INMIGRACION en EUROPA


Francia insiste en que respetará las normas de inmigración que viola Italia

«Nos veremos obligados a restaurar ciertos controles policiales en las fronteras italianas» si Roma continúa concedido permisos de residencia semestrales, advierte el ministerio galo de Interior

JUAN PEDRO QUIÑONERO / CORRESPONSAL EN PARÍS
Día 18/04/2011  
 Francia considera indispensable “respetar de manera estricta” las normas europeas en materia de inmigración que estaría “violando” Italia, concediendo “masivamente” permisos de residencia a los magrebíes y africanos, mayoritarimente tunecinos, a quienes se les “abren” las puertas de la Unión Europea (UE) sin “concertación” con los principales vecinos.

Claude Guéant, ministro francés del Interior, ha resumido la posición oficial francesa de manera apenas elíptica: “Haremos respetar de forma estricta los acuerdos de Schengen, que corren el riesgo de deshilacharse o algo peor si se viola la regla básica. Italia es el primer país que gestiona la entrada de inmigrantes en el espacio común de seguridad interior”.

En el espacio Schengen están integrados la mayoría de los Estados miembros de la Unión, aunque el Reino Unido e Irlanda nunca han aceptado la supresión de los controles policiales en sus fronteras. Y Bulgaria, Rumanía y Chipre deben mejorar ciertos aspectos de su seguridad interior para formar parte del espacio Schengen.

Este espacio con 400 millones de personas puede “violarse” con relativa facilidad. Si un estado fronterizo concede permisos de residencia a inmigrantes, éstos pueden viajar libremente dentro de la zona Schengen, con ciertas condiciones restrictivas como contar con los recursos necesarios para poder vivir.

Los trenes de la dignidad

A juicio del ministerio francés del Interior, Francia “se verá obligada” a restaurar ciertos controles policiales en sus fronteras italianas si Roma continúa concedido “indiscriminadamente” permisos de residencia semestrales. Desde la óptica francesa, esta permisividad tiene mucho de “cínica” e “hipócrita”, abriendo sus fronteras de manera “irresponsable”.

Las intervenciones de grupúsculos de extrema izquierda, organizando los viajes de los “trenes de la dignidad”, son percibidas en Francia como una “provocación que escapa a las normas estrictas del funcionamiento del espacio Schengen y corre el riesgo de precipitar disturbios”.

Según la legislación europea, tal como la interpretan Francia y la Comisión, cualquier Estado puede prohibir la circulación de un tren en su fronteras “si hay riesgo de perturbar el orden público”.

El espacio Schengen prevé la desaparición de los controles fronterizos. Pero el gobierno francés estima que “está en su derecho” de restaurar temporal o provisionalmente los controles policiales si los permisos concedidos por Italia provocasen un “efecto llamada” que Francia parece dispuesta a cortar de manera expeditiva, recurriendo a las medidas policiales que fuese necesario.

La tensión crece entre Francia e Italia debido a la inmigración tunecina

Por Gabriela Calotti (AFP)

PARIS — La tensión entre Francia e Italia debido a la inmigración tunecina que en las últimas semanas llegó a la península se acentuó el domingo después de que París suspendiera la circulación de trenes desde Ventimiglia, tras la decisión italiana de otorgar permisos de estancia temporal.

Francia decidió el domingo llevar a la práctica la advertencia que días atrás lanzara su ministro del Interior, Claude Gueant, acerca de que rechazaría “la ola de inmigración” tunecina procedente de Italia adonde desde enero pasado llegaron unos 25.800 inmigrantes de ese país francófono luego de la caída del presidente tunecino Zine El Abidine Ben Alí.

Argumentando que “la abrumadora mayoría” de esos inmigrantes declaran su intención de trasladarse a Francia, ex potencia colonial de Túnez, o a otros países europeos “donde tienen amigos o parientes”, Italia decidió otorgar permisos de residencia de seis meses a más de 20.000 tunecinos.

Francia y algunos de sus vecinos -Alemania y Bélgica-, rechazaron esa decisión afirmando que las reglas europeas y la libre circulación de las personas en los 25 países del espacio Schenguen requieren además la presentación de un pasaporte en regla y recursos financieros suficientes.

En este contexto, Francia decidía el domingo suspender la circulación de trenes desde Ventimiglia.

“Todos los trenes han sido anulados hasta nueva orden por la delegación del gobierno (central) en la región de Alpes Marítimos” (sudeste de Francia), afirmaba un controlador ferroviario pasado el mediodía del domingo.

Los trenes en sentido contrario, es decir procedentes de Niza, debieron interrumpir su recorrido en Menton, antes de cruzar la frontera.

Ventimiglia es la última ciudad italiana antes de la frontera francesa y uno de los principales pasos fronterizos entre estos dos países gobernados por la derecha.

“El problema de la inmigración se está convirtiendo un poco como el tema nuclear: todo el mundo quiere hablar pero nadie lo quiere en su jardín”, afirmó el lunes el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, al día siguiente de que el gobierno dirigido por Silvio Berlusconi presentara una “protesta firme” ante Francia.

Su homólogo francés justificó el lunes la decisión de suspender los trenes desde Ventimiglia pues planteaba “un problema de orden público”.

El “tren de la dignidad” que debía partir a las 13H37 locales del domingo de Ventimiglia rumbo a Marsella pasando por Niza, llevaba abordo a militantes de derechos humanos italianos, franceses y a unos 60 inmigrantes tunecinos.

La circulación fue reanudada casi cuatro horas más tarde.

Francia aplica “a la letra” los acuerdos de Schengen, insistió Gueant.

“Hay una regla que prevalece en los acuerdos de Schengen: el primer país de entrada es el que gestiona a la población inmigrante”, sostuvo el ministro francés artífice de polémicas declaraciones sobre la inmigración.

Según un primer análisis de la Comisión Europea, Francia respetó las reglas europeas al suspender la circulación de trenes desde Ventimiglia.

Este nuevo enfrentamiento se produce una semana después de que Gueant se reuniera con su homólogo italiano, Roberto Maroni y acordara patrullas conjuntas en las costas tunecinas.

También interviene en un contexto de baja popularidad tanto para Sarkozy como para Berlusconi que oscila en el 30%.

A diferencia de dos diarios franceses que constatan “la subida de tono” entre Francia e Italia (Le Monde) o que la situación de los “clandestinos, envenena el conflicto franco-italiano” (Le Figaro), el italiano La Reppublica (izquierda) interpreta lo ocurrido el domingo como un “cachetazo de París a Roma” y agrega: “desde hace varias semanas, dos populismos se enfrentan en Europa ofreciendo un espectáculo nada edificador. Hasta diría, miserable”.

250 desaparecidos al hundirse una patera libia

ÁNGEL GÓMEZ FUENTES / CORRESPONSAL EN ROMA
Día 07/04/2011

El viaje de unos 300 inmigrantes, fundamentalmente somalíes y eritreos, se transformó en tragedia: la nave en la que se embarcaron en Libia naufragó a unas 40 millas de Lampedusa, en aguas de Malta.

Medio centenar de inmigrantes pudo salvarse, gracias a dos naves de la Marina italiana. Los supervivientes se encontraban extenuados y sin un hilo de voz, en profundo estado de hipotermia, tras dos noches de viaje. Los testimonios de los supervivientes son dramáticos: «Con nosotros —afirman— viajaban muchas mujeres y niños». Un camerunés, de 29 años, ha confesado que pagó 400 dólares por la travesía: «El barco se volcó —añadió— y muchos cayeron de inmediato al agua, entre ellos mi novia y un amigo». Una fuente de la Marina italiana explica que en la nave, de unos 13 metros de eslora, se abrió una vía de agua y al poco se sumergió. En la zona había borrasca y las condiciones del mar eran prohibitivas, con olas de más de tres metros.

Esta es la tragedia más grave sufrida por los inmigrantes en los últimos meses. Son ya más de 23.000 los inmigrantes llegados a las costas italianas desde principios de año, tras las revueltas del norte de África.

Miles de permisos

Esta tragedia muestra que la inmigración no es solo un problema administrativo, sino sobre todo político y humanitario. Así, el Gobierno italiano aprobará hoy el decreto que concederá un permiso de residencia temporal a los más de 23.000 inmigrantes norteafricanos llegados en los últimos meses a Lampedusa, quedando excluidos quienes tengan antecedentes penales. La inmigración y la guerra de Libia son algunos de los asuntos que analizarán el primer ministro Berlusconi y el presidente Sarkozy, que viajará a Roma el 26 de abril. 

Italia invita a Francia a salir de Schengen si no acoge inmigrantes tunecinos

(ITALIA) POLITICA,EXTERIOR | > AREA: Asuntos sociales
07-04-2011
Roma, 7 abr (EFE).- El ministro de Interior italiano, Roberto Maroni, invitó hoy a Francia a abandonar el espacio Schengen, que establece una única frontera europea, si se niega a dejar entrar a parte de los más de 20.000 inmigrantes tunecinos a los que Italia prevé conceder el permiso de residencia temporal.En el programa “Porta a Porta” de la cadena pública de televisión RAI1, el titular de Interior italiano adelantó el contundente mensaje que este viernes piensa transmitir a su homólogo francés, Claude Guéant, en una reunión que mantendrán en Milán (norte de Italia).

“Le diré mañana al ministro francés de Interior, Claude Guéant, que los tunecinos a los que les concederemos el permiso de residencia temporal tienen derecho a circular. Existe sólo un modo de impedirlo: que Francia salga de Schengen o suspenda el Tratado, medidas que sólo se adoptan en casos verdaderamente excepcionales”, dijo Maroni, en declaraciones recogidas por los medios italianos.

“Las reglas de Schengen son claras: no hay controles en las fronteras” interiores de los países firmantes, dijo al añadir que “un ciudadano con un permiso de residencia, aunque sea provisional, puede circular libremente”, añadió.

El ministro italiano expresó además su convencimiento de que “esta polémica con el Gobierno francés mañana se resolverá” y afirmó que Francia esta poniendo una “objeción infundada por las reglas que existen”.

“Yo entiendo -indicó- que hay elecciones en 2012 (en Francia), pero mostrar los músculos en un asunto así es equivocado (…) Las condiciones puestas para la circulación (de los inmigrantes) por el ministro francés quedan satisfechas por nuestro permiso de residencia”.

Estas declaraciones de Maroni dan una nueva muestra del desacuerdo manifiesto que existe entre Roma y París ante el futuro de los cerca de 25.900 indocumentados que han llegado desde el norte de África a las costas de Italia en lo que va de año.

El principal punto de desacuerdo, sobre el que este viernes Maroni y Guéant tratarán en la reunión que mantendrán en la sede de la delegación del Gobierno en Milán, se centra en la concesión de un permiso de residencia de seis meses a los tunecinos que llegaron a Italia hasta el pasado martes, cuando se firmó el tratado ítalo-tunecino.

Después de que Maroni compareciera hoy en el Parlamento para explicar que los inmigrantes llegados desde el martes serán repatriados, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, firmó hoy el decreto que autoriza los permisos de residencia temporales, según confirmó el titular de Defensa, Ignazio La Russa.

Guéant ha dado instrucciones a los delegados del Gobierno francés para hacer frente a una posible ola de indocumentados, según publica hoy el diario galo “Le Figaro”, que asegura que, de los miles de inmigrantes ilegales desembarcados en la isla italiana de Lampedusa que han sido objeto de controles en Francia, la mitad han sido entregados de vuelta a Italia.

Este jueves habló también del asunto el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Franco Frattini, quien dijo que Francia, en este caso, “no ha tenido un gesto de especial amistad” hacia Italia.

EFE

Duro enfrentamiento entre Italia y Francia por los inmigrantes tunecinos

Por Michele Leridon (AFP)

ROMA, Italia — Italia, que desde enero registra un verdadero éxodo de inmigrantes tunecinos, decidió el jueves expedir permisos de estadía temporales válidos en los países de la zona europea Schengen, lo que irritó a Francia, país que intenta blindar sus fronteras.

“Hemos decidido otorgar autorizaciones de residencia temporales para protección humanitaria que permitirán viajar (a esos inmigrantes) por todos los países del espacio Schengen”, anunció el jueves el ministro del Interior italiano, Roberto Maroni.

Las autoridades italianas reconocieron que la “abrumadora mayoría de los inmigrantes declaran querer ir a donde tienen amigos o parientes en Francia o en otros países europeos”, lo que implica que el fenómeno se puede trasladar a esos países.

Francia, ex potencia colonial en Túnez, reaccionó inmediatamente y advirtió que no quiere “padecer” la ola de inmigración tunecina que le puede llegar de Italia. Desde enero pasado, con la caída del presidente tunecino Zine El Abidine Ben Alí y la insurrección en Libia, Italia ha recibido 25.800 inmigrantes, en su mayoría provenientes de Túnez, francófonos y que sueñan con ir a Francia.

El ministro del Interior francés, Claude Guéant, sostiene que el permiso de estadía no es suficiente para circular libremente por los 25 países europeos que firmaron el tratado de Schengen y que se necesita documentos de identidad y demostrar que se tienen los recursos necesarios para permanecer.

“Para circular en la zona Schengen existen unas normas que hay que cumplir”, subrayó. La policía francesa recibió ya una orden con la lista de documentos que Francia exige, que incluye pasaje, dinero y razón del viaje. “Si no se cumplen los requisitos, Francia tiene el derecho de devolverlos a Italia. Que es lo que hará”, dijo el ministro.

Fuentes franceses sostienen que Italia tiene una actitud hostil, mientras Italia considera que el fenómeno afecta a toda Europa y pide la colaboración de todos sus países para enfrentar el problema.

“Evitemos hacernos la guerra”, clamó Maroni, quien volvió a subrayar que la mayoría de los inmigrantes tienen parientes y allegados en Francia y otros países del norte de Europa. Una cumbre sobre el espinoso tema fue organizada en Roma para el 26 de abril entre el presidente francés Nicolas Sarkozy y el jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi.

Maroni, dirigente del movimiento contrario a la inmigración Liga Norte, aliado clave del gobierno conservador, insiste sobre la necesidad de que Francia e Italia establezcan conjuntamente la manera de intervenir para poder involucrar a los demás países de la Unión Europea.

Por otro lado, Italia prometió a Túnez una notable cooperación en la lucha contra la inmigración clandestina y ofreció fondos para el desarrollo económico del país, con el fin de evitar que los jóvenes emigren en busca de una vida mejor. En cambio, Túnez está obligada a controlar sus costas y a aceptar la repatriación de los inmigrantes que lleguen a Italia tras la firma del acuerdo.

Mientras, sigue el flujo de inmigrantes desde Túnez, a los que se han sumado miles de africanos, numerosos eritreos y somalíes, que vivían exiliados o en campos para refugiados en Libia, país que dejó de bloquear las puertas para todos ellos.

El jueves, al menos 150 refugiados africanos se encuentran desaparecidos o murieron tras el naufragio ocurrido la madrugada del miércoles al frente de Lampedusa, la isla siciliana que ha sido literalmente invadida en los últimos meses por la ola de inmigración.

Unos 750 inmigrantes llegan a la isla italiana de Lampedusa

Por Agencia EFE

Roma, 5 abr (EFE).- Unos 750 inmigrantes procedentes del norte de África llegaron en las últimas horas a la isla italiana de Lampedusa, informaron hoy a Efe fuentes de la capitanía de puerto.

Durante la noche arribaron a la isla cuatro barcazas con cerca 669 personas a bordo, mientras que la Guardia Costera socorrió a otra embarcación con otras 77 personas, que se encontraba a cincuenta millas de la costa y que alcanzó las costas de Lampedusa esta mañana.

Estas llegadas se suman a las de otras 216 personas a últimas horas de la tarde del lunes, señalaron las mismas fuentes.

Según el diario “Corriere della Sera”, en la isla todavía permanecen cerca de 800 inmigrantes en situación irregular, tras los traslados a otros puntos de Italia dispuestos por el Ejecutivo para aliviar la saturación que registraba Lampedusa, donde el pasado miércoles había cerca de 6.200 indocumentados.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, viajó ayer a Túnez para afrontar con las autoridades locales la ola migratoria de los últimos dos meses desde las costas del país magrebí hacia Europa, en especial Italia.

Berlusconi se reunió con su homólogo tunecino, Beyi Caid Essebsi, con quien, a pesar de la voluntad de colaboración mostrada, no consiguió cerrar un acuerdo para afrontar la crisis migratoria, un texto en el que ambos gobiernos siguen trabajando.

El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, viajará hoy de nuevo a Túnez para verificar los resultados de la comisión que trabaja en el texto.

Túnez acepta la repatriación de los inmigrantes de Lampedusa

Foto de la Noticia
Foto: © ALESSANDRO BIANCHI / REUTERS

 

ROMA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) – 

   El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha anunciado que el Gobierno provisional de Túnez ha aceptado la repatriación de los más de 20.000 inmigrantes tunecinos que han llegado a las costas de la isla italiana de Lampedusa en los últimos meses.

   En una rueda de prensa celebrada en Túnez tras finalizar un encuentro con su homólogo tunecino, Beji Caid Essebsi, Berlusconi ha subrayado que el Ejecutivo italiano “está trabajando para conseguir la repatriación” de los extracomunitarios y que el Gobierno de transición tunecino “tiene la intención” de realizar este proceso “de forma civilizada”.

   Además, ‘Il Cavaliere’ ha recordado que Italia “es un país amigo”  y que su Gobierno “buscará la forma de resolver los problemas con un espíritu de amistad y colaboración”. El primer ministro italiano ha pedido a Túnez que permita la repatriación de al menos 100 personas al día para ‘liberar’ la isla de Lampedusa, a la cual han llegado miles de inmigrantes en los últimos meses procedentes del norte de África, según informa el diario ‘Corriere della Sera’.

   El Gobierno italiano ha prometido que entregará al Ejecutivo tunecino varios barcos para patrullar sus costas y una línea de crédito de 150 millones de euros para ayudar a los jóvenes a montar una empresa en Túnez.

   El Ejecutivo italiano, ha continuado el ‘premier’ italiano, mantendrá en Túnez una comisión de técnicos para resolver la crisis migratoria y ha anunciado que este martes el ministro del Interior, Roberto Maroni, se quedará en Túnez para firmar un acuerdo con las autoridades tunecinas.

   Esta cumbre ha sido la primera celebrada por el Gobierno de transición de Túnez con el Ejecutivo italiano tras la renuncia del presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Ali, el pasado 14 de enero. El Gobierno italiano ha pedido también al Gobierno transitorio la aplicación de un acuerdo ya existente desde hace diez años y renovado en el año 2009 entre los dos países para controlar la inmigración clandestina.

Berlusconi trata de solucionar la crisis migratoria con el gobierno de Túnez

Por Agencia EFETúnez, 4 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, llegó a Túnez en una breve visita en la que se reunirá con su colega tunecino, Beyi Caid Essebsi, y el presidente transitorio, Fuad Mabazaa, para tratar de la situación de emergencia creada por la masiva inmigración procedente de ese país.

El jefe del Ejecutivo italiano propondrá al gobierno de Túnez la repatriación de sus ciudadanos con la entrega de un “apoyo económico” para su reinserción y tratará de que se mejore la vigilancia de las costas para evitar las salidas de más inmigrantes hacia Europa.

Berlusconi ofrecerá una rueda de prensa al final de la mañana antes de su regreso a Roma.

La isla italiana de Lampedusa registra una crisis inmigratoria desde que el pasado 3 de febrero en solo varios días llegaran procedentes de Túnez 6.000 emigrantes clandestinos, una cantidad que se ha incrementado hasta más de 20.000.

Berlusconi no cumple el plazo que se dio para “vaciar” Lampedusa de inmigrantes

03/04  CET

El mal tiempo y la determinación de quienes aspiran a una vida mejor se lo están poniendo difícil a Silvio Berlusconi en Lampedusa. El primer ministro italiano había prometido que vaciaría la isla de inmigrantes antes de que acabara el fin de semana, pero el flujo de clandestinos no cesa y los fuertes vientos de días anteriores han retrasado las operaciones de traslado previstas por el ejecutivo. Al caer la noche del domingo había en Lampedusa unos 2.000 inmigrantes ilegales, la mayoría norteafricanos, y otros tantos habían sido transferidos a la península transalpina durante la jornada. El traslado ha supuesto un alivio para muchos habitantes.

– “Si no hacen daño, nosotros estamos tranquilos, pero cuando empiezan a hacer destrozos, debemos defendernos”, explicaba un isleño.

– “Ojalá que no lleguen más”, añadía otro sin mucha convicción.

Lampedusa recupera lentamente la normalidad tras semanas de tensión en las que llegó a haber tantos inmigrantes como habitantes tiene la isla. Esa tensión se ha trasladado a algunos de los centros de la península transalpina a los que han sido llevados los clandestinos.

En este contexto, Berlusconi visitará este lunes Túnez con la esperanza de arrancar al gobierno tunecino un compromiso para endurecer la lucha contra la inmigración clandestina.

Berlusconi y Sarkozy celebrarán una cumbre bilateral sobre la inmigración

Nicolas Sarkozy Italien President Silvio Berlusconi (L) is greeted by French President Nicolas Sarkozy (R) in the courtyard of the Elysee Palace on October 4, 2008 in Paris, France. European Leaders from France, Italy, Britain and Germany hold a meeting in Paris to discuss the economic crisis in Europe.

(ITALIA) POLITICA,EXTERIOR | > AREA: Asuntos sociales
03-04-2011
Roma, 3 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, acordaron hoy en una conversación telefónica celebrar una cumbre bilateral sobre el problema de la inmigración procedente del norte de África.

En el encuentro, para el que aún no ha sido fijada un fecha, participarán los titulares italianos y franceses de Exteriores, Interior y Economía.

El comunicado de la jefatura del Gobierno italiano añade que ambos mandatarios han acordado mantenerse “en estrecho contacto”.

En los últimos días, decenas de inmigrantes han intentado alcanzar la frontera de Italia con Francia a través de la localidad de Ventimiglia (Liguria) y varios miembros del Gobierno italiano han denunciado el rechazo de las autoridades francesas a permitirles el paso.

El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, criticó con dureza el pasado jueves la política de Francia de no permitir el paso por sus fronteras a un grupo de 70 tunecinos, que llegaron a Ventimiglia desde Roma y que trataban de alcanzar el país galo.

Esta situación ha derivado en una polémica entre ambos países sobre la libre circulación de personas por Europa.

El Gobierno italiano se ha mostrado muy crítico con la actitud de la Unión Europea en el caso de los inmigrantes que llegan a Italia e insiste en que se trata de un problema común, que afecta a toda Europa.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, expresó el pasado viernes a Berlusconi en una conversación telefónica el empeño de la institución por desarrollar “una solidaridad más eficaz” con Italia.

Ambos mandatarios coincidieron en que la emergencia que se vive en Italia, adonde han llegado alrededor de 22.000 inmigrantes en el último mes y medio, es un problema que concierne a toda Europa y que “debe ser afrontado y resuelto a nivel europeo”. EFE

Vuelven a llegar inmigrantes a Lampedusa mientras se reanuda la evacuación

(AFP)

ROMA — Inmigrantes clandestinos provenientes de Túnez empezaron a llegar de nuevo este domingo a la isla italiana de Lampedusa después de una pausa de cuatro días, mientras se reanudaba la evacuación hacia otras ciudades italianas, anunciaron las autoridades locales.

La primera embarcación llegó a Lampedusa poco antes del amanecer con 133 personas y la segunda poco después con 113.

Una tercera embarcación, con unas 100 personas, fue socorrida en la mañana a unos kilómetros de las costas de la pequeña isla después de la alerta lanzada por teléfono móvil por un periodista italiano que se encontraba en la embarcación, que empezó a hacer agua, según la misma fuente.

Otras tres embarcaciones se dirigían hacia la isla.

Con la mejora del clima, también se han reanudado las evacuaciones de los inmigrantes presentes en la isla. El buque militar ‘San Marco’ salió hacia las 00H00 GMT de la isla con unos 500 inmigrantes a bordo.

Estas evacuaciones, anunciadas el miércoles por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, durante su visita a la isla, fueron suspendidas el jueves a causa del mal tiempo.

Tres grandes ferrys, de una capacidad total de más de 4.000 plazas, están ya en el puerto de la isla para proceder a las evacuaciones que podrían estar concluidas este mismo domingo, según las autoridades locales.

El Gobierno italiano pidió a Túnez que impida las salidas de migrantes de su territorio y que acepte el regreso de los que han llegado a Italia.

Italia reiteró el sábado que existe un acuerdo entre Roma y Túnez sobre el retorno a su país de los tunecinos presentes en la península, pese al desmentido que había hecho el ministro tunecino de Relaciones Exteriores.

Berlusconi tiene previsto viajar el lunes a Túnez para tratar de encontrar una solución a este problema con las autoridades tunecinas.

Berlusconi dice que Túnez no respeta el acuerdo para frenar la inmigración

Por Agencia EFE

Roma, 31 mar (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo hoy que las autoridades de Túnez no respetan el acuerdo alcanzado con Italia para frenar la salida de inmigrantes irregulares hacia las costas del país europeo.

“El Consejo de Ministros afronta en estos momentos el problema de las relaciones con Túnez porque el Gobierno tunecino había garantizado que frenaría la salida de barcas desde sus puertos y esto no ha sucedido”, dijo Berlusconi durante un intervención telefónica en la asamblea nacional de una asociación cercana a su partido.

Berlusconi alertó de que, durante las revueltas populares, “han escapado 11.000 presos de las cárceles de Túnez”.

“Tenemos la sospecha y, en algunos casos, la seguridad de que esas personas han llegado hasta aquí. Es justo que el país del que han salido los pueda recuperar”, explicó.

El mandatario recordó que Italia suscribió un “compromiso financiero” para ayudar a la recuperación de la economía de Túnez y a la creación de nuevos puestos de trabajo, “a cambio de que el nuevo Gobierno aceptase la repatriación de algunos personas”.

El próximo 4 de abril Berlusconi viajará a Túnez, donde se reunirá con el primer ministro, Beyi Caid Essebsi, informó hoy la presidencia del Gobierno italiano en un comunicado.

Por otro lado, durante su intervención, Berlusconi aseguró que el Ejecutivo italiano trabaja también en la “línea de acción” en el otro frente importante de la cuestión migratoria, el de Libia.

Según indicó hoy la Guardia Costera, desde ayer por la mañana hasta este jueves llegaron a la isla italiana de Lampedusa unas 500 personas en varias embarcaciones.

Berlusconi subrayó que Italia “es el país más expuesto” a la inmigración y dijo que “son ya 25.000 inmigrantes los que han llegado”.

Por las repatriaciones abogó también hoy el titular italiano de Exteriores, Franco Frattini.

Para Frattini, “la hipótesis de una repatriación forzada es una solución extrema, pero no se puede excluir. Intentamos, no obstante, hacerlo mediante un acuerdo”.

“El presidente busca un contacto directo con el primer ministro de Túnez para pedirle un compromiso formal, volver a confirmar lo que Túnez ya nos dijo a mí y al ministro (de Interior), Roberto Maroni”, declaró Frattini a los medios locales.

Horas antes de que se anunciara el viaje de Berlusconi a Túnez, Frattini ya había indicado que, “si fuese necesario”, el primer ministro se desplazaría a ese país para abordar de primera mano la situación, al tiempo que reiteraba que es necesario “parar el flujo de inmigrantes tunecinos desde Zarzis y Yerba y llevar a cabo las repatriaciones”.

En las últimas horas han sido trasladados desde la isla de Lampedusa, donde se vive la situación más difícil, hasta otros centros de acogida de Italia más de 2.500 personas tanto por mar como por aire.

Esta mañana han partido los barcos Excelsior y Catania, en dirección a Taranto, en la sureña región de Apulia, con alrededor de 1.700 y 600 personas, respectivamente, mientras que otros 200 inmigrantes fueron trasladados en dos aviones.

En la isla permanecen por el momento 3.731 indocumentados, según el alcalde Bernardino de Rubeis, y en las próximas horas está previsto que se realicen nuevos traslados.

El Gobierno italiano celebra este jueves un consejo de ministros extraordinario para tratar la cuestión de la inmigración.

Sarkozy reabre mañana un controvertido debate sobre el islam en Francia

(FRANCIA) SOCIEDAD-SALUD,RELIGION | > AREA: Religión y credos
04-04-2011
París, 4 abr (EFE).- El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, inicia mañana en el seno de la gobernante Unión por un Movimiento Popular (UMP) un controvertido debate sobre el islam que le ha valido las críticas tanto de líderes religiosos y de la oposición como de miembros de su propio partido.

De ese diálogo, anunciado en febrero, se espera que surjan medidas concretas sobre el laicismo y el papel que debe tener el islam en la sociedad, después de abordar cuestiones que van desde la formación de los imanes o la financiación de ese culto hasta los menús de los comedores escolares.

El ministro del Interior, Claude Guéant, recalcó hoy de nuevo en una entrevista al periódico local “Ouest-France” que la ley de 1905 sobre la separación de la Iglesia y el Estado no va a ser modificada, pero la comunidad musulmana teme que esta convocatoria contribuya a “fracturar” a la población.

Su celebración llega precedida de una manifestación de varios centenares de personas este fin de semana en la capital francesa para mostrar su rechazo a ese diálogo sobre un tema que ni los simpatizantes de derecha parecen situar a la cabeza de sus preocupaciones.

Un sondeo difundido este domingo por el diario “Le Parisien” reflejaba que a un año de las Presidenciales la mayoría consideró que debería darse prioridad a asuntos económicos y sociales, y situó otros temas como la inmigración y la seguridad a la cola de sus intereses.

La sucesión de críticas que ha levantado su convocatoria provocó que incluso el portavoz gubernamental, François Baroin, llegara a destacar la necesidad de “acabar con ese tipo de debates” y centrarse en temas como el empleo y la reafirmación de los valores republicanos de libertad, igualdad y fraternidad.

Sarkozy defendió en febrero la idoneidad de este diálogo al considerar que “hay un desfase creciente entre lo que publican los periódicos diariamente y las preocupaciones reales de la gente”, e instó a su formación primero, y al Parlamento después, a ocuparse de esas cuestiones.

Pero sus detractores ven en esta medida una estrategia política para frenar el alza del ultraderechista Frente Nacional (FN), que ya en las cantonales de finales de marzo colocaron a algunos candidatos en los consejos departamentales al lograr un 11 % de los votos, frente a algo menos del 20 % de la UMP.

Algunos como el portavoz del Partido Socialista francés (PS), Jean-Marc Ayrault, han llegado a lamentar que “el orden del día político de Sarkozy” en temas como el laicismo y el islam “esté dictado” por la líder del FN, Marine Le Pen, cuya popularidad se ha incrementado en los últimos meses.

Otros como el consejero de Sarkozy encargado de la diversidad, Abderrahmane Dahmane, instaron a los musulmanes a no renovar su adhesión a la UMP si no se anulaba ese diálogo y les invitaron a rechazar ese debate si tenían “dignidad y orgullo”, declaraciones que le valieron el despido.

La reunión, prevista para mañana por la tarde en un hotel parisino, no se ha anulado, y tanto católicos como ortodoxos, musulmanes y protestantes han anunciado, según los medios locales, que estarán representados por observadores.

Solo falta comprobar ahora si este debate se cierra con más éxito que el impulsado hace un año por el Gobierno sobre la idea de “ser francés”, que fue interpretado desde el prisma del conflicto entre religiones. EFE

La policía francesa deberá disuadir a las mujeres de llevar el burka

(FRANCIA) SOCIEDAD-SALUD,RELIGION | > AREA: Religión y credos
04-04-2011 / 10:30 h
París, 4 abr (EFE).- Las fuerzas del orden francesas velarán por el cumplimiento, desde el próximo 11 de abril, de la prohibición del uso del burka en espacios públicos y deberán “persuadir” a las mujeres que lo lleven de que se lo quiten antes de conducirlas a una comisaría.

Así lo detalla la circular de aplicación de la norma, revelada hoy por el diario “Le Figaro”, que establece el procedimiento a seguir a una semana de la entrada en vigor de la disposición.

La regla será que ningún representante de las fuerzas del orden podrá, en todos los casos, obligar a una mujer a que se quite el velo integral musulmán y que, por el contrario, se impondrá una tarea de “persuasión”.

En primer lugar, la mujer que lleve burka será “invitada” a mostrar su rostro para que se pueda confirmar su identidad pero si se niega a hacerlo, los funcionarios tendrán que explicarle las consecuencias de ese rechazo.

Se tratará entonces de que la mujer sepa que tendrá que estar en el lugar en el que se le advierte de que está contraviniendo una ley el tiempo suficiente para que se pueda confirmar quién es; si eso fuera imposible, sería conducida a una comisaría o gendarmería, sigue la circular cuyo contenido reveló el diario galo.

Posteriormente, la policía, si la mujer insiste en negarse a levantarse el velo, se pondrá en contacto con el Fiscal de la República para “establecer la conducta a seguir”, aunque “Le Figaro” añade que las autoridades han precisado que no están previstas detenciones por estas situaciones.

El detalle de cómo se aplicará la ley sigue a la campaña de comunicación que comenzó el pasado 3 de marzo con vistas a la entrada en vigor de la prohibición.

La campaña distribuyó 100.000 carteles y 400.000 trípticos en inglés, francés y árabe, en los que se puede ver la efigie de “Marianne”, símbolo de la nación, con la leyenda: “La república se vive a cara descubierta”.

El Boletín Oficial del Estado francés recordó ese mismo día que disimular el rostro, bien sea mediante el uso del burka o velo integral, así como de otras prendas como el nikab o el pasamontañas en un espacio público, atenta contra “las exigencias mínimas de la vida en sociedad”.

El documento conmina a los vigilantes de seguridad a velar por el cumplimiento de la ley, aunque ya entonces se advirtió de que sólo podrán invitar al infractor a descubrirse el rostro o abandonar el lugar, pero nunca podrán ejercer la fuerza física.

La ley, que establece excepciones en casos específicos como los cascos de moto o los testigos que precisen del anonimato en los tribunales, prevé multas para los infractores de hasta 150 euros y la obligación complementaria o alternativa de realizar un “curso de ciudadanía”.

La normativa castiga también con hasta un año de cárcel y 30.000 euros de multa a quienes fuercen a otra persona a cubrirse el rostro, y dobla la duración y cuantía de las penas en el caso de que la víctima sea menor de edad.

La entrada en vigor de la ley, aprobada el pasado 11 de octubre tras el visto bueno del Consejo Constitucional, se retrasó seis meses con el objetivo de dar tiempo a que la norma fuese explicada a las mujeres que actualmente portan de forma voluntaria el velo integral en Francia.

Superado el periodo de prueba, que se agota este mes de abril, llegarán las primeras multas por llevar esta prenda musulmana que visten habitualmente alrededor de 2.000 mujeres en Francia, según diversos estudios. EFE

Francia pide a la CE que actúe ante la crisis migratoria en el Mediterráneo

(ITALIA) SOCIEDAD-SALUD,SOCIEDAD | > AREA: Asuntos sociales
04-04-2011
Bruselas, 4 abr (EFE).- Francia ha pedido a la Comisión Europea medidas para resolver la crisis migratoria en el Mediterráneo a causa de la llegada a Italia de inmigrantes desde el norte de África, procedentes en su mayoría de Túnez, ha confirmado hoy la CE.

El portavoz comunitario de Interior, Marcin Grabiec, ha explicado que la comisaria europea del ramo, Cecilia Malmstrom, recibió el viernes una carta del ministro francés de ese departamento, Claude Guéant, en la que se le pide que actúe para resolver la situación, que está afectando a Francia con la llegada de inmigrantes desde Italia.

“La Comisión Europea está trabajando en una serie de propuestas que presentará el 11 de abril durante el Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la UE”, según el portavoz, que no ha querido adelantar detalles sobre esas iniciativas.

La situación creada con la llegada de inmigrantes está generando tensiones entre Francia e Italia en los últimos días.

La pasada semana, la comisaria Malmstrom advirtió a Francia de que el espacio Schengen le impide bloquear la frontera y devolver a territorio italiano a los tunecinos que pretenden continuar su viaje y encontrar trabajo en suelo francés.

Las autoridades francesas consideran que con ello no violan el Derecho europeo, ya que desde 1997 existe un acuerdo bilateral de readmisión entre Francia e Italia que prevé que los dos países se vean obligados a recibir de nuevo en sus territorios, a petición del otro, a toda persona que no cumpla las condiciones de entrada o estancia aplicables.

Por otra parte, Italia ha indicado que estudia la posibilidad de preparar centros para los inmigrantes cerca de las fronteras y conceder permisos de residencia temporales para que, de este modo, puedan circular libremente por Europa.

El ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, ha explicado que la concesión de estos permisos es un “instrumento de presión para hacer entender a la UE que, frente a su rechazo de colaboración, Italia pretende llevar a cabo los principios de solidaridad europea”. EFE 

Fillon defiende la colaboración para afrontar el problema de la inmigración

Por Agencia EFE

Roma, 2 abr (EFE).- El primer ministro francés, François Fillon, apostó por la colaboración para afrontar el problema de la inmigración en Europa, a raíz de las revueltas en varios países del norte de África y aseguró que Francia está respetando los acuerdos de Schengen en las fronteras.

“No creemos que cada país deba afrontar solo esta situación”, dijo Fillon en relación a la cuestión migratoria en una entrevista que publica hoy el diario italiano “Corriere della Sera”.

“Tenemos que reforzar juntos la vigilancia de las costas y Europa tiene que apoyar también financieramente a Italia, que soporta los costes de la ayuda temporal a estas personas”, añadió.

El primer ministro francés se refirió a las críticas surgidas en Italia en los últimos días, después de que el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, criticase el pasado miércoles la decisión de Francia de no permitir el paso por sus fronteras a un grupo de 70 tunecinos a través de la frontera de Ventimiglia (Italia).

“Nos atenemos a los acuerdos de Schengen. No hay otra solución que reconducir a los inmigrantes clandestinos a sus países de origen, a través del país de entrada en la Unión Europea. Pero no hemos cerrado la frontera de Ventimiglia”, aseguró.

“Propondremos a Túnez la asociación a la UE a cambio de varios compromisos, entre ellos el de devolver a su territorio a los inmigrantes clandestinos”, añadió.

Fillon habló también de la situación en Libia y consideró que el régimen de Muamar al Gadafi está “condenado, a corto o medio plazo”.

“Tenemos la sensación de que en torno a Gadafi están aumentando las dudas y las defecciones, pero en el plano militar la situación es aún muy incierta”, manifestó.

El primer ministro francés defendió la legitimidad de la intervención en el país norteafricano y dijo que Francia no se mostró en ningún momento hostil a la opción de que el control militar pasase a la OTAN.

“Francia no ha sido nunca hostil hacia la OTAN en cuanto al control de las operaciones militares, pero hemos rechazado siempre que la organización asumiese también la gestión política de la misión por una razón: la intervención en Libia no debe aparecer como una iniciativa de Occidente contra el mundo árabe, ya que es, sin embargo, una operación pedida por los árabes para evitar una masacre”.

Fillon reconoció que en Libia, además de una “emergencia humanitaria”, existía la “necesidad política de no desalentar un movimiento que reivindica su carácter democrático” y negó que su país tuviera intereses particulares en la intervención.

“No existe la más mínima motivación económico-financiera en la iniciativa de Francia”, aseveró.

Asimismo, el primer ministro francés aseguró que su país no proporciona armas a los rebeldes libios y se mostró favorable a conceder la “impunidad” al exministro de Relaciones Exteriores de Libia Moussa Koussa, ya que ello podría favorecer las defecciones en el régimen libio.

Francia rechaza a trabajadores ‘legalizados’ en España

París viola una directiva de la UE sobre extracomunitarios con permiso de larga duración

ANDRÉS PÉREZ CORRESPONSAL EN PARÍS 28/03/2011  

Un trabajador extracomunitario, en una protesta ante el Ayuntamiento de París. AP

Un trabajador extracomunitario, en una protesta ante el Ayuntamiento de París. AP

 

Francia está violando varios artículos de una directiva europea e interpretando de forma ultrarrestrictiva otros para dar portazo al cada vez mayor número de trabajadores magrebíes y africanos que, con el permiso de residencia de larga duración español, intentan buscar empleo al otro lado de los Pirineos. Así lo pudo confirmar este diario con fuentes de asociaciones de trabajadores, de sindicatos franceses y de la inspección de Trabajo del país vecino. El propio Ministerio del Interior e Inmigración galo ha reconocido a Público este cerrojazo.

El portazo viola, en concreto, la directiva europea 2003/109/CE que, a partir de su entrada en vigor en enero de 2004, permite que todo titular de un permiso de residencia de larga duración expedido por un Estado miembro de la Unión Europea (UE) pueda buscar y obtener un trabajo en otro Estado miembro. Un derecho que se instauró en nombre de la necesidad de “la libre circulación de todas las personas” y de “la igualdad”.

Magrebíes y africanos cruzan ahora los Pirineos para ser temporeros

La decisión de las autoridades de París se produce en un momento en el que surge un nuevo fenómeno migratorio: trabajadores extraeuropeos con permiso de residencia de larga duración en España intentan buscar trabajo e, incluso, instalarse en Francia, “especialmente en el sector de los trabajos agrícolas de temporada”, según fuentes de la inspección laboral del sureste de Francia. El diferencial de paro entre España en torno al 20% y Francia cercano al 14,5% es la principal causa de este fenómeno.

Ali Elbaz, coordinador nacional de la Asociación de Trabajadores Magrebíes en Francia (ATMF), señaló haber recogido hace unas semanas en Bélgica el testimonio de trabajadores marroquíes que, tras un periodo de paro en España, fueron a Francia en busca de trabajo con su permiso de residencia de más de cinco años. “Finalmente, tuvieron que ir a Bélgica, porque la administración francesa les había denegado el permiso”, señaló Elbaz. El coordinador de ATMF se encontró posteriormente con testimonios similares durante un encuentro del Foro Social Magrebí. “Aceptan a rumanos y a todos los nacionales de la UE, pero a los extraeuropeos se les niega el acceso, o se les exige un test de lengua que no es impuesto a los europeos”, señaló Elbaz.

Este corresponsal se hizo pasar por un inmigrante ecuatoriano para comprobar la realidad de esta situación y se presentó ante las administraciones francesas de una importante región agrícola (Saint-Gilles, en el departamento del Gard) para regularizar su situación de empleado temporero. Con grandes dosis de amabilidad, el funcionario señaló al inmigrante que “si bien usted tiene derecho a permanecer en Francia un máximo de 90 días, no tiene derecho a buscar trabajo y que, si trabaja, tanto usted como la empresa estarán en la ilegalidad”. La alusión a la tenencia de un permiso de residencia de larga duración expedido por España no cambió la apreciación del funcionario, que le remitió a otra instancia gubernamental.

Francia exige un test de lengua a estos inmigrantes extracomunitarios

Confirmación oficial

Un rechazo respaldado por el propio gabinete del ministro francés del Interior e Inmigración, Claude Guéant. Preguntado por este diario, uno de sus portavoces, Marielle Fieurgant, aseguro que “una persona de origen magrebí, con un permiso de residencia español que autoriza a trabajar, puede circular libremente en el espacio Schengen gracias a esa autorización. Por el contrario, esa persona a priori no puede trabajar en Francia. Su licencia de trabajo sólo es válida en España. Si trabaja en Francia, lo hace clandestinamente”, zanjó.

Y, sin embargo, en su artículo 14, la directiva europea estipula claramente que todo extracomunitario con permiso de residencia de más de cinco años obtenido en un Estado miembro adquiere “el derecho a residir, por un periodo superior a tres meses en el territorio de otros Estados miembros”, especialmente con vistas al “ejercicio de una actividad económica como trabajador por cuenta ajena o cuenta propia”. El mismo artículo afirma que estos inmigrantes tienen, incluso, derecho a residir libremente para “la realización de estudios o formación profesional” y para “otros fines”. Algo a lo que también se hace oídos sordos desde París.

Berlusconi viajará a Túnez para intentar frenar la oleada migratoria

(ITALIA) POLITICA,EXTERIOR | > AREA: Asuntos sociales
03-04-2011
 (Actualiza con declaraciones de Berlusconi) Roma, 3 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, viajará mañana a Túnez para tratar la situación de emergencia creada por la inmigración y pedir la colaboración de las autoridades tunecinas para repatriar a parte de los cerca de 20.000 indocumentados llegados a las costas italianas en mes y medio.

Según informaron a Efe fuentes del Gobierno, está previsto que Berlusconi se reúna con el primer ministro tunecino, Beyi Said Essebsi, y con el presidente de la República, Fuad Mebazaa, para trasladarles la preocupación por la cuestión migratoria.

Berlusconi viajará acompañado del ministro de Interior, Roberto Maroni.

El jefe del Ejecutivo italiano propondrá al Gobierno de Túnez la repatriación de cien tunecinos al día con la entrega de “un apoyo económico” para la reinserción de los inmigrantes en su propio país.

Asimismo, Italia quiere que Túnez se comprometa a vigilar sus costas para evitar las salidas de más inmigrantes hacia Europa.

“Mañana iré a Túnez para ver si este Gobierno, que no es un Gobierno fuerte ya que no ha sido elegido por los ciudadanos, podrá encontrar el modo de evitar que haya nuevas salidas”, dijo hoy Berlusconi en una intervención telefónica en un congreso de una asociación cercana a su partido recogida por los medios locales.

Los ministros italianos de Exteriores e Interior, Franco Frattini y Roberto Maroni, respectivamente, ya se reunieron el pasado 25 de marzo con varios representantes del Gobierno tunecino para tratar la cuestión migratoria.

En los últimos días varios miembros del Gobierno han criticado la postura de las autoridades tunecinas, a las que acusan de no respetar los acuerdos alcanzados para frenar la partida de inmigrantes.

Ayer, los medios de comunicación tunecinos, que citaban a fuentes oficiales, afirmaron que en la reunión del pasado 25 de marzo no se firmó ningún acuerdo relativo a la cuestión de la inmigración y pidieron a Italia “solidaridad en este importante período de transición”.

En cambio, fuentes gubernamentales citadas hoy por los medios italianos reiteraron que el Gobierno transalpino acordó con las autoridades tunecinas la “repatriación inmediata y progresiva de todos los ciudadanos llegados a Lampedusa este año a partir del acuerdo suscrito por ambos países el 6 de agosto de 1998 y renovado en 2009”, un acuerdo que “no ha sido respetado”.

La afluencia diaria de barcazas cargadas de tunecinos a la isla de italiana de Lampedusa, aún con unos 3.000 indocumentados a pesar de los trasladados, disparó ayer las tensiones entre los propios inmigrantes que intentaron quemar un furgoneta tras declararse en huelga de hambre durante un par de horas, según dijeron, por el retraso de los traslados a otros puntos de Italia.

Tras varias jornadas sin registrarse llegadas por el mal tiempo, este domingo llegaron a la isla de Lampedusa más de 300 inmigrantes en tres desembarcos sucesivos, informaron hoy los medios locales.

“Esta noche han llegado otros 346 inmigrantes. Con los últimos traslados esta tarde quedarán 2.500, las condiciones del mar hicieron imposible el traslado ayer”, dijo Berlusconi.

Más de 22.000 inmigrantes han llegado a las costas italianas en mes y medio, la mayoría de ellos tunecinos, por lo que el Gobierno se ha aprestado a crear campamento en todas las regiones para distribuirlos.

En cuanto a los tunecinos que han logrado alcanzar la frontera de Italia con Francia a través de la localidad de Ventimiglia, éstos se han encontrado con el rechazo de las autoridades francesas para permitirles el paso, lo que ha derivado en una polémica entre ambos países sobre la libre circulación de personas.

El Gobierno italiano se ha mostrado muy crítico con la actitud de la Unión Europea en el caso de los inmigrantes que arriban a Italia e insiste en que se trata de un problema común, que afecta a toda Europa. EFE

El traslado de inmigrantes de Lampedusa es un rompecabezas para Italia

Por Gildas Le Roux (AFP)

LAMPEDUSA — La evacuación masiva de inmigrantes desde Lampedusa se convirtió en un rompecabezas para Italia, que está trasladando el problema a otras regiones del país, reticentes a recibir a estos extranjeros procedentes de Libia y Túnez.

Después de la visita relámpago del primer ministro Silvio Berlusconi el miércoles a la isla, el Gobierno italiano se comprometió a evacuar en dos días a los 6.000 inmigrantes que se hacinaban en condiciones higiénicas insalubres.

Este jueves, quedaban por partir de Lampedusa unas 3.800 personas, que deberán ser repartidas por “todas” las regiones de Italia, según indicó el ministro del Interior, Roberto Maroni.

De este modo, la capacidad del campamento de Manduria, en Apulia (sur), fue ampliado, pasando de 1.500 a 3.000. Otras zonas, siempre en el sur, entre ellas Trapani (800), Caltanissetta (500), Basilicata y Potenza (500), pueden recibir a los indocumentados que huyen de las zonas en conflicto.

La única región del centro-norte de Italia que ha ofrecido alojar a unos 500 inmigrantes ha sido Toscana, histórico bastión de la izquierda. Los primeros dos barcos con unos 1.400 inmigrantes zarparon el jueves hacia la sureña Apulia, otra región administrada por la izquierda.

Esos traslados ya suscitaron tensiones dentro del gobierno conservador, cuyo principal aliado es el movimiento contrario a la inmigración, Liga Norte, que pidió oficialmente la expulsión inmediata de los indocumentados.

El secretario de Estado para la política Interior, Alfredo Mantovano, nacido en Apulia, y el alcalde de Manduria, Paolo Tommasino, renunciaron a sus cargos para protestar por que el Gobierno no cumplió el límite de 1.500 inmigrantes por región prometido.

“No puedo aceptarlo, tengo que proteger a la población de mi ciudad”, dijo Tommasino. En Toscana también se critican los métodos del gobierno y en la localidad de Coltano, cerca de Pisa, un centenar de personas salieron este jueves a protestar por la llegada de 500 inmigrantes de Lampedusa a un campamento instalado dentro de una ex base militar.

“Nosotros no los queremos encerrar en un sólo lugar y rodearlos de tapias y alambres de púas, sino repartirlos por zonas”, aseguró el presidente de la región Toscana, Enrico Rossi.

Si bien Berlusconi anunció que los inmigrantes -la mayoría tunecinos- serán distribuidos por toda la península, el ministro Maroni, uno de los líderes de la Liga Norte, preparó campamentos sólo en el sur, de manera de no herir la susceptibilidad de sus electores.

Según los observadores, Berlusconi, en aprietos políticos por sus escándalos sexuales y judiciales, es rehén de su aliado político, que exige que los indocumentados sean repatriados inmediatamente y no pisen jamás tierra europea.

“Tenemos un plan para alojar a 10.000 personas en todas las regiones de Italia, con excepción de Abruzos, que sufrió un terremoto el año pasado”, explicó en una conferencia de prensa el ministro Maroni.

“La emergencia humanitaria se resolverá sólo cuando Túnez vuelva a bloquear el flujo de inmigrantes ilegales y reciba a los clandestinos que sean repatriados”, aseguró el ministro, que solicitó a Berlusconi que viaje a ese país para sellar nuevos acuerdos.

Maroni precisó que unos 2.000 eritreos y somalíes llegaron en botes procedentes de Libia, recibirán el tratamiento de refugiados y podrán permanecer en la península.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, ha denunciado la “clamorosa ausencia de solidaridad por parte de todos los países europeos”, sobre todo “de Francia” en declaraciones a la cadena de televisión Canal 5.

Desde la caída del presidente tunecino Zine El Abidine Ben Alí a mediados de enero, más de 18.000 tunecinos han desembarcado en Lampedusa, contra los 4.000 en todo el 2010.

Para Anneliese Baldaccini, de la asociación humanitaria Amnesty International, presente en Lampedusa, Italia debe respetar sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos e impedir “expulsiones colectivas y repatriaciones masivas”.

Berlusconi califica de “tsunami humano” la ola migratoria del norte África

Por Agencia EFE

Roma, 1 abr (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, expresó hoy su preocupación por la magnitud de la ola migratoria que llega a las costas italianas desde el norte de África y afirmó que Italia está ante un “tsunami humano” que puede adquirir “dimensiones importantes”.

Berlusconi hizo estas declaraciones en una rueda de prensa ofrecida tras la reunión que el Gobierno mantuvo con los representantes de las instituciones locales, provinciales y regionales para abordar el plan de distribución de los inmigrantes arribados a Italia por diferentes puntos del país.

El jefe del Ejecutivo recalcó que el principal objetivo de su Gobierno es el de lograr repatriar a los tunecinos llegados a las costas italianas tras las revueltas populares que tuvieron lugar en el país en enero y que llevaron a la caída del presidente Zine el Abidin Ben Alí.

A este respecto, indicó que en su viaje del próximo lunes a Túnez para reunirse con las autoridades del país insistirá para que el Gobierno tunecino acepte las repatriaciones, que son, según dijo, “la primera solución” a la oleada migratoria que supera ya las 20.000 personas.

Explicó que Italia está dispuesta a conceder ayudas financieras a Túnez para frenar las salidas de tunecinos hacia las costas de Europa y subrayó que se ha comprometido a conceder líneas de crédito y a proporcionar equipos utilizados por la policía para luchar contra la emigración por un valor de unos 100 millones de euros.

El jefe del Ejecutivo abordó el plan de redistribución de los inmigrantes por diferentes puntos de Italia y distinguió entre los que llegan por motivos económicos y que son denominados “clandestinos” y los refugiados, en referencia a las personas que tienen derecho a pedir asilo porque escapan de un conflicto o una guerra, en su mayoría eritreos y somalíes que zarpan de Libia.

Berlusconi afirmó que durante el encuentro de hoy hubo una respuesta positiva por parte de las regiones y que todos coincidieron en que los centros de identificación y expulsión para los clandestinos que se ubiquen en sus territorios sean “temporales”.

Y a este respecto anunció que se ha convocado una nueva reunión para el próximo martes con el objetivo de definir los planes de actuación definitivos y dar así tiempo a que se celebre el encuentro con las autoridades tunecinas y conocer su respuesta.

En cuanto a los 2.000 refugiados llegados a Italia, Berlusconi señaló que existe ya un acuerdo y que las regiones han aceptado acoger a un número de ellos en proporción a su población.

El jefe del Gobierno reiteró que ante la fuerte ola migratoria “Europa debe intervenir” y subrayó que el Ejecutivo insiste en este sentido a la Comisión Europea.

Por otro lado, Berlusconi explicó que muchos de los inmigrantes llegados a Italia han manifestado su deseo de reunirse con sus parientes en otros países europeos, sobre todo en Francia.

Así, el Ejecutivo italiano estudia la posibilidad de preparar centros para los inmigrantes cerca de las fronteras y conceder permisos de residencia temporales para que, de este modo, puedan circular libremente por Europa.

El ministro del Interior, Roberto Maroni, explicó que la concesión de estos permisos es un “instrumento de presión para hacer entender a la UE que, frente a su rechazo de colaboración, Italia pretende llevar a cabo los principios de solidaridad europea”.

Mientras, la Iglesia italiana ha ofrecido hoy 2.500 puestos de alojamiento para los inmigrantes en 93 diócesis a través de la organización humanitaria Cáritas.

Ambiente de estado de sitio en Lampedusa, sumergida por una ola de inmigrantes

Por Gildas Le Roux (AFP)

LAMPEDUSA, Italia — Policías, carabineros y aduaneros patrullan la isla de Lampedusa que, desde que empezaron las revoluciones norafricanas, afronta una ola de miles de inmigrantes, quienes por la saturación de las reducidas estructuras de acogida, viven en condiciones indignas.

En la noche del lunes, poco antes de medianoche, dos nuevas embarcaciones llegaron al puerto de la pequeña isla italiana, de 20 km2, situada a medio camino de las costas tunecinas y el sur de Sicilia.

A bordo llegaron unos 150 somalíes y eritreos procedentes de Libia. “Entre ellos hay numerosas mujeres y niños”, precisó a algunos periodistas el alcalde de la isla, Dino de Rubeis, cerca de la reja de entrada al muelle, bloqueada por las fuerzas de seguridad.

En el muelle, hacinados en silencio, decenas de rostros fatigados y resignados esperan pacientemente poder subir al autobús que debe llevarlos a una base militar abandonada en la isla. Su calma contrasta con el nerviosismo de los policías, que se esfuerzan por impedir cualquier contacto de los recién llegados con los periodistas, fotógrafos y cámaras agrupados en la entrada del muelle.

El alcalde precisa que “los somalíes y eritreos, entre los que hay muchas mujeres y niños, no serán mezclados con los otros inmigrantes, en su mayoría jóvenes tunecinos, ya que en 2008, tuvimos incidentes en circunstancias semejantes”.

El temor es que una chispa pueda hacer estallar el “polvorín” de Lampedusa, término utilizado el lunes por Livia Turco, la responsable del expediente Inmigración del Partido Democrático (PD, izquierda, el principal partido de oposición). “Es una vergüenza, la presencia del Estado se limita a dos médicos, dos enfermeras, tres excusados y una comida hecha de una botella de agua para tres, un sánduche y un poco de arroz”, denuncia.

Y es cierto que el hedor que reina cerca del puerto es insoportable: una pequeña colina ha sido transformada en una verdadera letrina al aire libre, para disgusto de los habitantes de la isla, que, según el alcalde, son “de por sí acogedores, pero que ahora están indignados”.

El lunes, varias mujeres se encadenaron a un muelle para evitar nuevos desembarcos y el anuncio de una agresión y un robo, presuntamente cometidos por algunos inmigrantes, ha aumentado la cólera.

“Yo no soy racista, pero ahora ya no podemos más”, dijo a la AFP Giuseppe, un joven que trabaja en turismo. Una opinión compartida por Emanuele, un fontanero y obrero de la construcción de 22 años que también se niega a dar su apellido. “El gobierno no hace nada y nosotros no nos sentimos en seguridad con toda esta gente que anda por ahí y se mete por todas partes”, dice.

En las calles, numerosos inmigrantes deambulan por las aceras o se detienen a fumar un cigarrillo sobre un pequeño muro. El centro de acogida de la isla, previsto para recibir a 850 personas, está completamente desbordado y no puede asumir a los más o menos 6.000 inmigrantes que están en la isla.

“Estoy aburrido, no quiero quedarme aquí, quiero ir a Francia y hallar un trabajo”, dice en un francés vacilante Ali, un tunecino con gorra de 23 años.

Frente al riesgo de que la confrontación entre la población y los inmigrantes degenere, el gobierno decidió finalmente el miércoles enviar seis barcos para evacuar la isla, pero el problema no se resolverá, en la medida que es muy probable que los desembarcos continúen.

Según estadísticas oficiales divulgadas el domingo, 18.501 inmigrantes han llegado desde comienzos del año a Lampedusa, contra unos 4.000 a lo largo del año 2010.

Temen por barco con más de 330 refugiados a bordo en el Mediterráneo

Previamente medios italianos informaron que el martes el barco salió de Trípoli hacia la isla de italiana de Lampedusa.

PALERMO.- Un barco de refugiados con más de 300 personas a bordo está desaparecido en el Mediterráneo y se teme por su suerte, confirmó hoy la guardia costera italiana.
Añadió que las autoridades alertaron toda la zona marítima y aérea en torno a Sicilia por el barco, sin que hasta el momento se sepa de su paradero. La nacionalidad de los refugiados es desconocida.

Previamente medios italianos informaron que el martes el barco salió de Trípoli hacia la isla de Lampedusa.

Posteriormente una mujer a bordo envió un SOS por teléfono satelital a su hermana residente en Sicilia, la cual alertó a al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Se cree que la mayoría de refugiados provienen de Eritrea.

Lampedusa, a sólo 130 kilómetros de Túnez, está en emergencia por la gran cantidad de refugiados. El jueves había allí más de 4.300 inmigrantes, en su mayoría tunecinos, en la isla de sólo 20 kilómetros cuadrados.

Desde la rebelión en Túnez en febrero llegaron a la isla más de 15.000 refugiados, según el Ministerio del Interior italiano.

El miércoles 1.200 de ellos fueron llevados en avión y barco al sur de Italia.

Inmigrantes protestan en Lampedusa por la falta de comida y agua

ROMA, 25 Mar. (EUROPA PRESS) – 

   Más de 2.000 inmigrantes han protestado este viernes por la falta de comida y agua en la isla italiana de Lampedusa, donde miles de inmigrantes acampan en el puerto ante la imposibilidad del Gobierno italiano de trasladarlos a otros centros de acogida, según informa el diario ‘La Repúbblica’.

   Las autoridades locales de Lampedusa advirtieron este jueves de que el agua potable “ya no es suficiente” para todas las personas que hay ahora en la isla y recordó que hace un mes el municipio pidió al Ministerio de Defensa que proporcionara 20.000 metros cúbicos de agua para afrontar la situación de “emergencia humanitaria” que ha sido declarada por el Gobierno en la isla.

   Lampedusa se encuentra al borde del colapso ante la llegada masiva de miles de inmigrantes a sus costas, provocada por las revueltas en varios países del norte de África y por el conflicto en Libia. En las últimas 24 horas han llegado un total de 494 inmigrantes a las costas, de los cuales 84 han sido rescatados por la Guardia Costera y la Guardia de Finanzas cuando iban en un barco a la deriva.

   Además, la Guardia Costera sigue buscando una barcaza que partió de Trípoli con 300 inmigrantes a bordo hacia Lampedusa, de la cual se tiene noticia gracias a la llamada de socorro que realizó uno de los inmigrantes a bordo, que logró comunicarse con un familiar residente en la provincia de Sicilia.

   Entre los habitantes de la isla, los inmigrantes clandestinos y las fuerzas del orden, en la isla se encuentran un total de 11.000 personas, a pesar de que el barco militar ‘San Marco’ trasladó este miércoles a 498 inmigrantes a la provincia de Catania, donde el Gobierno ha habilitado la llamada ‘Villa de la Solidaridad’ en el municipio de Mineo para acoger “tan solo” a los refugiados, según anunció el ministro del Interior, Roberto Maroni.

   Sin embargo, el Ministerio ha decidido enviar también a esta ‘villa’ a los inmigrantes clandestinos y no solo a los que piden asilo político, por lo que los alcaldes de la zona han declarado que Maroni “les ha tomado el pelo”. El alcalde de Mineo, Giuseppe Castania, ha afirmado que el proyecto de la ‘Villa de la Solidaridad’ es “un pérfido engaño” y que “ha nacido mal y se está llevando a cabo todavía peor”.

   Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, y el del Interior, Roberto Maroni, han anunciado que el Gobierno de Túnez se ha “comprometido a intensificar la vigilancia” en las costas.

   Italia, han explicado Maroni, entregará a cambio “medios, adiestramiento y una línea de crédito de 150 millones de euros”. Maroni ha destacado que el Ejecutivo ha pedido a Túnez que “refuerce el control marítimo” y ha subrayado que el compromiso adquirido por el Gobierno tunecino “es un resultado positivo y alentador” porque “podrá bloquear los flujos migratorios que en dos meses han llevado a 15.700 tunecinos a Lampedusa”.

Cerca de 500 inmigrantes llegan a Lampedusa en las últimas horas

Foto de la Noticia

Foto: © STRINGER ITALY / REUTERS

 

ROMA, 25 Mar. (EUROPA PRESS) – 

La Guardia Costera italiana ha informado este viernes de que en las últimas 24 horas han llegado a la isla de Lampedusa un total de 494 inmigrantes, de los cuales 84 han sido rescatados por sus efectivos y por la Guardia de Finanzas, según informa el diario ‘La Repubblica’. Además, la Guardia Costera sigue buscando una barcaza que partió de Trípoli con 300 inmigrantes a bordo con destino a Lampedusa, de la cual se tiene noticia gracias a la llamada de socorro que realizó uno de los inmigrantes a bordo, que logró comunicarse con un familiar residente en Sicilia.

   Entretanto, la administración comunal de la isla de Lampedusa advirtió este jueves que el agua potable “ya no es suficiente” para todos los habitantes actuales de la isla, que se han incrementado ante la llegada masiva de inmigrantes que huyen de las revueltas en el Norte de África y del conflicto en Libia.

   La administración pidió hace un mes al Ministerio de Defensa 20.000 metros cúbicos de agua para afrontar la “emergencia humanitaria” que ha sido declarado por el Gobierno en la isla. No obstante, el Ayuntamiento de Lampedusa ha subrayado que no existe una cobertura económica por parte del ministerio, por lo que la situación es “dramática”.

   Entre los habitantes de la isla, los inmigrantes clandestinos y las fuerzas del orden, en la isla se encuentran un total de 11.000 personas, a pesar de que la nave militar ‘San Marco’ trasladó este miércoles 498 inmigrantes a la provincia de Catania, donde el Gobierno ha habilitado la llamada ‘Villa de la solidaridad’ en el municipio de Mineo para acoger “tan sólo” a los refugiados, según anunció el ministro del Interior, Roberto Maroni.

   Sin embargo, el Ministerio ha decidido enviar a esta ‘villa’ también a los inmigrantes clandestinos y no sólo a los que piden asilo político, por lo que los alcaldes de la zona han declarado que Maroni “les ha tomado el pelo”.

   El alcalde de Mineo, Giuseppe Castania, ha declarado que el proyecto de la ‘villa de la solidaridad’ es “un pérfido engaño” y que “ha nacido mal y se está llevando a cabo todavía peor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: