes cuando ocurrió el accidente de esa planta nuclear.

La incidencia de la enfermedad continúa a pesar de que han pasado 25 años.

Según dijo a la BBC el doctor Jim Smith, físico ambiental de la Universidad de Portsmouth, en Inglaterra, “creo que la recomendación de no beber agua en Tokio debería extenderse también a las mujeres que están embarazadas o amamantando”.

Detectaron alta radiactividad en el mar, cerca de Fukushima

23/03/11 Los niveles de yodo y cesio son superiores a los considerados normales y legales.

PorAfp Y Ansa
Tokio. Afp, Ap Y Ansa

Diferentes organismos públicos de Japón informaron ayer que el nivel de radioactividad detectada en la lluvia, el agua potable o algunos alimentos en torno a la central nuclear dañada no amenazaba la salud, pero un análisis hecho el lunes en agua de mar, cerca de Fukushima, había revelado índices de yodo 131 y de cesio 134 que eran mucho mayores a los fijados por el gobierno, y volvieron a generar inquietud. Ese mismo día ya lo había advertido la Organización Mundial de la Salud.

Las muestras alcanzaron valores 126,7 y 24,8 veces superiores a los establecidos como referencia por el gobierno como tope legal. Las mediciones se hicieron en un radio de 15 km de la central nuclear, que por su parte en la víspera pudo restablecer la línea de electricidad a todos los reactores (imprescindible para su refrigeración), pero que no entró en funciones .

Por otro lado las autoridades detectaron la presencia de niveles radioactivos superiores a los máximos autorizados en brócolis y leche no pasteurizada en las prefecturas de Ibaraki y Fukushima, informó la agencia Kyodo News sin dar mayores detalles.

La inquietud sobre el real nivel de radioactividad en el área más afectada por el terremoto del 11 de marzo pasado llevó a que varios países, como China o Francia , pidieran datos precisos a las autoridades niponas .

El gobierno francés exigió a la Comisión Europea imponer “controles sistemáticos” para las importaciones de productos frescos que llegan a la Unión Europea procedentes de Japón. Y el de China pidió a su vecino recibir información “actualizada y completa” sobre la pérdida de material radioactivo de las centrales dañadas.

Un vocero de la Cancillería sostuvo que “para China, la pérdida de material radioactivo de la central de Fukushima es un problema global y le ponemos gran importancia en el incidente”.

Para evitar escapes radioactivos, los ingenieros nipones siguieron trabajando ayer intensamente y lograron restablecer la línea eléctrica, pero hasta anoche no había entrado en funciones.

El enfriamiento de los reactores es esencial para evitar una fusión del combustible nuclear. Por eso la meta es enfriar los reactores de la central nuclear accidentada, para lo cual lograron llevar electricidad al panel de mando.

En paralelo, los técnicos empezaron a utilizar un camión alemán equipado para verter agua por encima del dañado techo del reactor 4. Otro camión, con un inmenso brazo articulado, era llevado de China a Japón, donde será utilizado en Fukushima para rociar las instalaciones.

El reactor 3 fue el más dañado y es, entre los seis reactores, el que más preocupa a las autoridades.

La doble catástrofe (tsunami más crisis nuclear), la peor en Japón desde la Segunda Guerra Mundial, dejó unos 23.000 muertos y desaparecidos, de ellos 9.099 fallecimientos confirmados , según un último balance provisional de anoche.

Por el momento, los dispositivos de enfriamiento de los reactores 5 y 6, que sufrieron menos, son los únicos operacionales. En el resto la tarea se demora por la revisión y control de cada elemento, para evitar cortocircuitos que compliquen más el cuadro de situación.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AEIA) afirmó desde Viena que los recintos de confinamiento de los reactores no están gravemente dañados pese a que prosigue la emisión de radiación de la central y no se determinó aún de donde procede.

Un vicepresidente de la Tepco –la empresa operadora de la central atómica– presentó ayer sus disculpas a la población, que se vio obligada a evacuar los alrededores del lugar.

Pese a las amenazas que aún pesan sobre la central de Fukushima, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró en alza (0,4%) ya que los operadores compran a buen precio tras los acentuados retrocesos de la semana pasada.

Pero la economía sigue afectada debido al caos provocado por los daños directos en los sitios de producción, de la ruptura de la cadena logística, del racionamiento de nafta y de la necesidad de reducir al mínimo el consumo de electricidad.

En la víspera, los grupos Toyota y Honda –dos de las compañías más emblemáticas del país– anunciaron que postergaban la reapertura de sus fábricas , anunciadas para esta semana.

TEPCO, en el banquillo de los acusados por mentir en informes nucleares

Por Kimiko de Freytas-Tamura (AFP)OSAKA, Japón — Apenas diez días antes del accidente de la central nuclear de Fukushima, la compañía Tokyo Electric Power (TEPCO), operador de la planta, había reconocido que había mentido en los informes de control de sus instalaciones.

Diez días antes del sismo y el tsunami que arrasaron el noreste de Japón y dañaron gravemente la central nuclear de Fukushima N°1, TEPCO había entregado un documento a las autoridades en el que reconocía haber manipulado los datos de los controles de mantenimiento.

La empresa aseguró que había inspeccionado una treintena de piezas que en realidad no lo fueron. TEPCO confesó que en once años no había inspeccionado una pieza que alimenta una válvula de control de la temperatura del reactor, pese a que los técnicos, que se habían contentado con hacer controles rutinarios, aseguraron lo contrario.

Otras piezas, cuyo control no es necesariamente obligatorio, tampoco fueron sometidas a inspección exhaustiva, sobre todo, las partes relativas al sistema de enfriamiento y al grupo electrógeno de emergencia.

Las autoridades le habían reclamado el informe a TEPCO para asegurarse de que respetaban el procedimiento.

“El plan de control de las instalaciones y la gestión del mantenimiento eran inapropiados”, concluyó la Agencia de Seguridad Nuclear, que aseguró que la “calidad de las inspecciones era insuficiente”.

Antes de que se produjera la catástrofe, el gendarme del sector había conminado a TEPCO a modificar su comportamiento y a llevar a cabo un nuevo plan de mantenimiento antes del 2 de junio.

La catástrofe del 11 de marzo provocó la parada de los seis reactores de la central Fukushima N°1, interrumpió la alimentación eléctrica, anegó los generadores diésel de emergencia y colapsó el sistema de enfriamiento. Esta cadena de fallos degeneró en una serie de accidentes de gravedad creciente y los equipos de TEPCO luchan con denuedo con ayuda de los militares y los bomberos para evitar que la situación en al menos cuatro reactores se haga totalmente incontrolable.

“No es posible decir en qué medida los fallos constatados sobre el mantenimiento y el control de las instalaciones han influido o no en la cascada de problemas originados por el terremoto”, aseguró la Agencia. Esta prevé iniciar investigaciones más exhaustivas una vez que pase la crisis, pero por el momento, la urgencia es evitar lo peor.

La calidad de la distribución eléctrica que suministra TEPCO es en general buena, ya que los cortes de energía son prácticamente inexistentes en Tokio, ciudad que abastece. Pero la imagen de la compañía ya se había visto empañada en el pasado por sonados escándalos. En 2002, TEPCO tuvo que parar temporalmente sus 17 reactores nucleares de agua caliente (BWR), dos de ellos en las centrales de Fukushima, para una inspección, tras haber maquillado informes. Este asunto le costaron la cabeza al director general de la época y a su brazo derecho.

En 2007, después de un sismo en la región de Niigata (en la costa del Mar de Japón), TEPCO tuvo que parar su mayor central nuclear, Kashiwazaki-Kariwa, que cuenta con siete reactores. Después, reconoció que se habían producido fugas radiactivas mayores de lo que había reconocido inicialmente en ese inmenso sitio.

En la situación actual, los desacuerdos perceptibles entre TEPCO y las autoridades no facilitan la transparencia de información ni el trabajo de los técnicos que asumen riesgos para controlar uno de los peores accidentes nucleares de la historia.

Evacuan Fukushima tras detección de humo en reactores

Grandes columnas de humo emergieron de los reactores 2 y 3 de la planta nuclear.

por María Paz Salas
  //

Cada día el balance de víctimas de la peor crisis que vive Japón desde la II Guerra Mundial aumenta. Según las últimas cifras, los fallecidos son 9.079 y los desaparecidos llegan a 12.645. Más de 360 mil personas desplazadas siguen alojadas en refugios.

Pero estos no son los únicos problemas en Japón tras el terremoto 9,0 Richter y tsunami del 11 de marzo.

Dos grandes columnas de humo gris emergieron ayer de los reactores 2 y 3 de la central de Fukushima, reavivando la preocupación sobre la instalación. Ambos seguían hoy emanando humo blanco. El reactor 3 contiene plutonio, por lo que los trabajadores que intentan controlar la crisis fueron evacuados temporalmente. La agencia Kyodo informó que el incidente en el reactor 3 no ocasionó un alza importante de radiactividad ni cambios en la presión de la vasija de contención del reactor.

A su vez, las labores para reconectar los cables del suministro eléctrico, para restaurar los sistemas de enfriamiento y así frenar la fuga de radiación, fueron suspendidas ayer. Sin embargo, se retomaron este martes en los reactores 1, 2, 3 y 4, y la operadora Tepco informó que se logró conectar el reactor 1 a una fuente de energía externa y que podría reactivar pronto su sistema de refrigeración. Según Tepco, la nube de humo del reactor 2 era vapor y no procedió de la piscina de combustible.

Desde la Agencia Internacional de la Energía Atómica (Aiea) aseguraron que la situación es “muy grave”, pero que no tienen “ninguna duda” de que la crisis “será superada con éxito”.

En tanto, Tepco informó que en el agua de mar cerca de Fukushima, el yodo radiactivo registró niveles por sobre 126,7 veces el máximo legal, mientras que el cesio radiactivo es 24,8 veces mayor al umbral permitido.

Alimentos contaminados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la detección de radiación en alimentos es un problema mucho más serio que lo previsto. La radiación detectada en verduras, polvo, leche y agua está provocando un aumento del temor en la región, pese a que los funcionarios aseguraron que los niveles no son peligrosos. Sin embargo, el gobierno nipón prohibió distribución de algunos alimentos procedentes de Fukushima y tres provincias colindantes, tras detectar contaminación por radiación. El mayor problema está en las espinacas de algunas localidades de Ibaraki, en el centro este del país, que superan 27 veces el nivel legal de radiactividad.

Aiea no logra ubicar el origen de fuga radiactiva en Fukushima

Los trabajadores lograron extender cables hasta los seis reactores de la planta, en un nuevo paso para restaurar la electricidad.

por Diario El País
  //

Los operarios que buscan estabilizar la central de Fukushima extendieron ayer cables hasta los seis reactores de la planta, en un nuevo paso para restaurar la electricidad en todas las unidades y reactivar los sistemas de refrigeración.

Los trabajadores retomaron la tarea luego que se vieran obligados a suspenderla al salir humo de los reactores 2 y 3, según la agencia Kyodo. Sin embargo, las tareas para estabilizar el reactor 2 volvieron a ser suspendidas el miércoles debido a la alta radiactividad. En la mañana, se intentaba enfriar los reactores 1 y 4 con agua de mar desde camiones cisterna. Lo mismo se intentaría en la tarde en el reactor 3.

Ayer, se consiguió reactivar la iluminación en la sala de control del reactor 3, informó la operadora Tepco. Los operarios dieron así un paso más hacia la reactivación de los sistemas de refrigeración para detener la radiación, ya que una fuente constante de luz servirá para arreglar los instrumentos dañados.

Aún así, lo más preocupante es que aún se detectan partículas radiactivas que proceden de la central, aunque todavía no se consigue focalizar el origen, según ha admitido el portavoz de la Agencia Internacional de Energía Atómica (Aiea), James Lyons. “Seguimos viendo radiación procedente del lugar y la cuestión es ¿de dónde viene?”, dijo.

Así, el ministro de Industria, Banri Kaieda, reconoció que el progreso en el cableado es una buena noticia, pero advirtió que la situación sigue siendo “extremadamente difícil”.

Por su parte, el portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear, Hidehiko Nishiyama, dijo que si se restablece la corriente eléctrica, la situación de la planta será “visible”, lo que permitirá comprobar si las medidas actuales son suficientes. “Ya se restauró en una de las salas. Pero falta todavía mucho por hacer”, dijo. Aunque también aseguró que es improbable que la situación empeore y se vuelva a producir una fusión del núcleo.

Nishiyama informó que es probable que el aumento de las temperaturas en una piscina de residuos nucleares, al borde de la ebullición, puede haber causado el vapor que desde el lunes emite el reactor 2 y que aún sale en pequeñas cantidades, según informó la agencia AP. Sin embargo, ya no sale humo del reactor 3. El funcionario aseguró que si el agua de la piscina se evapora y deja expuestos los residuos nucleares, podría dar lugar a nuevas emisiones radiactivas.

Tepco informó, además, que los daños en los reactores 1 y 2 producto del tsunami son mayores de los que se creía. También preocupa la posible contaminación del entorno marino, ya que en los primeros días de la crisis, se utilizó agua marina en un intento por enfriar los reactores, parte de la cual volvió al océano.

Anoche, el premier nipón, Naoto Kan, pidió a la prefectura de Ibaraki, adyacente a Fukushima, suspender la distribución de leche y perejil. Con anterioridad se había llamado a no consumir verduras provenientes de Fukushima por su radiactividad. En tanto, las autoridades descartaron nuevos daños en la central tras las réplicas de 6,0 y 5,8 Richter registradas este miércoles.

El temor a la radiactividad en los alimentos ensombrece los avances en Fukushima

Por Agencia EFE

Osaka (Japón), 20 mar (EFE).- Los operarios continuaron hoy enfriando los reactores más inestables en la planta de Fukushima Daiichi, al tiempo que el descubrimiento de niveles de radiactividad en alimentos de la zona impidieron elevar el optimismo.

El portavoz del Gobierno nipón, Yukio Edano, confirmó hoy que se han detectado niveles de yodo radiactivo por encima de lo permitido en la leche de cuatro lugares de la provincia de Fukushima y en espinacas de la vecina provincia de Ibaraki.

Aunque la contaminación fue detectada a tiempo y los productos no llegaron a comercializarse, ese hallazgo podría afectar a los productores agrícolas y ganaderos locales, incluso fuera del perímetro de 30 kilómetros desde la central donde se deben extremar precauciones.

El Gobierno nipón anunció que podría aprobar mañana, lunes, regulaciones para evitar que alimentos contaminados de la zona cercana a la central de Fukushima lleguen a distribuirse, mientras Edano pidió tranquilidad a los japoneses pues “no existe riesgo inmediato”.

Las autoridades también han detectado bajos niveles de yodo radiactivo en el agua corriente de Tokio y zonas cercanas a la capital, pero el Gobierno reiteró hoy que no suponen un riesgo para la salud, como tampoco es peligroso exponerse a la lluvia.

Las preocupaciones por la radiactividad en los alimentos se contraponen a los positivos avances en el control de los seis reactores de la central de Fukushima, aunque Edano matizó que la situación “es todavía incierta”, sobre todo en el reactor 3.

Las unidades 1, 2, 5 y 6 ya están conectadas a fuentes de energía externa y pronto podrían poner en funcionamiento sus paneles de control y las bombas de agua del sistema de refrigeración, aunque el reactor 1 podría experimentar más dificultades, según TEPCO, la empresa que opera la planta.

Las unidades 5 y 6 son las menos afectadas y hoy se registraron temperaturas relativamente normales en sus piscinas de almacenamiento de combustible usado, lo que permite una cierta tranquilidad en ese frente.

Los esfuerzos se concentran en las unidades 3 y 4, las más afectadas por las explosiones que se sucedieron tras el terremoto de 9 grados del 11 de marzo y el posterior tsunami, que inutilizó los sistema de refrigeración.

La unidad 3 es una fuente de preocupación para la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, ya que la presión de la vasija de contención, que protege el núcleo, se había incrementado y podría ser necesario liberar vapor para evitar males mayores.

Los ingenieros de TEPCO finalmente descartaron realizar por el momento esa operación, que emitiría material radiactivo a la atmósfera, pues por el momento la presión parece haberse estabilizado.

Después de rociar con miles de toneladas de agua el reactor 3 durante este fin de semana para enfriar su expuesta piscina de combustible, miembros del Ejército nipón se dedicaron hoy, domingo, a lanzar líquido a la unidad 4 por primera vez.

La operación, en la que se vertieron 80 toneladas de agua, se prolongó durante una hora con la intención de evitar que las barras de combustible queden expuestas al aire y, en el peor de los casos, se fusionen y emitan grandes cantidades de radiación.

Otra señal positiva registrada hoy fue una importante caída en los niveles de radiación de la planta de Fukushima, ya que las mediciones bajaron hasta los 2.579 microsievert por hora la mañana de hoy, frente a los 3.443 de ayer.

No obstante, ni TEPCO ni el Gobierno han cantado victoria en la estabilización de los reactores, especialmente en la unidad 3, que utiliza como combustible una mezcla de uranio y plutonio (MOX) muy contaminante y peligrosa.

Lo único que quedó claro hoy es que la tristemente famosa Fukushima Daiichi se desmantelará cuando se estabilice y no volverá jamás a funcionar, según reconoció Edano.

Jairo Mejía

Detectan radiactividad en alimentos de Fukushima y en el agua de Tokio

La leche contaminada fue encontrada a 30 kilómetros del complejo nuclear de generación eléctrica afectado.

por P.Schwarze
  //

Una nueva alarma se activó ayer en Tokio. El Ministerio japonés de Salud decretó el cese de la venta de alimentos procedentes de la prefectura de Fukushima, donde se encuentran las centrales nucleares afectadas tras el terremoto y tsunami de la semana pasada, al tiempo que se detectó radiactividad en el agua potable de la capital.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), con sede en Viena, informó de la medida del gobierno japonés tras detectarse valores de radiactividad elevados en alimentos como la leche o las espinacas producidas cerca de la central. Según el gobierno japonés, los niveles de yodo radiactivo superan los límites permitidos y también en la prefectura de Ibaraki, más al sur, la producción de espinacas se vio afectada.

La leche contaminada fue encontrada a 30 kilómetros del complejo nuclear de generación eléctrica, dijo el secretario del gabinete, Yukio Edano. Aunque la concentración de radiación excedió los límites permitidos por el gobierno, el funcionario aseguró que productos como las espinacas afectadas, “no representan un riesgo inmediato a la salud” y que se realizaban más estudios sobre otros alimentos. En caso de que las pruebas muestren un mayor nivel de contaminación, anticipó, será suspendido el traslado de alimentos desde esa zona.

Estas informaciones no hacen más que agudizar el ambiente de temor suscitado por las fugas radiactivas de una planta nuclear averiada. Y en esa misma línea se anunció ayer que se habían hallado también restos de yodo radiactivo en el agua potable de Tokio, informó la agencia de noticias Kyodo. Lo mismo ocurre en otras cinco regiones.

Desde que comenzó la crisis nuclear en Fukushima, el gobierno ordenó la toma de muestras diarias de agua a nivel nacional. En todo caso, el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología fue enfático en aclarar que las cantidades detectadas no exceden los límites de seguridad gubernamentales.

Lo cierto es que la lectura más alta registrada es menor a un tercio del límite permisible. Así, el gobierno descarta que sean peligrosas las pequeñas cantidades de yodo radiactivo detectadas en el agua y aguarda ulteriores análisis de los expertos. “La cantidad se mantiene por abajo del límite nacional y es seguro”, dijo Masayuki Kubo, funcionario de protección ambiental en la prefectura de Tochigi, en la que se detectó la lectura más alta en el agua potable. “Se puede beber toda el agua que se quiera sin límite alguno”, apuntó.

Ante esta situación, Tepco, la empresa que opera la central de Fukushima, pidió disculpas a la población por los restos de radiación detectados en los alimentos y señaló que está dispuesta a asumir la responsabilidad.

En tanto, las ciudades afectadas por el terremoto de magnitud 8,9 y el posterior tsunami en el noroeste de Japón de la semana pasada están viviendo una llegada masiva de cadáveres. Las morgues y los crematorios de las ciudades en la zona se encuentran desbordados por la situación, agravada por la carencia de combustible para cremar los cuerpos, que se conservan con hielo seco y bolsas, informó el diario Yomiuri Shimbun.

Más de una semana tras el sismo no se conoce la dimensión total de los daños materiales ni personales. La policía elevó ayer el número de muertos a 7.653 y los desaparecidos, a 11.746.

Las preocupaciones sanitarias hicieron que el gobierno de la prefectura de Miyagi aprobara los entierros sin cremación, una práctica poco común en Japón, donde sólo se entierra alrededor del 0,04 por ciento de los fallecidos, por lo que la falta de experiencia con la práctica es evidente. Las autoridades pidieron por ello ayuda a otras ciudades para acoger los cadáveres y cremarlos, aunque la falta de combustible para transportarlos dificulta también esa solución.

También la autoridades enfrentan el problema de los damnificados, por lo que se están construyendo alojamientos provisionales para unas 387.000 personas que ahora viven en 2.200 carpas, mientras el gobierno intenta trasladarlas lejos de la zona del desastre.

Federación Internacional de la CRuz Roja afirma que Tokio es seguro

 

16-03-2011

Ginebra, 16 mar (EFE).- La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) afirmó hoy que Tokio es un lugar seguro, frente a los temores por la eventual subida de los niveles de radiactividad.

“La conclusión es que Tokio es seguro”, dijo en una rueda de prensa el secretario general adjunto de la organización humanitaria, Matthias Schmale, preguntado sobre los riesgos de contaminación para la población.

“Sabemos que fuera de la zona de exclusión (30 kilómetros alrededor de la central nuclear de Fukushima) los niveles de radiactividad son manejables y no hay un riesgo global”, agregó el responsable de la FICR.

No obstante, recalcó que la situación en Japón evoluciona todo el tiempo y esa apreciación puede eventualmente cambiar.

Aclaró también que no hay equipos de la Cruz Roja nacional dentro del mencionado perímetro, por lo que “no hay información de primera mano sobre lo que sucede allí”.

El responsable de Comunicación Pública de la entidad, Paul Conneally, adelantó que durante “las tres próximas semanas” persistirán las dificultades en la respuesta de emergencia al terremoto y el posterior tsunami.

Ello debido a múltiples factores, como el cansancio que van acumulando los equipos de rescate, la incertidumbre sobre las consecuencias de los accidentes en plantas nucleares o los problemas para acceder a ciertas zonas siniestradas.

Conneally sostuvo que un factor adicional que complica la situación es la avanzada edad de una importante parte de la población, con un 30 por ciento de japoneses mayores de 60 años.

En tanto, Schmale indicó que en vista de las importantes capacidades de las autoridades y de la Cruz Roja japonesas “no prevemos por el momento una operación internacional de ayuda masiva”.

Explicó que la Cruz Roja japonesa cuenta con 2 millones de voluntarios entrenados y que ya están colaborando en labores diversas, como la preparación de alimentos, la distribución de ayuda de emergencia, la limpieza de escombros.

Incluso cuenta con pilotos de helicópteros y expertos en telecomunicaciones, entre otros voluntarios altamente capacitados.

Las donaciones en favor de las víctimas no han dejado de llegar, con tal nivel de generosidad por parte de los particulares que la Cruz Roja de Japón “ha determinado que no requiere asistencia externa y, por lo tanto, tampoco fondos u otra ayuda de los donantes en la situación actual”, señaló Schmale.

Este comparó la amplitud de las donaciones a las que se recibieron del mundo entero tras el tsunami en el sudeste asiático.EFE

Aumentan a 8.450 los muertos y a 12.931 los desaparecidos por el terremoto

Por Agencia EFE

Tokio, 20 mar (EFE).- El número de fallecidos por el terremoto y tsunami del día 11 en Japón aumentó hasta las 8.450 personas mientras otras 12.931 se encuentran desaparecidas, de acuerdo con los datos divulgados hoy por la policía japonesa.

Nueve días después del seísmo de 9 grados en la costa nordeste de Japón, que causó el peor desastre natural tras la II Guerra Mundial, dos personas fueron encontradas hoy con vida entre los escombros en la provincia de Miyagi, aunque las esperanzas de localizar más supervivientes disminuyen con el paso de las horas.

Los esfuerzos de asistencia se centran en procurar un techo a los supervivientes que han perdido sus casas, entre ellos unos 360.000 evacuados, que en su mayoría permanecen en 2.200 refugios habilitados por las autoridades.

Entre ellos se encuentran los 200.000 evacuados en los alrededores de la planta nuclear de Fukushima, donde técnicos y militares luchan día y noche por rebajar la temperatura de sus reactores para evitar mayores fugas radiactivas.

Más de 600 réplicas han sacudido el territorio de Japón después del terremoto de 9 grados Richter del día 11 en la costa noreste.

Las réplicas no han provocado daños graves hasta ahora, si bien causan un gran nerviosismo entre una población conmocionada por el fuerte terremoto del día 11, el devastador tsunami que lo siguió y la crisis nuclear.

El Gobierno ha anunciado que, una vez controlada, la planta de Fukushima no volverá nunca a operar.

A la vez, el Ejecutivo ha reconocido que se han detectado niveles de yodo radiactivo por encima de lo permitido en leche de cuatro lugares de la provincia de Fukushima y en espinacas de la vecina provincia de Ibaraki.

Los productos no llegaron a comercializarse y, según el Gobierno, no hay riesgos para la salud.

En la planta de Fukushima este domingo se han lanzado toneladas de agua para enfriar el reactor número 4 y se ha logrado conectar electricidad en la unidad 2, pero es el reactor 3, que almacena uranio y plutonio, el que causa una mayor preocupación.

El rescate abre lentamente vías a la ayuda en las zonas afectadas

Por Agencia EFE

Osaka (Japón), 18 mar (EFE).- Una semana después del mayor seísmo de la historia de Japón, las zonas devastadas comenzaron hoy a recuperar algunas infraestructuras esenciales y los supervivientes a recibir, con cuentagotas, alimentos y electricidad.

La cifra de muertos por el peor desastre de la posguerra nipona supera ya los 6.900, por encima de los cerca de 6.500 que dejó en 1995 el terremoto que asoló la ciudad de Kobe (sur), y se espera que aumente todavía puesto que hay más de 10.300 desaparecidos.

Unas 90.000 personas, incluido personal militar y de la policía, trabajan a la carrera para trasladar a lugares seguros a unas 16.000 personas que siguen aisladas en precarios refugios en zonas arrasadas de provincias como Miyagi, Ibaraki y Fukushima.

Además hay cientos de miles de evacuados, buena parte de ellos a causa de la crisis en la planta nuclear de Fukushima, donde los operarios tratan por todos los medios de evitar una fuga masiva de radiactividad que cause un desastre y obligue a aumentar el área de evacuación.

La televisión pública NHK hablaba hoy de cerca de 400.000 personas resguardadas en 2.000 refugios, muchas de ellas sin alimentos, electricidad, gasolina ni calefacción para ayudar a sobrellevar las bajas temperaturas que azotan estos días el noreste de Japón.

Las carreteras agrietadas y los puertos y aeropuertos dañados están siendo reparados poco a poco, y hoy la Autopista de Tohoku, la principal arteria del noreste, quedaba parcialmente abierta a los vehículos de emergencia.

También el aeropuerto de Sendai, que resultó totalmente anegado por el tsunami, se pudo habilitar hoy para el aterrizaje y despegue de aviones y helicópteros de rescate.

En esa misma ciudad, capital de la provincia de Miyagi, casi todas las tiendas de la zona comercial cercana a la estación ferroviaria habían reabierto hoy sus puertas, igual que en la cercana localidad de Tome, donde se logró restaurar el suministro eléctrico.

Además, hoy el “Shinkansen” o tren bala japonés reanudó sus servicios entre las ciudades de Morioka y Akita, tras permanecer por primera vez en su historia paralizado durante una semana a causa del seísmo de 9 grados que causó la que el primer ministro, Naoto Kan, definió como la mayor crisis desde la posguerra.

Con la apertura de las carreteras los vehículos comenzaron a circular de nuevo y la ayuda a llegar a las zonas devastadas, eso sí, muy lentamente: en el pueblo de Minamisanriku (también en Miyagi), que quedó prácticamente engullido por el mar, los supervivientes lamentaban hoy la escasez de alimentos, combustible y medicinas.

“Ha pasado una semana y ahora tenemos que hacer frente el frío. Al principio había unas diez personas enfermas y ahora son ya treinta, con resfriados, fiebres, diarrea o asma”, declaraba a la televisión NHK una de las enfermeras de un refugio de esa zona, donde todavía hoy carecían de medicinas y electricidad.

En vista del elevado número de viviendas destrozadas por el tsunami, el gobernador de Miyagi, Yoshihiro Murai, reconoció hoy la imposibilidad de dar un techo a corto plazo a los supervivientes, y pidió que se trasladen en la medida de lo posible a otras regiones.

“Las condiciones de vida mejorarán si se van a otras provincias. No es una petición vinculante, pero espero que las personas afectadas cooperen”, dijo, citado por la agencia local Kyodo.

Está previsto que la reubicación de los afectados se prolongue entre seis meses y un año, hasta que se complete la construcción de viviendas temporales, añadió.

El Gobierno también evalúa por su parte organizar un gran traslado de los supervivientes que están en los centros de evacuación de la región de Tohoku a otras áreas, y el propio primer ministro, Naoto Kan, pidió hoy a otras provincias que colaboren a la hora de acogerles.

Las condiciones son especialmente duras para algunos pacientes que, por temor a la radiactividad, han tenido que ser trasladados a refugios desde hospitales cercanos a la central nuclear de Fukushima.

Según datos recogidos por Kyodo, al menos 21 enfermos, muchos de ellos ancianos, han perdido la vida durante estos traslados.

Más allá de los daños humanos, las primeras evaluaciones revelan que el seísmo y tsunami posterior destruyeron al menos 11.991 casas, dañaron 1.232 tramos de carreteras y causaron casi 270 incendios.

Maribel Izcue

Más de 6.900 muertos y 10.300 desaparecidos por el terremoto en Japón

Las autoridades temen que se llegue a los 10.000 fallecidos.- Los campos temporales alojan a 530.000 desplazados, la mayoría en el área de Miyagi

 

AGENCIAS – Tokio – 18/03/2011

 

Japón continúa con el recuento de víctimas del terremoto que hace una semana causó un devastador tsunami. Con cada nuevo balance, los pronósticos se confirman y aumenta el número de víctimas. Las últimas cifras oficiales ofrecidas estiman que hay 6.911 muertos -en un total de 12 prefecturas- y unos 10.300 desaparecidos. Esta cifra refleja que el del pasado viernes es el peor terremoto vivido en Japón en 90 años, superando las víctimas mortales (6.400) del terremoto de Kobe en 1995. Respecto a la cifra de rescatados, unos 90.000 efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa (a los que se unirán miles de reservistas llamados a filas) que trabajan en medio de grandes dificultades ya han rescatado o evacuado a más de 26.000, la mayoría de estos últimos cerca de las centrales nucleares dañadas por el temblor, según la agencia local Kyodo.

Sin embargo, las autoridades temen que el número de fallecidos siga subiendo y llegue a 10.000, ya que en las últimas horas se han encontrado varios cuerpos en puntos de la costa nororiental, y que las cifras de desaparecidos y rescatados se vayan multiplicando con el paso de los días. El elevado número de fallecidos ha complicado la identificación de los cuerpos, por lo que las academias policiales han comenzado a instruir a los agentes locales para que se ocupen de estas tareas, mientras que grupos de voluntarios han asumido la labor de informar a las familias. Por su parte, las autoridades de inmigración han decidido enviar a los Gobiernos locales toda la información disponible -incluidas las huellas dactilares- sobre los extranjeros residentes en Japón, para facilitar y agilizar su identificación.

Entretanto, unas 530.000 personas se agolpan en los campamentos provisionales, la mayoría de ellas en las prefecturas de Miyagi (en la que no se localiza a la mayoría delos ciudadanos de un pueblo de unos 10.000 habitantes), Iwate y Fukushima (noreste), las más afectadas por el terremoto. Sus dirigentes han adelantado las gestiones para construir 32.800 viviendas temporales.

Los continuos cortes en el suministro eléctrico derivados de los problemas en las centrales nucleares, especialmente la de Fukushima, agravan la situación de los miles de personas que están sin hogar en plena ola de frío y nieve.

Las historias de pueblos borrados del mapa, núcleos de población de los que no se tienen noticias y, por suerte en algunas ocasiones, gente que vuelve a dar señales de vida cuando ya había poca esperanza de encontrarlos siguen cayendo en un goteo continuo. Por ejemplo, en Oshima, una pequeña isla frente a la costa de la provincia de Miyagi, fueron encontradas ayer con vida cerca de 1.300 personas. Además, entre 7.000 y 8.000 residentes en esta población perdieron sus casas y se han refugiado en escuelas, aunque están incomunicados y se desconoce si tienen provisiones suficientes. El Gobierno de Miyagi ha solicitado ayuda a otras prefecturas para comenzar con la quema de los cuerpos con el fin de evitar la propagación de enfermedades entre los supervivientes.

Por el contrario, desde el viernes no se sabe nada sobre unos 7.500 residentes de Minami Sanriku, la mitad de la población de este pueblo de Miyagi engullido por el mar, aunque la Policía cree que podrían haberse refugiado en localidades cercanas, como Tome. Un total de 2.000 residentes de Minami Sanriku fueron localizados también ayer con vida, por lo que hay esperanzas sobre sus vecinos. Tampoco se conoce el paradero de otros 8.000 residentes del pueblo costero de Otsuchi, en la provincia de Iwate.

Los tanatorios no dan abasto para almacenar los cadáveres, se necesitan urgentemente más ataúdes y sus trabajadores se quejan de que los constantes apagones no les permiten mantener refrigerados los restos mortales.

Fotos del drama humano en Japón

Lenta, respuesta ante la crisis nuclear, admite Japón

 

Socorristas trasladan a un sobreviviente en la prefectura de Miyagi.

El nivel de radiactividad llega a 30 kilómetros de Fukushima; la cifra oficial de muertos ronda los siete mil 200

TOKIO, JAPÓN (19/MAR/2011).- Una semana después del terremoto y tsunami que ocasionaron una crisis nuclear, el Gobierno japonés admitió lentitud en responder al desastre y agradeció la ayuda cada vez mayor de Estados Unidos con la esperanza de evitar una fusión completa en la planta nuclear Fukushima Dai-ichi.

Mientras el número de fallecidos del terremoto y posterior tsunami del día 11 en Japón aumentó a siete mil 197 personas, el mundo entero estaba en alerta, observando ante cualquier evidencia de un aumento peligroso de radiactividad propagándose de la instalación de seis reactores, o de que el daño a la economía japonesa pudiera originar un efecto dominó en todo el planeta.

Los desaparecidos ya llegan a las 10 mil 905 personas, y pese al rescate de en la localidad de Kesennuma, en la provincia de Miyagi, las esperanza de encontrar más supervivientes son muy escasas.

Sin embargo, el milagro surgió cuando un hombre joven fue hallado vivo bajo los  escombros, ocho días después del tsunami que devastó el Noreste de Japón.

Los socorristas descubrieron al sobreviviente bajo las ruinas de una casa que se desplomó en Kesennuma (prefectura de Miyagi), una de las ciudades más afectadas por la doble catástrofe. El joven fue hospitalizado en estado de choque.

La contingencia por radiactividad se mantiene grave, el Ministerio de Ciencias dijo que los niveles de radiación a aproximadamente 30 kilómetros al noroeste de la planta Fukushima Dai-ichi se elevaron en un momento del viernes a 0.15 millisieverts por hora, aproximadamente la cantidad absorbida en una placa de rayos X en el tórax.

Aunque los niveles fluctúan, la radiación en la mayoría de los puntos a esa distancia de la instalación han sido mucho más bajos que eso. El Ministerio no tiene una explicación para el aumento.

 
 

Directo: Japón reactivará dos centrales térmicas para luchar contra el desabastecimiento de electricidad

  

pablo m. díez / I. MARTÍN / enviado especial a japón / MADRID

21.35
Los niveles de radiación de la central nuclear de Fukushima-1 han descendido gracias a la inyección de agua a sus reactores para refrigerarlos, según ha confirmado el Gobierno. El nivel de agua en las piscinas en las que se almacenan las barras de combustible gastado, se ha reducido de forma notable debido a la reacción descontrolada. (Informa: EP)
19.35
El diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha asegurado esta tarde que las centrales nucleares de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia), que utilizan la misma tecnología que la central japonesa de Fukushima, «no pasarían un control riguroso de seguridad»
19.17
La situación en la central nuclear de Fukushima-1 parece haberse estabilizado aunque todavía existen riesgos de que empeore aún más, ha confirmado este sábado Graham Andrew, un alto dirigente de la Agencia Internacional de Energía Nuclear (AIEA). Todavía existen dudas de que las bombas de agua, que permiten que el agua de las piscinas refrigere el núcleo, vayan a funcionar una vez se restablezca el suministro eléctrico. «*Podría suceder algo inesperado? Sin duda alguna», ha declarado Andrew. «Hay riesgos y pueden empeorar»”, ha añadido (informa Reuters).
18.20
Tepco, la empresa gestora de la planta nuclear de Fukushima Daichii, prevé reactivar de forma urgente dos centrales térmicas para remediar la falta de suministro que afecta a Japón. Las dos centrales térmicas estarían listas de aquí al final de abril, según han informado medios japoneses (informa Afp).
18.02
El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha asegurado que duda de que las bombas de agua de la central nuclear de Fukushima vuelvan a funcionar cuando se recupere el suministro eléctrico de la planta. Graham Andrew, un alto cargo del organismo internacional con sede en Viena, ha asegurado en una sesión informativa que la situación de la planta japonesa continúa siendo este sábado similar a la del día anterior y que se espera recuperar el suministro eléctrico en la unidad dos de la central «hoy». «No sabemos si las bombas de agua están dañadas y si volverán a funcionar cuando el suministro eléctrico sea restablecido», ha dicho el alto cargo de la AIEA.
17.49
Las autoridades japonesas han informado de que se han detectado niveles de yodo radiactivo superiores a los permitidos legalmente en el agua corriente de Fukushima. Las muestras analizadas corresponden al agua corriente del pasado jueves
14.16

El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, ha confirmado que se han detectado pequeñas cantidades de yodo radiactivo en el agua corriente en Tokio y otras cinco prefecturas. Según la información gubernamental, las cantidades no excedan los límites de seguridad, pero las pruebas que se realizan habitualmente sobre el agua no muestran yodo. (Informa AP)

13.30
El avión que enviará el Gobierno a Japón para repatriar a los españoles que lo deseen saldrá del país asiático de regreso a España mañana domingo a las 21.00 horas (13.00 hora española) y llegará a España previsiblemente el lunes, con una parada previa en Bangkok (informa EP).
13.12
El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar del Gobierno estudia interrumpir la venta de todos los productos alimentarios procedentes de la prefectura de Fukushima. «Pese a que el yodo radiactivo tiene una vida media de aproximadamente 8 días y se descompone de forma natural en cuestión de semanas, hay un riesgo a corto plazo para la salud humana si el cuerpo humano absorbe el yodo de los alimento», dijo el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.
13.07
Los gobiernos de Japón, China y Corea del Sur acordaron hoy impulsar su cooperación para reforzar la seguridad nuclear, según informa EFE. Los ministros de Exteriores de los tres países se reunieron en Kioto, para analizar las consecuencias del terremoto que asoló Japón hace una semana.
12.22

Se han encontrado trazas de yodo radiactivo en el agua del grifo de Tokio y otras ciudades, según ha informado la agencia Kyodo citando fuentes gubernamentales.

11.50

La agencia de Policía de Japón ha hecho público un nuevo balance de víctimas. 7.348 personas han muerto y 10.947 permanecen desaparecidas una semana después del tsunami y el terramoto que asolaron el país nipón, según informa AP. (FOTO AFP)

11.23
Veinte minutos después del primer maremoto, un nuevo terremoto de 5,9 grados (según el USGS) se ha registrado en Japón. No se han registrado daños y no se espera un nuevo tsunami.
11.00

Según informa REUTERS, un maremoto de 4,5 grados (según el USGS) ha golpeado Japón a las 10.30 de la mañana (hora española). Los edificios de Tokio han sufrido fuertes sacudidas.

10.26
Los equipos especializados han conseguido conectar un cable eléctrico al reactor 2 de la central nuclear de Fukushima para reiniciar los sistemas de refrigeración, pero la corriente no ha sido reestablecida, según informa la Agencia de Seguridad Nuclear.
9.00
El líder del principal partido de oposición de Japón ha afirmado en la mañana del sábado que rechazaría cualquier invitación para formar parte del Gabinete del primer ministro, Naoto Kan, según informa la agencia de noticias Kyodo, disipando así las esperanzas de una gran coalición para reconstruir el país.
8.24
El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, ha afirmado que los niveles de radiación en las espinacas y la leche exceden los límites de seguridad, según informa AP.. El secretario del Gabinete ha declarado que la radicación sufrida por la leche en la prefectura de Fukushima y de la espinaca cultivada en Ibaraki, una prefectura vecina, superó los límites establecidos por el Gobierno. Se trata del primer informe del Gobierno nipón sobre los alimentos contaminados por la radiación.
7.50
La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, por otra parte, admite que el nivel de radiación en el acceso oeste de la central, situado a más de un kilómetro de distancia del reactor número tres, era de 830, 8 microsievert por hora a las 8.30 horas del sábado (0.30 en la España peninsular). Media hora después, descendió hasta los 364, 5 microsievert.
7.45
La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón concreta los avances alcanzados en el sistema eléctrico. Afirma que vuelven a funcionar algunas partes de los sistemas de refrigeración en los reactores dos y seis de Fukushima-1, después de los trabajos para reparar y conectar de nuevo estos componentes a la red. Concretamente, los técnicos ya pueden hacer uso del generador de emergencia alimentado por gasóleo del reactor número seis. Además disponen de un surtidor en el número de cinco, y de hecho se ha restablecido el circuito de refrigeración de la piscina de combustible residual.
7.10

Un segundo grupo compuesto por cien bomberos de la ciudad de Tokio se dirigen a la central nuclear de Fukushima-1 para participar en las urgentes operaciones de refrigeración de los reactores. Este nuevo contingente reemplazará a los 139 efectivos llegados el viernes. Fuentes oficiales detallan que con esta rotación se pretende garantizar la seguridad del personal, que se ve expuesto a un elevado índice de radiación. El contingente del relevo llegará equipado con 14 bombas de agua, ha informado la cadena pública NHK. Los técnicos también hacen uso de helicópteros para tratar de rebajar la temperatura de los reactores y evitar con ello una mayor fuga radiactiva.

7.05
El Partido Democrático Liberal (PLD) ha afirmado que no aceptará la oferta del primer ministro japonés, Naoto Kan, para entrar en el gabinete de Gobierno. El líder del PLD, Sadakazu Tanigaki, ha asegurado que no piensa aceptar la invitación y ha agregado que “el partido ni siquiera ha recibido dicha propuesta”. Pese a ello, Tanigaki ha afirmado que su partido “no escatimará esfuerzos” para cooperar con el Gobierno en el tratamiento de las secuelas de los desastres naturales y la crisis nuclear..
6.45
La televisión japonesa NHK confirma que la refrigeración en el reactor 6 también está operativa. Como el 5, era uno de los menos peligrosos.
6.15
La refrigeración del reactor número 5 ya funciona gracias al restablecimiento del sistema eléctrico. Era uno de los menos peligrosos puesto que estaba parado desde enero, aunque ya empezaba a recalentarse.
5.10
La cadena NHK matiza la noticia del joven superviviente en Kesennuma, encontrado ocho días después de la tragedia. El joven no se encontraba en su domicilio durante el terremoto y el tsunami, sino que se desplazó allí tras la inundación. Después perdió la conciencia y hoy ha sido rescatado.
4.40
Los techos de los edificios de los reactores 5 y 6 han sido perforados para evitar explosiones de hidrógeno.
4.20
El número de fallecidos ha aumentado hasta las 7.197 personas. Los desaparecidos ya llegan a las 10.905 personas
3.40
La agencia AFP añade que los reactores 5 y 6 también dispondrán de electricidad hoy, además de los reactores 1 y 2 , como ya se había anunciado. El 3 y el 4 tendrán que esperar el domingo. El 2 será el primero porque no hay posibilidad de enfriarlo con agua desde el exterior puesto que no quedó descubierto tras la explosión, como sucedió con el tercero.
3.00

Un helicóptero de las Fuerzas de Auto Defensa de Japón (Ejército) sobrevoló la planta nuclear de Fukushima Daiichi para medir los cambios en la temperatura de los reactores y analizar los efectos de las operaciones de refrigeración llevadas a cabo esta semana, según informó el Ministerio de Defensa.

2.55
La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha informado de que espera que se puedan instalar hoy los cables que alimentan la refrigeración de los reactores 1 y 2, mientras que la operación para restablecer ese sistema en las unidades 3 y 4 puede completarse el domingo.
2.45
Las labores de enfriamiento no han cesado a pesar de los avances con el tendido eléctrico. Un equipo de los bomberos de Tokio han lanzado otras 90 toneladas de agua durante 20 minutos al reactor 3 para intentar, por tercer día consecutivo, enfriar la piscina de combustible de la unidad. Los helicópteros también reanudarán las descargas de agua.
2.40

Tepco ha anunciado que aumentará el límite de radiación al que pueden exponerse los empleados de sus centrales nucleares debido a la necesidad de atajar la grave situación que se vive en Fukushima-1. Hasta ahora este límite estaba fijado en los 100 milisievert en cada ronda de trabajo. Sin embargo, estos efectivos han estado expuestos a un mayor índice de radiación, según la cadena japonesa NHK. Ahora, los técnicos han incrementado esta barrera hasta los 150 milisievert para algunos de los trabajadores destinados en el exterior de la central. Pese a este cambio, se ha tomado la determinación de no volver a enviar a una ronda de trabajo en los reactores a cualquiera que haya estado expuesto a más de 100 milisievert.

2.30

Un joven ha sido encontrado con vida entre los escombros del terremoto y el tsunami, ocho días después de la catástrofe, en el noreste de Japón, según recoge la televisión pública NHK. [Actualización a las 5.10. La televisión matiza la noticia: el joven estaba fuera de su domicilio durante el terremoto, pero regresó más tarde, se desmayó y los servicios de rescate lo encotrarno].

2.15
El reactor número dos podría tener operativos los sistemas de enfriamiento hoy mismo, según informa la agencia Kyodo. Sin embargo, todavía necesitaría tiempo para reactivar los dispositivos para enfriar los reactores y el sobrecalentamiento de las piscinas de combustible.
2.15

El reactor número dos podría tener operativos los sistemas de enfriamiento hoy mismo, según informa la agencia Kyodo. Sin embargo, todavía necesitaría tiempo para reactivar los dispositivos para enfriar los reactores y el sobrecalentamiento de las piscinas de combustible.

2.10
Tepco, la compañía explotadora de la central, ha acelerado los esfuerzos para restaurar las funciones de enfriamiento de los reactores. Con la electricidad exterior restablecida desde ayer, ahora se afana por conectarla al sistema, según informa la agencia Kyodo, con el objetivo de volver a conectar la electricidad a través de
1.40

El primer ministro japonés, Naoto Kan, traerá a representante de la oposición al gabinete de crisis para impulsar las medidas de reconstrucción, según informa la agencia de noticias Jiji.

0.55
La aseguradora estadounidense AIG ha anunciado que prevé que el devastador terremoto y posterior tsunami le supondrán unos costes de alrededor de 700 millones de dólares en su primer trimestre fiscal.
  

Situación de cada reactor

 
REDACCIÓN REDACCIÓN / MADRID MADRID
Día 19/03/2011
La central nuclear de Fukushima se ha convertido en el epicentro de la información mundial debido al riesgo de que se produzca una explosión nuclear. Ésta es la última hora de cada uno de sus reactores:

La central nuclear de Fukushima se ha convertido en el epicentro de la información mundial debido al riesgo de que se produzca una explosión nuclear. Ésta es la última hora de cada uno de sus reactores según el informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Según la descripción, basada en los documentos remitidos por las autoridades japonesas, el refrigerante de los reactores 1, 2 y 3 cubre cerca de la mitad de las barras de combustible, situación que “daña” al combustible.

Reactor 1

La elevada presión dentro del edificio de contención llevó a los operadores a liberar gas del mismo. Más tarde, el 12 de marzo, una explosión destruyó parte del edificio del reactor. No hay indicios de problemas ni con la vasija de presión del reactor, ni con la vasija de contención primaria. Continúan los esfuerzos para bombear agua de mar en el núcleo del reactor.

Reactor 2

Tras una explosión el 15 de marzo, oficiales japoneses expresaron preocupación de que la contención del reactor podría no estar intacta. El 18 de marzo, funcionarios de la Agencia japonesa de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) informaron de que un humo blanco continuaba emergiendo del edificio. Prosiguen los esfuerzos para bombear agua marina al reactor.

Reactor 3

Debido a la creciente presión dentro de la contención del reactor, los operadores liberaron gas del mismo. Más tarde, el 14 de marzo, una explosión destruyó parte del edificio, y luego algunos funcionarios japoneses expresaron temores de que la contención del reactor pudiera no estar intacta. Oficiales de la NISA informaron el 18 de marzo de que un humo blanco continuaba emergiendo del edificio. Prosiguen los esfuerzos para bombear agua al núcleo del reactor.

En este reactor (que contiene plutonio) preocupa especialmente la situación de la piscina de combustible gastado, pues “hay indicios de que el nivel del agua refrigerante no es adecuado y las autoridades japonesas están abordando este problemas vertiendo agua desde helicópteros al edificio y desde camiones. El viernes, las Fuerzas Japonesas de Auto Defensa han recurrido a siete camiones de bomberos para continuar los esfuerzos para añadir agua. No hay datos sobre la temperatura del agua de la piscina.

Reactor 4

Todo el combustible había sido sacado del núcleo del reactor antes del terremoto, para proceder a tareas de mantenimiento, y colocado en la piscina de combustible usado. Una parte del caparazón externo del edificio fue destruida por la explosión en el reactor 3 el 14 de marzo, y se informó de dos incendios, posiblemente uno de ellos en la citada piscina el 15 de marzo, que se extinguieron de forma espontánea, si bien el viernes seguía viéndose salir humo. “Las autoridades están preocupadas por la condición de la piscina”, destaca el OIEA.

Reactores 5 y 6

Parados antes del terremoto, no hay preocupación por riesgos inmediatos sobre el estado del corazón o contención de estos reactores. Sin embargo, los instrumentos de medición del combustible de ambos han mostrado un crecimiento gradual de las temperaturas. Los operarios han configurado dos motores de diesel en el reactor 6 para activar la circulación del agua en las piscinas de combustible gastado y en los núcleos de los reactores 5 y 6.

Los equipos que trabajan para solucionar estos problemas han abierto boquetes en los techos de ambos edificios para prevenir una posible acumulación de hidrógeno, algo que se cree pudo haber sido la causa de explosiones en otros reactores.

Por otra parte, el OIEA informa de avances “en la restauración del suministro externo de electricidad a la planta nuclear, aunque aún se desconoce cuando podrá entrar en plena función”.

La corriente eléctrica vuelve a Fukushima

Los técnicos esperan poder alimentar hoy el sistema que bombea agua refrigerante a los reactores 1 y 2

REDACCIÓN/AGENCIAS / TOKIO/MADRID
Día 19/03/2011
Tokyo Electric Power (TEPCO) ha acelerado sus esfuerzos para restablecer la electricidad que alimenta el sistema de refrigeración de la central de Fukushima Daiichi, mientras continúa el lanzamiento de agua al reactor 3.

Los técnicos de TEPCO, empresa que opera la planta, esperan poder alimentar hoy con electricidad el sistema que bombea agua refrigerante a dos reactores, aunque la entrada en funcionamiento no será inmediata, ya que los equipos necesitan ser revisados antes, según ha informado la compañía. El sistema de refrigeración tiene como objetivo bajar la temperatura de las piscinas de combustible nuclear usado, y hoy se centrará en los reactores 1 y 2.

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha informado de que espera que se puedan instalar hoy los cables que alimentan la refrigeración de los reactores 1 y 2, mientras que la operación para restablecer ese sistema en las unidades 3 y 4 puede completarse el domingo. El aumento de la temperatura en las piscinas de almacenamiento del combustible nuclear usado reduce el nivel del agua que mantiene estable las barras de material radiactivo, con el riesgo de fusión y emisión masiva de radiación.

Asimismo, a las 7 de la mañana hoy (22.00 GMT del viernes) un equipo de los bomberos de Tokio lanzaron 90 toneladas de agua durante 20 minutos al reactor 3 para intentar, por tercer día consecutivo, enfriar la piscina de combustible de la unidad. Se espera que estas operaciones se reanuden al mediodía, según la televisión pública NHK.

Un helicóptero de las Fuerzas de Auto Defensa de Japón (Ejército) ha sobrevolado la planta nuclear de Fukushima Daiichi para medir los cambios en la temperatura de los reactores y analizar los efectos de las operaciones de refrigeración llevadas a cabo esta semana, según ha indicado el Ministerio de Defensa.

De los seis reactores de la planta de Fukushima, las unidades 1, 3 y 4 han sido seriamente dañadas y han dejado al descubierto las piscinas con el material nuclear usado, mientras que la vasija de contención del 2 tiene daños en su cámara de supresión. El Gobierno japonés ha fijado una zona de evacuación de 20 kilómetros alrededor de la central, mientras que las personas que habitan a menos de 30 kilómetros de la planta deben permanecer en sus casas con puertas y ventanas cerradas.

Esfuerzos sin descanso

Durante la jornada del viernes, los trabajos en la central continuaron con el objetivo de enfriar los reactores para evitar un desastre de consecuencias impredecibles. El peligro es tal que las autoridades niponas elevaron de cuatro a cinco el nivel de gravedad del accidente nuclear. El aumento de cuatro a cinco en la escala de gravedad de accidente nuclear (que va de uno a siete) sitúa la crisis de esta central del noreste de Japón al mismo nivel que el accidente registrado en 1979 en la central de Three Mile Island, en Harrisburg (Estados Unidos), y se refiere a los accidentes nucleares “con consecuencias de mayor alcance”.

Los niveles de radiación de la planta nuclear habían descendido después de las operaciones sin precedentes del jueves, según la Agencia de Seguridad Nuclear nipona. Por eso siete camiones cisterna de las fuerzas del Ejército retomaron ayer el lanzamiento de agua en el edificio que alberga el dañado reactor número 3 de la planta nuclear de Fukushima. Se acercaron por turnos al reactor en intervalos de cinco a diez minutos y lo rociaron con agua durante varios segundos, antes de alejarse de nuevo para dar paso a la siguiente ronda.

“El fuego no se está extendiendo”

El subdirector general de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial, Hideohiko Nishiyama, ha afirmado que los ingenieros japoneses no pueden decir aún si los reactores dañados están bajo control. “Con las operaciones de rociamiento de agua, estamos luchando contra un incendio que no podemos ver”, ha explicado. “El fuego no se está extendiendo, pero todavía no podemos afirmar que está controlado”, ha añadido.

Por su parte, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha declarado que la situación en la planta nuclear de Fukushima sigue siendo “muy seria”, aunque no ha habido “un empeoramiento significativo” desde el jueves. Éste es el último anális del OIEA, que de esta manera repite el balance del día anterior y confirma que la situación se estabiliza.

El director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, ha pedido al Gobierno de Japón más información sobre la crisis nuclear y ha asegurado que expertos de su agencia vigilarán las radiaciones en la planta de Fukushima. El jefe del OIEA ha llegado a Tokio para recabar información de primera mano sobre los esfuerzos de los técnicos nipones para controlar las radiaciones en la central de Fukushima.

Científicos aseguran que en Japón no habrá una catástrofe nuclear

Aunque la situación que vive la planta de energía atómica de Fukushima “es grave”, los expertos señalan que habrá “una mínima liberación” de radiactividad.

  //

A pesar de que varios políticos europeos aseguran que la crisis nuclear japonesa está fuera de control y que la situación en el norte del archipiélago “es apocalíptica”, científicos e institutos han sostenido que la planta de Fukushima no producirá la “catástrofe nuclear” que algunos predicen.

El profesor de Física de la Universidad de Harvard, Richard Wilson, asegura que, por un gran número de factores, lo que ocurre en Fukushima no llegará a ser como la explosión nuclear de Chernobyl. Wilson afirma que, a diferencia de lo ocurrido en Ucrania en 1986, en Japón “nadie tendrá problemas derivados de la ingestión de iodina”. Los elementos más peligrosos que se dispersan en al ambiente son cesio e iodina, que se emplean en la fisión nuclear. “Además, será mínima la liberación de cesio. Usando una fórmula pesimista estándar, no muchos casos de cáncer fatales van a ser pronosticados en la población”, dice Wilson.

El científico pronostica, además, que “nadie” en la población japonesa “desarrollará enfermedades derivadas de la radiación y que probablemente no más de uno o dos operarios sufrirán enfermedades”. “Esto no será comparable con los miles de muertos que directamente dejó el terremoto”, sentencia.

Por su parte, para el Idaho National Laboratory de Estados Unidos, el incidente de Three Mile Island en 1979 proveerá valiosa información para la gente que está trabajando para solucionar el problema en la planta de Fukushima. Los científicos de este instituto estadounidense agregaron, además, que “no existe riesgo de una exposición masiva de radiación sobre la población japonesa”.

Por su parte, Robert Alvarez, experto nuclear y ex miembro del Instituto de Estudios de Políticas en el Departamento de Energía de Estados Unidos, afirma que sólo existe riesgo de radiación para los trabajadores que trabajan dentro de la planta. “Hay pocas evidencias de que en lugares fuera de la planta existan dosis de radiación que pongan en peligro la vida”, aseguró.

Según el subdirector del centro científico ruso Instituto Kurchatovski, Yaroslav Shtrombaj, “la situación es grave”, pero los acontecimientos en la central de Fukushima 1 no conducen a una catástrofe. “En el peor de los casos, se fundirán los reactores de la planta nuclear. Por lo visto, eso nos espera. Aún así, la situación no será catastrófica”, explicó Shtrombaj a la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

Mientras, otro experto ruso llamó a no tomar medidas precipitadas por lo ocurrido en Japón. “No se puede considerar que las energías alternativas son una panacea que permitirá mañana renunciar a la energía atómica. Eso no va a ocurrir”, afirmó Anatoly Chubais, jefe de la Corporación de Nanotecnología de Rusia. “En ese sentido, ni en el caso de Japón ni en el de Alemania ni en el de otros países se puede tomar en serio la renuncia a la energía nuclear a corto y largo plazo”, aseguró.

Según Chubais, “es comprensible la fiebre emocional, ya que la tragedia ocurrida en Japón es terrible, pero no se debe trazar la estrategia en base a ello”.

Para el mexicano Epifanio Cruz, coordinador de Irradiación y Seguridad Radiológica del Instituto de Ciencias Nucleares de la Unam, “la energía nuclear sigue siendo una fuente segura, los reactores nucleares son como los autos, cada modelo es más seguro que el anterior, se van mejorando a raíz de los accidentes”. Según declaró al diario mexicano El Universal, las medidas que ha adoptado Alemania, de cerrar de momento siete de sus 19 plantas nucleares, “hay que entenderlas bajo su contexto político”.

“Apocalipsis”

Las palabras de los científicos difieren totalmente de las expresiones que han manifestado gobiernos europeos y las realizadas en los últimos días por el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger.

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró ayer ante el Bundestag en Berlín que la catástrofe en Japón “ha alcanzado dimensiones apocalípticas” y que aún “es imposible dimensionar la real magnitud de lo sucedido” tras el terremoto y posterior tsunami.

Pero al mismo tiempo, manifestó que un país industrializado como Alemania no puede dejar de utilizar la energía nuclear de la noche a la mañana y defendió la medida que aplicó esta semana de desconectar de la red de distribución de energía a las siete plantas nucleares más antiguas del país, para verificar el estado de su seguridad.

Pero tampoco ayudaron a dar tranquilidad mundial las palabras que dijo el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger: hace dos días aseguró que la situación en Fukushima era “apocalíptica”, que podría “haber acontecimientos catastróficos en las próximas horas” y que el destino de la central “sólo está en las manos de Dios”.

Estas palabras hicieron que las bolsas europeas se estrellaran. Pero Oettinger no frenó sus dichos y volvió ayer a realizar declaraciones catastróficas, al asegurar que “no todas” las centrales nucleares europeas lograrán superar las pruebas de seguridad que se realizarán en los próximos meses.

El gobierno francés tampoco ayudó a la calma, aunque ya modera su discurso. Hace dos días había considerado que el riesgo por el accidente nuclear en Japón es “extremadamente elevado” y que las últimas evoluciones parecen llevar a una catástrofe nuclear.

En la misma línea gala, la Comisión de Regulación Atómica de Estados Unidos advirtió el miércoles que los niveles de radiación en Fukushima son “extremadamente altos” y pueden ser “letales” para la salud humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: